Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Patrocinio imperial contra el Sandinismo

23 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 
Patrocinio Imperial contra el Sandinismo
Por Manuel Moncada Fonseca*


ARGENPRESS | 5 noviembre del 2008
                   

Nota preliminar: por la actualidad que tiene en lo esencial nuestro artículo "Patrocinio imperial contra el Sandinismo", lo colocamos nuevamente en circulación. Ya la cantinela del "pacto y la corrupción", basicamente, ha quedado atrás, porque la oposición al Sandinismo que incluye a la derecha en todos sus matices y a la "izquierda renovada", ya no tiene reparos en aliarse con Arnoldo Alemán, con tal de aislar al partido de la revolución nicaragüense: el FSLN. Más aún, esa izquierda busca ahora conformar junto a Eduardo Montealegre, el político criollo más mimado por Washington, un partido "democrático", que desde luego, de antemano contaría, de surgir, con la bendición del imperio. 
----

América Latina se debate hoy entre dos posibilidades: conquistar su segunda y definitiva independencia, integrando en una amplia unidad a los países que la conforman, o seguir indefinidamente bajo el cada vez más terrible y amenazante dominio del imperio mundial liderado por Estados Unidos. En este sentido, el momento por el que hoy atraviesa la región es tanto o más crucial que el registrado durante el proceso independentista contra los dominios coloniales de España y Portugal.


I. Un momento histórico crucial para América Latina


Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua están marcando la pauta en ese complejo proceso de unidad e integración regional. En este marco, el ALBA, que inicialmente surgió como iniciativa de Cuba y Venezuela y que ahora incluye, además, a Bolivia, Dominica, Honduras y Nicaragua, aparece como el mecanismo por excelencia para alcanzar y consolidar la integración de América Latina, hasta llevarla a lo que Sandino llamó "… realización del sueño supremo de Bolívar". Este proceso se inspira, no por casualidad, en la lucha, aspiraciones e ideales de los grandes luchadores de Nuestra América. Bolívar, Martí, Sandino y el Che, entre otros muchos, claman por una segunda y definitiva independencia de nuestro continente; por una que coloque a nuestros pueblos frente a la conducción directa de sus destinos, sin ningún tipo de intromisión foránea en sus asuntos internos. Es hora de liberación e integración; sólo así se podrá salvaguardar a Nuestra América de los embates del imperio capitalista y sus adeptos de toda laya.


Simón Bolívar (1783-1830) nos dice: "La unión debe salvarnos, como nos destruirá la división si llega a introducirse entre nosotros" (1) ; José Martí Pérez (1853-1895), nos habla del plan al que "obedece nuestro enemigo: de enconarnos, dispensarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo, hacer por fin a nuestra patria libre. Plan contra plan" (2); Augusto C. Sandino (1895-1934), a su vez, nos alerta: " La América Latina , unida se salvará; desunida, perecerá" (3).


El logro de la unidad latinoamericana exige la comprensión de que jamás las revoluciones han sido puras ; siempre las hacen hombres con intereses contradictorios que pueden tornarse antagónicos. Y eso ocurre tanto entre las fuerzas que conducen los procesos revolucionarios, como entre las masas populares que actúan en ellos como fuerzas motrices; unas y otras cargan en su ser concepciones, comportamientos y prejuicios que provienen del sistema que está siendo negado.


Por ello, José Martí afirma: "Un pueblo no es independiente cuando ha sacudido las cadenas de sus amos, empieza a serlo cuando se ha arrancado de su ser los vicios de la vencida esclavitud, y para patria y vivir nuevos, alza e informa conceptos de la vida radicalmente opuestos a la costumbre de servilismo pasado, a las memorias de debilidad y de lisonja que las dominaciones despóticas usan como elementos de dominio sobre los pueblos esclavos" (4). Por lo mismo, Sandino expresa que no hay derecho "a exigirnos de un solo tajo la independencia de Nicaragua" (5). Explica que tras la aparente conclusión de la intervención armada de EEUU contra su territorio, en febrero de 1933, los ánimos de la población se han enfriado, porque sufre la intervención política y económica, pero no la mira y tampoco la cree (6).


La advertencia de Sandino, la América unida se salvará; desunida perecerá, misma que hicieran antes Bolívar y Martí, coloca las cosas en un plano antisectario. En este sentido, no debe haber rechazo a las fuerzas políticas progresistas que, dentro o fuera del poder, abogan con relativamente entendibles inconsecuencias de por medio, por guardar distancia y hasta romper con las ataduras del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Por consiguiente, más allá de las diferencias que separan a las fuerzas que luchan contra el dominio yanqui-europeo, es vital la forja de amplias alianzas a escala local, latinoamericana y mundial que integren económica, política y culturalmente a Latinoamérica y al Tercer Mundo en general.


