Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

OBAMA: ORGULLOSO DEL ASESINATO DE GADAFI LANZÓ GRAVES AMENAZAS SIN NOMBRAR A IRÁN Y SIRIA

22 Octubre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 21 de octubre de 201136

 

 

MENSAJE DE LA 36

O B A M A
“VEMOS LA FUERZA DEL LIDERAZGO AMERICANO EN EL MUNDO”

ORGULLOSO DEL ASESINATO DE GADAFI
LANZÓ GRAVES AMENAZAS SIN NOMBRAR A IRÁN Y SIRIA
“Hicimos exactamente lo que dijimos que íbamos a hacer”
“Hemos eliminado dirigentes de Al Qaida acabamos la guerra de Irak y hemos comenzado una transición en Afganistán. Ahora, trabajando en Libia con amigos y aliados, hemos demostrado lo que la acción colectiva puede llevar a cabo en el siglo XXI”

OBAMA ANUNCIA LA RETIRADA TOTAL DE IRAK
“El ejercito yanki sufrió 4.400 bajas y miles de heridos y mutilados”

 

El presidente Barack Obama ha dado por terminada la guerra de Irak. Según acaba de anunciar en una rueda de prensa, el presidente cumplirá hoy con su anuncio de retirar las tropas de Irak antes de finales de año. “Tal como prometí, el resto de nuestras tropas en Irak regresarán a casa finales de año. Después de casi nueve años, la guerra de Estados Unidos en Irak ha terminado”, ha dicho Obama. El presidente habló después de una videoconferencia con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki

El Gobierno de EEUU tomó la decisión de retirar a todos los soldados  que permanecían aún desplegados en Irak a finales de este año ante la falta de un acuerdo con el Gobierno en Bagdad sobre la permanencia de un contingente de varios millares de militares. En la actualidad permanecen en Irak cerca de 40.000 soldados estadounidenses, después de que en septiembre del año pasado concluyera la retirada de las tropas de combate de EEUU.

Con su retirada definitiva, EEUU concluirá una guerra comenzada con la invasión de Irak el 20 de marzo de 2003 con el objetivo inicial de derrocar al régimen de Sadam Husein. En los peores momentos de la guerra, que ha costado centenares de millares de millones de dólares, Estados Unidos llegó a tener desplegados en el país árabe en torno a los 180.000 soldados. En los ocho años de guerra, EEUU ha sufrido más de 4.400 bajas.

La única presencia militar de EE UU en el país será la formada por 150 soldados para dar seguridad a la embajada estadounidense en Bagdad.

