Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Nuevas filtraciones sobre Irak El fundador de Wikileaks: "Tenemos la esperanza de corregir algunos ataques a la verdad"

28 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Nuevas filtraciones sobre Irak

El fundador de Wikileaks: "Tenemos la esperanza de corregir algunos ataques a la verdad"

Los soldados estadounidenses llevaban un registro de todas las muertes de civiles

WALTER OPPENHEIMER - Londres - 23/10/2010

Julian Assange, fundador de la página Wikileaks, ha defendido esta mañana en Londres la publicación de cerca de 400.000 documentos hasta ahora secretos sobre la guerra de Irak. Esta segunda publicación masiva de archivos secretos permite acceder "al detalle íntimo de esa guerra desde la perspectiva de Estados Unidos" y ha permitido saber que en ella murieron al menos 15.000 civiles más de lo que se creía hasta ahora.

Assange ha comparecido ante la prensa junto al profesor John Sloboda, de la organización Iraq Body Count, que lleva un registro de todas las muertes documentadas en la guerra de Irak, entre otros activistas y defensores de los derechos humanos. Assange recordó que "la verdad es siempre la primera víctima de una guerra". "Pero los ataques a la verdad empiezan mucho antes que la propia guerra y continúan durante y después de que acabe la guerra. Con nuestra publicación de unos 400.000 documentos sobre la guerra de Irak, con el detalle íntimo de esa guerra desde la perspectiva de Estados Unidos, tenemos la esperanza de corregir algunos de esos ataques a la verdad que ocurren antes y durante la guerra y que han continuado mucho después de que la guerra acabara oficialmente", declaró.

"En este material está documentada la muerte de unas 109.000 personas, incluidas entre ellas 66.000 civiles. Trabajando con el Iraq Body Count hemos llegado a la conclusión de que hay unas 15.000 muertes que hasta ahora no se habían documentado o conocido, de civiles que han muerto de forma violenta en Irak. Esa tremenda escala no debería volvernos ciegos ante la pequeña escala que hay también en este material", proclamó el fundador y director de Wikileaks.

"Prometimos a nuestras fuentes -que en ocasiones han corrido riesgos enormes para conseguir este material- que les haríamos justicia intentando conseguir el mayor impacto político posible y, aunque no estoy seguro de que hayamos alcanzado el máximo posible, creo que estamos muy cerca", añadió entre melancólico y satisfecho.

El profesor John Sloboda explicó que la muerte de estas 15.000 personas ahora desveladas gracias a estos documentos, "no son producto de grandes bombardeos, sino de pequeños incidentes en los que han muerto una o dos personas en cada uno de ellos y que han ido ocurriendo casi cada día durante todo el periodo de la guerra". "Se trata de asesinatos premeditados, de disparos al azar desde vehículos, de ejecuciones, de matanzas en puntos de control. Esas son las pequeñas pero incesantes tragedias de esta guerra que estos documentos revelan con un detalle sin precedentes", añadió.

"Ahora estamos en condiciones de asegurar que en total han muerto más de 150.000 personas desde 2003, de las que en torno al 80% eran civiles", aseguró Sloboda. "Los medios ya habían informado de muchas de estas muertes, como las 35 que ocurrieron un día determinado en Bagdad. Pero estos documentos revelan que esas muertes ocurrieron en 27 puntos distintos y revelan también los detalles y las circunstancias de cada incidente y en muchos casos la identidad de las víctimas", añadió. "Día a día y en secreto, los soldados de Estados Unidos en Irak han ido escribiendo informes sobre las muertes violentas que han provocado, que han presenciado o de las que han obtenido información. Fechas, horas, el lugar exacto en que han ocurrido, nombres, edades, profesiones de las víctimas... Todo está registrado en estos ficheros. Es muy bueno que se hayan registrado estos datos, pero es malo y no tiene ninguna justificación que se hayan mantenido en secreto durante tanto tiempo", denunció el representante del Iraq Body Count.


YVKE Mundial :: Internacionales

p_barra_gobierno_bolivariano.png

YVKE Mundial

Portal Web reveló nuevos casos de asesinatos y torturas en Irak

Los archivos contienen además numerosos informes y pruebas de las torturas, entre ellas palizas y flagelaciones, cometidas por el Ejército y la policía iraquíes con la anuencia de las fuerzas ocupantes
Prensa Yvke Mundial/AVN

Sábado, 23 de Oct de 2010. 12:40 pm
Fundador de Wikileas.jpg

Fundador de Wikileaks, Julian Assange, afirmó desde Londres que los documentos muestran la verdad sobre la invasión de Irak
Foto: Cortesía european pressphoto agency

El portal Wikileaks reveló este sábado más de 400 mil documentos secretos del Pentágono donde se muestra que el Ejército estadounidense en Irak es responsable de asesinatos de civiles y torturas a prisioneros desde el comienzo de la invasión en 2003.

En los textos se detallan las muertes de ciudadanos iraquíes en puntos de control, en operativos de seguridad y por disparos efectuados desde helicópteros, que suman 109 mil víctimas, entre ellos más de 60 mil civiles.

Como ejemplo del accionar se cita un incidente ocurrido el 16 de julio de 2007, cuando un helicóptero abrió fuego contra un grupo de personas y mató a 26 de ellas.

En febrero de ese mismo año, otros dos civiles perdieron la vida cuando los pilotos de una aeronave creyeron que iraquíes iban a lanzar una ronda de morteros y atacaron.

Otros de los hechos revelados fueron cuando en un puesto de control estadounidense, un marine disparó contra un auto y mató a una mujer e hirió a su esposo y tres hijas, o el caso de la ciudad de Haditha, cuando uniformados extranjeros masacraron a 15 personas, la mayoría mujeres y niños.

Los archivos contienen además numerosos informes y pruebas de las torturas, entre ellas palizas y flagelaciones, cometidas por el ejército y la policía iraquíes con la anuencia de las fuerzas ocupantes.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, afirmó desde Londres que los documentos muestran la verdad sobre la invasión de Irak.

“El ataque a la verdad sobre la guerra empieza mucho antes del comienzo de la guerra y continúa mucho después de que ésta termine”, agregó.

Assange, que compareció ante la prensa acompañado de otros cuatro responsables de la página especializada, precisó que el examen de los textos recopilados por el ejército estadounidense permiten tener “un balance detallado de unos 109.000 muertos, entre ellos 66.000 civiles”.

