Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Paraguay considera el 2011 clave para lograr la soberanía hidroeléctrica en Itaipú

28 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Van 37 años que Paraguay reclama a Brasil su 50% de la energía generada en Itaipú … … 37 años !!!!

 

“La vía de la negociación es, por ahora al menos,  la más conveniente, en la tortuosa negociación con el Brasil de los derechos de Paraguay. La alternativa no es, ahora, “ir al arbitrio del Tribunal de la Haya”. La alternativa no es la ruptura ni el litigio internacional, como algunos sostienen. En la justicia internacional, como en la nacional, gana quien tiene más fuerza y no quien tiene más razón…”                  ——————————–Ricardo Canese, Negociador de Itaipú

 

 

                              

 

La marcha convocada por la Multisectorial por la Soberanía Energética a favor de la renegociación del tratado de Itaipú se realizó en las calles céntricas de Asunción en el marco de la Cumbre de Presidentes del Mercosur en agosto de 2009. Los integrantes de la Cumbre de los Pueblos se asocian a la manifestación.

“El hecho que el Paraguay haya conseguido el 2 de abril de 2008 el acuerdo del Presidente del Brasil, de sentarse a una mesa de negociación, luego de 35 años de reclamos, es un logro muy grande”

2011: un año clave para la soberanía hidroeléctrica en Itaipú.

Por Ricardo Canese (*), coordinador de la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos (Brasil/Paraguay

Siempre hemos advertido que las negociaciones con el Brasil sobre Itaipú iban a ser difíciles, que requerían no sólo de firmeza sino de constancia, conocimiento y participación. El a veces lento avance –como ocurrió durante las negociaciones del Canal de Panamá durante 7 años– puede crear la falsa impresión que nada se ha avanzado. Algunos, con buena o mala intención, proponen ir directamente a la confrontación. Este enfoque “rupturista”, cuando hay predisposición al diálogo y a avanzar en las exigencias formuladas, no es el más sensato ni el más conveniente para los intereses del Paraguay, aún cuando la ruptura pueda dar réditos políticos inmediatos al Gobierno.

 

En las negociaciones con el Brasil sobre Itaipú, ¿se avanzó algo? Sí, y mucho. ¿Hay posibilidades de avanzar más? Sí, y mucho. Y el avance se hizo por la vía de la negociación. Estas breves respuestas las queremos fundamentar para que, justamente, todos estemos convencidos que la vía de la negociación es –por ahora al menos– la más conveniente. Y que la alternativa no es, ahora, “ir a la Haya”. No es la ruptura ni el litigio internacional, como algunos sostienen. En la justicia internacional, como en la nacional, gana quien tiene más fuerza y no quien tiene más razón, acotemos. Si no sabemos eso, ¿en qué mundo vivimos?

 

Desde que el Brasil aceptó sentarse en la mesa de negociación el 2 de abril de 2008, cuando el triunfo de la Alianza Patriótica para el Cambio y de su candidato Fernando Lugo era inminente, mucho se ha avanzado y es bueno recordarlo. Igualmente mucho se puede seguir avanzando, si es que sabemos articular los mejores intereses del país en la mesa de negociación y en todos los ámbitos internacionales.

 

En primer término, conseguir que un país como el Brasil se siente a una mesa de negociación sobre un tema de soberanía, no es fácil. Allí le tenemos a la Argentina, que reclama la soberanía sobre las Malvinas –recurrió incluso a la guerra– y hasta hoy Gran Bretaña no acepta siquiera sentarse a negociar. También está la exigencia de Bolivia, que es respaldada por todas las naciones del mundo para una salida al mar, pero que hasta hoy, luego de más de 100 años, no consigue que Chile acepte tratar el tema. Panamá consiguió que los EE.UU. de América se sienten a una mesa de negociación en relación a su Canal, pero recién después de 60 años de reclamos. Por ello, el hecho que el Paraguay haya conseguido el 2 de abril de 2008 el acuerdo del Presidente del Brasil, de sentarse a una mesa de negociación, luego de 35 años de reclamos, es un logro no menor, que debe ser debidamente valorado y que no puede ser “tirado por la borda” ante la menor demora o dificultad. Cuando un país más poderoso se sienta en una mesa de negociación, como ocurrió con los EE.UU. de América en los casos de Panamá y Vietnam, por citar apenas dos ejemplos, son las partes débiles las que tienen la mejor chance, como efectivamente ocurrió. Porque no quieren ceder en sus posiciones, Gran Bretaña y Chile no aceptan sentarse a la mesa con Argentina y Bolivia, pues estarían forzadas a aceptar de alguna forma la soberanía que les reclaman. Con otras palabras, al sentarse el Brasil a la mesa de negociación, tenemos gran parte de la partida ganada y no es prudente perder esa posición de fuerza a la que el Paraguay pudo acceder luego de tanto esfuerzo.

