Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

“Quien hoy gane 1.000 euros al mes, después de 45 años de trabajo quedará con una pensión de 400 euros mensuales.” Entrevista

6 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

“Quien hoy gane 1.000 euros al mes, después de 45 años de trabajo quedará con una pensión de 400 euros mensuales.” Entrevista
Oskar Lafontaine · · · · ·
 
05/09/10
 

DIE ZEIT: Señor Lafontaine, desde hace 100 días ya no es usted uno de los presidentes de DIE LINKE. ¿Echa de menos estar en la primera línea de la política?

 

Oskar Lafontaine: Los nuevos presidentes del partido, Gesine Lötzsch y Klaus Ernst, lo están haciendo bien. En el momento que me pidan consejo, por descontado se lo prestaré.

 

DIE ZEIT:  ¿Ha habido algún momento en el que se haya arrepentido de su retirada de la política federal?

 

Lafontaine: Momentos de ese tipo los hay por supuesto siempre cuando se está políticamente comprometido. Pero mi retirada tuvo motivos de peso. Un cáncer no es cosa de broma.

 

DIE ZEIT: Incluso el diario del partido, el Neues Deutschland, presenta el futuro de la nueva dirección con colores más bien grises. El partido de La Izquierda no consigue, sostiene el rotativo, influir en el debate público. ¿Dónde se encuentra el problema? 

 

Lafontaine: Nuestra opinión es casi siempre silenciada sistemáticamente en los medios de comunicación, por eso no conseguimos el eco que nos gustaría. La oposición, para muchos medios de comunicación, se limita al SPD y a los Verdes. También nosotros cometemos errores. No deberíamos encarnizarnos en debates internos superfluos, sino buscar el debate político con los otros partidos. Un tema decisivo son las pensiones. 

 

DIE ZEIT: El SPD quiere posponer el aumento de la jubilación a los 67 años. ¿Le satisface este cambio de rumbo?

 

Lafontaine: Se trata de una corrección muy modesta. La decisión de los socialdemócratas no cambia nada: la pobreza de la tercera edad está preprogramada. La cantidad de las pensiones –y esto nada tiene que ver con la jubilación a los 67– será, a través de diversos factores, recortada en un 33%. Quien hoy gane 1.000 euros al mes, después de 45 años de trabajo le quedará una pensión de 400 euros mensuales.

 

DIE ZEIT: ¿Cómo debe, pues, reaccionar la política al aumento de la esperanza de vida?

 

Lafontaine: Los salarios deben siempre seguir a la productividad. En Alemania el desarrollo de los salarios en los últimos treinta años ha sido un 30% más débil que en Luxemburgo. Si los salarios subieran, también subirían las pensiones, ya que los trabajadores podrían contribuir más a las pensiones: uno o dos puntos porcentuales. Si realmente se quiere ayudar a los jubilados, debe ponerse fin al dumping salarial en Alemania.

 

DIE ZEIT: Muchos han esperado que tras su retirada el trabajo conjunto en la oposición fuese más fácil. Pero ha ocurrido justamente lo contrario. ¿Por qué no han conseguido SPD y DIE LINKE mejorar sus relaciones?

 

Lafontaine: Eso se debe al programa. El SPD y los Verdes están por el Hartz IV, están por la destrucción de las fórmulas de pensiones y apoyan la participación del ejército alemán en la guerra de Afganistán. No vamos a dar nuestro brazo a torcer solamente porque el SPD y los Verdes revisen sus decisiones anteriores si no hacen algo más.

 

DIE ZEIT: Por lo menos en el SPD se registra algo de movimiento.¿No debería tender DIE LINKE la mano por lo menos una vez a los socialdemócratas?

 

Lafontaine: Me parece lógico que el SPD corrija los errores que le han llevado a una pérdida de confianza de sus partidarios. Pero no podemos abandonar nuestro rechazo a la guerra para caerles más simpáticos al SPD. 

 

DIE ZEIT: ¿Tiene una coalición rojo-rojo-verde [SPD-LINKE-Verdes] alguna opción para las elecciones federales 2013?