Otro responsable del portal, Kristinn Hrafnsson, anunció la próxima difusión de los 15 mil nuevos documentos militares estadounidenses sobre la invasión de Afganistán.

La página especializada ya difundió en julio pasado los primeros 77 mil documentos sobre el accionar de los extranjeros en territorio afgano.

Los nuevos documentos revelados en esta jornada cubren el período que va del 1 de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2009.

Aunque la Casa Blanca anunció que en agosto pasado finalizaba sus operativos en Irak, todavía mantiene una tropa con más de 50 mil soldados en la nación.

Entretanto, Amnistía Internacional instó a Estados Unidos a investigar las acusaciones de Wikileaks, lo mismo que el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la tortura, Manfred Nowak.

La administración del presidente Barack Obama “tiene la obligación, cuando surgen acusaciones serias de tortura contra cualquier responsable estadounidense, de investigar y sacar las consecuencias”, indicó el funcionario internacional.

Último Momento

WikiLeaks alega que filtraciones muestran "verdad" de guerra de Irak


El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó en Londres que los casi 400.000 documentos secretos de las fuerzas estadounidenses filtrados en las últimas horas por su página de internet muestran la "verdad" sobre la guerra de Irak.

"Esta divulgación es sobre la verdad", dijo en rueda de prensa Assange, que también es el redactor jefe de la página especializada en filtrar documentos de inteligencia.

"Esperamos corregir parte del ataque a la verdad que ocurrió antes de la guerra, durante la guerra y que ha continuado desde que ésta terminó oficialmente" el 31 de agosto pasado, con el fin de las operaciones de combate de las tropas estadounidenses en ese país, agregó el australiano nacido en 1971.

Los documentos difundidos la noche del viernes revelan principalmente que las autoridades estadounidenses hicieron la vista gorda sobre las torturas sistemáticas cometidas por las fuerzas iraquíes y ocultaron los balances de víctimas civiles de la guerra que comenzó en marzo de 2003.

Assange, que compareció ante los periodistas con otros responsables de la página especializada, precisó que el examen de los informes recopilados por el ejército estadounidense permitía tener "un balance detallado de unos 109.000 muertos, entre ellos 66.000 civiles".

El portavoz de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, anunció por su parte la próxima difusión de los 15.000 nuevos documentos militares estadounidenses sobre la guerra de Afganistán prometidos el pasado verano.

"WikiLeaks sólo ha usado un informe de cada seis de todos los documentos relativos a Afganistán (...) Los informes van a salir pronto", precisó.

La página especializada ya había difundido en julio los primeros 77.000 documentos sobre la guerra en el país centroasiático. Estos documentos, que revelaban detalles sobre víctimas civiles y supuestos vínculos entre Pakistán y los talibanes, enfurecieron a Estados Unidos.

El Pentágono había advertido nuevamente el viernes que las anticipadas nuevas revelaciónes podían representar una "amenaza para las tropas (norteamericanas) o los iraquíes que cooperan con Estados Unidos".

Sin entrar en detalles sobre las nuevas revelaciones, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton condenó también "en los términos más claros" las filtraciones que "pueden poner en peligro la vida de estadounidenses, o de sus aliados".

Más de 50.000 soldados estadounidenses seguirán todavía desplegados en Irak hasta finales de 2011, para labores de apoyo y entrenamiento.

Los nuevos documentos, que cubren el período que va del 1 de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2009 y pudieron ser estudiados durante días por la cadena de televisión árabe Al Jazeera y otros medios seleccionados, constituyen según Wikileaks "la filtración más masivas de toda la historia del ejército estadounidense".

Además de mostrar que el ejército estadounidense "no hizo nada" para impedir las torturas cometidas por los iraquíes, los documentos denuncian "numerosos casos de crímenes de guerra" cometidos por las fuerzas estadounidenses, como "la muerte de personas que trataban de rendirse", siempre según WikiLeaks.

En la primera reacción oficial tras su publicación, el ministerio iraquí de Derechos Humanos dijo que los documentos "no han sido una sorpresa".

"Ya habíamos mencionado varios de los hechos citados, incluido lo que pasó en la cárcel de Abu Graib, al igual que otros casos en los que están implicadas las fuerzas estadounidenses", dijo a la AFP el portavoz del ministerio, Kamel al Amin, quien se negó a comentar en cambio los actos de violencia cometidos por las fuerzas de su país.

La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional instó a Estados Unidos a investigar las acusaciones, lo mismo que el relator especial de la ONU sobre la tortura, Manfred Nowak.

"La administración (del presidente norteamericano Baarack) Obama tiene la obligación, cuando surgen acusaciones serias de tortura contra cualquier responsable estadounidense, de investigar y sacar las consecuencias ... Esas personas deberían ser procesadas", declaró Nowak en la radio BBC.

Este reconoció sin embargo que sólo podría tratarse de una investigación estadounidense al no reconocer Estados Unidos la Corte Penal Internacional (CPI).

AFP

El País Digital


Wikileaks: ¿Complicidad de EEUU en torturas en Irak?

Ansa Latina

El sitio de internet Wikileaks, especializado en publicar informaciones militares secretas, anunció hoy que mañana realizará "un anuncio importante" que según la televisora árabe Al Jazeera refiere a la complicidad estadounidense en casos de torturas en Irak, lo que puso en alerta al Pentágono y la OTAN. "Importante anuncio de Wikileaks en Europa a las 10 de la mañana" del sábado, anunció el sitio a través de un mensaje en Twitter sin otras precisiones. El sitio está actualmente en fase de mantención programada. La cadena de televisión satelital Al Jazeera anunció que las revelaciones prometidas por Wikileaks señalan que el ejército norteamericano "cubrió" las torturas practicadas por iraquíes y mató a cientos de civiles en puestos de bloqueo norteamericano en el país asiático. Los documentos secretos militares se vinculan al período que va desde enero de 2004 al 31 de diciembre del 2009, según la emisora.

