Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Ruanda: Victoire Ingabire

28 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

En el día de ayer publique lo que teníamos entendido era una carta de Victoire Ingabire que había logrado filtrar desde su prisión. Hoy me confirman que la carta no es del todo correcta, ya que pertenece a otra persona, y por tan motivo retiro la publicación.
149106 450653211593 247722761593 5353608 8001114 nReciente foto de Victoire Ingabire en la prisión, rapada y con el uniforme
rosa de los prisioneros
Así mismo agradezco a todos aquellos  que hayan republicado en sus respectivos blogs o enviado por correo esa nota, la retiren o al menos hagan la aclaración del porque se quita.
Adjunto los mensajes que recibí para que comprendan el porque la retiro y dejo al pie otra nota sobre Victoire y un archivo PPS, con información muy importante que pueden ver online y re enviar.
Gracias a Joan Carrero y a la Findació S’Olivar de Mallorca por el material
Ivonne Leites - Por El Polvorín

Chers amis,

  

Même si le message est très fort, il  ne vient pas de Victoire!

C'est une copie manipulée du message de Lumumba.

Ca semble venir d'un militant trop  zêlé qui a trompé l'attention de beaucoup de gens, dans l'espoir qu'il n'ait pas de mauvaises intentions.

  

Essayons discrètement de le retirer de la circulation pour que notre Héroïne ne soit pas accusée de plagiat plus tard. 

  

Amities.


Para los que no entendáis el francés: Un compañero de partido de Victoire nos explica que alguien bien preocupado (como todos nosotros) por las intenciones de la dictadura de Kagame de eliminarla, ha tenido la “brillante” idea de plagiar el último mensaje de Patrice Lumumba para que vean que si le hacen algo todo el mundo sabrá que han sido ellos… Abajo van las palabras de Lumumba.


Que este episodio nos sirva al menos para recuperar la memoria extraordinaria de aquel primer líder nacionalista africano a quienes los occidentales (Estados Unidos, Bélgica y la ONU a la cabeza)  eliminaron al inicio del despertar democrático africano de mediados del siglo XX. Después vinieron Ndadaye, Habyarimana, Ntaryamira, Kabila… Seguiremos haciendo lo que esté en nuestra mano para que Victoire no sea la próxima.  

 

"Ma compagne chérie,

Je t’écris ces mots sans savoir s’ils te parviendront, quand ils te parviendront et si je serai en vie lorsque tu les liras. Tout au long de ma lutte pour l’indépendance de mon pays, je n’ai jamais douté un seul instant du triomphe final de la cause sacrée à laquelle mes compagnons et moi avons consacré toute notre vie. Mais ce que nous voulions pour notre pays, son droit à une vie honorable, à une dignité sans tache, à une indépendance sans restrictions, le colonialisme belge et ses alliés occidentaux – qui ont trouvé des soutiens directs et indirects, délibérés et non délibérés, parmi certains hauts fonctionnaires des Nations-unies, cet organisme en qui nous avons placé toute notre confiance lorsque nous avons fait appel à son assistance – ne l’ont jamais voulu. Ils ont corrompu certains de nos compatriotes, ils ont contribué à déformer la vérité et à souiller notre indépendance.

Que pourrai je dire d’autre ?

Que mort, vivant, libre ou en prison sur ordre des colonialistes, ce n’est pas ma personne qui compte. C’est le Congo, c’est notre pauvre peuple dont on a transformé l’indépendance en une cage d’où l’on nous regarde du dehors, tantôt avec cette compassion bénévole, tantôt avec joie et plaisir. Mais ma foi restera inébranlable. Je sais et je sens au fond de moi même que tôt ou tard mon peuple se débarrassera de tous ses ennemis intérieurs et extérieurs, qu’il se lèvera comme un seul homme pour dire non au capitalisme dégradant et honteux, et pour reprendre sa dignité sous un soleil pur.

