Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Pueblos Originarios: Visita al Pueblo Saharaui

14 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

En marzo y abril del 2006, tuve la oportunidad de acompañar a un grupo de cineastas, fotógrafos y artistas escénicos al norte de África: Argelia y la República Árabe Saharaui Democrática, también conocida como el Sahara Occidental. Aquí les comparto, amigos de Taringa!, algunas impresiones.

http://www.taringa.net/posts/imagenes/6913292/Sahara-_Fotos-Propias_.html

La Búsqueda

La meta: Leyuad, en los territorios liberados del Sahara Occidental, no distante de Mauritania. Leyuad, es un lugar deshabitado rodeado de leyendas: tierra de fantasmas, hogar de la Yina, o sea la diablesa, paraje donde por las noches aparece el diablo. Es famoso localmente también por ser una zona cargada de magnetismo donde se cree confluyen los ecos de voces lejanas en tiempo y distancia. Nuestro guía en los más de mil quinientos kilómetros de arena fue Belga Moh Brahim beduino, filósofo, coleccionista, actor de teatro, padre de siete hijos y abuelo de numerosos nietos. Su presencia inmediatamente impuso respeto, por su serenidad, experiencia y sabiduría. Por sus silencios. Belga es de aquellas personas que sólo expresa lo realmente indispensable.

Nuestro objetivo al emprender el viaje era conocer al pueblo saharaui, en las wilayas de refugiados en Tinduf, Argelia así como en los asentamientos nómadas de los territorios liberados.

La República Árabe Saharaui Democrática o Sahara Occidental es un país de cerca de 266 000 kilómetros cuadrados. Por su pasado colonial español es el único país árabe, donde además del hassanía, el idioma oficial, se habla español.

El país está dividido territorialmente en dos por un gran muro de aproximadamente dos mil kilómetros de largo construido por el gobierno marroquí (que a diferencia de otros muros, prácticamente no se menciona) y millones de minas. La parte más extensa del país, asentamiento de importantes yacimientos entre los que se encuentra la mina de fosfato más grande del mundo, está ocupada por Marruecos desde 1975.

El pueblo, las familias saharauis, están divididas en tres realidades geográficas, sociales y humanas: territorio ocupado por Marruecos, territorios liberados por los saharauis y las wilayas de refugiados en Argelia. La mayor parte del pueblo saharaui tuvo que refugiarse en Argelia en 1975. Desde aquél entonces miles de familias no se han vuelo a reencontrar.

"Somos un pueblo pequeño con un territorio grande y con muchas riquezas; ese es nuestro problema" nos dijeron en una wilaya en Tinduf, Argelia.

Son muchísimas las enseñanzas que obtuvimos del desierto y otras más seguramente aparecerán con el tiempo. Cruzamos dunas y salinas. Un vasto y permanente horizonte de 360 grados salpicado de antiguas tumbas de gigantes, mares de fósiles y zoológicos atrapados en la piedra. También pasamos por los escombros de las casas de arena, paradójicamente derruidas por las últimas lluvias del desierto. En los campamentos de refugiados y en las jaimas perdidas en la inmensidad, bajo un mar de estrellas o de los hirientes rayos de sol, fuimos testigos de la sabiduría, la perseverancia y la tenacidad de este pueblo seguidor de nubes. Hombres y mujeres que en medio de la nada resisten como lo hacen las semillas de las plantas multicolores que brotan en el Sahara cuando finalmente llueve después de años y décadas de sequía.

Durante nuestro viaje, en el camino, en cualquier jaima, ante el té, la leche de cabra, el perfume, los alimentos y el abrazo fraterno, nos confrontamos una y otra vez con el desprendimiento de quien nada tiene y todo lo está compartiendo. La hospitalidad heredada de antiguas raíces nómadas, forjada en el rigor del desierto y en la lucha por conseguir la libertad.

No fuimos testigos de apariciones sobrenaturales, sin embargo el desierto sí provocó que afloraran nuestros propios demonios, que cuestionáramos nuestra forma de ver al otro y frente al desprendimiento saharaui nos preguntáramos hasta donde somos capaces de dar y compartir.

En medio del arena y el siroco, redescubrimos un gran tesoro: la generosidad, que en hassanía se dice el karam.

Ricardo Ramírez Arriola

-Salam Aleikum-nos dijo Sofía al despertar.

Heslem y Hadad salían a la escuela.
Campamento de refugiados saharauis 27 de Febrero, región de Tinduf, Argelia.

Escombros de las casas de los refugiados saharauis destruidas por las inundaciones de febrero de 2006.
Campamento de refugiados saharauis, wilaya de Smara, Tinduf, Argelia.

 

Mujeres refugiadas saharauis reciben a una delegación de la Media Luna Roja argelina con ayuda humanitaria para los afectados de las inundaciones. Campamento 27 de Febrero, Tinduf, Argelia.