"Los documentos de Wikileaks ilustran numerosos casos de tortura y abusos en relación a prisioneros iraquíes por parte de policías y soldados iraquíes. Además revelan que Estados Unidos estaba al corriente del uso de la tortura autorizada por el Estado (iraquí), pero ordenó a sus tropas no intervenir", añadió la televisión qatarí. Al Jazeera, que cita los documentos de Wikileaks, agregó que "cientos de civiles fueron asesinados durante el conflicto en puestos de bloqueo del ejército estadounidense". Poco antes de conocerse estas revelaciones, el Pentágono afirmó que los documentos militares secretos que serán publicados en el sitio digital "pueden amenazar a las tropas estadounidenses y a los iraquíes que cooperan con los estadounidenses" en el país asiático. Un portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, subrayó que los documentos en cuestión se refieren a un período de la guerra en Irak ya ampliamente contada "en diarios, libros e incluso en el cine" y "no dan ningún nuevo elemento". Sin embargo, Morrell solicitó a Wikileaks "restituir los documentos hurtados". El Pentagono puso a trabajar la semana pasada una "task force" integrada por 120 personas para examinar las posibles consecuencias de la difusión de estos documentos. El sitio Wikileaks fue fundado en 2006 y se especializaba en divulgar información secreta. En julio pasado, publicó unos 77.000 documentos sobre la guerra de Afganistán y prometió sumar otros 15.000 en el futuro.

http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/rubriche/mundo/20101022214235164621.html


La filtración de WikiLeaks no eclipsa la campaña electoral

La ONU dice que EE UU tiene la obligación moral y legal de investigar los casos creíbles de complicidad de soldados estadounidenses en torturas

YOLANDA MONGE - Washington - 23/10/2010

A poco más de una semana de las elecciones del próximo 2 noviembre que tienen en vilo al Partido Demócrata, la filtración de casi 400.000 documentos secretos del Pentágono por la web WikiLeaks ha robado parte de protagonismo a la política, aunque no ha conseguido eclipsarla. Los principales diarios de EE UU abren hoy sus ediciones en papel y en Internet con la noticia y dedican amplios espacios para desentrañar el significado y las consecuencias de lo sucedido. Pero la presencia del presidente Barack Obama en Estados importantes que pueden decidir el futuro del Congreso se impone a la noticia escenificada en Londres por su protagonista, Julian Assange. La liga de béisbol -en semifinales y con los Yankees eliminados el viernes- y la temporada de fútbol -americano- no cedieron ni un minuto de sus espacios televisivos para especiales sobre la filtración.

El relator especial de la ONU sobre la tortura, Manfred Nowak, instó hoy a Obama a abrir una investigación. Nowak afirmó que Estados Unidos tiene la obligación moral y legal de investigar los casos creíbles de complicidad de soldados estadounidenses en torturas . El relator de la ONU insistió en que, de ser auténticos, los documentos reflejan claras violaciones de la Convención de Naciones Unidas contra la tortura. "Según la convención, existe la obligación por parte de los Estados de criminalizar cualquier forma de tortura (...) y por supuesto la de investigar cualquier caso, llevar a los culpables ante la justicia y también ofrecer a las víctimas el derecho a una adecuada compensación", dijo a la BBC.

Tras la reconvención, no ha habido ninguna respuesta desde Washington. Reacciones oficiales a la filtración hubo pocas y todas anteriores a la salida a la luz de los documentos. El Pentágono, temeroso de lo que podría revelarse, empleó a mas de cien expertos en los últimos días para intentar averiguar por dónde podrían ir las informaciones y prepararse para una tormenta de críticas. Su única posición ha sido la de condenar la filtración y poner de manifiesto que actuaciones como estas ponen en peligro la vida de los soldados estadounidenses que luchan en el extranjero y de los aliados que apoyan a Estados Unidos.

Para el Departamento de Defensa, la violación de su seguridad sólo puede llevar a asesinatos. "Deploramos la actuación de WikiLeaks que anima a que se rompa la ley, se filtren documentos clasificados y luego caballerosamente ellos compartan la información con el mundo, incluidos nuestros enemigos".

El Departamento de Estado se manifestó en la misma línea. "Tengo la firme convicción de que debemos condenar en los términos más claros posibles la difusión de cualquier información, por parte de individuos u organizaciones, que ponga en peligro la vida de los soldados o civiles de Estados Unidos y de sus aliados", declaró Hillary Clinton.

Washington se ve atrapado en dos frentes. Por un lado, su propia responsabilidad por los abusos y muertes cometidas. Por otro, la filtración de WikiLeaks pone de manifiesto la fragilidad del Estado iraquí, plagado de tensiones sectarias inflamadas desde países vecinos como Irán. La fotografía que se desprende, y que no es nada halagüeña para la Casa Blanca, es la de un país que podría estallar en pedazos una vez que EE UU abandone por completo la zona.

Los documentos hechos públicos cubren el periodo entre 2004 y 2009 y hacen más patente que nunca las dificultades de Irak de convertirse en un país independiente y unificado, a pesar de la drástica reducción de la violencia. Para muchos, los documentos probarán la necesidad de que EE UU mantenga una presencia militar en el país. Para muchos otros, serán la puebra definitiva de que la intervención armada en Irak ha supuesto una gran tragedia humana.

 

Ejército de EE.UU. asesinó a centenares de civiles iraquíes en sus retenes

Wikileaks anunció que para el sábado difundirá más datos reveladores sobre la invasión estadounidense en Irak. (Foto:Efe)

Wikileaks anunció que para el sábado difundirá más datos reveladores sobre la invasión estadounidense en Irak. (Foto:Efe)

El sitio de internet prometió un ''importante'' anuncio en Europa para el sábado, en un mensaje difundido este viernes en la red Twitter. La cadena Al Jazeera adelantó primeros datos que serán difundidos.

Ya se han publicado decenas de fotografías que muestran a militares de EE.UU.torturando a prisioneros en cárceles de Irak.(Foto:Archivo)
Ya se han publicado decenas de fotografías que muestran a militares de EE.UU.torturando a prisioneros en cárceles de Irak.(Foto:Archivo)
El Ejército de Estados Unidos durante la invasión en Irak llevada a cabo desde 2003, mató a centenares de civiles y ocultó la tortura que fuerzas locales ejecutaron contra prisioneros de guerra, de acuerdo con documentos militares que serán publicados por el portal WikiLeaks el sábado  y que fueron adelantados por la cadena árabe Al Jazeera.

La cadena asegura que dentro de los documentos se demuestra que centenares de civiles murieron durante la guerra en retenes del Ejército estadounidense.

Al Jazeera indica, que el "balance de civiles muertos es mucho más importante que el que se ha anunciado" previamente por el gobierno de Washington.

"Estados Unidos estableció un balance de muertos durante la guerra a pesar de reiterados desmentidos", dice la cadena con sede en Qatar.

En los asesinatos, se encuentra involucrada la polémica brigada privada de seguridad Blackwater.

"Informes secretos estadounidenses que revelan nuevos casos que implican a Blackwater en disparos contra civiles", explica Al Jazeera.

