Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Operación “Fronteira Sul 2010" trata de amedrentar a guaraníes durante renegociación de Tratado de Itaipu entre Brasil y Paraguay

7 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 
  
 
La casualidad no existe, despliegue militar es para "ablandar" a los paraguayos y perpetuar tratado leonino firmado entre dictadores
  
Halcones verdeamarelos de Itamaratí muestran las garras

Abril 30 2010. El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, discutirá el lunes 7 de junio con Fernando Lugo, la posible construcción de una línea de transmisión de electricidad entre la represa de Itaipú y Asunción.

 

Brasilia. EFE.- El portavoz de la Presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, recordó hoy en rueda de prensa que esa obra forma parte de las ofertas presentadas por Brasil a Paraguay en las negociaciones sobre el reparto de los ingresos y la energía de Itaipú, cuya propiedad comparten ambos países.
Lula y Lugo se reunirán el próximo lunes en la ciudad fronteriza de Ponta Porá, en el marco de los encuentros periódicos que celebran desde mediados del 2008.

La línea de transmisión que se proyecta tendrá capacidad para 500 kilovatios y la intención es que las obras, cuyo coste se calcula entre 350 y 400 millones de dólares, sean financiadas por el Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM), bloque que ambos países integran junto con Argentina y Uruguay, indicó Baumbach.

Fuentes oficiales explicaron a Efe que, en ese caso, el proyecto debería ser aprobado por los cuatro países, aunque Brasil podría facilitar el trámite y aportar la mayoría o incluso la totalidad del dinero, a través de contribuciones especiales al FOCEM.

Entre los otros asuntos que serán tratados en el encuentro de Ponta Porá, Baumbach citó el proceso de regularización de brasileños y paraguayos ilegales en ambos países, y otros proyectos conjuntos en las áreas de infraestructura, comercio y social

 

  • Tropas del ejército brasileño se concentran en la frontera

    Sábado, 05 de Junio de 2010
     

    A partir del sábado, aproximadamente 700 militares de la 15ª. Brigada de Infanteria Motorizada, con sede en Cascavel, se despliegan en Foz de Yguazú para dar inicio a al referido operativo. Todo el área del lago Itaipú será patrullado por tierra, agua y aire con el objetivo de reprimir cualquier tipo de delito.

    De acuerdo con el coronel Marcelo de Oliveira Santos que, además de controlar y organizar el personal que actuará en la operación, también es el oficial de comunicación, habrá puestos de control montados en Foz do Yguazú, Santa Helena, Guaíra y Francisco Beltrão.

    "La operación va a abarcar toda la franja del Lago de Itaipu, del lado brasilero, con patrullas tanto aéreo como fluvial. El operativo se extiende hasta la margen brasileña de Guaíra, Santa Helena, Foz y la frontera seca con la Argentina, mas hacia el sur del Estado de, divisa con Santa Catarina. También habrá operaciones en la región de Mato Grosso do Sul", dijo el coronel Marcelo.

    Además del ejército, la operación “Fronteira Sul 2010”, otros órganos se seguridad como la Policía Federal, Rodoviaria Federal, Policía Civil y agentes de la Receita Federal estarán cooperando con el operativo.

    OBJETIVO
    El operativo tendría como objetivo formal combatir los delitos llamados transfronterizos y ambientales en la triple frontera. Las tropas intensificarán las patrullas y vigilancias en la frontera, instalarán puestos de controles en rutas y caminos secundarios cubriendo toda la frontera. Sin embargo el operativo “Fronteira Sul 2010”,tendría como objetivo real amedrentar a los vecinos de Brasil, en especial a los guaranís y sus pretenciones de renegociar el Tratado de Itaypú

    Obviamente que toda esta movilización de tropas en la frontera generará el temor entre los compristas y turistas que habitualmente llegan a Ciudad del Este para realizar sus compras.

    Los controles que efectuarán los brasileños anuncian serán rigurosos lo que traerá aparejado una brusca disminución compristas en el comercio esteño.