Ricardo Alarcón apunta que "… en un momento de auge de las aspiraciones revolucionarias particularmente en América Latina, en un momento de grandes posibilidades y también de enormes desafíos, necesitamos mucho pensamiento, mucha reflexión y sobre todo mucha unión" (7). Es rechazable así la comprensión derechista e "izquierdista" de la solidaridad continental como "sudar calentura ajena", como la definió, por ejemplo, un representante de la "sociedad civil" cuando Daniel Ortega, en 2007, ante la inminencia de una agresión contra Venezuela, declaró que un hecho semejante se tomaría como una agresión contra Nicaragua.


II: Derecha interna y externa contra el Sandinismo

 

La crítica imperial contra el Sandinismo expresada por Jorge Ramos


La derecha siempre recurre a su maligno cálculo de las cosas; pretende que todo calce con exactitud en sus definiciones, concepciones, opiniones, mediciones, valoraciones, gustos y juicios sobre lo humano, en correspondencia con sus propios intereses, como si estos fueran los del resto de los mortales. Ilustremos lo expresado tomando de base algunas preguntas que Jorge Ramos, de Univisión, le formulara a Daniel Ortega en una entrevista de marzo de 2005 (8).


"Si, una vez más, usted llegara a la Presidencia de Nicaragua ¿en qué grupo entra ? Es difícil, a veces, catalogarlo; entraría en el grupo de Castro, Chávez, Evo Morales; o entraría al grupo de Kirchner, Bachellet en Chile ¿dónde lo ponemos?" Ramos esperaba como repuesta lo segundo ; dicho de otro modo, si un estadista o un candidato a la presidencia de su país quiere quedar bien con un periodista de CNN, por ejemplo, tiene que decir que se identifica con la "izquierda democrática".


Ortega expresó que en América Latina no hay grupos sino procesos distintos en cada nación y que los nicaragüenses han perdido el miedo a las amenazas que EEUU esgrime cada vez que el Sandinismo se presenta a elecciones. Ramos preguntó: "¿Lo que me quiere decir es que usted, en realidad, está luchando contra Estados Unidos en Nicaragua? ¿Ese es el enemigo?" Esta vez Ramos esperaba que el entrevistado dijera: "sí, es el enemigo", en cuyo caso, para él, el enemigo resulta el mismo entrevistado. Veámoslo: a esta pregunta, Ortega respondió: "Yo no estoy luchando contra Estados Unidos ; Estados Unidos está luchando contra Nicaragua". Ramos reaccionó así: "¿O está luchando contra Daniel Ortega ?". De nuevo, pues, en la lógica del entrevistador no hay derecho a llamar enemigo a EEUU, porque como tal sólo se define al que se le opone.


Comprendiendo que Ramos estaba convirtiendo al agredido en agresor, Ortega respondió: "No. Estados Unidos, históricamente, ha luchado contra Nicaragua; invadió Nicaragua y podemos nuevamente hacer historia y, nos vamos a encontrar a Estados Unidos, siempre agrediendo a Nicaragua. ¡Nunca Nicaragua agrediendo a Estados Unidos!".


Con persistente maniqueísmo, Ramos preguntó: "¿Está usted a favor del Tratado de Libre Comercio entre Nicaragua y Estados Unidos?". "¿Este Tratado es justo o no es justo?". La repuesta no admite variantes, atenuantes, explicaciones, discusiones ni matices; solo se quiere un "sí" o un "no". Ortega expresó: "La forma en que está planteado […] no es justa y, efectivamente, estoy en contra de ese Tratado". Dicho de otro modo, el entrevistado no admite su rechazo en absoluto, sino relativo a la forma en que el mismo se planteó. Antes acotó: "Yo estoy a favor de un Tratado de Libre Comercio en donde se defiendan, se salvaguarden, los intereses del país […]" Pero para Ramos solo cuenta lo que quiera EEUU.


"¿Usted está a favor de la propiedad privada en Nicaragua?" Acá asoma nuevamente el desprecio por todo lo que difiera de los intereses que EEUU desea promover. La suerte de los trabajadores del campo y la ciudad; sus condiciones de vida y de trabajo, no interesan. Sólo importa la suerte de los ricos. Pero, a diferencia de lo que Ramos esperaba, Ortega anotó: "Nosotros planteamos un régimen de economía mixta en Nicaragua, lo establecimos así en la Constitución de 1987. Economía mixta, pluripartidismo, no alineamiento en política internacional".