Además, de acuerdo con las filtraciones, desde el 1 de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2009 se registraron numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados de ese país con consentimiento de las fuerzas norteamericanas.

"A pesar de que uno de los objetivos de la guerra contra Irak era cerrar los centros de tortura de (ex presidente) Sadam Husein, los documentos de WikiLeaks muestran numerosos casos de tortura y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados iraquíes", afirma un comunicado de la cadena.

El sitio WikiLeaks prometió un "importante" anuncio en Europa para el sábado, en un mensaje difundido este viernes en la red  Twitter.

"Importante anuncio de WikiLeaks en Europa a las 10H00 mañana", señala sin dar más precisiones sobre el lugar o el huso horario en el mensaje colgado este viernes.

La corresponsal de teleSUR en Washington, Andrea Arenas, afirmó que la importancia de la publicación de estos 400 mil documentos radica en que hasta ahora es la cantidad más grande de datos filtrados y que además de dar una cifra "bastante elevada" de los muertos en la guerra de Irak, contradice la información brindada por el Pentágono.

"La defensa de Estados Unidos ha negado este número (...) ellos dicen que no tienen ese número de personas fallecidas en los enfrentamientos", expresó.

Recalcó que el organismo ha preparado una comitiva especial, constituida por aproximadamente 120 miembros, que se encargarán de "reparar el daño que pueda causar la publicación de estos documentos".

"El Pentágono ha dado a conocer desde principios de la semana que su miedo es que la información a publicar podría poner en riesgo a los prisioneros estadounidenses que se encuentran en Irak", agregó.

Por último, cuestionó que la guerra entre Estados Unidos e Irak "haya terminado" como anunció el presidente Barack Obama, debido a que actualmente, hay más de 50 mil tropas estadounidenses en ese país.

teleSUR- Afp/ lp - PR - MM




El primer ministro iraquí asegura que las filtraciones tienen "objetivos políticos"

Al Maliki niega que su Gobierno haya realizado arrestos selectivos como denuncia Wikileaks

EFE - Bagdad - 23/10/2010

El primer ministro en funciones iraquí, Nuri al Maliki, ha refutado los informes difundidos sobre la guerra de Irak por web Wikileaks, que le acusan de haber ordenado arrestos selectivos, y ha asegurado que la publicación tiene "objetivos políticos".

"Los arrestos no se llevan cabo sobre bases sectarias, pertenencias políticas o de otro tipo como algunos sectores insinúan, sino por las pruebas que condenan a la persona, sin discriminación", ha asegurado Al Maliki en un comunicado difundido por su Oficina de Información.

La nota agrega que "el Gobierno del primer ministro, en su calidad de comandante supremo de las Fuerzas Armadas, cumple con su deber de detener y castigar cuando lo ordena la Justicia". Sin embargo, el comunicado no se refiere a los datos que acusan a Al Maliki de ordenar la formación de equipos encargados de perpetrar torturas y matanzas.

"Pese a la complicidad de algunos medios de información con la dirección (Wikileaks) que les filtró la documentación antes de difundirla en su página, no han podido presentar una sola prueba de una conducta antipatriótica por parte del primer ministro", continúa la nota.

"Los iraquíes son conscientes de que estas jugarretas y bombas informativas tienen conocidos objetivos políticos", continúa. Para el Gobierno iraquí la manera y el momento de filtrar estos documentos que acusan al primer ministro y a otros responsables iraquíes "plantean más de un interrogante".

Al Maliki lucha en la actualidad por la reelección como primer ministro, después de que en las elecciones del pasado 7 de marzo su coalición Estado de Derecho quedase en segundo lugar con 89 escaños y de que la ganadora, Al Iraqiya, tampoco consiguiera con sus 91 asientos el suficiente respaldo para formar gobierno.

El comunicado destaca que Al Maliki en sus cuatro años de gestión ha trabajado arduamente por la unidad del país y ha tomado "posturas valientes que sepultaron la violencia sectaria en todo Irak y ha luchado contra los que están fuera de la ley y cometen actos terroristas".

Por otra parte, la oficina del primer ministro dijo que estudiarán la documentación de WikiLeaks, que revela una conducta inapropiada de las tropas estadounidenses en Irak o de compañías dependientes de ellas.

 

WikiLeaks revela la muerte de 109 mil personas en Irak, más de 60 mil eran civiles

La corresponsal de teleSUR en Washington, Andrea Arenas, relató algunas reacciones de la publicación de los archivos secretos. (Video: teleSUR)
Julian Assange, fundador del sitio electrónico, espresó que el Ejército Estadounidense asesinó a miles de civiles. (Foto: Archivo)
Este viernes el portal digital WikiLeaks, especializado en filtrar información secreta del Ejército de Estados Unidos, cumplió su promesa de publicar 400 mil informes privados en los que se revelaron "el día a día" de la guerra e invasión estadounidense de Irak. Entre los delitos se encuentra la muerte de aproximadamente 109 mil personas, de las que el 63 por ciento eran civiles.
Wikileaks publicó documentos donde se detalla sobre las operaciones efectuadas por EE.UU. para asesinar a líderes afganos. (Foto:Archivo)
Wikileaks publicó documentos donde se detalla sobre las operaciones efectuadas por EE.UU. para asesinar a líderes afganos. (Foto:Archivo)
video_icono_01.gif   

La muerte de unos 109 mil iraquíes a manos del Ejército estadounidense, de los que aproximadamente el 63 por ciento eran civiles, fue dada a conocer este viernes por la cadena de television qatarí Al Jazeera, que cita parte de los documentos publicados por el portal digital WikiLeaks, especializado en filtrar información secreta de cuerpo de seguridad norteamericano.

Al Jazeera publicó un artículo que revela el contenido de parte de los archivos secretos que comprenden esta información. Los crímenes reflejados en los documentos ocurrieron entre años 2004 y 2009, y comprueban que el Ejército estadounidense tenía conocimiento de las torturas sistemáticas hechas por policías y soldados iraquíes a prisioneros.

Los demás documentos, según la organización, serán entregados a importantes agencias de noticias en el transcurso de esta noche, en un lugar de Londres cuya dirección no fue especificada.

"El fin de poner en sus manos durante tres horas y media una impresionante masa de documentos clasificados (...) Esto constituye el primer vistazo de verdad de la historia secreta de la guerra que el Gobierno norteamericano ha ocultado siempre", afirmó el fundador de la organización, Julian Assange.

