Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

¿Pero había una dictadura en Túnez?

18 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Pascual Serrano/

¿Pero había una dictadura en Túnez?

 

 

El ciudadano medio europeo nunca había oído ninguna queja del presidente tunecino, los medios no denunciaban que aquello fuera una dictadura, los parlamentos no aprobaban resoluciones de condena contra aquel gobierno, no se escuchaban acusaciones contra la falta de libertad de expresión en ese país. Incluso la ONU celebró una cumbre sobre el derecho a al información en su capital, en la capital de un país donde no se puede acceder a youtube, pero nadie nos lo había contado.

 

Las dictaduras siempre están en Cuba, Venezuela o Bielorrusia, en países donde las elecciones las gana la izquierda. No importa que haya observadores internacionales o no. Los países sumisos a los gobiernos occidentales y las instituciones económicas internacionales nunca son acusados de dictaduras, aunque su presidente lleve décadas en el poder mediante elecciones donde los partidos de la oposición pueden existir siempre que pidan el voto para el presidente. Pueden reprimir violentamente manifestaciones, prohibir sindicatos y periódicos, que nunca será noticia en nuestros medios de comunicación. Todo eso era Túnez con el gobierno de Ben Alí.

 

Los diarios, incluso cuando un clamor ciudadano se levanta indignado contra el dictador, no lo califican de “dictador” como siempre hacen con los gobernantes de los citados países de izquierda. Para El País (14-1-2011), Ben Alí es “presidente”, “mandatario”, o se refiere a él como “el que es presidente del país desde hace 23 años”. El día anterior, la agencia Efe y el diario Público seguía dirigiéndose a Ben Alí como presidente, nunca como dictador.

 

En cuanto a los políticos europeos, es importante saber que el partido de Ben Alí, la Asamblea Constitucional Democrática (conocida por sus siglas en francés RCD, Rassemblement Constitutionnel Démocratique), pertenece a la Internacional Socialista, es decir, el club de los partidos socialdemócratas donde también se encuentran el PSOE, el Partido Laborista británico, el Partido Socialista Frances, o el Partido Nacional Democrático de otro dictador amigo, el egipcio Hosni Mubarak. El 14 de enero, antes de la caída del gobierno, el diario El País reproducía una noticia de apoyo titulada: “La UE celebra la decisión de Ben Alí”. Decía el texto que “la diplomacia de la UEha celebrado hoy el anuncio de Ben Ali de no presentarse a una quinta reelección a la presidencia de Túnez en 2014”. Curiosa reacción la de los gobernantes europeos. Si Ben Alí no es un dictador y sus elecciones son limpias, ¿por que no se puede volver a presentar a las elecciones? Y si es un dictador que se ha mantenido en el poder mediante fraudes electorales, ¿por qué lo aceptan en la Internacional Socialista? ¿por qué deben esperar los tunecinos tres años más para quitarse la dictadura de encima e iniciar una democracia? No será que la UE, como con tantos dictadores amigos, los da por amortizados cuando la paciencia de los ciudadanos que los sufren llega a su límite, los muertos se amontonan por decenas y entonces se hace necesario desmarcarse, dejarlos caer y pensar en un sustituto que parezca diferente pero que todo siga igual.

 

Después están las instituciones financieras internacionales. Esas sí que están contentas con los dictadores aunque su pueblo se esté muriendo de hambre y saliendo a las calles por las subidas de los precios de alimentos y servicios básicos. Así comienza el último informe sobre Túnez del Banco Mundial:

 

Dada la persistencia de las altas tasas de desempleo, sobre todo entre los profesionales universitarios, Túnez mejoró su competitividad general y aceleró el crecimiento económico con la ayuda de una serie de préstamos para políticas de desarrollo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Desde fines de los noventa, el país se convirtió en una de las economías más competitivas e importantes de África. Entre 1996 y 2007, duplicó sus exportaciones de bienes y servicios.

 

En el medio siglo transcurrido desde la independencia, el país ha conseguido grandes avances económicos y sociales, entre ellos la cuadruplicación del producto interno bruto (PIB) per cápita y el aumento de la esperanza de vida hasta niveles cercanos a los del mundo desarrollado.

El buen desempeño económico se debe, en parte, a la creación –en 1971– de un sistema abierto al exterior para reducir el sesgo antiexportador inherente a la estricta política de substitución de las importaciones de los años sesenta. El país atrajo inversión extranjera directa (IED), se incorporó en las cadenas manufactureras mundiales y creó empleos en la industria del vestuario y en otros sectores fabriles.

 

 

La conclusión es evidente. Las dictaduras amigas no tienen ninguna dificultad en ser aceptadas por nuestros medios de comunicación, nuestros líderes e instituciones políticas europeas y, por supuesto, las instituciones financieras internacionales. Cuando escuchemos sus denuncias o halagos a otros gobernantes, no olvidemos la tabla de medir que usan y que han usado para el dictador tunecino.

 

Www.pascualserrano.net

 

Compartir este post

Comentar este post

Amilcar Moretti 01/19/2011 20:59



 


TÚNEZ: REVUELTA CONTRA UNA DICTADURA QUE HASTA AHORA ERA “BUENA” PARA EL
PODER MUNDIAL. Incógnitas, incertidumbre, desinformación y manipulación mediática.