"¿Usted odia a Estados Unidos?", prosiguió Ramos. "Yo no odio a Estados Unidos. Yo lo que creo es que, la política norteamericana, ha sido una política de odio en contra del pueblo nicaragüense", respondió Ortega. Pero queriendo siempre atraparlo, el periodista insistió: "Pero, Daniel Ortega ¿odia a Estados Unidos?" Y el entrevistado, captando la trampa, aclara: "Yo no odio a Estados Unidos; no puedo odiar al pueblo norteamericano […] Yo denuncio […] ¡la política del imperio!". Sin darse por vencido, Ramos contraataca: "Para usted, ¿Estados Unidos es un imperio? Y Ortega responde: "¡Claro que sí!". Y Ramos siguió su acoso: "Esto tiene una connotación negativa para usted, es decir, un imperio ¿que hace qué? Ortega contesta: "El imperio trata de dominar, sojuzgar, de imponer. Esa es la característica del imperio, expandirse ¡a costa de lo que sea!"


Obsérvese, ahora, hasta dónde llega la perversidad interpretativa del periodista: "¿Usted justifica entonces, los actos terroristas del 11 de septiembre del 2001, contra Estados Unidos?" Criticar la política de un país no equivale forzosamente al deseo de verlo atacado o destruido. Por ello, el entrevistado aclara: "No los justifico; nosotros condenamos los actos de terrorismo […] Pero eso, no le da derecho a Estados Unidos a imponer una política de terror en el mundo…".


Haciendo caso omiso de los argumentos, Ramos continuó su bombardeo interrogativo: "¿Usted considera que George W. Bush es un terrorista?". Al responderle afirmativamente su entrevistado, con argumentos irrefutables, recurriendo al mono de lo que pretendidamente significaría el retorno del Sandinismo al poder, Ramos expresó: "…a, pero estoy seguro que, cuando la gente escuche esto van a decir: ¡ahí viene otra vez Daniel Ortega! ¿Cómo alguien que puede decir estas palabras […] va a poder tener buenas relaciones con Estados Unidos?" Ramos, en vez de negar el genocidio de Bush en Iraq, acusa a Ortega de ser enemigo de EEUU por estimar criminal a su presidente.


Para Ramos no importa si sea o no cierto lo que se dice de EEUU; solo importa que al margen de cualquier política que esta superpotencia pueda practicar contra uno u otro país, por agresiva o negativa que resulte, quien pretenda gobernar o gobierne una nación debe hacerlo manteniendo a ultranza buenas relaciones con cualquier administración estadounidense, porque "desde la fundamentación moderna no somos nada y para ser algo tenemos que ser lo que dictamina el "centro" que seamos" (9).


En la lógica proterva de reporteros al servicio de las transnacionales, la pregunta que viene debía aparecer: "Si usted tiene que escoger un amigo entre el dictador Fidel Castro y George W. Bush ¿quién sería?" De primas a primera al interrogado se le da a escoger entre alguien al que de entrada se le llama "dictador" y alguien al que se llama sólo por su nombre. Es como para colocar en apuros al interrogado. Pero ante semejante pregunta, Ortega asume: "Fidel para mí, no es ningún dictador; es un revolucionario que encabeza un proceso, que defiende la dignidad de los pueblos latinoamericanos".


¿Qué esconde la lucha contra el pacto y la corrupción?


Se plantea como exclusiva del ex presidente Arnoldo Alemán y sus acólitos la procedencia somocista, lo cual resulta una verdad muy incompleta, porque todas las fuerzas de la derecha local se identificaron con el somocismo, engendro de la intervención militar yanqui contra Nicaragua, en el período 1912-1933. Dichas fuerzas se beneficiaron con su existencia, aunque guardaran con él divergencias vinculadas, no con la suerte de la población, sino con las oportunidades de enriquecimiento a su costa. Por algo, en julio de 1979, se quiso imponer un somocismo sin Somoza. Así las cosas, los capitales que hoy conforman la oligarquía libero-conservadora del país, invariablemente se alimentaron y protegieron bajo la sombra del somocismo y, algunos más antiguos, bajo la de la intervención yanqui. En este sentido, reducir los vínculos somocistas de las actuales fuerzas de derecha al grupo que encabeza Alemán, significa ocultar que la derecha conservadora fue tanto o más somocista que la liberal. Ello porque la derecha en su conjunto quiere aparentar una naturaleza opuesta a toda dictadura.


