Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

REBELION IMPOSITIVA. LA CLAVE PARA EJERCER LA DEMOCRACIA

30 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Los ciudadanos se preguntan qué pueden hacer ante los abusos de los políticos, qué pueden hacer para detener las guerras, qué pueden hacer para que los supuestos derechos de huelga tengan efectos, los supuestos derechos de peticionar a las autoridades sean escuchados; los supuestos derechos al trabajo y la vivienda digna sean realidades.


Nadie entiende por qué los políticos mienten y no dan explicaciones sobre el abuso de los bancos, que dejan a la gente en la calle. Nadie contesta sobre los rociados de chemtrails en los cielos, llenos de bacterias infecciosas y productos químicos letales. Nadie entiende cómo campañas monstruosas de genocidio masivo y global son denunciadas por científicos y particulares, sin que los jueces tomen cartas en asuntos que nos afectan a todos.


La impotencia, el desánimo y finalmente la pusilanimidad, hacen mella en los ciudadanos, que mueren de cáncer, de depresión y de toda clase de dolencias. Parece que nada tiene solución, que las cartas están sobre la mesa y nadie ni nada puede cambiar las cosas…


Nadie hace leyes que realmente protejan a los ciudadanos contra los abusos de los bancos, contra las hipotecas tramposas, contra tantas cosas que se supone que están mal y que en realidad, sabemos que están mal. Pero la llave, la contraseña y solución del problema la tenemos nosotros, los ciudadanos. Todos y cada uno, juntos, no por separado.


Y no se trata de una solución complicada, que precise de formar complejas plataformas sociales, entidades jurídicas, y menos que menos contratar abogados o procuradores. Tampoco se trata de armar una guerra civil, ni de dañar nada de todo los que es nuestro, sea particular o de uso público. No se trata de armarnos hasta los dientes ni de formar bandos, o de enfrentarnos a nadie en ningún sitio. Sólo se trata de no seguir alimentando con nuestro dinero a esa casta degenerada, corrupta, servil y vergonzosa que se llama “Casta Política” sirviente de los dueños del dinero del mundo, en la que rarísimas veces encontramos a alguien con ideales que no sean poder y más poder, o dinero y más dinero. Poder y dinero son el ideal, la meta y razón de ser y hacer de esa casta que nos tiene secuestrados, guerreados, hambreados, deprimidos, drogados mediaticamente, con tecnología de altrafrecuencias mortales, con una medicina que mata mucho y cura poco.


Existen leyes "durísimas" que pueden –según mitos mediáticos creados- superar a los efectos legales por asesinatos múltiples, por actividades mafiosas y todas las perlas que ensartó en su vida el famoso Al Capone. Se trata de las leyes impositivas. Según el mito histórico-literario, Capone sólo pudo ser apresado porque lo pillaron los recaudadores de impuestos. Una manera efectiva de implantar en la mente colectiva que no pagar impuestos es un delito muy grave, pero que además lo cometen los criminales de la peor ralea. Lo cierto es que Al Capone fue condenado por cinco asesinatos, aunque sólo pudieron probarse dos, de los cuales uno lo cometió  personalmente. En Internet sólo se encontrará la versión más o menos oficial y cinematográfica, pero en las hemerotecas y bibliotecas americanas la historia es muy otra, con pros y contras, con versiones múltiples, que dejan entrever el gran montaje con que los políticos norteamericanos se fueron asegurando de demonizar la única acción realmente efectiva de los ciudadanos contra la corrupción: El no pago de los impuestos.


Si todo aquel que se escaquea de pagar algunos impuestos debiera ir a la cárcel, deberían hacerse tantas cárceles como casas. Pero vamos al tema que nos ocupa, porque la única llave realmente efectiva que tenemos para cerrar el chorro de corrupción política global, que no es otro que el de la esclavitud mediante el dinero, es con el dinero mismo. ¿Por qué?, ¿Cómo?.


Pues la podrida casta política global -salvo unos pocos gobiernos rebeldes que no se han entregado al gran holding bancario- es el brazo ejecutor de esa supercasta que gobierna en la sombra, compuesta por unas pocas familias de banqueros que controlan el dinero del mundo.


Así que si no es posible cambiar las cosas haciendo huelgas, ni plataformas, y bien poco resultan las campañas internáuticas, y menos aún las revoluciones, porque finalmente los grupos son infiltrados y disueltos (o mantenidos para ganancias y utilidades políticas como el entretenimiento masivo y la producción de chivos expiatorios), es preciso encontrar el punto donde el flujo de energía se le corte a la casta política. Y ese punto se llama "impuestos".


Como el sistema está planeado para que nada se mueva sin dinero, los controladores de la supercasta bancaria fabrican crisis, manejan las bolsas, crean espantada de acreedores, situaciones de pánico, guerras y todo cuanto conviene a sus intereses de dominio, con sólo manejar unas cifras en unos ordenadores o retocar ciertas "noticias".