     

El Tratado de Itaipú  de 1973  obliga a Paraguay extorsivamente a venderle SOLO al Brasil. El solo hecho de no admitir que el Paraguay pueda vender a otros países su parte de energía, sino solamente al Brasil, ya es suficiente. Una nación tiene el derecho de vender un bien suyo a quien le resulte más conveniente. Negarle ese derecho elemental ya es violatorio de su soberanía.
  • El Tratado de Itaipú se tramitó en total secreto. Su texto solo fue conocido en Paraguay después de haber sido firmado en Brasilia el 26 de abril de 1973. El Tratado de Itaipú no contempló disposiciones del Acta de Foz de Yguazú, del 22 de junio de 1966, que le sirvió de base, y que reconocía el “derecho de preferencia” para adquirir la energía que uno de los condóminos no utilizara para su propia necesidad, y que tal adquisición se haría “a precio justo”.

  • El Tratado de Itaipú, en cambio, dispuso que cada uno de los dos países (de hecho, solo el Brasil) tenía el “derecho de adquisición” de la energía no utilizada por el otro país (de hecho, solo el Paraguay), lo que extorsivamente obliga a Paraguay a venderle SOLO al Brasil. El solo hecho de no admitir que el Paraguay pueda vender a otros países su parte de energía, sino solamente al Brasil, ya es suficiente. Una nación tiene el derecho de vender un bien suyo a quien le resulte más conveniente. Negarle ese derecho elemental ya es violatorio de su soberanía.

  • El Tratado de Itaipú se tramitó en total secreto. Su texto solo fue conocido en nuestro país después de haber sido firmado en Brasilia el 26 de abril de 1973 por los ministros de Relaciones Exteriores de Paraguay y Brasil, Raúl Sapena Pastor y Mario Gibson Barboza, respectivamente. Este diario, sin embargo, un día antes de su celebración, advirtió editorialmente que “La alta responsabilidad que está próximo a asumir el Poder Ejecutivo” fuera, “quizá, la mayor de la historia nacional”.

    Hoy en día está claro que la responsabilidad en cuestión no fue asumida por el presidente de la República de aquella época, el Gral. Alfredo Stroessner, ni tampoco por los negociadores paraguayos del Tratado, los Sres. Raúl Sapena Pastor, Enzo Debernardi, Carlos Augusto Saldívar, Alberto Nogués y Ezequiel González Alsina. El Dr. Raúl Sapena Pastor, ministro de Relaciones Exteriores de la época, hasta olvidó lo que él mismo había pactado con el canciller brasileño Juracy Magalhaes por Acta de Foz de Yguazú del 22 de junio de 1966.

    El Tratado de Itaipú fue tramitado, pues, en el más absoluto secreto. Lo que estaba en juego en tal Tratado era de la más extrema importancia para la Nación, y era propio que esta fuera enterada por lo menos de las líneas principales del mismo. No lo fue, se negoció en secreto.

    Para más, lo acordado en el Acta de Foz de Yguazú fue casi totalmente dejado de lado en el Tratado. Aquella declaraba que los recursos hidroeléctricos del río Paraná eran “pertenecientes en condominio a los dos países” y que la energía eléctrica que eventualmente se generara “sería dividida en partes iguales entre los dos países”. Estos dos principios fueron repetidos por el Tratado en sus arts. I y XIII, pero en él quedaron en el olvido dos puntos fundamentales para los intereses del Paraguay con justicia enunciados en el Acta de Foz de Yguazú: que los dos países tendrían “derecho de preferencia” para adquirir la energía que se generara y que uno de los condóminos no utilizara para su propia necesidad, y que tal adquisición se haría “a justo precio”.

    Sin embargo, y contra toda lógica, en vez del “derecho de preferencia”, que finalmente significa reconocer el derecho de cada uno de los dos países a vender su porción de energía no necesaria para su propia utilización al país que le ofrezca un mejor precio, el Tratado estableció que cada uno de los dos países (de hecho solo el Brasil) tiene “el derecho de adquisición... de la energía que no sea utilizada por el otro país (de hecho solamente el Paraguay) para su propio consumo”, lo que extorsivamente nos obliga a venderle SOLO al Brasil. Por lo demás, la fijación del precio de venta –arteramente reemplazado por el término “cesión”, en el Tratado– de la energía paraguaya, nunca fue ni es “justo” como lo pretendió el Acta de Foz de Yguazú.