Las fuerzas somocistas y proimperialistas de 1934 a 1979, siguieron siendo tales y, además, contrarrevolucionarias de 1979 a 1990, esta vez como parte inseparable de los planes agresivos de EEUU contra Nicaragua revolucionaria; lo siguieron siendo -volviéndose, además, neoliberales- en el período 1990-2006, cuando de vuelta en el poder siguieron al pie de la letra las recetas del FMI y el Banco Mundial; y son exactamente eso ahora que el FSLN se encuentra de nuevo al frente del país. Así, la mayor contradicción a la que se ha enfrentado la nación nicaragüense ha sido y es la derivada del dominio imperialista yanqui sobre su territorio, soberanía, población y riqueza.


Los Somoza, Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños fueron sólo intermediarios de ese dominio. Pero, igual, Eduardo Montealegre, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN); Simeón Rizo, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) ; y Edmundo Jarquín, del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) y ex funcionario del BID, serían eso de haberse alzado, cualquiera de ellos, con la victoria electoral de noviembre de 2006. En todo caso, actúan como incondicionales de la dictadura global que EEUU ejerce sobre el mundo. Mas, señalando con el dedo a Alemán, parecen ignorar esa historia y esa actualidad que define a toda la vieja y nueva reacción local…


El imperio, la ALN y el MRS, detrás de su "rechazo" a la corrupción del grupo Alemán, ocultan su deseo de atacar cualquier tipo de alianza que el PLC tenga con el FSLN para aislar al máximo a éste último ; justificar la alianza de esa izquierda renegada con la más rancia oligarquía libero-conservadora, así como su acercamiento cada vez mayor a los intereses de EEUU, bajo el supuesto que Nicaragua debe ser parte inseparable del mundo de la "democracia" y de la lucha contra la "corrupción" y el "terrorismo". Y por pequeña que sea esa "izquierda", complementa, con sentido aparentemente opuesto, la labor detractora que la derecha y el imperio despliegan en contra del FSLN.


Coincidencias entre imperio, derecha y MRS


Un titular de La Prensa del 25 de septiembre de 2006, relativo a la visita del congresista republicano Dan Burton al país, dice así: "Pacto pone en riesgo relación EE.UU.-Nicaragua". Y abajo se lee: "Burton advierte que un gobierno de Ortega o del pacto Ortega-Alemán hace peligrar relación con vecinos; Pidió a Rizo, Montealegre y Jarquín reflexionar sobre las consecuencias de un triunfo sandinista" (10). Por cierto, la embajada estadounidense, en el 2006, financió la capacitación electoral de los activistas del MRS, sin que esta agrupación lo desmintieran para nada (11).


Conozcamos ahora una apología sutilmente favorable del periódico con que cuenta esa "izquierda" con las posiciones guerreristas del imperio yanqui-europeo. A través de un "inocente" reportaje especial, en efecto, se hace apología de las amenazas imperiales contra América Latina. Cualquiera que lea este reportaje, titulado "Surcando el caribe en el USS Kearsarge", queda con la impresión que en el mismo se hace referencia a un inofensivo buque de la Cuarta Flota , al grado que, según refiere el periodista que lo escribe, "sería nuestra vehículo y hogar por cuatro días en la misión humanitaria en cuatro países de América Latina".


No por casualidad, el autor del reportaje refiere el ambiente humano del buque: "Hay muchos militares en variados trajes de gala […]. Todos muy formales, muy corteses […] "¿De dónde son ustedes? ¿Ah, de Nicaragua? Vamos para allá, a ayudar, señor; ¿y cómo es Colombia, señor periodista?, ¿y qué tal las cosas? […] por favor pregunten lo que quieran […]". En la misma tónica, anota haber tenido la suerte de sentarse "a la par de una profesora universitaria de San Diego que hablaba español, que conocía la historia de Nicaragua y ese mismo día había impartido una charla a los oficiales sobre la situación de Colombia con la presencia de las FARC" (12). Repárese en el detalle, nada inocente, de mentar la situación de Colombia, no con la presencia de Uribe y su narcoestado, sino con la de las FARC. Estamos, pues, ante una sutil apología de la prepotencia yanqui ante los pueblos de Nuestra América.


En junio de 2006, tuvo lugar una reunión en Miami entre los candidatos presidenciales Eduardo Montealegre de ALN, José Rizo del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y Herty Lewites de la Alianza MRS. "Lewites dijo […] que, en caso de no ganar en primera vuelta y si no tiene oportunidad de lograr el triunfo en la segunda oportunidad, sus simpatizantes van a apoyar al candidato liberal, ya sea Rizo o Montealegre. Incluso, se puso a la orden de ambos para acompañarlos en el gobierno" (13). El MRS hace ahora otro tanto por Montealegre, candidato del PLC a alcalde por Managua, llamando a la gente a votar por él en noviembre, aunque afirme no tener compromisos políticos con él (14).