Los delitos incluyen además atentados suicidas, torturas y enfrentamientos que demuestran abuso de poder por parte de los grupos armados.

Los documentos se pueden consultar en la web de la organización en la dirección http://warlogs.wikileaks.org/.

Además de Al Jazeera, otros medios de comunicación internacionales también han comenzado a difundir los documentos estadounidenses filtrados desde el portal de Internet, entre los que se incluyen el diario británico The Guardian, el norteamericano The New York Times; y los franceses Le Monde, Der Spiegel y el Bureau of Investigative Journalism.

"Los documentos y archivos revelan que EE.UU. estaba al tanto de las torturas realizadas por los uniformados del Estado, pero nunca ordenaron a sus tropas a intervenir", reseñó The Guardian.

Los diferentes informes están redactados con estilo telegráfico y "cargados de huecos" para reservar la identidad de las personas implicadas.

Según explicó Assange, esta es la forma de desaparecer informaciones personales o evitar localizaciones de manera preventiva, "así se evita la posibilidad de poner en riesgo la vida de cualquier persona", exclamó.

Torturas al detalle

Algunos de los informes publicados por WikiLeaks evidencian al detalle diversos actos de tortura perpetrados por las fuerzas iraquíes hasta el año pasado.

Uno de esos casos es el de un detenido iraquí que reseñó que "tuvo los ojos vendados y fue golpeado con un cable por la policía iraquí durante dos noches consecutivas".

De la misma forma, hubo otro preso que narró su traslado a un cuartel general militar estadounidense  después de ser detenido en su domicilio el año pasado: "las manos atadas a la espalda, en posición forzada (...) y le golpearon las plantas de los pies con un objeto".

"Los militares estadounidenses abrieron una investigación, pero en la mayoría parecen haberse limitado a informar a sus superiores y permitir que siguiera sucediendo", explica uno de los textos.

Antes de la publicación de los archivos, la Secretaria de Estado Hillary Clinton, condenó la emisión de los documentos argumentando que ponían en riesgo a la vida de tanto militares del país como de prisioneros que se encuentran retenidos en Irak.

"Amenazan nuestra seguridad nacional y la seguridad nacional de aquellos con quienes estamos trabajando", añadió.

Por su parte, la corresponsal de teleSUR en Washington, Andrea Arenas, afirmó que la importancia de la publicación de estos 400 mil documentos radica en que hasta ahora es la cantidad más grande de datos filtrados y que además de dar una cifra "bastante elevada" de los muertos en la guerra de Irak, contradice la información brindada por el Pentágono.

"La defensa de Estados Unidos ha negado este número (...) ellos dicen que no tienen ese número de personas fallecidas en los enfrentamientos", expresó.

Recalcó que el organismo ha preparado una comitiva especial, constituida por aproximadamente 120 miembros, que se encargarán de "reparar el daño que pueda causar la publicación de estos documentos".

"El Pentágono ha dado a conocer desde principios de la semana que su miedo es que la información a publicar podría poner en riesgo a los prisioneros estadounidenses que se encuentran en Irak", agregó.

Por último, cuestionó que la guerra entre Estados Unidos e Irak "haya terminado" como anunció el presidente Barack Obama, debido a que actualmente, hay más de 50 mil tropas estadounidenses en ese país.

En lo que va de año, el portal web WikiLeaks ha publicado aproximadamente unos 92 mil archivos electrónicos secretos, titulados Diarios de guerra, que demuestran los crímenes sobre la ocupación en Afganistán.

Entre los crímenes revelados, también se incluye el video del asesinato de un periodista de la agencia Reuters, así como también el homicidio de su ayudante y otras nueve personas por parte del Ejército estadounidense en Irak.
 

de "Granma" - Cuba

 

 

Ejército de EE.UU. asesinó a centenares de civiles iraquíes en sus retenes

WASHINGTON, 22 de octubre.— El Ejército de Estados Unidos, durante la invasión en Iraq llevada a cabo desde el 2003, mató a centenares de civiles y ocultó la tortura que fuerzas locales ejecutaron contra prisioneros de guerra, de acuerdo con documentos militares que serán publicados por el portal Wikileaks este sábado, y que fueron adelantados por la cadena árabe Al Jazeera.

Foto: Europa-PressWikileaks revelará nuevas atrocidades de tropas norteamericanas en Iraq.

La cadena con sede en Qatar asegura que dentro de los documentos, se demuestra que centenares de civiles murieron durante la guerra en retenes del Ejército estadounidense.

Al Jazeera indica, que el "balance de civiles muertos es mucho mayor que el que se ha anunciado" previamente por el gobierno de Washington.

"Informes secretos estadounidenses revelan nuevos casos que implican a (la empresa privada de seguridad) Blackwater en disparos contra civiles", explica Al Jazeera.

Además, de acuerdo con las filtraciones, desde el 1 de enero del 2004 al 31 de diciembre del 2009 se registraron numerosos casos de tortura, y de abuso de prisioneros iraquíes por policías y soldados iraquíes con consentimiento de las fuerzas norteamericanas.

Horas antes, Geoff Morrell, portavoz del departamento de Defensa estadounidense, advirtió que los documentos militares secretos, que el sitio de Internet Wikileaks se dispone a difundir, "podrían amenazar a las tropas (estadounidenses) o a los iraquíes, que cooperan con Estados Unidos". (Telesur/AFP)

 

Los 'papeles' del conflicto iraquí

Clegg considera "extraordinariamente graves" las revelaciones de Wikileaks

Human Rights Watch pide al Gobierno iraquí que investigue las acusaciones de tortura

EL PAÍS / AGENCIAS - Madrid / Londres - 24/10/2010

Las acusaciones de abusos, torturas y desapariciones durante la guerra en Irak que figuran en los casi 400.000 documentos confidenciales dados a conocer la noche del sábado por la web Wikileaks son "extraordinariamente graves" para el viceprimer ministro británico, Nick Clegg, uno de los grandes críticos a la implicación de su país en el conflicto. Con estas declaraciones, Clegg se desmarca de la postura oficial del Ejecutivo británico, que "condenó" ayer la publicación de los informes al considerar que pueden poner en "riesgo" la vida de las tropas. "Condenamos toda difusión no autorizada de documentos clasificados. Puede representar un riesgo para la vida de las tropas británicas y las de nuestros aliados", señaló ayer el Ministerio británico de la Defensa en un comunicado.