Nous ne sommes pas seuls. L’Afrique, l’Asie et les peuples libres et libérés de tous les coins du monde se trouveront toujours aux côtés de millions de congolais qui n’abandonneront la lutte que le jour où il n’y aura plus de colonisateurs et leurs mercenaires dans notre pays. A mes enfants que je laisse, et que peut-être je ne reverrai plus, je veux qu’on dise que l’avenir du Congo est beau et qu’il attend d’eux, comme il attend de chaque Congolais, d’accomplir la tâche sacrée de la reconstruction de notre indépendance et de notre souveraineté, car sans dignité il n’y a pas de liberté, sans justice il n’y a pas de dignité, et sans indépendance il n’y a pas d’hommes libres.


Ni brutalités, ni sévices, ni tortures ne m’ont jamais amené à demander la grâce, car je préfère mourir la tête haute, la foi inébranlable et la confiance profonde dans la destinée de mon pays, plutôt que vivre dans la soumission et le mépris des principes sacrés. L’histoire dira un jour son mot, mais ce ne sera pas l’histoire qu’on enseignera à Bruxelles, Washington, Paris ou aux Nations Unies, mais celle qu’on enseignera dans les pays affranchis du colonialisme et de ses fantoches. L’Afrique écrira sa propre histoire et elle sera au nord et au sud du Sahara une histoire de gloire et de dignité. Ne me pleure pas, ma compagne. Moi je sais que mon pays, qui souffre tant, saura défendre son indépendance et sa liberté.

Vive le Congo ! Vive l’Afrique ! 

Patrice Lumumba"

Separador

1.jpg

2.jpg

3.jpg

4.jpg5.jpg6.jpg 7.jpg

8.jpg9.jpg10.jpg11.jpg12.jpg13.jpg 

Para acceder al PPS On line click aquí

 

Victoire Ingabire, la heroína olvidada de Ruanda

 

Posted by antenamisionera en Mayo 18, 2010

Por José Carlos Rodríguez


Es una mujer luchadora, valiente y sacrificada, rayando en el heroísmo. Tanto como puedan serlo Aminatou Haidar, las madres argentinas de la Plaza de Mayo o la birmana Aung San Suu Kyi. Se llama Victoire Ingabire y hace cinco meses tuvo la osadía de volver a su país natal, Ruanda, para presentarse como candidata a las próximas elecciones presidenciales que tendrán lugar en agosto, y entonces empezó su calvario. El actual presidente, Paul Kagame, que aspira a conseguir otro mandato de siete años, no la puede ver ni en pintura y ha desplegado toda la maquinaria de odio de su régimen dictatorial para evitar que pueda retarle en los comicios.
 Cuando Ingabire llegó a Ruanda en enero de este año, como líder del Frente Democrático Unido, se atrevió a decir en público lo que la mayoría de los ruandeses piensa pero todos tienen miedo de manifestar: que además del genocidio contra los tutsis que tuvo lugar entre abril y junio de 1994 hubo también matanzas perpetradas contra la mayoría hutu por parte del Frente Patriótico antes de esa fecha, durante y después, y que el régimen en el poder es responsable también de muchas otras masacres cometidas en la vecina República Democrática del Congo. Como parte de su programa electoral, su partido propone la creación de una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para poder sanar las heridas del pasado, algo que mientras no se consiga seguirá manteniendo a Ruanda en un estado de olla a presión.

Poco tuvo que esperar esta mujer antes de ser objeto de los ataques más infames. Como suele ocurrir en Ruanda cuando alguien se atreve a poner el dedo en la llaga, inmediatamente los medios de comunicación del régimen –que, por increíble que parezca, gozan de gran aceptación en la prensa internacional, sobre todo en países anglófonos- empezaron una campaña de desprestigio llamándola “negacionista”, “revisionista” e incluso acusándola de haber participado en el genocidio de 1994, cosa bastante improbable si se tiene en cuenta que por aquellas fechas Victoire Ingabire se encontraba en Holanda, país donde ha residido los últimos 16 años. Por cierto, el embajador ruandés en este país tuvo que huir y pedir asilo político porque el gobierno de Kigali le recriminó el haber concedido un pasaporte a la líder opositora.