 

En segundo término, el Paraguay consiguió el acuerdo del Brasil para tratar la agenda paraguaya. Todos y cada uno de los 6 puntos reclamados por el Paraguay fueron aceptados en la agenda –no sin antes sortear la pretensión de Itamaratí de quitar de la agenda la soberanía hidroeléctrica– por el Brasil en setiembre de 2008. El Paraguay impuso los puntos a discutir y eso, para quien ha participado de cualquier negociación, es extremadamente importante. Se tratará lo que el Paraguay exige, no lo que el Brasil pretende, como era en el pasado.

 

En tercer término, el Paraguay consiguió avances en todos y cada uno de los 6 puntos exigidos en la declaración del 25 de julio de 2009. Se rompieron paradigmas, como el hecho de que el Paraguay no podía vender su energía de Itaipú a precios de mercado. Esta venta a precio de mercado debe ocurrir “a la brevedad posible”, como lo aceptó el Brasil. Este país también aceptó que el órgano competente del Paraguay, la Contraloría General de la República, haga una auditoría de la deuda de Itaipú. Así podemos seguir detallando cómo se avanzó en cada uno de los 6 puntos, que sigue siendo la agenda básica e invariable de negociación. El 25 de julio de 2009 se conquistaron derechos que ahora hay ponerlos en práctica y éste es el avance que hay que concretar.

 

Es cierto que sectores del Brasil han buscado demorar el cumplimiento de lo acordado el 25 de julio de 2009, como en los casos de la triplicación de la compensación –hasta ahora varada en el Congreso brasileño—, en la contratación del 100% de nuestra potencia y energía (no más la contratación del 10% de nuestra potencia, como hasta ahora) y en la venta de la energía paraguaya al mercado brasileño. Las demoras se dan pese a que existe una propuesta concreta del Paraguay, presentada el 7 de junio de 2010. Pero, ¿habría que haber esperado otra actitud? Ningún país se apura por cumplir sus compromisos, más si éstos le significarán algún costo adicional y si, además, se desata un proceso electoral, que culmina este primero de enero de 2011, con la asunción de Dilma Rousseff a la presidencia del Brasil.

 

Los que debemos movernos somos nosotros los paraguayos que, como interesados en recibir lo que en justicia nos corresponde por nuestra energía de Itaipú (y que posibilitará que tengamos más educación, salud, vivienda, crédito para la producción, infraestructura y derechos sociales), deberíamos participar activamente –como lo hizo un grupo de compatriotas recientemente en Ciudad del Este, en forma coincidente con la cumbre del MERCOSUR– y no esperar que los gobernantes brasileños se acuerden de cumplir lo pactado. Bien sabemos que los derechos se conquistan luchando y no suplicando. Pues bien, ese es –justamente– el desafío en este 2011, año del bicentenario de la independencia nacional. Que también debe ser el año de la efectiva soberanía hidroeléctrica. El año en que comencemos a cobrar más por nuestra energía y que ésta comience a traer beneficios concretos y palpables para todo nuestro pueblo, lo que lo lograremos con una efectiva y activa participación de todos.

 

—————————

 

*: Coordinador de la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos (CEBH) que asesora al Ministerio de Relaciones Exteriores en las negociaciones con el Brasil sobre Itaipú.

 

                   

 

PREPOTENCIA & PROTOCOLO: Lula maltrata a Lugo durante la renegociación del Tratado de Itaipú

 

                       

El Pueblo Paraguayo ya no permitira que sus derechos sean avasallados, el Pueblo reclamara hoy y siempre soberania sobre sus recursos naturales,son 35 anos de injusta administracion. Itaipu nacio para ser soportes y base fundamental para el desarrollo de ambos pueblos, lastimosamente se cometiron arbitrariedades con el propio tratado que ambos Gobiernos estuvieron de acuerdo en firmar, lo que reclamamos es el CUMPLIMIENTO DE TRATADO que es obligacion tanto nuestra como brasilera cumplirla, como dice el Acta de Foz de Yguazu con un PRECIO JUSTO.

La deuda de Itaipú lo pagan los dos países –Paraguay y Brasil– en PARTES IGUALES. Al pueblo brasileño se le lavó el cerebro y creen el mito que ellos son los únicos que pagan la deuda. El Paraguay paga con su mitad de energía pero con una valoración totalmente injusta que debe ser corregida inmediatamente. Además, el pueblo brasileño no se beneficia con la explotación que hace el Brasil al Paraguay en el precio de la energía. La única que se beneficia es Electrobras que compra a 45 US$ y vende finalmente al pueblo brasileño a más de 100 US$.

 

 

—-

Compartir este post

Comentar este post