Pascual Serrano, en junio de 2007, desenmascarando la posición de Sergio Ramírez Mercado, fundador del MRS, anota que éste en un artículo: "Insinúa que si el ejemplo de no renovación de RCTV cundiera en América Latina sentiría "nostalgia por lo chocarreros juicios fingidos delante de jueces de togas negras, en los que se ventilan a grito pelado conflictos familiares; por los edulcorados programas de entrevistas donde las amas de casa lloran sus penas delante de entrevistadoras implacables; por los longevos concursos de aficionados con premios vistosos, autos deportivos relucientes y viajes al fin del mundo, ofrecidos por presentadoras de sonrisas congeladas ; por las telenovelas venezolanas donde las heroínas y las malvadas, sobre todo las malvadas, se levantan ya maquilladas de la cama, y los escenarios de casa ricas parecen siempre las salas de exhibición de una tienda de muebles". En este referente cultural -concluye Serrano-, se ha convertido el que fuera líder sandinista con tal de criticar a Hugo Chávez" (15).


Enrique Ubieta anota que Ramírez no defiende una propuesta cultural, sino ideológica: "Se trata de mantener en la población a toda costa la ilusión del sistema: usted también puede ser rico, inténtelo" (16). Y pese a todo, Ramírez "se empeña a ultranza en declararse un afiliado de la izquierda" (17).


Una embajadora europea solidaria con la oposición de "izquierda" y derecha

Eva Zetterberg, embajadora de Suecia en Nicaragua, se muestra partidaria de la oposición de derecha e "izquierda" contra el gobierno sandinista. Declara que el Consejo Supremo Electoral (CSE) se sobrepasa en sus funciones cuando retira al PCN y al MRS la personalidad jurídica respectiva. Por si fuera poco, tiene la desfachatez de declarar que las explicaciones brindadas por los magistrados del CSE no convencen. "Nadie le ha pedido -le reprocha Dick Emanuelsson a la diplomática- aceptar las decisiones del CSE porque es un órgano autónomo del estado, pero si, respetarlas". Mas Zetterberg, su compatriota, sigue en lo suyo: "… también estoy evaluando que hay tendencias muy autoritarias en el país" se cierran "espacios para la sociedad civil" ; se crean problemas ; y existe "una tendencia de priorizar, por ejemplo, organizaciones de tendencia sandinista".


Pero Emanuelsson sigue su cuestionamiento a Zetterberg: "la autollamada sociedad civil, en donde caben los empresarios que explotan miles de mujeres en las maquilas […] tiene un tremendo "espacio" en la sociedad nicaragüense"; mes a mes marcha, hasta con ONG extranjeras, contra la "dictadura de Ortega". "Eva, tu y yo sabemos perfectamente que varias de esas "ONG’s" reciben hasta financiamiento de la embajada estadounidense por sus actividades". Y lo mismo que dice la embajadora sueca lo dice El Nuevo Diario, expresando que la sociedad civil no está dispuesta a caer nuevamente en engaños, ni a dejarse arrebatar la democracia que tanto le ha costado. El "renovador" Henry Ruiz, por su lado, acusa al gobierno de Ortega de recolocar al país en los años de la dictadura somocista, ante lo cual, según su entender, no queda más opción que recurrir a las armas y la violencia. Zetterberg coincidiendo otra vez con el Nuevo Diario y el MRS sostiene: "Ustedes no van a permitir de nuevo una dictadura…" (18)


No por casualidad, en las calles de Managua, se observan pintas en las que evocándose teatralmente el ajusticiamiento de Anastasio Somoza García el 21 de septiembre de 1956, a manos del patriota Rigoberto López Pérez, se lee: "Rigoberto vuelve".


Oposición preocupada por una agenda que antes nunca tomó en cuenta


La derecha abierta y solapada, la "sociedad civil", el MRS, embajadas europeas y la de EEUU, por llevarle la contraria al gobierno sandinista, se expresan ahora "preocupadas" por una agenda social que ignoraron flagrantemente a lo largo de los 16 años de desgobierno en que los anteriores mandatarios, desde 1990, mantuvieron al país ; se pronuncian sobretodo porque Nicaragua mantenga a ultranza relaciones "amistosas" con EEUU y se aleje de países como Venezuela, Cuba, Bolivia, e Irán, cuyos gobiernos -aseguran- mantienen una retórica confrontativa en contra del gobierno de GW. Bush.


¿Se puede creer acaso, en la preocupación de la derecha criolla por "una agenda social", cuando a través de su principal medio de comunicación escrito, La Prensa , confiesa: "Ningún ser humano es suficientemente desinteresado para servir a sus congéneres sin tomar a cambio algo de ellos y sin garantizarse algún tipo de beneficio personal"? La derecha criolla señala a Daniel Ortega, entre otras cosas, por esgrimir un "anacrónico discurso ´antiimperialista´ -atizado por su adhesión a Hugo Chávez"; pero sobre el marco egoísta que confiesa públicamente, invita al mandatario a seguir el ejemplo de los gobiernos "socialistas democráticos" que, justamente, son los que le gustan o aparentemente gustan al imperio planetario.