Dentro de la jaima, una gran tienda de tela, descansamos y practicamos las pocas palabras que habíamos aprendido en hassanía, el idioma de los saharauis:
-¿Cómo se dice luna?
-Kamar
-¿Sol?
-Echems
-¿Estrella?
-Neyma
-¿Amistad?
-Sadaka

 

Tinduf, región donde están ubicadas las wilayas de refugiados saharauis, está situada en La Hamada, región del Sahara en Argelia. Es reconocido como uno de los lugares más inhóspitos del planeta, temperaturas extremas que pueden llagar de bajo cero por las noches hasta los 60 grados centígrados al mediodía.

Dahba, sobrina de Ma-atah Sidi Buh.
Wilaya de Auserd, campamento de refugiados saharauis, Tinduf, Argelia.

Salem prepara té para darnos la bienvenida a su jaima. Campamento 27 de Febrero, Tinduf, Argelia.

Ma-atah Sidi Buh, mi hermano saharaui, prepara el té en la jaima de su hermana Mamia Nanna Selki.
Wilaya de Auserd, campamento de refugiados saharauis, Tinduf, Argelia

Embark Wadad, mujer beduina que al quedar viuda se hizo cargo de su hijo -hoy mártir de la independencia- y de su rebaño para continuar la vida beduina en el desierto del Sahara.
Wilaya de Auserd, Tinduf, Argelia.

Escuela primaria.
Campamento 27 de Febrero, Tinduf, Argelia.

Escuela primaria de la wilaya de El Aiún, Tinduf, Argelia.

El Protocolo, instalaciones del gobierno saharaui en Rabuni, región de Tinduf, Argelia.

Con la familia de Belga Moh Brahim.
Campamento de refugiados saharauis, wilaya de Dajla, Tinduf, Argelia.

"Todos sin excepciones tienen algún familiar en los territorios ocupados por los marroquíes. Es muy amargo. Mi madre está allá, al igual que mi hijo, mis hermanos, muchos amigos y mi pueblo.", nos dice Momma Sidi.

"Nuestra religión no es un obstáculo para la plena participación de las mujeres, como generalmente se piensa en Occidente. Hay diferentes maneras de interpretar y vivir el Ilsma", me dijo Fatima Mahfud.

Cascarita, picado, pichanga, chamusca.
El idioma universal del fútbol.
Campamento de refugiados saharauis, wilaya de Smara, Tinduf, Argelia.

Por un momento habíamos olvidado que nos encontrábamos en una zona de conflicto donde un muro de casi 2.000 kilómetros de largo, construido por el gobierno de Marruecos, y una franja con varios millones de minas antipersonales separa al pueblo saharaui. Según Kurt Mosgaad, representante de la ONU en la zona, esas minas permanecerán activas durante los próximos 50 años.

Preparándose para una carrera de dromedarios.
Wilaya de El Aiún, Tinduf, Argelia.

Embarka y su hermana, hijas de Belga Moh Brahim, en su casa.
Wilaya de Dajla, Tinduf, Argelia.

Alumnas de la escuela primaria de la wilaya de El Aiún, Tinduf, Argelia.

Campamento de refugiados saharauis "27 de Febrero", región de Tinduf, Argelia.

Belga Moh Brahim en su casa.
Wilaya de Dajla, Tinduf, Argelia

 

Y finalmente llegó el día de emprender el viaje a través de la región del Sahara, en los territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática, llamada el bádia, en busca del Valle de Leyuad.

Todo es desierto, todo es el Sahara, sí, pero a diferencia de La Hamada con su huella de resignación, el bádia es vida, color, sorpresa y diversidad. Es poesía. Por nuestro viaje por el bádia recorrimos más de 1.600 kilómetros. Diariamente en nuestro andar, cada cuarenta y cinco minutos o dos horas, el pasiaje cambiaba completamente; el color de la arena, las texturas y el horizonte se transformaban.

El Sahara es el desierto más grande del mundo; tiene más de nueve millones de kilómetros cuadrados de superficie. Se extiende a lo largo de nueve países, predominantemente de cultura árabe: Marruecos, la República Árabe Saharaui Democrática, Mauritania, Malí, Argelia, Níger, Libia, Chad y Egipto.

Durante cientos de kilómetros, las tumbas diseminadas por el desierto y orientadas hacia La Meca, fueron las únicas huellas que encontramos del paso fugaz de la vida humana.

Belga en el bádia.
Territorios liberados de la República Árabe Democrática Saharaui.

Beduino saharaui en el pozo de Ely, camino a Zug, territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática.

 

El hadra eter ila esma wetwali y la etrab.

La piedra lanzada al cielo vuelve a la tierra.

Proverbio saharaui 

Si tú tienes miedo y no estás tranquilo, también vivirás con miedo tus sentidos: la vista y el oído...Simplemente porque no estás tranquilo -dijo Sid Ahmed-.

La poesía es muy importante para el pueblo saharaui. Es la columna vertebral de su memoria, parte fundamental de su cultura: una estrategia para sobrevivir.
Desde jóvenes -recuerda Mohamed- era común memorizar largos poemas que, trazando una secuencia geográfica, señalaban la ubicación de pozos de agua, dunas, valles, montañas y planicies. Los versos, obras de arte poética, adquirían entonces una función vital.