Además el presidente de los Estados Unidos Barack Obama afirmó el jueves que la muerte de Moamar Gadafi pone fin a un capítulo largo y doloroso para Libia.
En un discurso en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, Obama dijo que el pueblo libio tiene ahora la oportunidad de determinar su propio destino. Señaló que también tiene la gran responsabilidad de construir una sociedad tolerante y democrática en Libia.
Obama no confirmó la muerte de Gadafi y optó por citar que las autoridades libias habían anunciado la muerte del ex gobernante.
Un funcionario de la Casa Blanca dijo que Estados Unidos recibió informaciones similares confiables mediante canales diplomáticos.
Las autoridades estadounidenses ya estaban dispuestas a ayudar a los nuevos dirigentes libios a crear un gobierno estable antes de que el jueves se informase que el ex Coronel Moamar Gadafi había muerto, cuando habían transcurrido siete meses de que Estados Unidos y la OTAN lanzaron una campaña de bombardeos en Libia.
Los mercenarios del Consejo Nacional de Transición le comunicó a Estados Unidos la muerte de Gadafi poco antes que el primer ministro libio, Mahmud Jibril, le informase a su país que el momento esperado por tanto había llegado, dijo un funcionario estadounidense.
La secretaria de Estado, Hillary Clinton, hizo esta semana una visita sorpresiva a Trípoli, y dijo que esperaba que Gadafi fuera muerto o capturado. Clinton ofreció unos 11 millones de dólares en ayuda adicional para Libia, con lo que la contribución estadounidense aumentó a 135 millones desde que comenzó en febrero un levantamiento popular contra Gadafi.
En Nueva York, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó a construir una Libia unida y justa luego de la muerte de Gadafi.  
“Está claro que este día significa una transición histórica para Libia”, dijo el secretario general de la ONU. “Pero reconozcamos inmediatamente que este día es apenas el fin del comienzo. El camino por recorrer será difícil y plagado de retos para Libia y su pueblo”.
Los combatientes de ambos bandos, convocó, “deben deponer sus armas en paz”.
El Jefe de la ONU, Ban Ki Moon prometió el apoyo de la ONU a las autoridades de transición al construir una nueva nación.
“Las grandes esperanzas generadas en los largos días de revolución y conflicto deben traducirse en oportunidades y justicia para todos”, dijo. “Es el momento en que todos los libios deben unirse”.
En tanto, la presidenta brasileña Dilma Rousseff dijo que la prioridad ahora debe ser la reconstrucción de Libia.
“Brasil viene diciendo que la gran cuestión es, justamente, la reconstrucción. Brasil ha hecho todos los esfuerzos para que haya una reconstrucción dentro de un clima de paz”, expresó Rousseff en Luanda, Angola, donde concluyó una gira por Africa.
Afirmó que “Libia está pasando por un proceso de transformación democrática” y aclaró: “Eso no significa que conmemoremos la muerte de un líder, cualquiera que sea. El hecho de estar en un proceso democrático es algo que todo el mundo debe apoyar”.
En Nicaragua, un diputado oficialista consideró que los nuevos hechos en Libia reflejaban un “retroceso” contra la razón y la justicia.
“Lo que está pasando en Libia no es ninguna fortaleza a la democracia ni al estado de derecho mundial; es por el contrario un retroceso a la barbarie, un retroceso a la imposición de la fuerza, por encima de la razón y por encima de la justicia”, dijo el diputado Edwin Castro, jefe de los legisladores del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional.
En declaraciones al Canal 12 de la televisión nicaragüense, Castro dijo que en Libia se impuso “la fuerza de las armas en vez de la fuerza de la razón” y se preguntó: ¿Por qué hay algunos que se alegran con este tipo de noticias?
El Presidente de Estados Unidos, Obama saluda fin de régimen de Gadafi, en el que ve advertencia a los “dictadores”.
El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo este jueves que el asesinato de Muamar Gadafi puso “fin a un capítulo largo y doloroso” para el pueblo libio y demuestra, además, que los “regímenes de mano dura” en la región están condenados al fracaso.
“Hoy, el gobierno de Libia anunció la muerte de Muamar Gadafi. Ello marca el fin de un capítulo largo y doloroso para los habitantes de Libia, que ahora tienen la oportunidad de determinar su propio destino en una Libia nueva y democrática”, declaró Obama en el rosedal de la Casa Blanca.
En tanto, advirtió a los regímenes de mano dura de los países árabes que inevitablemente llegarán a su fin.
“Durante cuatro décadas, el régimen de Gadafi gobernó sobre los libios con mano de hierro. Los derechos humanos han sido negados, civiles inocentes encarcelados, golpeados y asesinados, y la riqueza de Libia derrochada el terrorismo se ha establecido como un arma política”, enumeró.
Siete meses y un día después de haber anunciado la participación de Estados Unidos en una operación militar con el objetivo de proteger a los civiles libios amenazados por la represión de su revuelta, Obama estimó que “hoy podemos decir que el régimen de Gadafi está acabado”.
“Los últimos bastiones del régimen han caído. El nuevo gobierno refuerza su control en el país, uno de los dictadores más antiguos del mundo ya no existe”, aseguró.
El presidente subrayó que desde ahora los “libios tienen una gran responsabilidad: construir una Libia para todos, tolerante y democrática, que represente una perfecta refutación de la dictadura de Gadafi”.
“Esperamos con impaciencia el anuncio de la liberación del país, la formación rápida de un gobierno interino y una transición de Libia hacia elecciones libres y justas”, añadió Obama.
El mandatario afirmó, sin embargo, no hacerse “ilusiones” en cuanto a la rapidez de la transición. “El camino de Libia hacia una democracia plena y entera será largo y sinuoso”, avisó.
“Pero Estados Unidos, en concierto con la comunidad internacional, se compromete con los libios. Ustedes han ganado su revolución y nosotros seremos sus aliados” en el futuro, prometió.
El dirigente estadounidense, cuyo manejo de la situación en Libia contrastó fuertemente con las decisiones de su predecesor republicano, George W. Bush, sobre Irak, realzó el jueves el éxito de “la acción colectiva” contra Gadafi.
“Sin desplegar un solo militar estadounidense en suelo libio, hemos conseguido nuestros objetivos, y nuestra misión de la OTAN llegará pronto a su fin”, adelantó, viendo en ello la ilustración de la “fuerza del liderazgo estadounidense en el mundo entero”.