Para Clegg, sin embargo, lo único reprobable es que se trate de una filtración. "Hay que deplorar la forma en que se han producido las revelaciones, pero creo que la naturaleza de las acusaciones es extraordinariamente grave", ha declarado Clegg en una entrevista a la BBC. "Debe investigarse todo lo que lleve a pensar que las reglas de base de la guerra han sido violadas o que la tortura ha podido ser de alguna manera tolerada", ha agregado Clegg.

Los papeles de Irak han sacado a la luz pública centenares de denuncias de abusos y torturas e incluso asesinatos por parte de las fuerzas iraquíes que EE UU pasó por alto sin investigar. También revelan 15.000 muertes de civiles inocentes más de las reconocidas hasta ahora. "Su lectura es desoladora y son [hechos] muy graves. La Administración estadounidense querrá dar su propia respuesta y no nos corresponde decirles cómo hacerlo", ha agregado el líder de los liberales británicos.

En un comunicado, Human Rights Watch ha instado al Gobierno iraquí a investigar las "denuncias creíbles" de que sus fuerzas infligieron torturas y abusos sistemáticos a los detenidos. "Irak debe juzgar a los responsables de torturas y otros delitos", añade la ONG. También el Gobierno de EE UU "tiene que investigar si sus fuerzas violaron el derecho internacional al transferir a miles de detenidos iraquíesa custodia iraquí a pesar del riesgo de tortura". El sábado, la organización de derechos humanos Amnistía Internacional y el relator de la ONU contra la tortura, Manfred Nowak, ya instaron a Barak Obama a investigar. A su juicio, las revelaciones de Wikileaks apuntan a que puede haberse violado la convención de Naciones Unidas contra la tortura.

Desde Londres, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó que los documentos muestran "la verdad" sobre la guerra de Irak. En cambio, el primer ministro en funciones iraquí, Nuri al Maliki, negó la veracidad de los papeles y aseguró que la publicación tiene "objetivos políticos". Los informes de campo redactados por soldados estadounidenses entre 2004 y 2009, que dan cuenta de 109.032 muertes, incluidas las de 66.081 civiles, 23.984 enemigos calificados por el Pentágono de "insurgentes", 15.196 militares iraquíes y 3.771 de los países de la coalición invasora.

En medio del clamor para que explique por qué hizo caso omiso de las torturas sistemáticas en Irak, la Casa Blanca sigue guardado hoy silencio. El Pentágono, que no cuestiona la autenticidad de los archivos difundidos por Wikileaks, habló antes de que se publicaran los documentos pero no después. En la misma línea de lo que defienden Reino Unido y EE UU, el Gobierno australiano ha dicho hoy que los documentos "pone potencialmente en riesgo a aquellos" que les "ayudaron en el pasado". Australia inició en junio de 2008 el repliegue de sus 20.000 efectivos desplegados en suelo iraquí tras la victoria electoral de los laboristas y lo finalizó en julio de 2009.

 

El día más largo del Ejército español

Los informes publicados por Wikileaks reflejan la crudeza de la batalla de Nayaf, el mayor enfrentamiento de los militares contra la milicia chií

MARIANGELA PAONE - Madrid - 25/10/2010


Son pocas líneas escritas en el lenguaje escueto de la burocracia militar, pero se refieren a una de las historias más controvertidas de la participación española en la guerra de Irak. En más de 2.000 de los casi 400.000 documentos publicados por Wikileaks aparecen referencias a Diwaniya, la ciudad iraquí donde se encontraba una de las dos bases del contingente español en el país. La otra, en Nayaf, era la Base Al Andalus o Camp Golf, como la llaman los estadounidenses en los informes redactados por sus militares: en los archivos aparece en al menos 56 ocasiones. Las citas más significativas se concentran en un día: el 4 de abril de 2004. Es una fecha que marcó un antes y un después en la misión española: los militares tuvieron que enfrentarse a la insurgencia chií cambiando, de hecho, los objetivos de una misión diseñada solo para mantener la paz.

Todo empezó tras la detención, la noche del 3 de abril, por parte de las fuerzas de la coalición internacional de Mustafá al Yaqubi, lugarteniente de uno de los principales líderes de la insurgencia iraquí, el clérigo chií Múqtada al Sáder. Un arresto del que los mandos españoles no fueron informados y que desencadenó el mayor desencuentro con el Ejército estadounidense, cuando ya se sabía que el recién elegido presidente José Luis Rodríguez Zapatero se disponía a retirar las tropas de Irak. Pocas horas más tarde, centenares de partidarios de Al Sáder se echaron a la calle para pedir la liberación de Al Yaqubi, adelantándose a las acciones que los milicianos chiíes emprenderían poco después.

A partir de ahí, el día a día de los soldados españoles cambió radicalmente. Un informe fechado el 3 de abril de 2004, a las 15.00, avisa: "Una gran multitud" se está concentrando "para protestar contra de la detención"; personal de una brigada de combate de Estados Unidos refiere que varios autobuses están saliendo de Diwaniya. "Los partidarios se están concentrando en un (...) para una manifestación mañana por la mañana en protesta por la detención de (...)", se lee en el archivo. El nombre del detenido está borrado, pero otro informe de las 4.30 de la madrugada del 4 de abril explica que los manifestantes protestan contra "la detención de un (...) lugarteniente". Según varios informes, los manifestantes se agolpan frente a las puertas de la base de los españoles. Empiezan los primeros ataques contra el cuartel. El informe de las 4.30 habla de tiros de "armas de pequeño calibre" y de "francotiradores". Es el comienzo del cerco a la base española. Cuando a mediodía acabó la manifestación de protesta, los tiros esporádicos se convierten en una batalla.

En los archivos relacionados con Diwaniya desde las 16.00 hasta las 22.20 se registran varios ataques: los insurgentes lanzaron al menos seis granadas, tiros de mortero y armas de fuego de pequeño calibre. A las 17.45 se deja constancia de un ataque de mortero al que una "patrulla respondió disparando en la dirección de los atacantes". A las 20.00 y a las 20.15 se registran dos ataques contra Camp Golf: un tiro de mortero y una granada que "acaban en el interior de la base". No hubo heridos. En los informes del 4 de abril relacionados con las bases españolas solo hay un muerto contabilizado en las fuerzas de la coalición. No hay más detalles.