 

Lafontaine: Es solamente una cuestión de objetivos políticos. No estoy en posición de prever como se modificará hasta entonces el programa de los socialdemócratas.

 

DIE ZEIT: ¿Sería entonces razonable que DIE LINKE participase en el gobierno federal o en un parlamento occidental?

 

Lafontaine: Una coalición en un parlamento occidental o a nivel federal la han hecho fracasar hasta la fecha y por regla general el SPD o los Verdes. Sólo sucederá si en algún momento ambos partidos reconocen que a nivel federal sólo se pueden dar pasos significativos en, por ejemplo, la política educativa o energética, si se establece un trabajo conjunto con DIE LINKE. Y a nivel federal se dará una recuperación del estado social y una política exterior pacifista sólo con DIE LINKE.  

 

DIE ZEIT: ¿Por qué no se ha aprovechado hasta la fecha DIE LINKE ni de la desconfianza creciente de los alemanes hacia el capitalismo ni de las peleas constantes de la coalición negrigualda?

 

Lafontaine: No hemos conseguido que calen las mejores propuestas. También algunas federaciones regionales deben superar de una vez sus peleas internas y concentrarse en el trabajo concreto. Algunos de nuestros militantes o de nuestros políticos más importantes se dedican a criticar a menudo públicamente nuestro trabajo en vez de plantear propuestas con contenido que convenzan a nuestros votantes. En los medios de comunicación son presentados como "reformistas". Esto es sorprendente, porque no conozco que ninguna de estas personas haya planteado ni una sola propuesta de reforma.

 

DIE ZEIT: Usted ha criticado repetidamente la coalición roji-roja de Berlín. ¿Le gustaría que esta coalición se disolviese tras las elecciones al senado berlinés de 2011?

 

Lafontaine: Estoy a favor de que DIE LINKE participe en el gobierno. Pero sólo en el sentido de una política progresista. Eso es lo que deseo, por supuesto, también para Berlín. Allí sería por ejemplo muy importante que DIE LINKE evitase la privatización de las mayores cajas de ahorros de Alemania.

 

DIE ZEIT: ¿Debe continuar la coalición roji-roja en Berlín?

 

Lafontaine: Si se dan las condiciones, por supuesto.

 

DIE ZEIT: ¿Puede imaginarse un retorno a la política federal, si la salud se lo permite?

 

Lafontaine: Tenemos una dirección elegida. Se han hecho circular toda suerte de especulaciones para hacerla tambalearse. Se trata evidentemente de una estratagema en la que no deberíamos caer.

 

DIE ZEIT: Muchos lo ven en el papel de presidente del partido a la sombra. ¿No es así?

 

Lafontaine: Ustedes siempre me vienen con esos calificativos tan simpáticos. Gregor Gysi ya ha sido presentado a menudo como el presidente del partido a la sombra. Nuestros presidentes son Gesine Lötzsch y Klaus Ernst. Luego vienen las "eminencias grises" y los "reformistas", los "anarquistas" y los "chalados", los "comunistas de hormigón armado" y los "socialistas de gobierno". Los medios de comunicación necesitan estos caramelos. Además, todo esto se aplica a todas las fuerzas que han determinado nuestro partido.

 

DIE ZEIT: ¿Se alegra de que como ex-presidente ya no tiene que justificarse por su estilo de vida, sus ingresos o las estadísticas de militancia?

 

Lafontaine: Ese es justamente el precio que todos los políticos de partidos de izquierda en funciones dirigentes tienen que pagar. La tentación de fomentar la envida es grande si tienen unos ingresos más elevados que alguien que recibe la ayuda social del Hartz IV. Así se puede distraer la atención de los escandalosos ingresos millonarios de los ejecutivos de los grandes bancos y empresas.

 

[La entrevista la realizaron Cordula Eubel y Matthias Meisner.]

 

Traducción para www.sinpermiso.info: Àngel Ferrero

Tomado de Sin Permiso

Compartir este post

Comentar este post