Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Nunca más un río manso.

18 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 
  
Jueves, 17 de Junio de 2010 01:25

 

gurisita1“La Corte de La Haya estableció que el Tratado del río Uruguay había sido violado. Funcionarios de Argentina y Uruguay piensan que el tratado “algo habrá hecho”
(aforismo implicado)

 

 

 



Los abogados de la asamblea de Gualeguaychú van a presentarse el lunes en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay para tomar vista de la denuncia del Gobierno contra el corte. “Queremos saber quiénes son los denunciados, porque hasta ahora sólo tenemos rumores, algunos hablan de 25 personas, otros de diez o de once”, dice Luis Leissa, integrante del equipo legal de la asamblea. De todas maneras, consideran que éste “no es un conflicto que se vaya a resolver en el plano judicial”, sino que debe tener una salida política.– Como lo hizo notar el propio juez, la fiscalía hace tres años que no actúa, que no impulsa la causa contra el corte de ruta, ¿cómo vamos a cometer desacato o resistencia a la autoridad? Sorpresivamente, ahora el Ejecutivo nacional se constituye en querellante y criminaliza la protesta. De ambientalistas pasamos a delincuentes Por Laura Vales
El Gobierno ratificó ayer su decisión de impulsar “la vía judicial” para tratar de forzar a los ambientalistas a levantar el corte del puente binacional que une Gualeguaychú con Fray Bentos. “No vamos a seguir con los palos, vamos a ir con la ley. La estrategia del Gobierno es la Justicia. Esto lo tendrá que resolver la Justicia porque el mantenimiento del corte supone una violación a las normas y al Código Penal”, aseguró el ministro de Justicia, Julio Alak, en diálogo con Página/12. Alak es uno de los firmantes –junto con la Presidenta, obviamente– del decreto simple que habilita al procurador general del Tesoro, Joaquín Da Rocha, a representar al Estado como querellante ante el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay. Según pudo saber Página/12, en la demanda que el Estado presentó ante el juzgado de Pimentel están imputados diez –no más, tampoco menos– reconocidos miembros de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú.

(Por Martin Pique - Pagina 12 13-06-10)


