Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Que merezcan parecerse a nuestros pueblos

13 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

  
Viernes, 05 de Noviembre de 2010 00:00
foto123(APe).- Hay una sentencia que viene atravesando los siglos, infaltablemente en boca de políticos conservadores: “Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. En el siglo diecinueve la escribió Joseph de Maistre (quien, paradójicamente, proponía como mejor forma de gobierno la monarquía hereditaria); a principios del siglo veinte, poco después de mandar a reprimir a sangre y fuego un levantamiento anarquista en Barcelona, la pronunció Antonio Maura, ministro de la monarquía borbónica; en octubre de este año, durante una entrevista concedida en Caracas, la volvió a echar al aire el flamante premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

A nuestro juicio, la frase contiene un prejuicio elitista y antidemocrático. Es la idea de que los pueblos -o las mayorías electorales- a menudo “se equivocan” y que hay intelectos privilegiados llamados a hacer “revoluciones desde arriba” (así las llamaba el citado Maura) para que luego desciendan cual maná celestial, cambiando el estado de las cosas.

André Malraux, ex comunista francés que llegó a ser ministro de De Gaulle en los ’50 y ‘60, supo darle un giro elegante a la frase y escribió que “los pueblos tienen gobiernos que se les parecen”. Cristina Fernández de Kirchner citó implícitamente a Malraux cuando dijo en su discurso ante la asamblea de la ONU en Nueva York (22/9/2008) que “en América del Sur comienzan a surgir gobiernos donde sus gobernantes se parecen cada vez más a sus pueblos".

Compartimos el concepto de Malraux y también la cita de Cristina, aunque aclaramos que lo importante no es el parecido físico que Cristina, Lula, Evo Morales, Rafael Correa, Fernando Lugo y Hugo Chávez -por nombrar algunos- tengan con sus pueblos y con las respectivas historias de sus pueblos, sino el parecido moral y espiritual.


Importancia del día después

Hechos esperados y otros inesperados, en la política de los países americanos, dieron especial intensidad a las últimas semanas. Entre los esperados se cuentan la derrota del presidente Obama en las legislativas de mitad de mandato y el arrollador triunfo de Vilma Rousseff, una mujer, en las presidenciales brasileñas. Entre los inesperados, elegimos el accidente y rescate de los mineros de Copiapó en Chile y el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner, que enlutó a nuestro país. En todos estos hechos hubo un día después, y creemos que es allí donde deben encontrarse los signos, visibles o invisibles, de los cambios.

La Presidenta de la Nación, en su primer mensaje al país después de los funerales de su esposo, habló del dolor, del profundo dolor, como una sensación nueva instalada en su vida; agradeció las condolencias y mensajes de apoyo recibidos y anunció la voluntad de continuar en el rumbo político que hasta el pasado miércoles 27 de octubre compartía con su marido y compañero. En ese compromiso y ese gesto -para usar la metáfora- Cristina se parece a su pueblo.

El rescate exitoso de los mineros atrapados en Copiapó, televisado y relatado en directo a todo el mundo en septiembre y octubre pasados, fue la coyuntura inesperada que le reveló al pueblo chileno la capacidad de gestión y los buenos reflejos del flamante presidente neocon, Sebastián Piñera. Y aunque después del carnaval de fotos y abrazos Chile haya vuelto a su realidad de fragmentación y lucha de clases, podría decirse que en la coyuntura hubo un puñado de “héroes” (empezando por los mismos mineros) que se parecieron a su pueblo.
En Brasil, un presidente que se parecía muchísimo a su pueblo (ya que de tornero mecánico y delegado sindical en el cordón industrial de San Pablo llegó hasta la primera magistratura y se mantuvo con altísima popularidad a lo largo de ocho años) delegará este primero de enero de 2011 el mando en una mujer militante, de bajo perfil y de su mismo partido, que obtuvo el domingo pasado la mayor cantidad de votos que haya tenido presidente alguno del Brasil, en toda su historia.

Hija de un comunista exiliado y militante de izquierda ella misma, encarcelada y torturada en tiempos dictatoriales, Dilma Roussef es un exponente de los nuevos cuadros políticos de la región sudamericana y un anuncio de la nueva dirigencia que se está formando, tanto dentro como fuera del Estado. A su modo, Dilma también se parece a su pueblo.

Finalmente, el gobierno de Barack Obama -primer presidente negro de los Estados Unidos- enfrentó este martes la dura prueba de las elecciones legislativas de mitad de mandato y su partido, el Demócrata, debió conceder al Republicano más de 60 bancas que antes tenía en la Cámara de Representantes (equivalente a Diputados), lo mismo que algunas gobernaciones de distritos netamente industriales.

El Partido Republicano usó con astucia la emergencia de un movimiento nostálgico y racista denominado Tea Society, que agitó los fantasmas de “pérdida de la identidad” en el pueblo norteamericano a causa de la inmigración masiva y descontrolada. Este revés electoral impulsó al presidente Obama a renovar su oferta de trabajo conjunto a las bancadas opositoras (ya que las diferencias, como todos sabemos, son sólo de matices).

No importa el color o el acento de sus presidentes, un hecho innegable del último medio siglo norteamericano es el ascenso social y político de las minorías negras e hispanas, ocupando lugares de creciente responsabilidad en la administración federal y en la de los Estados. No es aventurado decir que también en los Estados Unidos, centro generador del capitalismo mundial, los gobernantes son cada vez más parecidos a su pueblo.


La justicia, en lista de espera

Sugerimos al comenzar esta nota que los gobernantes de nuestra región -como los del resto del mundo contemporáneo- se parecen cada vez más a sus pueblos. Lo reiteramos aquí: se parecen. Pero la semejanza no es coincidencia. Y acaso no haya nunca coincidencia, puesto que las formas republicanas aceptadas para el gobierno de una sociedad de masas exigen delegación y representación de la voluntad popular. Y puesto que el capitalismo y el poder económico concentrado, en los distintos países, ha desarrollado distintas formas de burlar el mandato de las bases (y por eso hay travestismo político, y cooptación de dirigentes, y corrupción). A la vez, el ascenso de las organizaciones sociales y de las nuevas organizaciones sindicales y políticas, nos habla de la aparición de un auténtico cuarto poder, que balancea la influencia de los lobbies mediáticos y que impulsa y sostiene el proceso de reforma de las viejas instituciones.

En el “día después” que debe afrontar Cristina, como en el de Sebastián Piñera, el de Dilma y el de Barack Obama, aparece la gran deuda de justicia, una deuda que no ha sido debidamente escrita ni formulada en los programas. Es la deuda con los niños y los viejos. Con los postergados de los sucesivos modelos. Con los indocumentados, los tercerizados, los inmigrantes esclavizados. Con todos aquellos que permanecen relegados en la cara oscura, invisible salvo excepciones, del sistema. En el compromiso real para cambiar y para seguir cambiando el estado de las cosas, hacia un renovado horizonte de justicia e igualdad, veremos si los actuales gobernantes se parecen más, se parecen menos o siquiera son dignos de parecerse, moral y espiritualmente, a nuestros pueblos.
Tomado de Agencia de Noticias de Niñez y Juventud Pelota de Trapo (APE)

 

Compartir este post

Comentar este post