Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Perú: Mendicidad mundial, permite dotar de hospital a Curahuasi

30 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Médico alemán y su familia impulsaron esta impresionante obra de ayuda social

Impactados por la realidad en la que vive la gente de este lugar olvidado por el Estado Peruano

Es un ejemplo de solidaridad con la gente en miseria extrema de los Andes.

Todo ha sido donado, desde los techos, pasando por las paredes, los equipos de primera, el flete para traerlos, incluso una antena satelital. Todo con la caridad de la gente que le parece increíble el abandono en el Perú.

La caridad mundial permitirá tener aunque sea un hospital ... "como Dios manda" en la sierra sur del Perú

 

Imposible no creer en los milagros después de escuchar la historia de Klaus John y su familia. Inadmisible no emocionarse con cada palabra, con cada anécdota, con todo el periplo que ha tenido que pasar este médico alemán de 46 años junto a su esposa Martina y a sus tres hijos, todo por un sueño: construir un hospital para los más necesitados. Y es que tras cinco años de lucha incansable, Klaus aún no puede creer todo lo que ha logrado. Él, más que nadie, sabe que la fe mueve montañas y que, en su caso, lo hizo allá en la localidad de Curahuasi, en Apurímac, cerca del cielo.

 

Esta historia comienza cuando Klaus y Martina, cargados de ilusiones, llegan al Perú en 1991. Ella pediatra, él cirujano. Impactados por la realidad en la que vive la gente de este lugar olvidado, uno de los más pobres del Perú, se juran a sí mismos que volverán. Siguieron su camino mochilero y en el año 2002 decidieron volver, esta vez para edificar un centro médico moderno, el Diospi Suyana (Dios es nuestra esperanza). Los llamaron locos. Los acusaron de que se querían aprovechar de la gente. Felizmente, ellos no hicieron caso a tantas palabras necias y ahora están a punto de concretar su sueño de pareja.

 

Cuenta Klaus que cuando llegó a Curahuasi, la capital mundial del anís, se dijo: si Dios existe, esto será una realidad. Cual misionero, cogió su maleta, metió algunos papeles, unas cuantas oraciones y salió en busca de ayuda. Tocó miles de puertas. Una tras otra. Muchas no abrieron, lo cual era inadmisible para él. Otras lo escucharon, pero no era suficiente: se necesitaba unos 5 millones de dólares para construir su sueño y tenían poco menos que nada. Eso sí, siempre mirando para adelante.

 

                    

"Creo que en Alemania se conoce tanto del Perú como de nuestro proyecto hospitalario", comenta Klaus

Así pasaron los primeros años. El doctor John tiene registradas más de 600 reuniones con ministros, empresarios, presidentes de directorios y gente común. Incluso, con dos primeras damas. "Creo que en Alemania se conoce tanto del Perú como de nuestro proyecto", comenta Klaus y no puede evitar esbozar una sonrisa tímida. Cientos de fotografías y una larga lista de donantes, de socios voluntarios, confirman lo que dice. "Esto no puede ser más que un milagro: tener un hospital de lujo y construido prácticamente gratis. Todo ha sido donado, desde los techos, pasando por las paredes, los equipos de primera, el flete para traerlos, incluso una antena satelital. Todo con la caridad de la gente. Increíble", sostiene el 'Doctorcito Gringo', como lo llaman los pobladores de la zona. Se le ve feliz.

 

Si bien aún faltan recolectar unos 190.000 dólares para llegar a la cifra estipulada (www.diospi-suyana.de), el hospital ya está casi listo para la inauguración del 31 de agosto, en la que asistirá la madrina Pilar Nores de García.

Uno de los más emocionados con el hecho de que el moderno nosocomio ya comience a atender a la gente es Udo Klemenz, ingeniero civil de reconocida trayectoria que, gratuitamente, está supervisando la obra. Cuando lo convocaron, él y su esposa aceptaron venir a la sierra del Perú, cuenta Klaus, por una necesidad de hacer algo por los demás. "Estamos muy contentos", afirma Udo en su incipiente pero esforzado español, mientras nos enseña lo que es el anfiteatro, un ambiente con capacidad para cuatro mil personas que servirá no solo para realizar ceremonias del Diospi Suyana, sino también para que la población pueda ver, por ejemplo, alguna película de estreno o la final de un mundial de fútbol.

 

Y es que el sueño de los John va más allá del mismo hospital y de la ayuda que quieren brindar en el tema salud. Ellos esperan que el moderno centro médico conlleve a un desarrollo de la zona. Quizá por eso el doctor John pregunta, entre preocupado y consternado, cómo está la situación en Andahuaylas, respecto al paro de los maestros y de los agricultores.

 

MÁS DATOS
4
En el Diospi Suyana se tratarán enfermedades que van desde una apendicitis, cálculos de vesícula, una fractura abierta de hueso, hasta pulmonía y asistencia en partos con complicaciones.

 

 

4El hospital ha firmado un convenio con el Ministerio de Salud, el primero que se hace con un hospital particular, para que las personas inscritas en el Sistema Integral de Salud puedan atenderse en ese nosocomio.

 

Compartir este post

Comentar este post