Momentos después, al recibir al primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, en el Salón Oval de la Casa Blanca, Obama destacó que la campaña de la OTAN en apoyo a los rebeldes libios mostró la “enorme capacidad” de la acción multilateral.
“Estoy muy orgulloso del trabajo que hemos hecho en esta operación. Y estoy todavía más orgulloso de lo que los libios han conseguido”, a los que “les hemos dado la oportunidad de determinar su propio destino”, se congratuló.
“Hicimos exactamente lo que dijimos que íbamos a hacer”, agregó.
“Hemos eliminado dirigentes de Al Qaida acabamos la guerra de Irak y hemos comenzado una transición en Afganistán. Ahora, trabajando en Libia con amigos y aliados, hemos demostrado lo que la acción colectiva puede llevar a cabo en el siglo XXI”, valoró el jefe del ejecutivo estadounidense sobre la acción de su país en la región.
Sin evocar directamente a Siria, donde el régimen de Bachar al Asad, Obama lanzó una advertencia a otros países del Medio Oriente y norte de África, donde los regímenes autoritarios de Túnez y Egipto cayeron a principio de año.
“Para la región, los acontecimientos de hoy prueban una vez más que los regímenes de mano dura acaban siempre por desaparecer. En todo el mundo árabe, los ciudadanos se han levantado para reclamar sus derechos. Los jóvenes rechazan con fuerza las dictaduras. Y esos dirigentes que intentan negarles su dignidad no lo conseguirán”, subrayó.
El presidente de Estados Unidos no mencionó a ninguna nación en concreto durante su discurso, pero sus puntualizaciones hacían clara referencia a Siria e Irán, enemigos declarados por Washington.
Tras el asesinato del ex líder libio Muamar Gadafi, este jueves se confirmó la desaparición de uno de sus hijos, Mutassim. Habría sido fusilado en Sirte, al igual que su padre, a manos de tropas mercenarias del Consejo Nacional de Transición (CNT). El cadáver fue llevado al hospital de Misrata, según informó la televisión oficial libia.
El imperialismo se ha ensañado con Gadafi y con toda su familia.
De los ocho hijos biológicos de Gadafi, tres han muerto: Mutassim, Jamis y Saif al Arab; y los otros cuatro han logrado salvarse hasta ahora: Saif al Islam, Saadi, Mohamed, Aisha y Hanibal.
Mutassim, el asesor de seguridad. Muerto
Militar nacido en 1976 en Trípoli. En los últimos años, a Mutassim su padre le había encomendado numerosos asuntos políticos y diplomáticos de relevancia y fue asesor de seguridad nacional del régimen.
Los telegramas revelados por Wikileaks le vincularon en 2006 con la utilización de tropas para bloquear la producción de una planta de Coca cola en Libia.
Jamis. Muerto
Nacido en 1978, estudió en el Instituto de Empresa de Madrid. Dirigió la represión contra los manifestantes a través de la Brigada 32 de las fuerzas especiales. El CNT confirmó que murió el 29 de agosto de 2011 durante una serie de combate en la ciudad de Tarhouna, situada a unos noventa kilómetros al sur de Trípoli.
Era una pieza clave en la defensa del régimen de su padre. Fue descrito por diplomáticos estadounidenses como el mejor hombre de las fuerzas armadas de Libia.
Saif al Arab. Muerto
Nacido en 1982, vivía en Munich y tras el estallido de la invasión regresó a Libia.
La justicia alemana le investigó por transportar presuntamente armas en un coche diplomático entre París y Munich.
Murió el 30 de abril de 2011 en un bombardeo de la OTAN al complejo presidencial de su padre, en Trípoli, junto a su hija y dos sobrinos.
Arab era el menos conocido de los hijos de Gadafi, era el menor de ellos. Según los analistas, mostraba un perfil bajo y desde que comenzó el conflicto apenas había aparecido citado en los medios de comunicación.
Saif al Islam, el virtual sucesor. Vivo
Durante la rebelión, Saif al Islam había hecho apariciones públicas en diversas ocasiones para lanzar lemas de apoyo y aliento en defensa del régimen. La Corte Penal Internacional emitió a fines de junio una orden de arresto en su contra, al igual que contra su padre, por crímenes de guerra.
Nacido en junio de 1972, su nombre significa “espada del Islam”. Estudió Arquitectura y Economía en Londres donde se doctoró por la London School of Economics. En 1999 creó la Fundación Gadafi para el Desarrollo, a través de la cual se indemnizó a los familiares de las víctimas del terrorismo libio.
Se informó de su captura en agosto de 2011, pero poco después apareció libre en un hotel de Trípoli ante los medios de comunicación.
Saadi, el comandante y futbolista. Vivo
Nacido en 1973, Saadi Gadafi fue comandante de las Fuerzas Especiales libias, y es sobre todo conocido por su afición al fútbol.
Futbolista profesional, sólo disputó dos partidos en la Liga italiana. De fracaso en fracaso, los años fueron pasando para Saadi, que pasó en Trípoli la mayor parte de la guerra civil liba. A pesar de ser comandante del ejército, su ocupación principal era ir al zoo, según contó el diario británico “The Guardian”.
Mohamed, el comandante supremo. Vivo
Nacido en Sirte, en 1970, Mohamed Gadafi es el primogénito y el único de su primera esposa, Fatiha.
Experto en informática, dirigió la empresa estatal de correos y fue presidente del Comité Olímpico libio. Comandante supremo de las Fuerzas Armadas.  
El 21 de agosto de 2011 fue capturado por los rebeldes cuando tomaron Trípoli, pero escapó con ayuda de las brigadas fieles a su padre.
El 29 de julio de 2011 fue acogido por el gobierno argelino junto con sus hermanos Aisha y Hanibal y su madre, y la segunda esposa de Gadafi, Safía.
Aisha. Viva
Única hija biológica del Coronel, Aisha Gadafi nació en 1978. Abogada de profesión, en 2004 formó parte de la defensa legal del ex presidente iraquí, Sadam Husein, quien fue condenado a muerte y murió ahorcado.
En 2009 fue nombrada embajadora de la buena voluntad de Naciones Unidas para Libia, nombramiento que le fue retirado al estallar la invasión de la ONU.
Abandonó Libia en agosto, embarazada de nueve meses, junto a dos de sus hermanos y su madre y, tras ser acogida por el gobierno argelino, dio a luz.
Hanibal, el rebelde. Vivo
Nació en 1975 y siguió la carrera militar, protagonizó varios incidentes violentos en Europa. En 2004 fue detenido en París por exceso de velocidad y saltarse semáforos en rojo.  
Desde agosto está refugiado en Argelia con dos hermanos y su madre.
Hana, la hija adoptiva.
En 1986, aviones de EEUU bombardearon la residencia de Gadafi en Trípoli. Gadafi denunció la muerte de su hija adoptiva, Hana, de cuatro años de edad.
Hoy aparece en una publicación de Radio Nacional de Venezuela un artículo de Estela  Callóni que refleja muy bien la agresión y el genocidio llevado a cabo por los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN.
Dice la escritora y periodista argentina:

Se puede llamar triunfo de la democracia, la libertad, la razón, a la ejecución brutal del líder de un país, capturado herido, en un territorio arrasado por una invasión colonial, bombardeado día por día desde el 19 de marzo pasado por la Organización del Atlántico Norte (OTAN) y por los mercenarios y tropas especiales extranjeras llevados por esta coalición de la muerte?

¿A esto y al asesinato de más de 70 mil personas, al asedio y bombardeo durante más de un mes sobre una ciudad pequeña como Sirte le llaman democracia, libertad y razón, el presidente de Estados Unidos Barack Obama y otros europeos, entre ellos el “socialista” José Luis Rodríguez Zapatero de España, sin ningún pudor? Sin olvidar las sonrisas de Nicolás Sarkozy o de Silvio Berlusconi, que hoy festejan en una Europa incendiada por la protesta cuyo futuro es oscuro y trágico, como toda vuelta atrás en la historia

Obama dijo también que espera “la conformación de un gobierno interino”. Entonces ¿qué gobierno es el que reconoció junto a sus socios en la aventura colonial en agosto pasado y el que instó a reconocer en la última Asamblea de la ONU?

¿El mismo que estaba conformado por escasos hombres libios, como mascarón de proa, mientras que la mayoría eran mercenarios de Al Qaeda y cuya bandera monárquica quedó flameando en ese recinto, para deshonra del mundo?.

Todo esto actuado bajo un falso “humanitarismo” para “proteger” los derechos humanos del pueblo libio, al cual los invasores masacraron sin piedad alguna, aplicando atroces torturas y asesinatos, incluyendo racistas, como lo denunció la propia Amnesty Internacional.

La calidad moral y humanitaria de los invasores ha sido claramente expuesta por los escasos seguidores de la verdad, mediante notas, videos, transmisiones directas como lo hace Telesur de Venezuela desde el terreno de los acontecimientos, periodistas verdaderamente libres si la libertad es sinónimo de verdad y desafío al discurso único maniqueo y brutal del imperio.

Es posible que a la izquierda “moderna y “superada” no le guste la palabra “imperio”, aunque no se sabe como le llamen a esto o qué definición existe que reemplace incluso a lo establecido en los diccionarios del mundo.

Lo que sucede en Libia es una invasión imperial colonial, aprobada por Naciones Unidas, resistida con todo su derecho, universal por cierto, por el pueblo libio y su mejor dirigencia.

La inmoralidad quedaba asentada desde que el 23 de agosto pasado el llamado Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia organización no creada por el pueblo, al que dejaron fuera de toda decisión, sino por las potencias invasoras, ofreciera pagar un millón 600 mil dólares y amnistiar a quien “mate o entregue vivo” al líder libio Muamar El Gadafi.

Desde el momento en que el 19 de marzo pasado Francia y Gran Bretaña comenzaron a bombardear Libia con la OTAN detrás. adelantado la intervención en gran escala a partir del 31 de ese mes, la “mano extranjera” fue la ejecutora del plan maestro de Estados Unidos con el objetivo de apoderarse del petróleo, el gas, el oro, el agua, las reservas de más de 270 mil millones de euros, que ingenuamente Gadafi creyendo en la “decencia europea” depositó en sus bancos.

Y detrás también está el proyecto estadounidense de golpear al euro, y de control de Africa, con la creación del Comando Africom, mediante un diseño absolutamente recolonizador y una extendida Doctrina Monroe, destinada a la colonización de América Latina en el siglo XIX (1823) y rescatada en pleno siglo XXI por el aspirante a candidato a la presidencia del Partido Republicano Mitt Romney, quien el pasado 7 de octubre sostuvo que Dios había creado a Estados Unidos para dominar al mundo y advirtió que su país “debe conducir al mundo o lo harán otros”.

El pueblo europeo será también otro gran perdedor en esta y otras guerras. Los gobiernos de Europa sustentaron el diseño fascista del control del mundo que reconocen dirigentes como Romney en Estados Unidos, que es a la postre el país que se quedará con lo mejor en el reparto criminal de los restos de un país arrasado con el silencio cómplice del mundo. Hoy mismo por CNN había quienes exigían una actuación similar a la de Libia contra Cuba, Venezuela y otros países. El fundamentalista Romney no está solo en el país del Ku klux Klan y del Tea Party y los terroristas cubano, americanos de Miami que bien acompañan a los lobos aullantes del sistema.

Miles de bombardeos han arrasado la infraestructura moderna creada por Gadafi en beneficio de su pueblo, al que sacó de las tinieblas del colonialismo y cuyo nivel de vida, reconocido por organismos internacionales, era el más alto de la región.

Ahora las empresas de los aliados de la OTAN se disputan también la “reconstrucción” del país que destruyeron, lo que será pagado con el dinero robado y saqueado a los libios.

Durante más de ocho meses los bombardeos mataron a miles de personas, dejando gravemente heridos y mutilados a otros miles mientras los mercenarios violaron a mujeres, torturaron y ejecutaron bajo atroces sufrimiento a una buena parte de la población negra y africanos que vivían en ese país. Y todo esto en una población de poco más de seis millones de habitantes.

¿Qué hará el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo ante los crímenes de lesa humanidad cometidos por los invasores de Libia?

Quizás si accionara como corresponde remediaría en algo la ilegalidad de su actuación anterior al decidir el juzgamiento de Khadafi y sus hijos cuando la OTAN bombardeaba Libia matando a uno de éstos y su familia, entre ellos tres niños.

