Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Pequeños productores de Valentines ya ven daños que serán irreversibles

30 Mayo 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Contra la Megaminería 

 

 

Pocas veces se escucha la opinión de un pequeño productor de Valentines, nacido y criado en esa zona, donde el desarrollo de la mega minería a cielo abierto parece hacerse realidad. José Fernando Larrosa (40) es uno de ellos, y habló desde el sentimiento de un nativo no acicateado en una manifestación pública y masiva.

 

 

El productor rural de la zona de Valentines en el departamento de Treinta y Tres. José Fernando Larrosa, apuntó a que la problemática ya no es de esa región, porque según se informa ya hay 3.500.000 hectáreas para prospecciones y exploraciones en todo el país.

Larrosa es un pequeño productor de Valentines, de 44 años de edad, nacido y criado en esa zona aunque por razones de estudio estuvo algún tiempo en Melo y Montevideo. “Es lo que he hecho hasta ahora, tengo mi familia acá y tengo un sentido de mucho arraigo”, reveló.

Se trata de uno de los varios productores que se ha interiorizado sobre lo que se viene si avanzan los proyectos de mega minería en su terruño. Con datos contundentes sobre las consecuencias y los beneficios y perjuicios de los proyectos, dialogó ampliamente en el periodístico Frecuencia Abierta de Aspen FM de Punta del Este.

Larrosa recordó que siempre hubo cateos y acciones exploratorias ante la eventual presencia de hierro en el subsuelo, pero que fue hace poco más de 3 años que apareció una empresa en la zona, que fue recibida con “cierta indiferencia” por la gente.

Pero todo cambió a partir de la presentación del proyecto, porque se trataba de un emprendimiento dedicado a la minería de gigantescas proporciones, lo que comenzó a dividir a la sociedad, entre los que estaban a favor y quienes en contra.

Larrosa aseguró que lamentablemente el impacto ambiental del proyecto “está asegurado” y se lamentó de tener que ir en contra de las fuentes de trabajo que generará, porque se fueron revelando “algunos sentimientos que hasta la fecha estaban ocultos”.

El gerente de la empresa dijo la primera vez ante consultas de la población que, “los productores tienen dos opciones: o nos venden o se asocian con nosotros”. Le respondió incluso a alguien que consultó por el futuro de su tierra: “de que se queja señor, su predio va a quedar con un reservorio de agua”.

Denunció que cuando la empresa llegó a la zona, dio la sensación de que ya estaba todo definido. “Lo primero que tendríamos que discutir es a que modelo de país aspiramos, estos modelos son de corto plazo; el estudio de impacto ambiental de Aratirí es bien claro y habla de 12 años de explotación”.

Larrosa dijo que él como otros, está a favor de producciones sustentables y renovables, como la ganadería o las demás actividades que actualmente se desarrollan en toda esa zona, una de las más prósperas en materia ganadera de todo el país.

 

Asesorados

 

Los productores y vecinos contrarios a estos desarrollos, dicen que se han asesorado y hoy están en conocimiento de que además, se han concedido tres permisos para realizar prospecciones y posibles explotaciones de hidrocarburos en la misma zona.

José Fernando Larrosa, reconoció que tal vez los trabajos en busca de hidrocarburos sean más nocivos incluso que la mega minería a cielo abierto prevista para la región de Valentines.

“Los perjudicados van a ser bastante más que los que pueden ser beneficiados”, aseguró, al defender la producción de ganado de cría que está dentro de los índices más altos del país, contrariamente a lo que alguna vez se dijo respecto a “los cerros improductivos de Valentines”.

El índice de productividad es de un 70% promedio, uno de los más altos del país, lo que indica que se trata de suelos fértiles, “como para producir alimentos por cientos de años”. Larrosa no quiso decir cual será el destino de los productores y sus tierras.

