Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

PERU - “Sin comprender la visión indígena de la vida y del mundo no se puede vivir en la Amazonia”

18 Septiembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 Paolo Moiola
08/09/2011
3186427320_cb83634870.jpg

 

Entrevista con misioneros agustinos Miguel Ángel Cadenas y Manolo Berjón

Miguel Ángel Cadenas y Manolo Berjón son misioneros agustinos españoles. Trabajan en una parroquia llamada Santa Rita de Castilla en el río Marañón, a unos días en barco desde la ciudad de Iquitos, capital del nororiental departamento de Loreto, que abarca 100 comunidades con un total de casi 20,000 personas, en su mayoría pertenecientes a la etnia kukama. Este pueblo indígena se ha visto perturbado por la presencia y abusos de la empresa petrolera argentina Pluspetrol que en junio del 2010 provocó un derrame que ha afectado la salud y la vida de las poblaciones ribereñas.

Paolo Moiola, colaborador de Noticias Aliadas, conversó en enero del 2011 con Cadenas y Berjón en Iquitos sobre su trabajo en defensa a las comunidades indígenas.

Ustedes son sacerdotes de una parroquia indígena. ¿Cuál es su función?

Como iglesia, desde hace muchos años estamos preparando líderes de la comunidad para que sepan evaluar y afrontar los problemas relacionados con sus territorios. Acompañamos asociaciones indígenas que nos consideran como sus asesores, especialmente cuando hay que discutir con el gobierno o las empresas.

Todo esto no puede hacerse si no se acepta que estamos en una zona de conflicto y que nosotros mismos somos parte del conflicto.


¿Qué significa vivir con las comunidades del río Marañón?
Para aquellos procedentes de fuera el primer problema es tratar de comprender a dónde se ha llegado. Al principio pareces comprender porque la gente habla tu propio idioma, pero detrás hay una lengua indígena y sobre todo una cosmovisión completamente diferente. Entonces hay que dedicar mucho tiempo a estudiar y sobre todo a escuchar para comprender lo que está detrás de ese mundo.


¿Cómo explicarían en pocas palabras el concepto de “cosmovisión indígena”?
La cosmovisión (o cosmogonía) es la forma en que una cultura indígena ve la organización del universo. De esa organización depende la vida. Para el pueblo kukama, por ejemplo, no existe solamente el mundo donde vivimos nosotros. Hay un mundo que está bajo el agua y otro que está todavía más abajo del agua; está el mundo del cielo y otro después del cielo. En el universo de los kukama hay cinco niveles. Los habitantes de los diferentes mundos se relacionan entre sí a través de los chamanes, personas especiales que logran contactarse con los seres superiores a través de los sueños, el ayahuasca [bebida sicotrópica preparada por los pueblos indígenas a partir de una corteza] u otros rituales.

La comprensión de los diversos mundos es fundamental. Por ejemplo, la preocupación occidental por el medio ambiente está bien, pero es una preocupación secularizada que excluye a los espíritus. Los indígenas se preocupan del medio ambiente porque éste está ocupado por los espíritus de los otros mundos. Cualquier desequilibrio genera consecuencias: inundaciones, incendios, destrucción. En pocas palabras, sin comprender la visión indígena de la vida y del mundo no se puede vivir en la Amazonia.


¿Cuál es la condición de las poblaciones ribereñas?
Los indígenas viven de la agricultura y la pesca y de los productos del bosque como el aguaje [fruto amazónico de gran contenido nutricional]. Pero debido al agotamiento de los recursos naturales, los niveles de pobreza han aumentado. Según nuestras estadísticas, hay por lo menos 30% de niños con desnutrición. Y otro dato dramático es que han aumentado los suicidios entre los jóvenes.


¿Es correcto decir que la degradación del hábitat amazónico ha comenzado con la invasión de las empresas petroleras?
Las empresas llegaron a la zona hace 40 años. Sin embargo, los problemas se han visto agravados en la última década. Esto es, durante los gobiernos de los ex presidentes Alejandro Toledo [2001-2006] y Alan García [2006-2011] que siempre se pusieron del lado de las compañías petroleras.

En junio del año pasado Pluspetrol causó un grave derrame de petróleo en el río Marañón, ¿es desde ese momento que comenzó la protesta de los kukama?
Este es un punto que debe aclararse. Los mayores problemas no provienen de los derrames, sino de la utilización industrial de las aguas de los ríos amazónicos. Esto significa altos niveles de contaminación del agua de los ríos que la gente utiliza cotidianamente para asearse y lavar sus cosas. Lo primero sería cambiar la Ley de Aguas [del 2006] que es absolutamente nefasta para los pueblos indígenas.