Las fuerzas "democráticas" -incluyendo acá al MRS- reducen las relaciones Norte-Sur a un asunto muy simple que puede "resolverse" con un mero cambio de discurso. Esperan que Ortega se porte "bien" con el imperio; que siga el ejemplo de los que le antecedieron en la presidencia, quienes aplicaron despiadadamente las recetas del FMI y se mostraron partidarios de los planes guerreristas de las grandes transnacionales contra el mundo. Pero Ortega, lejos de ello, condena la existencia del capitalismo que, impunemente, interviene y saquea naciones con el supuesto afán de tenderles la mano.


No asombra que los medios de comunicación locales, mayoritariamente en poder de la derecha, contra toda lógica y verdadera sensatez, cotidianamente muestran una adhesión servil al imperio, justificando, cueste lo que cueste, sus políticas interventoras contra los pueblos del mundo. Así las cosas, en el 2007, tras el discurso de Daniel Ortega en la Asamblea General de la ONU -donde atacó el terrorismo practicado por EEUU y sus cómplices europeos contra la humanidad, y aprovechó ese magno foro internacional para llevar hasta allí el discurso del Sur-, la derecha local y sus medios coincidieron en el siguiente señalamiento, expresado por uno de sus periodistas rastreros: "Yo creo que este fue su peor discurso, por la forma, por su contenido y por el lugar en que fue pronunciado".


Pero fue el mensaje antiimperialista de Ortega en la ONU -y no el supuesto de desaprovechar dicho foro en función de solicitar apoyo para los damnificados por el huracán "Félix", en septiembre de 2007 - lo que, en verdad, disgustó sobremanera a las "fuerzas democráticas" del país ; mismas que, en siglos, habiendo carecido de agenda social, ahora se muestran "preocupadas" por los salarios, los puestos de trabajo, la salud y la educación de todos ; por los médicos, maestros, enfermeras, la autonomía de la costa atlántica, los obreros, campesinos, etc. "Izquierdistas" al lado de la ideología, política, moral y praxis de derecha Los arrepentidos de la izquierda, aunque se sigan presentando como defensores de causas populares, ven el mundo con los anteojos de la ideología, política, moral y praxis de derecha. Sugieren que el orbe está, en lo esencial, transformado, exceptuando de este cambio a la que llaman "izquierda ortodoxa" que se quedó, afirman, anclada en los años ochenta del siglo XX. Excluyen, asimismo, a las fuerzas "terroristas" (las que resisten al dominio global) que "amenazan" al mundo "libre", ignorando que el verdadero terrorismo es el que se promueve y perpetra por las naciones ricas.


Al igual que los ideólogos del capital, hablan desde una supuesta ideología única -ocultando que se trata de la ideología del imperio capitalista-, y atacan a la izquierda por estar decididamente en contra de la misma, argumentando que su pensamiento es anacrónico. Pretenden, así, legitimar su identificación con las "fuerzas democráticas" del mundo. De ese modo, actúan como apologistas de la "democracia" que promueve la "comunidad internacional", "democracia" que colma de desgracias y miserias a la inmensa mayoría de la humanidad y amenaza con barrer la vida en el planeta.


Se "tragan" el cuento de la "ética" y la "transparencia" que impulsan las "fuerzas civilizadas" para exigirle a la izquierda que actué ceñida estrictamente a los marcos del orden burgués y muestre sin reservas su juego entero a todo el mundo, aunque la derecha no haya dejado, ni dejará jamás, de conspirar y tramar los más perversos acciones para preservar, cueste lo que cueste, el orden capitalista mundial. ¿Acaso la CIA y sus réplicas se han reformado? Representantes de la oposición al gobierno sandinista y de la embajada yanqui ¿no se han reunido secretamente para diseñar una estrategia conjunta en contra del mandatario nicaragüense?


Haciéndole coro a la barahúnda mediática que encabeza la CNN , se escandalizan por hechos, en verdad apegados a derecho y, sobre todo, a la voluntad de pueblos soberanos como el de Venezuela que, ante la necesidad de ponerle coto a un medio comprometido por entero con el imperio y la oligarquía local, le negó la renovación de la concesión sin vacilaciones y lo puso en función de la auténtica democratización de la comunicación masiva.