De repente en el horizonte, aparecieron tres jaimas de beduinos, que con su rebaño de dromedarios, persiguen nubes en el desierto.

La capacidad del dromedario para permanecer largas temporadas sin beber agua y resistir el calor en las condiciones adversas del desierto, lo han convertido en el más valioso acompañante de los seres humanos.

Durante las noches frías, el rebaño se transforma en un refugio para los beduinos, quienes se acuestan junto a los dromedarios como si fueran sus crías para aprovechar el calor de sus cuerpos y resguardarse del viento y del frío.

Durante el viaje, largos tramos del desierto estaban cubiertos de flores multicolores producto de las inundaciones ocurridas dos meses antes. Nos contaron que gracias a estas flores no sólo el sabor de la leche era mejor, sino también el carácter de los dromedarios había mejorado: comer flores los pone contentos. 

Aunque uno comparta las horas con sus compañeros de viaje, en el desierto hay largos momentos donde inevitablemente te descubres solo frente a la inmensidad.

Si en ese paisaje vacío aprendemos a sentirnos bien, lo mismo si estamos solos que acompañados; si aprendemos a no temer la sensación de soledad ni el silencio...el desierto se convierte en una experiencia hermosa.

Gasolinera en medio del desierto del Sahara.
Territorios liberados de la República Árabe Democrática Saharaui. 

Belga Moh Brahim: ...De repente se hizo de noche, no sólo porque atardecía ya sino también porque se acercaba una nube grande de langostas... Me quedé tumbado en la arena toda la noche, esperando a que pasara la nube de langostas. Cuando amaneció yo estaba en el mismo lugar pero desnudo. Las langostas se habían comido toda mi ropa. Fue la noche más difícil de toda mi vida aquí en el desierto.

Beduinos saharauis acampan durante el mediodía en la única sombra disponible en kilómetros. Gruna, zona de entierros y pinturas rupestres; territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática.

Jirafas y rinocerontes, antiguos habitantes del Sahara, quedaron plasmados en relieve sobre las rocas diseminadas en el bádia

Belga Moh Brahim detiene a los dos dab capturados para la comida.
Territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática, RASD.

Belga y Beiba cocinaron a los dab en las brasas. Su carne es sabrosa, suave, de sabor muy parecido al pollo. Me contaron que además de ser una carne recomendada para personas que sufren diabetes, con su grasa se elaboran remedios tradicionales que son usados para la cura de padecimientos en los oídos.

 

Salina no explotada. Territorios liberados de la República Árabe Democrática Saharaui.

Ichof chaibani el taqui ma chaf chab el waguef.

Ve el viejo acostado
lo que el joven no ve de pie.

Proverbio saharaui

Después de cientos de kilómetros, finalmente aparecen las montañas de la Gente Sagrada. ¡Llegamos al Valle de Leyuad! Territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática, RASD. 

Detalle de las montañas de la Gente Sagrada, Valle de Leyuad, región de Tiris,
territorios liberados de la República Árabe Saharaui Democrática, RASD.

Pocas veces he visto paisajes tan hermosos, por sus contrastes y sutilezas, por la armonía de la rudeza granítica de sus montañas y la poesía atrapada en las formas esculpidas por el viento y la arena. Me acerqué a una de las paredes de roca café, para poder observar de cerca la extraña franja de piedra negra, de aproximadamente un metro de ancho, que atraviesa a la montaña de arriba abajo dividiéndola en dos. Como si fuera una serpiente, la franja de piedra negra se hunde en la arena para resurgir nuevamente en la montaña de enfrente, escalarla y finalmente atravesarla.

De pronto fueron apareciendo, como si se asomaran de su escondite de piedra y granito, dibujos de animales,
figuras geométricas y humanas, talladas o pintadas.
Gruta de la Dyina o la diablesa, Valle de Leyuad,
territorios liberados de la República Árabe Democrática Saharaui.

Lemrua tespeg etfagrich.

La bondad antes que la valentía.

Proverbio saharaui

En medio de la arena y el siroco redescubrimos un gran tesoro: la generosidad, que en hassanía se dice el karam.


Algunos de estos textos forman parte de mi libro "El karam: crónica de un país",
publicado en México por Ediciones Castillo / Grupo Macmillan, en el año 2008.

http://www.taringa.net/posts/imagenes/6913292/Sahara-_Fotos-Propias_.html

 

Tomado de Red Latina Sin Fronteras

Compartir este post

Comentar este post

maria sabina 09/14/2010 20:21



Marruecos y el pueblo saharaui, un conflicto que ya cumple más de treinta años








En 1975, España dejó su colonia en el Sáhara Occidental y Marruecos la invadió. No se produjo el referéndum de independencia prometido.

El Sáhara Occidental sigue siendo un territorio pendiente de descolonización.

Hay constantes violaciones de los derechos humanos.




 


Marruecos y el pueblo saharaui, un conflicto que ya cumple más de ... 


11 Dic 2009 ... Comentario fuera de tono. El sahara no es que sea un territorio ... Por no hablar que ahora
Marruecos tiene el apoyo de EEUU porque ...
www.20minutos.es/noticia/.../saharaui/marruecos/ -