Esto sin hablar de las llamadas aguas de producción —muy calientes, saladas y con metales pesados, como plomo, cadmio, níquel y otros— que en estos años han sido arrojadas a los ríos. Estas aguas tienen un impacto devastador sobre los recursos pesqueros, pero también, según la cosmovisión indígena, sobre los espíritus que habitan allí.

Lamentablemente, lo que está sucediendo en los ríos de la Amazonia no es entendido por los políticos de Lima, ni siquiera por los de Iquitos y Loreto, demasiado interesados en sus beneficios personales. La misma población de Iquitos, aunque se beneficia de una manera irrisoria del canon petrolero, no quiere considerar esta situación.

La empresa argentina dice que ha arreglado todo.
Pluspetrol es muy influyente. El ex ministro de Energía y Minas Pedro Sánchez [del gobierno de García], en entrevista radial, dijo que, en comparación con lo ocurrido en el Golfo de México [causado por la petrolera British Petroleum en abril del 2010], el incidente en el río Marañón es muy pequeño. Es cierto, pero estamos muy impresionados al ver que la principal preocupación del ministro fue defender a la empresa y no a los ciudadanos peruanos. Por su parte, el Ministerio de Salud dijo que no existían consecuencias graves para la salud. Luego permitió la visita de un médico de la petrolera. Todo bien, excepto que ahora no hay ninguna información oficial sobre los efectos de ese derrame para la salud. De hecho, nosotros hemos sido los únicos en documentar y fotografiar los sufrimientos de la gente.

El hecho es que hay muchas empresas y todas están unidas por un mismo razonamiento, muy simple: no hay poblaciones locales y, si existen, la empresa siempre puede ofrecer un pequeño regalo para resolver las cosas. Cuando Pluspetrol ofreció 2 millones de soles [US$720,000] de indemnización [por el derrame], nos opusimos.


Los niños de Santa Rita de Castilla han producido dibujos increíbles sobre la contaminación del río. ¿Cómo nació la idea?
La empresa y los anteriores gobiernos han hecho todo lo posible para que la gente olvide lo que sucedió. Nosotros decimos: no debemos olvidar. Es importante que la gente recuerde las cosas que han sucedido en su propio territorio. Pensamos que una manera inteligente era hacer que los niños indígenas dibujaran lo que habían visto en el río Marañón. Con ello hemos registrado el evento en la memoria de la población y, a través de la parroquia, lo hemos difundido en la medida de lo posible.


Aparte de los problemas causados por los derrames de petróleo, ¿cuáles son los principales problemas de salud de las poblaciones del río Marañón?
Hay problemas de la piel (muy comunes en los trópicos), parasitosis, malaria, desnutrición. Pero creo que el mayor problema es el Ministerio de Salud, que nunca ha comprendido dónde estamos, porque tiene una visión occidental y no sabe nada de la cosmovisión indígena. En los últimos 15 años el ministerio ha llegado a la zona con postas médicas, pero lástima que muchas cosas no funcionen. Un ejemplo concreto tiene que ver con nuestra experiencia: las nuevas lanchas de motor utilizadas para ir a vacunar en las aldeas se averían de inmediato y luego las vacunaciones no se hacen a tiempo.


¿En el campo de la educación, las cosas van mejor?
Hay algo bueno en el Perú: en cualquier comunidad, por pequeña que sea, hay una escuela y un maestro. Otra cosa es si el maestro comprende dónde está trabajando y si el Ministerio de Educación le proporciona el material adecuado. Cosas que no pasan. El maestro imparte una educación occidental y el bosque no aparece en los libros de texto y, si aparece, es descrito de modo folclórico.


Pobreza, incomprensión, futuro incierto: han pintado ustedes un paisaje deprimente.
Es cierto, pero podemos concluir con una esperanza, incluso con una doble esperanza. La primera porque somos cristianos y Dios nos acompaña. La segunda proviene del hecho de que, si los pueblos indígenas han resistido más de 500 años, no morirán tan pronto. Desde el siglo XVII dicen que el pueblo kukama está desapareciendo. Pero sigue aquí. Para resistir.

 

http://www.noticiasaliadas.org/

 

Compartir este post

Comentar este post

champignon kombucha 09/19/2011 23:16


Vraiment intéréssant ce post.