Moreno Ocampo acusó a Khadafi por un supuesto bombardeo contra manifestantes en Trípoli que nunca existió, todo a pedido de la ONU para tratar de crear un justificativo falso a su resolución 1973.

El coro de periodistas e intelectuales que repitió este discurso falso no sólo provino de la derecha colonial y tradicional aliada del poder hegemónico sino de algunos sectores de izquierda “socialdemócrata” si puede haberla, o centro europeístas y de otros tan radicales que su pureza está más allá del bien y el mal, lo que finalmente sirve a las peores causas.

El brutal asesinato de Gadafi televisado como un mensaje de terror demuestra de qué se trata la acción “humanitaria” del poder hegemónico en Libia.

El relato único para crear un consenso mundial sobre el tema Libia se desmorona, pero la impunidad que le aseguró el aterrador silencio de la comunidad internacional, salvo dignas y honrosas excepciones hará que ahora sea uno de los “modelos de acción” que se intente imponer sobre aquellos países del mundo en proceso de liberación o desobedientes a las órdenes de Washington.

O de Wall Street, como sea que sea la verdadera esencia imperial que avance en esta expansión sin fronteras en el mundo soñada por el más delirante fundamentalismo de las últimas décadas, en lo que también se esconden las decadencias, las crisis morales y económicas, los cantos de sirenas, que finalmente sólo son cantos fatuos y sirenas falsas.

En la lista de los “próximos” siguen varios países además de sus actuales intentos contra Siria y el burdo complot que le atribuyen a Irán, que hace aguas por todas partes, tanto que hasta fue cuestionado por congresistas de Estados Unidos.

Por lo pronto la alegría de los mercenarios que esperan repartirse el botín de la recompensa, que seguramente quedará en manos de sus jefes de las tropas especiales-tan criminales como ellos, de Estados Unidos, Francia Gran Bretaña y otros.

La realidad es que la OTAN ha creado un héroe, un mito, una leyenda que comenzará a andar por los caminos y las cuevas, por el desierto, por los silencios plagados de murmullos de un pueblo que llora a escondidas la muerte de su líder y de todos los que han perecido para que los invasores cumplan su objetivo de no dejar nada en pie, salvo los bienes por los que llegaron en nombre del “humanitarismo”.

La resistencia heroica obligó a los atacantes a mostrarse ante el mundo cada vez más como fuerzas invasoras y se hizo evidente el uso de mercenarios llevados al lugar con la implicancia que esto tiene para el pueblo libio.

Gadafi ha pasado a la eternidad, porque su asesinato miserable, cobarde y cruel, termina convirtiendo al líder libio en un modelo de dignidad para la resistencia que habrá de continuar sobre escombros y cenizas, como sucede en Afganistán e Iraq, diez años después en el primer país y ocho en el segundo, pero esencialmente sobre la memoria del genocidio de un pueblo que nunca olvidará y que nos reclama solidaridad. 
El vicepresidente del Consejo Nacional Transitorio, Abdelhafiz Ghoga, confirmó en una rueda de prensa televisada desde Bengasi, la muerte del coronel Moamar Gadafi. Sin embargo, en este lado del océano, tanto republicanos como demócratas están tildado la muerte del depuesto dictador libio como una victoria para el Presidente Obama.
El Senador John McCain R-Ariz alabó la muerte de Gadafi como un éxito para el primer mandatario norteamericano.
“Esta es una victoria para el Presidente, para la Administración de Obama; pero, lo que es más importante, para el pueblo de Libia”, dijo McCain, en una entrevista en Fox News el jueves en la mañana. Luego concluyó que está agradecido con los británicos y los franceses por su involucramiento.
El Senador Mark Kirk fue otro republicano que le otorgó crédito al gabinete de Obama.
“Este es un triunfo para las Fuerzas Armadas, la OTAN, la Administración de Obama, y sobre todo, para la gente de Libia”, dijo Kirk a Fox News.
Por su lado, el líder mayoritario del Senado, Harry Reid, hizo las siguientes declaraciones sobre la muerte del dictador libio:
“Gracias al liderazgo del Presidente Obama, la tenacidad de nuestras Fuerzas Armadas, la cooperación de nuestros aliados de la OTAN y la valentía de las decenas de miles de ciudadanos libios quienes se enfrentaron a la opresión, Gadafi nunca más podrá hacerle daño a otro ser humano”, dijo.
Igualmente, David Gergen, analista político de CNN, dijo que aunque las muertes de Osama Bin Laden y Anwar al-Awaki no han representado un alza sustancial en su popularidad, la muerte de Gadafi fortalece a Obama en área de política extranjera.
“No hay argumentos para decir que Obama no es efectivo en el tema”, dijo en una entrevista el jueves. “No puso tropas en el terreno e involucró a los países europeos”. Concluyó que, a pesar de que la economía es el tema que domina en las encuestas norteamericanas, los precandidatos republicanos no podrán decir que el Presidente es débil en materia de política extranjera.   
Los miembros del Congreso norteamericano no son los únicos felicitando a Obama.
Ali Suleiman Aujali, el Embajador de Libia en Estados Unidos, dijo en una entrevista con CNN que, los americanos deberían estar orgullosos, porque tomaron la iniciativa de detener a Gadafi de matar a su propia gente.
“Le digo a Obama, al Congreso y al pueblo americano: gracias por lo que hicieron por los libios”. También dijo estar agradecido con “Clinton, McCain y los demás”.
Por su lado, la Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, quien sorpresivamente visitó Libia esta semana, dijo en una entrevista concedida a la cadena CBS desde Kabul que la muerte de Gadafi “no garantiza el fin del conflicto libio”, aunque supone un “avance significativo”.
El Presidente Obama confirmó la muerte de Gadafi en un discurso desde la Casa Blanca, que duró poco más de cinco minutos.
“El régimen de Gadafi llegó a su fin”, dijo. “Uno de los dictadores más viejos del mundo ya no es”.
Claro está que, la coalición exitosa entre Estados Unidos, la OTAN y los países árabes prevaleció en gran parte gracias al apoyo de Obama. Y como dijo el Presidente hoy desde el Rose Garden, vino en un momento donde “vemos la fuerza del liderazgo americano en el mundo”.
Advierte Washington que los días del Presidente sirio, Asad “están contados”
En su conferencia de prensa diaria, el vocero adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, afirmó que la “trascendental” caída del depuesto líder libio trae lecciones para los dirigentes de Siria y Yemen.