(APe).- Cada época reprime según su horizonte de posibilidad. “A dios rogando, con el mazo dando, con la justicia amasando”. Después del Fallo (en realidad un fallido) que establece que Uruguay violó, pero no importa, la artillería del Gobierno Argentino es judicializar a los ambientalistas. Es simple, es claro, es UNASUR. Algunos pensarán que estamos mejor que antes, después de todo es mejor los tribunales, incluso ordinarios, que la crueldad aterradora de un centro clandestino. ¿Cómo no estar de acuerdo? Pero caemos en lo que se denomina “la ilusión de alternativas”. La alternativa: no reprimir, sencillamente no existe. Se discute la modalidad de la represión, nunca su necesariedad fundante, en el marco de la cultura represora. Es interesante que reprimir es justamente desalojar. El tema si es represión salvaje, culta, legal, no legal, es importante. Pero negar que es represión porque no hay palos, sencillamente es jugar a la impunidad política. Es represión de algo que es una causa de la Nación, de algo que fuera fogoneado desde el Poder Ejecutivo, de algo que estuvo al frente de la lucha contra una de las formas de los monopolios. Es curioso: celebraciones por la ley de medios, ahora zanjada la avivada de la absurda impugnación, se festeja hasta el delirio el 1 a 0 con Nigeria (un amigo compara a Diego Maradona con el Che), y esta lucha de hace varios años queda reducida a una causa penal y civil, marcando dirigentes. Sin espada, pero con la pluma y la palabra del Estado Represor. Y una de las formas mas sutiles de la represión, que es la reducción de las acciones tomadas por justa causa contra las leyes vigentes, solamente como delitos individuales. No buscan solamente liberar con dependencia pastera el paso del puente. Buscan humillar a los que sostuvieron la desigual batalla. Que también fue una batalla cultural, como lo es la lucha contra la minería a cielo abierto. El cantante Axel ahora si, mal que le pese a muchos, quedó a la izquierda del gobierno, cuando se pronunció en un recital ante 50.000 espectadores contra la explotación minera. Pero ahora el Estado Argentino es querellante contra los ciudadanos que defienden algo más importante que un Estado: defienden la integridad territorial de una Nación. Y no se trata de que Uruguay en la presencia de su Presidente acepte la inspección de la contaminación de la pastera. Uruguay violó y un violador nunca permite que las pruebas de la infamia queden en la maleta. No estamos frente a una empresa particular, como las que estropearon nuestro río de la plata, y sus afluentes principales. No es que alguien se olvidé de tapar una botella con cianuro. De lo que se trata, mal que le pese al Gobierno Provincial de Entre Ríos, al gobierno municipal de Gualeguaychú y al Gobierno Nacional., es de plantarse para sostener la verdadera seguridad. La que sostiene la continuidad de la vida y no la que sostiene la continuidad de los negocios por otros medios. Es doloroso comprobar que no solamente los imperialistas nos juegan sucio. Nuestros hermanos tomaron el Uruguay como su río trasero, y se olvidaron de un Tratado, ese si, que sellaba la amistad de naciones y de pueblos. Luego, naturalmente, aparecerán los “enemigos del pueblo”. Ya lo escribió Ibsen, cuando el Dr.Stokman que denuncia que las aguas del pueblo están contaminadas, es expulsado, entre otros, y no casualmente, por su hermano, el intendente. Y no se está repitiendo la historia como farsa, sino como la forma actual de la tragedia. Ahora también permitimos que masacren ríos. Y tierras. Y aire. Pues bien: los gladiadores de Arroyo Verde serán recordados como nuestros samurais. No serán los últimos, porque su ejemplo contagiará nuevas generaciones. Pero son los que defienden la única razón que permitirá que sigamos vivos, sin rendirse ante ninguna Razón de Estado. Con soledad y humillación también pretenden condenarlos, incluso algunos o muchos de los vecinos perjudicados por el bloqueo. El viejo truco de que la víctima es, en realidad, el victimario. Y siempre, siempre, comprobamos que la culpabilidad del victimario (Botnia, el Estado Uruguayo) se diluye en la culpa de la víctima. Asumida o no por los ambientalistas, pero metida a fuego de querella. ¿Es posible que nadie podrá socorrerlos? Al menos, intento mandarles desde esta columna, un abrazo. Porque sostienen al héroe colectivo, según enseñara Oesterheld, pero también, al colectivo de héroes, porque la tierra los necesita. Escribí que luego del Fallo Fallido quedaban dos caminos (ver La Corte de Troya): La Corte o El Corte. La legalidad o la legitimidad. La Ley de alguna Instancia Suprema, o la legitimidad histórica, política, ética, ambiental, colectiva de un pueblo que supo estar en armas, y que ahora han desarmado con plumas y palabras. Esta noche, habrá una asamblea, que tendrá su forma, pero no creo que su espíritu. Lo asambleario condicionado, amenazado, humillado, traicionado, es apenas una suma de voluntades indecisas, de temores difusos, de intereses sectoriales. Al menos, decidan lo que decidan estos guerreros ambientalistas, tengamos la mínima gratitud con ellos. Debemos honrarlos, debemos respetarlos, debemos agradecerles. Alguien hace tiempo se dio cuenta que la historia lo iba a absolver. No esperemos tanto. Al impedir que sean humillados como simples delincuentes, digamos en todos los espacios, sitios y sites posibles que sostenemos nuestra plena solidaridad con estos compañeros. Y que si la querella pretende probar que cometieron delitos, que también consideren que aplaudir esa lucha es apología del delito. Y que sigan querellando. Y querellando. La injusticia no logrará un río manso. Mas temprano que tarde, la batalla continuará.

 

Agencia de Noticias de Niñez y Juventud Pelota de Trapo (APE)

 

 

Compartir este post

Comentar este post