La historia que cuentan las crónicas de aquellos días es distinta: la batalla que las fuerzas de la coalición emprendieron contra la Milicia del Mahdi acabó con la vida de decenas de insurgentes y la muerte de un soldado estadounidense, un salvadoreño y uno de los iraquíes que luchaban con la coalición internacional. Los españoles sufrieron dos heridos, pero a partir de ahí y hasta la retirada completa del país, el 21 de mayo de 2004, tuvieron que hacer frente a una realidad frente a la cual la definición de "misión de paz" se quebada bastante corta.

Los archivos de Wikileaks hablan de al menos 50 ataques más en la zona de Diwaniya y en las proximidades de las bases españolas. Y en varios informes aparecen al menos 45 ataques de morteros directos contra la base de Camp Golf: desde la batalla del 4 de abril los españoles entraron a diario en el punto de mira de la insurgencia.

Los 'papeles' del conflicto iraquí

Clegg pide una investigación sobre las revelaciones de Wikileaks

El viceprimer ministro británico sostiene que hay que tomarse "muy en serio" las informaciones publicadas por la web

WALTER OPPENHEIMER - Londres - 24/10/2010

Los abusos cometidos o consentidos por las tropas aliadas y las fuerzas de seguridad iraquíes durante la guerra de Irak sigue conmocionando la política mundial. En Londres, el viceprimer ministro Nick Clegg ha defendido la necesidad de que se clarifique la posible participación de tropas británicas en esos abusos, lo que parece chocar con la posición más contemporizadora del Ministerio de Defensa británico y con el silencio del primer ministro conservador, David Cameron.

En Irak, sin embargo, los casi 400.000 documentos colgados este fin de semana en la Red por Wikileaks apenas han causado sorpresa en una población que ya conocía en propias carnes esos abusos. Y su publicación ha sido calificada de "políticamente motivada" por el primer ministro en funciones, Nuri al Maliki. "Es normal que la gente sea torturada en prisión, que muera en prisión o que desaparezca de la prisión sin dejar rastro", ha declarado a la BBC uno de los hombres de la calle entrevistados en Bagdad. "Claro que los americanos lo sabían; lo controlan todo aquí",ha opinadouna mujer. Para el primer ministro en funciones, acusado en algunos de los documentos de Wikileaks de haber tolerado la creación de escuadrones de la muerte, todo es un montaje político.

En Londres, en cambio, el asunto se ha tomado muy en serio. Clegg ha defendido la necesidad de abrir una investigación sobre las acusaciones de abusos cometidos por tropas británicas en Irak que se desprenden de los documentos de Wikileaks. El líder del partido de los liberales-demócratas, que siempre se opuso a la invasión, ha defendidola necesidad de tomarse "muy en serio" cualquier acusación de práctica o tolerancia con la tortura.

Rechazo a la invasión apoyada por Blair

Los dos partidos que forman desde mayo una coalición de Gobierno en el Reino Unido estaban en la oposición cuando el laborista Tony Blair abanderó y consiguió el apoyo de los Comunes para participar en la invasión de Irak. Pero mientras los conservadores apoyaron mayoritariamente la invasión, los liberales-demócratas se opusieron a ella ferozmente y cimentaron en esa inflexibilidad sobre Irak un renacimiento político que les ha acabado convirtiendo en decisivos para formar gobierno tras el apretado resultado de las últimas elecciones.

Irak no ha sido un gran obstáculo para la coalición porque es un asunto políticamente amortizado que daña a los laboristas. Los tories defendieron la necesidad de que se investigara las circunstancias en las que el Reino Unido se sumó a la guerra, sobre todo con el objetivo de dañar a los laboristas en las pasadas elecciones. La investigación aún no ha acabado, pero las conclusiones a las que llegue el comité no tendrán un gran impacto político.

Pero la posibilidad de que sea el Ejército el que se siente en el banquillo de los acusados y responda a posibles acusaciones de abusos o de tolerancia con los abusos cometidos por otros es harina de otro costal. Esas dificultades ya se han puesto de manifiesto con el muro de silencio que ha rodeado un caso aparentemente clarísimo, la muerte por torturas del ciudadano iraqí Baha Musa cuando estaba detenido en instalaciones militares en Irak.

Cameron no abre la boca

Por eso es significativo políticamente que mientras el primer ministro, el conservador David Cameron, no ha abierto la boca tras la publicación de los documentos de Wikileaks, Nick Clegg noha escurrido el bulto cuando fue preguntado por ellas en The Andrew Marr Show, el programa estrella de las mañanas dominicales de la BBC. "Creo que la naturaleza de las acusaciones es extraordinariamente seria", dijo. "Es angustioso leerlas, son muy serias y estoy seguro de que la Administración de EEUU querrá dar una respuesta. Aunque nosotros no somos nadie para decirles lo que tienen que hacer", añadió.

Y qué ocurre con las alegaciones que implican a tropas británicas, ¿tienen que ser investigadas?, leha preguntadoel periodista Andrew Marr. "Creo que cualquier cosa que sugiera que con tu conocimiento se han quebrantado las reglas de combate y se ha tolerado la tortura en cualquiera de sus formas tiene que ser examinada",ha respondidoClegg.

Vince Cable, ministro de Negocios y quizás el político liberal-demócrata más popular, fue más tajante. "Los liberales-demócratas nos opusimos a la guerra de Irak y nos sentimos vindicados por lo que está ocurriendo",ha declaradoa la cadena Sky News. "Ha habido ya varias investigaciones pero creo que si ha habido abusos tienen que ser investigados. Me parece que eso es evidente", añadió.

La posición de los dos pesos pesados liberales contrasta con el criterio del Ministerio de Defensa, cuyo titular, Liam Fox, pasa por ser uno de los halcones de la derecha tory. A juicio de Defensa, la publicación de los documentos es temeraria, puede poner en peligro al personal militar británico y los casos de supuestos abusos ya han sido investigados. "No hay lugar para el maltrato a detenidos. Siempre lamentamos profundamente cualquier baja civil y nos tomamos muy en serio todos los incidentes", ha subrayado el ministerio en un comunicado.

Pero los políticos liberales-demócratas no son los únicos que quieren investigar posibles responsabilidades británicas. Phil Shiner, del grupo Abogados por el Interés Público, que en su día se empeñaron en llevar el caso de Baha Musa ante la justicia, ya declaró el sábado que algunas de las muertes relatadas en los documentos divulgados por Wikileaks "pueden tener responsabilidades legales en el Reino Unido porque algunos iraquíes murieron estando bajo el control efectivo de las fuerzas del Reino Unido: bajo arresto, en vehículos, helicópteros o instalaciones de detención".