El Departamento de Estado de EU advirtió a Siria y Yemen que la muerte de Muamar Gadafi muestra que “a un puño de hierro suele esperarle un final amargo”, mientras prosiguen las revueltas populares contra sus gobiernos.
En su conferencia de prensa diaria, el vocero adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, afirmó que la “trascendental” caída del depuesto líder libio trae lecciones para los dirigentes de Siria y Yemen que, como él, están “en el lado incorrecto de la historia” y cuyos días “están contados”.
“Ésta es otra indicación de que a un puño de hierro suele esperarle un final amargo. Nos enseña que los líderes deben responder a las aspiraciones de su pueblo”, aseguró Toner.
El vocero se refirió en concreto a la “alarmante” situación de Siria y Yemen, cuyos dirigentes Bachar al Asad y Alí Saleh, respectivamente, se resisten a iniciar procesos de transición y mantienen enfrentamientos armados con los grupos rebeldes.
Menos claro fue el presidente de EU, Barack Obama, en los destinatarios de sus advertencias.
Así, tras expresarse en torno a la muerte de Gadafi, Obama lanzó una advertencia a otros países del Oriente Medio y norte de África, donde los regímenes de Túnez y Egipto cayeron a principio de año.
“Para la región, los acontecimientos de hoy prueban una vez más que los regímenes de mano dura acaban siempre por desaparecer. En todo el mundo árabe, los ciudadanos se han levantado para reclamar sus derechos. Los jóvenes rechazan con fuerza las dictaduras. Y esos dirigentes que intentan negarles su dignidad no lo conseguirán”, subrayó a la prensa tras recibir al primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, en el Salón Oval de la Casa Blanca.
El presidente de Estados Unidos no mencionó a ninguna nación en concreto durante su discurso, pero sus puntualizaciones hacían clara referencia a Siria e Irán, enemigos declarados por Washington y donde en distintos momentos se reprimieron sendos movimientos de cambio.

El presidente venezolano Hugo Chávez lamentó el “asesinato” de Gadafi y dijo que “es un atropello más a la vida” del “imperio yanqui” y sus aliados que están “incendiando el mundo”.
Los 12 países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se dijeron esperanzados en que se inicie un proceso de reconciliación “por los libios y para los libios”.

