María Rodríguez, dirigente de Flic.

Desempleados, dirigentes de organizaciones de inmigrantes y activistas sociales participaron este martes de una protesta en Miami, que se repitió en otras ciudades de Florida, para rechazar recortes en las ayudas públicas a los desocupados y nuevas leyes antiinmigrantes.

Hay en la legislatura de Florida “una decena de leyes que significan graves recortes presupuestarios, ataques contra las uniones de trabajadores y contra los inmigrantes”, dijo María Rodríguez, de la Coalición de Inmigrantes de Florida (FLIC, en inglés), una de las entidades organizadoras de la protesta. 

“Vamos a movilizarnos toda la semana por distintos puntos del estado en una campaña que se denomina Despertar a Florida”, comentó a la AFP.

Según Rodríguez, el gobernador republicano Rick Scott “quiere ajustar con la gente más humilde para tratar de balancear el presupuesto, en vez de ver que las corporaciones y los sectores que sí pueden pagar, paguen lo justo”.

“Se ponen cada vez más condiciones y así se limita el acceso a aquellos que puedan calificar para ayudas de desempleo”, agregó.

Con unos 18 millones de habitantes, Florida tiene actualmente un índice de desocupación superior al 12 por ciento.

“Es muy difícil conseguir empleo aquí en Florida, especialmente en Miami, que es una ciudad de servicios. Con esta crisis, no hay trabajo”, dijo Juan Carlos Alvarez, un residente que lleva dos años desempleado.

 

Tomado de Contraijerencia