Pero la casta política, como ejecutora de sus planes, no puede hacer nada sin el alimento energético que le damos los ciudadanos; y ese alimento también es dinero... Y ese dinero se mueve hacia ellos en forma de impuestos.


Si todo el mundo se negase a pagar impuestos, eso sí que sería un descalabro de los planes de los banqueros, porque el dinero es como un sistema sanguíneo en las arterias de la sociedad. En realidad, una droga en el cuerpo social, sin la cual la casa, la comida, la herramienta y el transporte no nos llega.  Pero si nadie pagara sus impuestos, a modo de "huelga pecuniaria", (en vez que las inútiles huelgas laborales que sólo perjudican nuestros ingresos y los de las industrias y comercios), la casta política se vería obligada a revisar su situación y la nuestra.  Así que la propuesta es hacer globalmente una huelga impositiva total e indefinida, que debe incluir de modo permanente y definitivo, el "no pago" de cualquier clase de multa, sea de tráfico, de sanciones urbanísticas o por asuntos civiles y penales contra el Estado.


Si fuera preciso hacer movilizaciones, pues adelante, que ahí está nuestro mundo. Sí, NUESTRO MUNDO, no de esos parásitos a los que sigue un pequeño porcentaje de fanáticos idiotizados llamados "afiliados partidarios", tan hipócritas y lameculos como sus ovacionados candidatos, o en el mejor de los casos, pobres corderos ignorantes. Esa masa de hedionda humanidad fanática va disminuyendo a medida que los pueblos se van desilusionando de sus supuestos "representantes", pero el proceso se alarga porque la gente cambia de bando, sin darse cuenta que la derecha y la izquierda, son las dos manos del mismo bando de ladrones.


Pero cuidado con las movilizaciones, que siempre son infiltradas por unos pocos violentos, pagados para hacer disturbios y daños, así justificar la acción policial o incluso de los ejércitos, que entra a reprimir a los manifestantes en general, y en la refriega se pierde la noticia de lo que se buscaba expresar. Aunque eso también se manipula desde los centros noticiosos, así que nos muestran sólo lo que interesa al poder. No se habla de las causas e intereses de cada parte, sino de los destrozos, del daño al mobiliario urbano, de escaparates saqueados, de detenidos.


Y nunca se sabe mucho o nada de esos detenidos, porque cuando no se consiguen idiotas violentos gratuitos, han sido pagados por el gobierno, mediante agencias de inteligencia política.


Hacer una rebelión impositiva no requiere salir a la calle, ni arriesgarse a ser apaleado por la policía.


No requiere contratar abogados ni llenar formularios ni juntar firmas. Sólo requiere que colabore cada uno difundiendo la decisión, boca a boca, casa por casa, mediante internet o por los medios que crea oportuno. No requiere quemar coches, ni romper nada de esas cosas que hemos pagado con nuestros dineros mediante impuestos y SON NUESTRAS. Si alguien organiza una rebelión con ganas de romper, aunque sea la casa y los coches de los políticos, lo más probable es que sólo conseguirá golpes de palos. Pero no pagar los impuestos es algo súmamente efectivo que se puede hacer no haciendo. Se queda quietecito en su sofá, va a trabajar como todos los días, no rompe nada...


Pero la policía -que también debería sumarse- no cobrará sus sueldos, así que alguien puede pensar que estará con más ganas de dar palos, pero... ¡Oh!, ¿Los policías no tienen hipotecas?. Los militares, los espías y sus familias ¿No estarían mejor sin los abusos político-económicos?.


Ni siquiera hace falta que el cien por cien de la población deje de pagar impuestos, multas e hipotecas. Con que lo haga un diez por ciento, el resto lo copiará en muy pocos días, consiguiendo tal escalada de problemas para el "gobierno", que los legisladores (la subcasta más podrida, que se dedica a fabricar leyes para fastidiarnos, robarnos y someternos) tendrá que dedicarse a pensar en serio, alternativas de soporte no represivo. ¿Cómo van a reprimir una rebelión impositiva, donde cada uno simplemente se ha quedado en su casa?. ¿Van a mandar a toda la policía y ejércitos a quitarnos las casas y revisar bajo el colchón?, ¿Empezarán por las casas de los propios policías y militares?.


LOS EFECTOS REALES


Se supone que gracias a los impuestos, tenemos caminos, servicios, hospitales, seguridad y un montón de cosas que el Estado nos provee. Pues no es así. Una buena parte de la infraestructura caminera está hecha por empresas privadas y las denominamos "autopistas".  Entre todos pagamos fortuna por andar en ellas. Y gran parte del sistema sanitario es privada, y aunque la mayor parte de la "seguridad" es pública, en realidad no está para asegurarnos nada, sino para reprimirnos, controlarnos y mantenernos "calladítos". Los médicos y enfermeros de la sanidad pública son por lo general muy mal pagados, así que les vendrá bien sumarse a la rebelión impositiva, aunque les tengamos que pagar con gallinas, huevos y verduras.
Los bancos no dejarán de medrar y especular, pero tendrán que rever sus "normativas". Los políticos tendrán que empezar a buscar otro trabajo, porque se hace imposible reprimir y gobernar a un pueblo que se niega en rotundo a pagar más impuestos.