El 26 de septiembre Fidel Castro había criticado en unas nuevas “Reflexiones de Fidel” publicadas por el periódico oficial “Granma”, el ex mandatario describe el discurso de Obama en Naciones Unidas  como “un monumento al cinismo”. “Imagínate tú, Obama llamando a la paz, ¿con qué moral?”, escribió Fidel Castro, que elogió en cambio las intervenciones de dirigentes como el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, o el de Bolivia, Evo Morales, entre otros.
Decía Fidel Castro, en ese momento que Obama abordó una gran variedad de temas en su discurso, entre ellas la situación en Libia, donde, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han perpetrado un "monstruoso crimen" con sus ataques aéreos contra el régimen de Muamar Gadafi.
 Respecto a Siria, para cuyo Gobierno el presidente estadounidense pidió sanciones internacionales por reprimir las manifestaciones en favor de la democracia, Fidel advirtió de que "la agresividad yanqui puede conducir a una masacre mucho más espantosa que la de Libia".
Obama también hizo referencia a Túnez y Egipto, los dos primeros países donde comenzaron las manifestaciones que se han estado llevando a cabo en el mundo árabe para reclamar más libertades políticas, y que allí acabaron con los regímenes de Zine al Abidine Ben Alí y Hosni Mubarak, respectivamente.
El ex presidente cubano señaló que Obama atribuyó a Estados Unidos el "mérito" de la revolución tunecina contra el Gobierno de Ben Alí, "un aliado del imperialismo", y que "pretende ignorar" que Washington "fue el responsable de que en Egipto se instalara el Gobierno tiránico y corrupto de Hosni Mubarak".
 Igualmente, Castro criticó los comentarios del presidente estadounidense sobre la muerte del líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, y lo que significa para el mundo. "¿De quién fue aliado Bin Laden? ¿Quién realmente lo entrenó y armó para combatir a los soviéticos en Afganistán? No fueron los socialistas ni los revolucionarios de ninguna parte del mundo", recordó Fidel, que da por hecho que el lector sabe que la respuesta es "Estados Unidos".
Para el ex presidente cubano también es condenable que un comando de fuerzas especiales ejecutara al líder de Al Qaeda el pasado mes de mayo en Pakistán "con un disparo en el rostro delante de su esposa y sus hijos, lanzándolo al mar desde un portaaviones". "Tales métodos no conducen ni conducirán jamás a la paz", subrayó.
 Volviendo al tema de la defensa de la paz que hizo Obama, Castro resaltó que Estados Unidos "tiene bases militares en todas partes del mundo", es "el mayor exportador de armas", posee "cientos de satélites espías" e " nvierte más de un millón de millones de dólares anuales en gastos militares".
Comenta Fidel Castro las palabras de Obama en  Naciones Unidas:
“En siete décadas, —comenzó diciendo— cuando la ONU impidió que hubiese una Tercera Guerra Mundial, seguimos en un mundo marcado por el conflicto y plagado de pobreza; cuando proclamamos nuestro amor por la paz y odio por la guerra, sigue habiendo convulsiones en el mundo que nos ponen a todos en peligro.”
No se sabe cuál sería el momento en que según Obama, la ONU impidió una Tercera Guerra Mundial. Se pregunta Fidel.
Sigue Obama en la ONU:
"Asumí el cargo en un momento de dos guerras para Estados Unidos, una guerra contra el extremismo, que nos llevó a la guerra; en primer lugar, Osama Bin Laden y su organización Al-Qaeda seguían libres. Hoy establecimos una nueva dirección, al final de este año las operaciones militares en Iraq van a terminar, vamos a tener relaciones normales con un país soberano, miembro de la comunidad de naciones. Esa alianza se fortalecerá con el fortalecimiento de Iraq, de su fuerza de seguridad, de su gobierno, de su pueblo y también de sus aspiraciones."
¿De qué país está realmente hablando Obama? Sigue interrogando Fidel.
"Al poner fin a la guerra en Iraq, Estados Unidos y sus aliados comenzarán la transición en Afganistán; tenemos un país en Afganistán que puede asumir la responsabilidad del futuro de su país, a medida que lo hacen vamos sacando nuestras propias fuerzas y vamos construyendo una alianza solidaria con el pueblo afgano. No debe haber duda, entonces, de que la ola de la guerra está revirtiéndose.
"Asumí el poder cuando miles de estadounidenses servían en Afganistán y en Iraq, al final de este año ese número va a reducirse a la mitad y seguirá disminuyendo. Esto es fundamental para la soberanía, tanto de Iraq como de Afganistán y también esencial para el fortalecimiento de la ONU y de Estados Unidos, cuando construimos nuestra propia nación; además, estamos saliendo de allí con una posición fuerte. Hace 10 años había una herida abierta y hierros retorcidos, un corazón roto en el centro de esta ciudad; hoy cuando se levanta una nueva torre simboliza la renovación de Nueva York; hoy Al-Qaeda tiene más presiones que nunca, su liderazgo ha sido degradado, Osama Bin Laden, un hombre que mató miles de personas de docenas de países, ya no pondrá en peligro la paz del mundo."
¿De quién fue aliado Bin Laden, quién realmente lo entrenó y armó para combatir a los soviéticos en Afganistán? No fueron los socialistas, ni los revolucionarios en ninguna parte del mundo. Contesta Fidel.
"Esta década ha sido muy difícil,  pero hoy estamos en la encrucijada de la historia, con la oportunidad de movernos de manera decisiva hacia la paz, para hacerlo debemos volver a la sabiduría de los que crearon esta institución. Las Naciones Unidas y su Carta, insta a que nos unamos para mantener la paz y la seguridad internacionales."
¿Quién tiene bases militares en todas partes del mundo, quién es el mayor exportador de armas, quién posee cientos de satélites espías, quién invierte más de un millón de millones de dólares anuales en gastos militares? Continua diciendo Fidel.
Dice Obama: "Este año ha sido un momento de grandes transformaciones, más naciones han avanzado para mantener la paz y la seguridad y más individuos están reclamando su derecho a vivir en paz y en libertad."
Y Prosigue Fidel relatando del discurso de Obama: Cita luego los casos de Sudán del Sur y Costa de Marfil. No dice que en el primero, las trasnacionales yanquis se lanzaron sobre las reservas petroleras de ese nuevo país, cuyo presidente en esa propia Asamblea de la ONU, dijo que era un recurso valioso, pero agotable y proponía el uso racional y óptimo del mismo.