 


 


 


TÚNEZ, EN EL MEDITERRÁNEO, FRENTE A ITALIA , SE HA CONVERTIDO -DESDE AQUÍ-
EN EXÓTICO ESCENARIO DE UN ACONTECIMIENTO SOCIAL Y POLÍTICO TURBULENTO QUE, EN LA VERSIÓN DE LOS MEDIOS DE PRENSA, TIENE APARIENCIAS DE SUCESO AL QUE HAY QUE DARLE LA BIENVENIDA. TODA REVUELTA
SOCIAL CONTRA UNA LARGA DICTADURA ES, EN PRINCIPIO, ALENTADORA TAMBIÉN PARA LA “VERSIÓN CONVENCIONAL DEMOCRÁTICA”, ESTO ES, PARA LA MIRADA FUGAZ DE UNA CULTURA QUE AL COMIENZO ENDULZA CON LAS
FORMAS INSTITUCIONALES DE LO DEMOCRÁTICO Y LUEGO SE DESENTIENDE Y SILENCIA  LAS CONSECUENCIAS SOCIALES Y ECONÓMICAS SI SON INJUSTAS Y ANTIPOPULARES.
TÚNEZ, DONDE LA REVUELTA EN LAS CALLES  DESALOJÓ A UN GOBERNANTE AUTORITARIO QUE POR DOS DÉCADAS NO PREOCUPÓ A LAS DEMOCRACIAS CAPITALISTAS, RECIBE DE
LA CULTURA MEDIÁTICA TRADICIONAL AUSPICIO COMO PUNTAPIÉ INAUGURAL  PARA EL COMIENZO DE UNA “DEMOCRATIZACIÓN” DE PERFILES IMPRECISOS DEL MAGREB, LA
ZONA ÁRABE MUSULMANA DEL NORTE AFRICANO QUE MIRA AL SUR DE EUROPA.


 


 


Por


Amilcar Moretti


 


Túnez, nación africana, árabe y musulmana, destituyó a su mandatario mediante una rebelión en las calles, sobre todo en
la capital. Este país de 10 millones de habitantes y del cual se conoce en el exterior mayormente su aspecto exótico como destino de turismo de lujo, desde hace 23 años toleraba a un gobernante y
la cúpula pese a sus métodos autoritarios. Los derechos humanos que proponen respetar las democracias capitalistas pero que no se garantizan en muchos territorios integrantes de ese espacio
político (México, Colombia, Haití son ejemplos claros en la América que mura al norte), no tenían mucho cumplimiento en Túnez. Además, desde hace años el círculo de gobierno estaba engolosinado
con una frenética carrera de enriquecimiento y corrupción.


 


 


          Con estos dos aspectos, lo
autoritario y la corrupción, a la cultura mediática de Europa le ha bastado -y no hay nada reprochable en ello, al contrario- para de algún modo mostrar un rostro de beneplácito frente al primer
cambio ocurrido después de la rebelión popular callejera que costó al menos 60 asesinados por las fuerzas de seguridad encargadas de la represión. También se tuvo en cuenta, y ha sido remarcado
por  verdadero, que influyeron en la revuelta el descontento por la desocupación, inflación y falta de perspectivas para la juventud. Jóvenes, clase
media y algo de la raquítica clase obrera de un país agrario y turístico de lujo (destino de ricos de Europa) salieron a la calle a manifestar su malestar, después de dos décadas.


 


 


 


 


 


 


           Poco se dijo sobre
grupos de policías que, según informaciones, alentaron a la gente a expresar su protesta estentórea o violenta. De algún modo, esto me recordó sucesos parecidos en Argentina del 19 y 20 de
diciembre del 2001, que terminaron con la renuncia del presidente democrático De la Rúa, o antes, los saqueos a supermercados alentados en años del presidente Alfonsín, que al final debió dejar
de modo anticipado su mandato.


 


 


          Quiero que se entienda
bien: la rebelión contra un gobierno injusto, autoritario y represivo, y para colmo de alta corrupción, es una reacción tan previsible como soberana y ajustada al ejercicio de un derecho
esencial, porque -se sabe, o se supone- no se elige democráticamente a un gobierno para que actúe en contrario. Por estas tierras no abundan aún los análisis sobre lo ocurrido en Túnez: no hay
demasiada información, quizás porque poco se conoce del país africano y no muy importante es su peso en el orden internacional o del continente africano.


 


 


 



salat 01/18/2011 23:46



claro que era una dictadura pero como la de egipto estan momificadas para la gran prensa ademas son paises entregados y usados por EEUU Y EUROPA  Y ISRAEL..la prensa  estan enfocados en
una agenda en los paises que ay que atacar y difamar para lavarnos el cerebro como venezuela iran etc esos si son demonios se acuerdan cundo nos inundavan con irak y afganistan??? que paso se
olvidaron ahora?? los ninos que nacen con 2 cabezas en faluha irak no son noticia?? la prensa sera la gran juzgada en el futuro pero medios como este o presidentes que van contra toda la
corriente denunciando etc seran los minimos que en el futuro quedaran impeca y seran de admiracion..esta prensa maldita sera difamada y depurada y hasta estudiada..ME CAGO EN ELLOS!!!