  • ACUERDO LUGO / LULA DE 2009

  • El año pasado el presidente Lugo logró que el presidente del Brasil, Luiz Lula da Silva, le mejorara un poco el precio de la “cesión” de energía paraguaya, pero el documento del acuerdo respectivo no ha sido aún considerado por el Congreso brasileño.

    Puede seguirse largo rato señalando los aspectos injustos para Paraguay del Tratado de Itaipú, pero la enunciación anterior ya basta para que se pueda dar por supuesto que el Tratado tramitado en absoluto secreto y con la mayor mala fe por parte del Brasil, constituyó una traición del gobierno que lo celebró: el del dictador Alfredo Stroessner.

    El solo hecho de no admitir que el Paraguay pueda vender a otros países su parte de energía, sino solamente al Brasil, ya es más que suficiente. Una nación tiene el derecho de vender un bien suyo a quien le resulte más conveniente. Negarle ese derecho elemental ya es violatorio de su soberanía.   

  • LAS PROMESAS ELECTORALES DE LUGO

    Por eso toda la ciudadanía vio con muy buenos ojos la promesa electoral del presidente Fernando Lugo de “recuperar la soberanía hidroeléctrica” de nuestro país en las binacionales, promesa que a esta altura se ha cambiado por “migajas”, un término con el que Lugo calificó similar negociación realizada en su momento con el Brasil por el gobierno colorado de su antecesor, Nicanor Duarte Frutos. El gobierno del “cambio” ha olvidado por completo la exigencia de renegociar el Tratado de Itaipú y el reclamo de la libre disponibilidad de la energía que legítimamente le corresponde a nuestro país.    

               

  • Lula agarrando a cachetaditas a Lugo, fuera de todo protocolo y como el verdadero mafioso que és.

  • EL REELECTO LULA

     

    Luiz Inácio “Lula” da Silva, el Presidente de la potencia suramericana, decidió dar una patada en el bajo vientre a sus propios principios y a sus reiteradas críticas al imperio, por sus afanes de penetración neocolonial en América Latina y el Caribe, al ordenar a su Ministro de Defensa Nelson Jobim, que viaje a Washington a firmar el “Convenio de Cooperación Militar” con su homólogo de Estados Unidos, Robert Gates. Ya para esto había dado otra patada en el bajo vientre al desarrollo sostenible y la conservación al deshacerse el 2008 de Marina Silva, su ministra de medio ambiente y pugnar por la Aceleracao do Crecimiento a la mala y cueste lo que cueste.

      

             
    (President Barack Obama greets President Lula da Silva of Brazil on Saturday, March 14, 2009 in the Oval Office. White House Photo)

     

    Robert Gates, Jefe del Pentágono del gobierno de Obama y Premio Nobel de la Paz ( increíble !!!), en rueda de prensa conjunta con su par brasileño declaraba: "El acuerdo es el reconocimiento formal de los muchos intereses y valores que compartimos como las dos mayores democracias de las Américas".

    La "cooperación militar" de Estados Unidos es el viejo sistema de penetración neocolonial por las armas. A lo largo de la historia, EEUU ha desatado guerras de agresión en contra de Latinoamérica, ha impuesto las más crueles y sanguinarias dictaduras, ha instalado bases militares y ha organizado decenas de “maniobras militares conjuntas” a más de entrenar y domesticar a las fuerzas armadas criollas en guerras de contrainsurgencia, en ideologización para que defiendan los intereses geopolíticos estadounidenses, en cursos de especialización en torturas y todo tipo de violación de derechos humanos y por medio de la CIA ha derrocado gobiernos legítimos, ha cometido genocidios y magnicidios, ha desaparecido a millares de personas.

     

                       

     

    ¿Para qué el Brasil de Lula firma un convenio de “cooperación militar” con Estados Unidos?

     

    Según Claudia Zilla, politóloga especializada en América Latina e investigadora de la Fundación Ciencia y Política (SWP) de Berlín, se trata en principio de un “acuerdo paraguas genérico”,  de estrechar la presencia, a la manera como lo viene haciendo en Colombia, y, con este acuerdo marco, estarían enviando una señal de interés a Brasil y de preocupación por la región”. Cuán positivo sería que el imperio del norte de América, deje de “preocuparse” por América Latina y el Caribe.

     

                   

 

Compartir este post

Comentar este post