Tampoco expresó Obama que la paz, en Costa de Marfil, fue alcanzada con el apoyo de los soldados colonialistas de un eminente miembro de la belicosa OTAN que acaba de lanzar miles de bombas sobre Libia.
Menciona poco después a Túnez, y atribuye a Estados Unidos el mérito del movimiento popular que derrocó al gobierno de ese país, un aliado del imperialismo.
Más asombroso todavía, Obama pretende ignorar que Estados Unidos fue el responsable de que en Egipto se instalara el gobierno tiránico y corrupto de Hosni Mubarak, que ultrajando los principios de Nasser, se alió al imperialismo, arrebató a su país decenas de miles de millones y tiranizó a ese valeroso pueblo.
Nuevamente del discurso de Obama: "Hace un año, —afirma Obama— Egipto había tenido un presidente durante casi 30 años. Durante 18 días los ojos del mundo estaban centrados en la plaza Taghir, donde los egipcios de todas las partes de la sociedad, jóvenes, niños, mujeres, hombres, musulmanes y cristianos, demandaban sus derechos universales. Vimos en esos manifestantes la fuerza de no violencia que nos ha llevado de Nueva Delhi a Selma y vimos que el cambio llegó a Egipto y al mundo árabe por medios pacíficos."
"Día a día frente a las balas y a las armas el pueblo libio no renunció a su libertad, y cuando fueron amenazados por esa atrocidad que hemos visto mucho en los últimos siglos, la ONU respetó su Carta, el Consejo de Seguridad autorizó las medidas necesarias para evitar una masacre en Libia. La Liga Árabe exigió esta intervención, hubo una alianza y una coalición para evitar el avance de las fuerzas de Gaddafi."
"Ayer los líderes de una nueva Libia tomaron su lugar aquí, con nosotros, y esta semana las Naciones Unidas y Estados Unidos están abriendo su nueva embajada en Trípoli.
"He aquí cómo la comunidad internacional debe funcionar, y debería funcionar: las naciones que se unan para buscar la paz y la seguridad y los individuos que exigen sus derechos.
"Todos nosotros tenemos la responsabilidad de apoyar a la nueva Libia, el nuevo gobierno libio que enfrenta transformar esta promesa en una bendición para todos los libios."
"El régimen de Gaddafi acabó, Gbagbo, Ben Ali, Mubarak, ya no están en el poder. Osama Bin Laden se ha ido, y la idea de que el cambio solamente puede llegar por la violencia ha sido enterrado junto con él." Termina diciendo Obama.
Yentonces  agrega Fidel: Observen la forma poética con que Obama despacha el asunto de Bin Laden, cualquiera que haya sido la responsabilidad de este antiguo aliado, ejecutado con un disparo en el rostro delante de su esposa y sus hijos, y lanzado al mar desde un portaaviones, ignorando costumbres y tradiciones religiosas de más de mil millones de creyentes y principios jurídicos elementales establecidos por todos los sistemas penales. Tales métodos no conducen ni conducirán jamás a la paz.
Sigue Obama: "Algo está pasando en nuestro mundo, —prosigue respecto a Libia— la manera como las cosas han sido es como será en el futuro. La mano de la tiranía ha terminado, los tiranos han sido ignorados y el poder lo tiene ahora el pueblo. Los jóvenes rechazan la dictadura, rechazan la mentira de que algunas razas, algunos pueblos, algunas etnias no merecen la democracia.
Relata Obama que: "La promesa en papel de que todos nacemos libres y con el mismo derecho cada vez está más cerca de ser realidad. La medida del éxito es si las personas pueden vivir en una libertad, dignidad y seguridad sustentable, y la ONU y sus miembros deben hacer lo necesario para apoyar estas aspiraciones básicas, y tenemos más trabajo que hacer en este sentido."
Y responde Fidel: De inmediato la emprende contra otro país musulmán donde como es conocido, sus servicios de inteligencia junto a los de Israel, asesinan sistemáticamente a los científicos más destacados de la tecnología militar.
Acto seguido amenaza a Siria, donde la agresividad yanqui puede conducir a una masacre mucho más espantosa que la de Libia: "Hoy, hombres, mujeres y niños han sido asesinados y torturados por el régimen de Siria; miles han sido asesinados, muchos durante el período sagrado del Ramadán; miles han atravesado la frontera de Siria.
Acto seguido postula su ininteligible filosofía:
"Para hacer frente a la destrucción mundial debemos luchar por un mundo sin armas nucleares; en los últimos dos años comenzamos a andar ese sendero. Desde la Cumbre en Washington muchas naciones han comenzado a garantizar asegurar su material nuclear contra los posibles terroristas."
Responde Fidel: ¿Puede haber terrorismo mayor que la política agresiva y belicosa de un país cuyo arsenal de armas nucleares podría destruir varias veces la vida humana en este planeta?
“Estados Unidos va a continuar trabajando para prohibir la prueba de materiales nucleares y de los materiales para estas armas nucleares”, nos sigue prometiendo Obama.
"Hemos comenzado, entonces, a avanzar en el sentido correcto. Estados Unidos está comprometido a cumplir con sus obligaciones; pero cuando cumplimos con nuestras obligaciones esperamos que las instituciones también ayuden a limitar la expansión de estas armas Irán no ha podido demostrar que su programa de armas nucleares es pacífico." Reafirma Obama.
¡Vuelve con la matraquilla! Pero esta vez Irán no está sola; la acompaña la República Democrática de Corea. Sostiene Fidel.
"Corea del Norte todavía tiene que tomar medidas para reducir sus armas y reducir su beligerancia contra el Sur. Hay un futuro de muchas oportunidades para los pueblos de esas naciones si sus gobiernos cumplen con sus obligaciones internacionales; pero si continúan en el sendero fuera del derecho internacional, deben sentir mayores presiones de aislamiento, por eso es que nuestro compromiso hacia la paz y la seguridad exigen que esto se haga de esta manera.
Y PREGUNTA FIDEL CASTRO:
¿HA QUEDADO ACASO ALGÚN PAÍS EXCLUIDO DE LAS AMENAZAS SANGRIENTAS DE ESTE ILUSTRE DEFENSOR DE LA SEGURIDAD Y LA PAZ INTERNACIONAL?
¡SI FIDEL!
¡NOSOTROS… LOS URUGUAYOS!
¡LOS SOCIOS DEL IMPERIALISMO!
¡GRACIAS A TABARÉ VÁZQUEZ Y EL FRENTE AMPLIO!
 

Compartir este post

Comentar este post