Piensan que para establecer buenas relaciones con Estados Unidos y sacarle máximo provecho a las mismas, basta con hacerse de la vista gorda ante su comportamiento prepotente, intervencionista y genocida en el mundo. Pero ¿de qué le sirvió al país que los Somoza, Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños se comportaran, local e internacionalmente, como lo deseaba el imperio yanqui, si su población quedó convertida en la más pobre del continente americano después de la haitiana ?


Acusan al actual gobernante de Nicaragua de arremeterla contra los medios, ignorando que el atacado es él y no aquéllos que, no por casualidad, están mayormente en poder de la derecha; sin embargo, aducen que en las "sociedades democráticas" se garantiza la libertad de pensamiento. ¿Cuáles son esas sociedades que garantizan plenamente esa libertad, cuando en EEUU, por ejemplo, tan sólo seis grandes conglomerados "controlan el 90% de las acciones de las grandes empresas mediáticas que, a su vez, producen el 90% de lo que leen, ven y oyen los estadounidenses" (19).


Una persona con auténtica convicción de izquierda tiene claro que los medios en manos de la derecha son un arma ideológica poderosa que pone en acción el mecanismo que permite a los opresores convertir sus ideas, aspiraciones y opiniones en asunto de mayorías. Pero también está claro que no hay nada democrático, ni inocente en el hecho que la derecha ponga "generosamente" a disposición de renegados sus periódicos, radios y televisoras. Tampoco hay inocencia en esa izquierda renegada que presenta dicha oportunidad para expresarse (no en contra del imperio, sino de los proyectos de la izquierda revolucionaria) como mera expresión de la "democracia", a la que muestra sin su correspondiente sello de clase. ¿Debe sorprender que la crítica de los renegados al sandinismo, a Cuba revolucionaria, a la Bolivia indígena, a Correa y a Chávez coincida siempre -o casi siempre- con la que desatan las fuerzas de la derecha local e internacional ?


III. FSLN ante acciones de la derecha local y del imperio en su contra


Por su comportamiento, el MRS en nada sustancial se distingue de la reacción interna y externa. No extraña que sus representantes pretendan que el FSLN acepte el eufemismo de la "institucionalidad democrática", ignorando que ninguna fuerza de derecha y ninguna "comunidad internacional" han respetado, ni respetarán, una institucionalidad distinta a la que convenga a sus intereses. ¿Puede una fuerza revolucionaria ignorar esta realidad o acomodarse a las leyes que ha impuesto la reacción desde 1990 a la fecha, mientras las interpreta y aplica como más convenga a sus intereses? ¿Puede pecar de ingenuidad o moralismo ante esas fuerzas "democráticas" que quieren aniquilarla, mediatizarla o reducirla a su minina expresión ?


En aras de actuar hasta donde fuera posible como oposición constructiva, el FSLN apoyó inicialmente al gobierno de Enrique Bolaños; sin embargo, se impuso pronto el imperio yanqui ordenándole a este ex mandatario ponerle coto a todo acercamiento al Sandinismo. Y este último, para no verse atacado por todos los flancos de la derecha, desplegó su propio juego: aprovechar las contradicciones de la reacción interna para sacar de ello el máximo provecho posible y evitar cualquier golpe mortal en su contra.


Como quedó expresado, la "izquierda renovada" complementa, en sentido aparentemente opuesto, la labor detractora que la derecha desenvuelve en contra del FSLN. Así, mientras esa fuerza lo acusa de "totalitario", "autoritario", "corrupto", de aliarse con países como Cuba, Venezuela, Libia, Corea del Norte e Irán ; de justificar las acciones "injustificables" de los gobernantes de estas naciones y de seguir sus consignas ; de atacar a la prensa, a los empresarios y, no faltaba más, a EEUU ; los renegados de izquierda, a su turno, lanzan en su contra otra ristra de acusaciones, achacándole caudillismo ; desmontaje de los logros revolucionarios y de la lucha popular ; repartición de los poderes del estado con Alemán y sus allegados ; pacto con la iglesia católica ; mantenimiento de las mismas políticas neoliberales que impulsaron los gobernantes anteriores ; complacencia con la oligarquía criolla, etc.


Bien dice Toni Solo refiriéndose a los planteos del MRS: "A la vez que establece una alianza con la derecha acusa al FSLN de ser unos sinvergüenzas por haber... trabajado con la derecha" (20). ¿Extraña acaso la coincidencia entre esta "izquierda" y la derecha en el rechazo a los Consejos de Poder Ciudadano (CPC), o que rechazara la aprobación del ALBA en la Asamblea Nacional y pretendiera luego justificar ante la embajada venezolana este proceder? ¿Cómo explicar su voto en la Asamblea nacional a favor de una condena en contra del gobierno venezolano por el "cierre" de RCTV?