Los británicos no sólo afrontan acusaciones de posibles abusos, sino también de incompetencia. Según el dominical The Observer, las tropas británicas tuvieron en marzo de 2005 cercado a Abu Musab al Zarqawi, el hombre de Osama bin Laden en Irak. Pero el helicóptero que le vigilaba se quedó sin gasolina y Zarqawi pudo escapar y en los siguientes 15 meses expandió las operaciones de Al Qaeda por todo Irak, alimentando el clima de guerra civil.

Por su parte, el Ejército de Dinamarca ha anunciado que estudiará cuidadosamente los documentos filtrados a ver si se revela cualquier irregularidad por parte de soldados daneses. "Queremos ver los documentos y compararlos con nuestra propia información", ha dicho el portavoz del Comando de Defensa danés, Torben Kjedsen. Los informes, según la prensa local, revelan negligencia por parte de soldados daneses en casos de torturas a prisioneros por parte de la policía iraquí.

Documentos secretos del Ejército británico revelan vejaciones a presos

'The Guardian' destapa 'manuales de interrogación' que violan la legislación internacional

CARLOS BELLO - Madrid - 26/10/2010


Nuevo golpe a los denigrantes abusos militares. Cuatro días después de que Wikileaks denunciara las sistemáticas torturas que durante años cometieron los soldados estadounidenses en Irak, la edición electrónica de The Guardian publica ahora que el Ejército británico entrena a sus interrogadores en métodos que incluyen humillación a los presos: desnudos, tratos vejatorios, privaciones sensoriales...

En una clara violación de los Convenios de Ginebra, el texto clave del Derecho internacional humanitario que prohíbe "cualquier coacción empleada para obtener información", el Ejército británico ha elaborado en secreto durante años manuales con los que enseña cómo provocar estados de terror, ansiedad y desorientación en los prisioneros.

Este material clasificado, utilizado en cursos de interrogación en profundidad y que incluye apartados como asfixia: signos y síntomas, recoge frases como "mantenlos [a los presos] desnudos si no cumplen las órdenes" o instruye sobre el uso de vendas para taparles los ojos. Además de estas, educa a los interrogadores en la utilización de instrumentos como bridas de plástico para esposarlos u orejeras, pues la privación de alguno de sus sentidos "es legal" si existen "razones válidas" para ello.

Otros documentos explican, en cambio, cómo provocar "malestar psicológico" a los capturados y, respecto a su descanso, explicitan que se le debe permitir al prisionero cuatro horas de sueño ininterrumpido. En cuanto al lugar donde el prisionero debe ser interrogado, los textos abogan por espacios de apariencia "repugnante" y, por supuesto, alejado de oyentes ajenos.

Todo este material de formación, fruto de la experiencia acumulada, según él mismo recoge, en la isla de Borneo, Malasia, Arabia Saudí, Palestina, Chipre e Irlanda del Norte, está fechado con posterioridad a la muerte de Baha Mousa en 2003. Este recepcionista de hotel iraquí fue torturado hasta la muerte por tropas británicas y su autopsia reveló 36 horas de tortura y 93 lesiones distintas. El Ministerio de Defensa británico fue condenado en 2008 a pagar a su familia una indemnización de más de tres millones de euros.

 

Salvar al soldado Manning

Nación Red


Salvar al soldado Manning

Hasta el ABC ha tenido que rendirse a la evidencia. La última filtración de WikiLeaks ha puesto al descubierto crímenes contra la humanidad que deberían ser juzgados e investigados.

Ya veremos si se investigan o no. Pero, al menos, la presión para que estos hechos no vuelvan a suceder con la alevosa permisividad que ha demostrado EE.UU – Bush y Obama – ha aumentado desde que en la noche del viernes se hiciese pública la mayor filtración de documentación “top secret” de la historia.

Aun así los más pesimistas creen que la única presión que va a ir en aumento es la que sufre Bradley Manning. El joven militar de sólo 22 años, analista de inteligencia, que está acusado de poner a disposición de WikiLeaks la documentación que se está haciendo pública estos días.

En la FOX y otros medios lo llaman soplón y en otras latitudes se le considera el nuevo Daniel Ellsberg. Un héroe o un traidor. Leal a la humanidad y desleal al código militar. Ética o galones. El propio Ellsberg tiene algo muy claro: “Si Bradley Manning ha hecho lo que se le acusa de haber hecho, lo felicito. Ha mantenido su juramento de defender la Constitución”.

 

Entre los que creen que cumplió con el ser humano surgió la campaña para “Salvar a Bradley Manning” que en opinión de Julian Assange debe ser una prioridad moral. Una iniciativa que comenzó modestamente y de manera casi marginal pero que progresivamente ha ido aglutinando apoyos y generando un activo movimiento digital.

El movimiento para salvar a Manning ya es una realidad organizativa y un clamor en la conciencia de Obama, nos explica una activista del movimiento. Gentes de bien. Jubilados, estudiantes, trabajadores, profesores, madres, parados, ex militares... esa minoría a la que le faltan medios, pero le sobran las razones y acaba por vencer.

¿Qué puedes hacer tú? Desde escribir al propio Bradley Manning a través de la asociación que le hará llegar tu carta…

Bradley Manning c/o Courage to Resist 484 Lake Park Ave #41 Oakland CA 94610 USA

... A firmar la petición de libertad enviada al Departamento de Estado y de Justicia de los EE.UU, hacer una donación y firmar otras peticiones importantes como la que han enviado representantes de la Iglesia de EE.UU, escritores, editores y el propio Daniel Ellsberg o Tom Hayden.

Muchas más cosas. Escribir a Obama, enviar cartas a la prensa local, convencer a partidos, asociaciones o grupos locales a impulsar iniciativas, declaraciones y mociones por la libertad de Bradley Manning, enlazar a www.bradleymanning.org en tu web, Twitter, Facebook, MySpace, blogs o en cualquier otro lugar, explicando lo que estás o estáis tratando de conseguir.

Desde bradleymanning.org nos invitan también a organizar grupos de apoyo a Manning en nuestro ámbito local para organizar concentraciones o una protesta a nivel estatal. Exponer el caso a los amigos y familiares que no conozcan la situación de Bradley Manning. Escribir, denunciar, dialogar, hacer, convencer. Una red lúcida y digna que alza su voz.

Imagen | Bradley Manning Support Network

http://www.nacionred.com/derechos-humanos/salvar-al-soldado-manning

 

 



Compartir este post

Comentar este post