Aclaró sin embargo, que una eventual relocalización no sería la solución, porque hay otra serie de elementos en juego como el arraigo de toda la vida en esa zona, de familias que por varias generaciones han estado afincadas en el lugar.

Reiteró que este proyecto es a término y garantiza que solamente del total del material que se mueva, se producirá un 27% de hierro, un porcentaje muy bajo en relación a los estándares mundiales. “Son yacimientos marginales, no son los ricos yacimientos de Valentines, que le quede claro a la gente”, subrayó.

Acotó al respecto que no se puede comparar la producción que se registraría en Uruguay, con grandes minas que hay en Brasil, por ejemplo, donde el porcentaje de hierro en el material removido alcanza al 70%, lo que resulta altamente rentable.

Pero fue más lejos al explicar los cambios definitivos que sufrirán la topografía y el ambiente del lugar. “Enfrente a casa, la primera mina estará a 1 kilómetro y la última a 8 aproximadamente, son 4 minas de 100 hectáreas cada una y de unos 350 metros de profundidad”, explicó.

Además, “se desvía el arroyo Valentines, se corta el Río Yí y se le hace un desvío ahí de 2 kilómetros 100 metros; después tenés otra mina en el departamento de Durazno de 400 hectáreas, esa es la más grande”, ubicada en la zona de Las Palmas.

Aseguró que son pocos los casos en el mundo donde tras la explotación minera se ha logrado recuperar los terrenos. “Generalmente quedan las canteras ahí, y en el alrededor por cientos de años no se recupera nada. El primer estudio de Impacto Ambiental de Aratirí era bien gráfico: las consecuencias eran permanentes, irreversibles e irrecuperables”, señaló.

El mismo documento, según Larrosa, indicaba que “se estima que 80 años después se irán a completar de agua esos cráteres que quedan, o sea que no hay remedio; y también aclara que va a ser necesario realizar un monitoreo de esas aguas porque puede ser que no estén aptas para volcar a las aguas superficiales”.

 

Las firmas en contra

 

Larrosa dijo que en varios departamentos afectados por estos proyectos, se están llevando adelante campañas de recolección de firmas, para eventualmente, llegar a plebiscitar el polémico tema. En cuanto a la postura del espectro político, dijo que hay distintas posiciones tomadas.

Dijo que el Intendente de Treinta y Tres, Dardo Sánchez, si bien no se ha expedido definitivamente, es probable que acompañe la postura del Poder Ejecutivo que avala el desarrollo de estos resistidos proyectos, que marcarían “un antes y un después”.

El productor dijo finalmente que esperan que esto llegue a buen término, sabedores de que la resistencia a la mega minería en la zona tendrá un límite. Sin embargo, tampoco será tan fácil relocalizar a productores y vecinos, esto no es tan sencillo “como transplantar lechugas”, dijo.

Todo pasa por la sustentabilidad y el medio ambiente que será severamente afectado, por la contaminación sonora provocada por las explosiones, la visual y la del propio terreno. El productor afirmó que está previsto utilizar 43.000 toneladas de explosivos por año para abrir las minas.

Se preguntó entonces que será de toda la fauna del lugar, del aire que habrá que respirar cargado de micropartículas; y del agua que será filtrada en toda el área de las minas, conteniendo “arsénico, níquel y zinc, y ahí están en juego otras cosas”, aludiendo nada menos que a la salud humana.

¿Que pasará con los productores que viven aguas abajo?, se preguntó Larrosa entre otras tantas interrogantes que mantienen los opositores a estos proyectos, pero opinando desde el sitio de quienes han nacido y crecido en una zona del Uruguay, que con pruebas, dicen que es altamente productiva.

“La conclusión de todo esto, es si vale realmente la pena la destrucción ambiental y social, por un yacimiento que es marginal, de corta durabilidad y que lo que más hace es comprometer a las futuras generaciones”, dijo finalmente José Fernando Larrosa.

 

Fuente: http://maldonadonoticias.com/

Compartir este post

Comentar este post