Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Rodolfo Walsh: el periodismo necesario

14 Abril 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

RWalsh.gif
Daniela Saidman.*

Rebelde de todas las causas justas, nació en Choele-Choel, provincia de Río Negro el 9 de enero de 1927 y se encuentra desaparecido desde el 25 de marzo de 1977. Rodolfo Walsh, oficiante de la palabra, sigue acusando desde la memoria la siembra del pueblo argentino en una de las dictaduras más cruentas del sur del subcontinente. 

Eligió la palabra como una trinchera de lucha, para ganarse los sueños por asalto, para contar los miedos y las humanas pasiones. La eligió tal vez sabiendo que de él quedaría lo dicho y lo hecho, páginas de ires y venires que nos siguen diciendo que el periodismo es oficio valientes cuando se narra desde las verdades y los sudores y los pueblos.

Su voz sigue denunciando pese a la desmemoria y la imposición de los silencios. Su palabra es un arma capaz de demostrar las traiciones. Aunque hayan querido acallarlo su voz retumba en el papel, como el vértigo develado de las sombras.

“No es el menor de esos espejismos la idea de que un lugar así no puede estar tan tranquilo, tan silencioso y olvidado bajo el sol que se va a poner, sin que nadie vigile la historia prisionera en la basura cortada por la falsa marea de metales muertos que brillan reflexivamente”, dice Walsh en Operación Masacre, un libro que es una llamarada de conciencia.

Hay palabras que mostrando, nos muestran las heridas, esa es la de Walsh, sur entre los sures, humano en su dimensión de hombre, voz de los sin voz, de esos otros que caminan el destino con hambre. Se asomó a ver qué pasaba y se sumó a las luchas. No resistió la pasiva mirada desde los muros, sino que se internó en las profundidades de la violencia y allí nació para siempre, joven, rebelde, con la razón a cuestas. Porque era precisamente su compromiso, ese, el de decir dónde nadie más se atrevía a nombrar las verdades.

Rodolfo Walsh, incendiario en su palabra, un día antes de haber sido ilegalmente apresado, envió una carta a la Junta Militar.

“La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años”.

Son éstos, tiempos de volver a su lectura, para anudarse a la geografía de las verdades necesarias. Él es un llamado a los jóvenes periodistas de hoy, para que no se vendan, para que se mantengan del lado de los pueblos. Su ejemplo de lucha y de convicción libertaria, revolucionaria, es un llamado a la palabra certera, a la que debe decir y decirnos los caminos y los sueños.

“Si una propaganda abrumadora, reflejo deforme de hechos malvados no pretendiera que esa Junta procura la paz, que el general Videla defiende los derechos humanos o que el almirante Massera ama la vida, aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las tres Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aún si mataran al último guerrillero, no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán desaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas”.

Aquí la voz desgarrada, cascada de tanto grito para despertar al alba, aquí su nombre de periodista cierto, de periodista comprometido con la historia del tiempo que le tocó vivir. Su palabra seguirá encendiendo las mañanas de las mujeres y hombres que leyéndolo viven a través de él y de todas y todos los que andan construyendo juntos el mañana que necesariamente habrá de venir.

 


Periodista.
En www.argenpress.info —que cita como fuente al Diario de Guayana

Tomado de Sur y Sur

Compartir este post

Comentar este post