En conclusión, los ataques contra el Sandinismo se orquestan desde distintos flancos: el del imperio; el de la derecha local en sus diversas versiones y el de la "izquierda renovada" (21) que tanto gusta a la reacción y tanto complace a sus medios. Y nada de esto resulta pura coincidencia: estamos ante un ataque orquestado no por personas aisladas, sino por el sistema capitalista local e internacional contra una fuerza revolucionaria destinada a convertir en realidad los sueños de Sandino.



(***) Manuel Moncada Fonseca es profesor de la Universidad Nacional Agraria (UNA), Nicaragua. Ponencia en VIII Jornadas Latinoamericanas Grupo de Trabajo Hacer la Historia. Universidad Autónoma de Córdoba, Argentina ; 16 -19 de octubre 2008.
 

Notas:

1) Pensamientos Bolivarianos. http://www.simon-bolivar.org/bolivar/pensamientos.html
2) Cita tomada de: Declaración Final de la Primera Reunión Cuba-Venezuela para la aplicación de la Alternativa Bolivariana para las Américas. http://www.profesionalespcm.org/_php/MuestraArticulo2.php ?id=3062
3) Citado por: Manuel Moncada Fonseca. "Una tarea impostergable: La forja de la unidad e integración de América Latina". http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/a54121.html
4) Citado por: Jorge Renato Ibarra Guitart. "Martí en México. Ideas sociales acerca de la clase obrera". http://www.cubaliteraria.cu/delacuba/seccion.php ?sub=4&articulosPage=18&s_Seccion=63
5) Citado por: Manuel Moncada Fonseca. "Sandino el Libertador. http://archivo.elnuevodiario.com.ni/2001/mayo/22-mayo-2001/opinion/opinion6.html
6) Citado por: Manuel Moncada Fonseca. El legado histórico de Sandino. http://www.tercerainformacion.es/3i/article4667.html
7) Ricardo Alarcón. "Leer el lenguaje del enemigo". http://www.lahaine.org/index.php ?p=24073
8) Entrevista del periodista Jorge Ramos de Univisión a Daniel Ortega http://www.nicaraguahoy.info/dir_cgi/topics.cgi ?op=print_topic;cat=NoticiasGenerales ;id=1695
9) Rafael Bautista S. "Pensar Bolivia después de Octubre". http://www.bolpress.com/art.php ?Cod=2006101709
10) http://www-ni.laprensa.com.ni /archivo/2006/septiembre/25/noticias/politica/
11) http://impreso.elnuevodiario.com.ni/2006/06/25/politica/22612
12) Silva, José adán. "Surcando el Caribe en el USS Kearsarge ". El Nuevo Diario. http://www.elnuevodiario.com.ni/especiales/24296
13) Solo, Toni. "Nicaragua: el debate pendiente sobre el MRS". http://www.rebelion.org/noticia.php ?id=40348
14) Informe Pastrán. Oposición une fuerzas contra Ortega - Nicaragua Hoy. http://www.nicaraguahoy.info/dir_cgi/topics.cgi?op=print_topic ;cat=NoticiasGenerales ;id=56446
15) Pascual Serrano. "¿Es usted un guerrillero latinoamericano convertido al neoliberalismo? En el diario El País hay un sitio para usted". http://www.rebelion.org/noticia.php ?id=51676
16) Enrique Ubieta Gómez. Ideología y diversidad cultural. http://www.defensahumanidad.cult.cu/artic.php ?item=3290
17) Iñaki Erraskin. "De dirigente Revolucionario a vocero de Jesús de Polanco." http://www.insurgente.org/modules.php ?name=News&file=article&sid=10426
18) Dick Emanuelsson. La derecha, el patrón de Eva. http://radiolaprimerisima.com/noticias/general/35831
19) Manuel E. Yepe. Globalización mediática neoliberal. http://www.argenpress.info/nota.asp ?num=044923&Parte=0
20) Toni Solo: "Nicaragua e ideo-esclavismo". http://www.rebelion.org/noticia.php ?id=56246
21) Tras unos días en Córdoba, Argentina, de vuelta en Nicaragua, la alianza entra la derecha y la "izquierda renovadora" se ha materializado plenamente, lo cual está debidamente documentado, filmado y fotografiado. Atrás quedó la lucha contra el "pacto y la corrupción". Ahora solo importa, dice esta izquierda renegada, pactar con quien sea, con el imperio mismo, con tal de golpear a la "dictadura" que Ortega representa. Y en efecto, la alianza consumada cuenta con el patrocinio indiscutible del imperio yanqui-europeo.

Compartir este post

Comentar este post