Victoire estuvo a punto de ser linchada a primeros de febrero cuando acudió a una oficina gubernamental a presentar la documentación necesaria para registrar su candidatura. Un grupo de adeptos al régimen la atacó sin piedad mientras hacía cola. Escapó por los pelos. Peor suerte corrió su asistente personal, que tuvo que ser ingresado en un hospital como consecuencia de la paliza que recibió. Pero ella no se achantó y siguió adelante. El pasado 21 de abril fue detenida y pasó la noche en prisión mientras su domicilio era registrado de arriba abajo. Fue puesta en libertad provisional al día siguiente y ahora se le ha impuesto la obligación de presentarse a la policía dos veces al mes. Todavía no ha conseguido registrar su partido, y Kagame ha dicho abiertamente que hará todo lo que pueda para que esto no suceda. Mientras tanto, la prensa adicta al régimen continúa levantando acusaciones falsas contra ella, intentando vincularla con el FDLR, la guerrilla hutu que realiza ataques en el Este de la República Democrática del Congo.

Acabo de leer una carta que esta mujer ha dirigido a todos los ruandeses y amigos del pueblo de Ruanda, y que sorprende por la serenidad con que está escrita. No hay en ella ni un ápice de odio ni de deseo de revancha. “Sabéis sin duda –empieza diciendo- que con el objetivo de bloquear nuestras actividades políticas y de aniquilar todas las veleidades democráticas, el gobierno ha decidido encadenarme, pero es un vano esfuerzo, ya que mi determinación sigue intacta. Aunque en toda dictadura cualquier persona que milita pacíficamente por la democracia esté siempre preparada para ser encarcelada, siempre es trágico verse privado de la libertad”.

“Queremos la reconciliación del pueblo ruandés y sabemos que ninguna reconciliación será posible en tanto el sufrimiento de todas las víctimas no sea reconocido. Animamos a todos los ruandeses a hablar sin tabú de la tragedia. Deberán sentarse juntos para sentar bases sólidas para una solución duradera. La justicia debe ser equitativa y no selectiva. Soy una hija, una madre que regresa a su país; regreso para llevar a cabo un combate pacífico, regreso para que juntos nos liberemos del yugo del miedo y de la pobreza”.

El presidente Paul Kagame tiene miedo de esta mujer. Sabe que si se presentara a las elecciones podría ganar sin muchas dificultades ya que su régimen se apoya sobre el miedo y la represión. Por eso durante los últimos meses han sido encarcelados numerosos opositores y toda la prensa independiente ha sido silenciada.             Yo me albergo pocas ilusiones. El tiempo va pasando y pronto llegará el mes de agosto, tendrán lugar las elecciones y Kagame conseguirá otro mandato.     Seguramente los observadores internacionales dirán que los comicios han sido libres y democráticos y pasarán página a toda prisa. El régimen de Kigali es la pieza principal del engranaje de explotación mundial de minerales estratégicos como el coltán y la casiterita, indispensables en la industria electrónica de última generación, y que son sistemáticamente saqueados del Congo por empresas transnacionales que los llevan por transporte aéreo a Kigali y de allí al resto del mundo. La comunidad internacional, en particular Estados Unidos e Inglaterra, han elegido ocultar cuidadosamente los crímenes cometidos por el régimen que preside Paul Kagame, los mismos que Victoire Ingabire quiere que salgan a la luz.    Por eso me extraña poco que la prensa internacional, siempre bajo órdenes de sus amos, no preste la debida atención a esta mujer y a la causa que representa.

Compartir este post

Comentar este post