Cualquier empresario, desde el más pequeño al más grande, como cualquier autónomo, tiene de socio parásito a un Estado que le roba un tercio de sus ingresos y esto ocurre en casi todo el mundo "democrático". Así que el no pago de impuestos de una buena masa de ciudadanos tendrá como efecto inmediato un flujo mayor de dinero hacia los bienes, servicio y productos que producimos y consumimos.


Un "no pago de impuestos" generalizado dirá a los tiranos del FMI y otras "entidades financieras" que la gente no es idiota, y no aceptará más "rescates financieros" de esos con que llevan casi dos siglos sometiendo a la esclavitud más mísera a Africa y América, y que ahora empiezan a aplicar en Europa. ¿Por qué será que nuestro país (USA) no ha recibido un "rescate financiero" a pesar de tener una deuda pública que supera el capital mundial activo de hoy?.


No se trata sólo de presionar a los políticos, sino que la rebelión impositiva es el único medio de frenar la esclavitud y control global, el único medio de hacer que verdaderos políticos empiecen a actuar, porque los "verdaderos" son los que actúan por ideales sociales, no por intereses personales. Y estos verdaderos políticos sólo podrán actuar cuando la masa política corrupta comience a dejar su escaños, cuando no resulten útiles sus maquinaciones porque deje de haber dinero para ellos.


Los policías que reprimen nuestras manifestaciones, también se verán obligados a ajustar clavijas a los políticos, en vez de cargar armas contra nosotros, porque nosotros somos quienes les pagamos. No son los políticos los que pagan. Si nosotros no pagamos, ellos se quedan sin trabajo. Si cargan armas contra nosotros, pues NO LES PAGUEMOS MÁS. En poco tiempo, antes que sus familias pasen necesidades, los policías empezarán a trabajar para nosotros, no para los políticos ladrones, corruptos y traidores a los pueblos.

 ¿CÓMO HACERLO?


Para empezar, copie y pegue íntegramente este texto y envíelo a cuantos contactos consiga. Haga blogs y cópielo también allí, envíelo por correo electrónico y físico a cuantas personas conozca y a quienes no conozca. Haga traducción a todos los idiomas que pueda y siga enviando. Reúnase con los vecinos que estén de acuerdo, con sus jefes o con sus empleados, con sus amigos, con la agrupación vecinal, con el club, y exponga sin miedo esta cuestión, para que tomen conciencia de que sólo con no pagar los impuestos, si se hace masivamente, se podrán evitar guerras, corrupción y la insoportable sordera de la casta política ante los problemas de los ciudadanos.


Los primeros, ya lo estamos haciendo, aunque por ahora anónimamente, en nombre de nuestros abuelos, padres, hijos y nietos muertos en guerras de engaño. Como se comprenderá, los redactores y traductores de estos primeros pasos no podíamos identificarnos porque nos meterían en la cárcel sin permitir que una sóla palabra de esto llegue a la gente. Pero ya está hecho... Ahora le toca a Usted decidir si sigue pagando con su dinero a los canallas que mandan a asesinar a pueblos enteros en otras partes del mundo y nos devuelven a nuestros hijos muertos. Sabrá Usted si prefiere seguir pagando a los sucios de corazón a los que ve insultarse y pelearse en su propia cara, ante todos los medios de difusión.


Verá usted si sigue pagando a los que envían a la policía a reprimir las manifestaciones, a los que usan SU/NUESTRO dinero para instalar más y más cámaras (y personal anónimo) que nos vigilan y nos roban hasta la intimidad.
Si es comerciante o empresario, sabrá usted si sigue pagando a la casta política para que sigan escupiendo absurdos en nuestras caras. Si cree que le dicen la verdad, pues pague. Si está convencido de que los políticos mienten, que no cumplen sus promesas, que no hacen lo que deben, pues NO LES PAGUE. Se supone que ellos son nuestros empleados. ¿Qué hace usted con un empleado que le roba, que le miente, que le engaña, que no le atiende y genera toda clase de injusticias?.


Si es usted ama de casa o padre de familia y debe hacer malabares con un sueldo de miseria, pues NO LES PAGUE a los que juegan a la "izquierda" y a la "derecha", polarizando a los pueblos en enemistades y hasta guerras civiles, NO LES PAGUE a los que atosigan a sus hijos con información inútil y falsa, que les mandan a la guerra y que están dejando un mundo de muerte y miseria a ellos y a sus nietos.


   El DERECHO A NO PAGAR IMPUESTOS a los ladrones, a los mentirosos y corruptos, es la UNICA manera de ejercer nuestro derecho a decidir. Es un derecho de hecho y de JUSTICIA.

 

Publicado en Pienso, luego existo.

Foto El Polvorín

Compartir este post

Comentar este post