Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Saramago: "Cuando muera, hagan un libro con las cartas de los lectores"

18 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 Saramago: 'Cuando muera, hagan un libro con las cartas de los lectores'
José Saramago pasea por Granada en 1999 :: R. L. PÉREZ
 
No sabemos si con el último suspiro de vida, José Saramago repasó todos los grandes momentos de su historia personal. Y vio, como en las películas, esas instantáneas repletas de personas, lugares y cariño. Páginas y páginas en las que, con no poco orgullo, Granada tuvo su pequeño hueco para el escritor portugués. Su amor por Pilar del Río, de Castril, le unió profundamente con la ciudad.
Con la pena en el alma, desde Granada queremos recordar las tiernas palabras de José Saramago, un 9 de abril de 1999, cuando visitó la ciudad para participar en el acto de entrega de los premios IDEALES.
Una noche repleta de corazón, sin discursos predefinidos, en los que lanzó una idea que hoy nos vemos, entre lágrimas, obligados a reescribir: «Cuando no pertenezca al mundo de los vivos me gustaría que se editara un último volumen en el que se recojan todas las cartas de los lectores y de los amigos. Creo que sería un magnífico complemento para saber lo que se piensa sobre la calidad literaria de mi obra».
José Saramago, en memoria, desde Granada:
Saramago: 'Cuando muera, hagan un libro con las cartas de los lectores'
José Saramago se despide. :: IDEAL
09/04/1999
"Mi destino se ha enlazado con Granada"
José Saramago no llevó un discurso escrito al acto de entrega de los IDEALES. Prefirió dejar hablar a su corazón y al final le salió una intervención afectiva, amorosa, en la que habló de sus sentimientos por Granada, y todo dicho con la delicadeza y profundidad que le caracterizan. «No creía que esto fuera tan emotivo, no me esperaba tanto, pese a que desde hace tiempo me defiendo de las emociones», señaló el Premio Nobel para abrir boca.
Y a partir de ahí hilvanó un discurso intimista en el que quedó claro el gran amor que siente por su esposa -Pilar del Río- a la que citó en una decena de ocasiones. Pilar siguió desde la primera fila todo el discurso de Saramago. Lo hizo con una mirada cómplice, y se le veía feliz al ver como el escritor encandilaba con sus palabras y su mensaje a los asistentes al acto.
Saramago explicó que estuvo en Orce y Venta Micena en el año 1985, y de aquel viaje surgió la obra La balsa de piedra. Un año después conoció a Pilar del Río, lo que el escritor interpreta como «si poquito a poco algo estuviera empujándome a algunas cosas esenciales en mi vida, como mi mujer, su familia granadina, Castril de la Peña...Parece como si una parte de mi destino estuviera enlazado con esta provincia, para en el tramo final de mi vida me pudiera llegar la felicidad, aunque yo prefiero llamar la armonía».
Mezclando ideas, Saramago habló en este momento de la jubilación «uno de los errores más dramáticos de la sociedad actual, y lo peor de todo, la jubilación anticipada, que es como una muerte anunciada cuando la persona está en su mayor madurez y sentido común».
Entre las cosas esenciales que el escritor citó fue a sus amigos y a los lectores. «Cuando no pertenezca al mundo de los vivos me gustaría que se editara un último volumen en el que se recojan todas las cartas de los lectores y de los amigos. Creo que sería un magnífico complemento para saber lo que se piensa sobre la calidad literaria de mi obra».
«Llegué tarde a Granada»
«Yo llegué tarde a Granada» refirió Saramago al valorar el suplemento de IDEAL sobre su obra, -que previamente le había entregado Andrés Cárdenas en forma de carpeta en una cuidada edición-, y anunció que será uno de los objetos más preciados de su biblioteca. «Granada y la provincia me ha dado todo lo que tengo mejor. No lo cambiaría por nada, ha sido una casualidad pero ha sido en Granada donde abordé y encontré, en La balsa de piedra, a una marinera con la que viajé hacia el sur. Estamos necesitados de que el mundo sea uno, y todo lo que lo fragmente es un atentado a la dignidad humana».
José Saramago recordó con emoción como no sólo Granada, sino toda España, recibió con alegría su Premio Nobel de Literatura, lo que confirma los buenos amigos que tiene en este país. Tras unas palabras dedicadas a su familia granadina, y un nuevo reconocimiento de su amor por Pilar, Saramago concluyó su intervención.
Aplauso
En ese momento los asistentes al acto comenzaron un aplauso que se prolongó varios minutos y que obligó a Saramago a saludar en varias ocasiones con los brazos abiertos. El público puesto en pie dio una ovación sentida que llegó a emocionar al Premio Nobel.
A partir de ese momento Saramago se vio envuelto en una nube de admiradores, bolígrafo en ristre, solicitando autógrafos. Poco a poco, Saramago se fue apartando del gentío, y consiguió refugiarse con su familia.
Al final, conocer a José Saramago fue un hecho que mereció la pena a cuantos asistieron a la fiesta de los IDEALES. No cabe duda de que es una figura singular que ayer selló para siempre su compromiso con Granada. Un pacto que comenzó en el 85, cuando el autor de La balsa de piedra visitó Orce, un año antes de acabar enamorándose perdidamente de la granadina que ha llenado su vida.
 
 

 

José Saramago, siempre del lado de los menos favorecidos: Galeano

"Seguirá siendo una voz entrañable y 'extrañable', no sólo por sus obras sino por sus acciones, dijo el uruguayo.

Reuters
Publicado: 18/06/2010 11:41

Montevideo. La obra del escritor portugués José Saramago, quien falleció el viernes a los 87 años, continuará siendo entrañable y "extrañable", al igual que su forma de actuar que lo ubicaba siempre del lado de los menos favorecidos, dijo el autor uruguayo Eduardo Galeano.

Saramago, premio Nobel de Literatura, levantó varias veces su voz contra las injusticias, el conservadurismo, la Iglesia y los grandes poderes económicos.

"Seguirá siendo una voz entrañable y 'extrañable'. Lo extrañaremos mucho aunque siga estando", dijo Galeano.

"Yo no quiero palabrear las emociones, simplemente digo que en este mundo hay finales que son también comienzos, muertes que son nacimientos. Y de eso se trata", agregó.

"(Se extrañará) su obra y también a él, a sus acciones, (porque) era un hombre que estaba siempre del lado de los perdedores", comentó el autor de Las venas abiertas de América Latina.

Saramago era miembro del Partido Comunista y comenzó su carrera literaria como poeta. Entre su obra se destaca El año de la muerte de Ricardo Reis, El evangelio según Jesucristo, Ensayo sobre la ceguera, La balsa de piedra y La caverna.

La Fundación Saramago dijo que el escritor había muerto de un fallo multiorgánico tras una enfermedad prolongada.

La Jornada

 

Vázquez-Figueroa: Si lamentó dejar este mundo fue por Pilar

Llanto ibérico por Saramago

El adiós al escritor portugués

A los 87 años, murió José Saramago. Era novelista, poeta y periodista. En 1998 recibió el Premio Nobel de Literatura.


El 20 de diciembre de 1998, Saramago recibió el Premio Nobel.

El 20 de diciembre de 1998, Saramago recibió el Premio Nobel.

 

José Saramago murió esta mañana en su casa ubicada en Lanzarote, Canarias. Una leucemia crónica provocó su deceso. Según fuentes de la familia, pasó una noche tranquila, pero tras desayunar comenzó a sentirse mal y falleció.

 

Nació el 16 de noviembre de 1922 en el pueblo rural de Azinhaga, cerca de Lisboa, bajo el nombre de José de Sousa Saramago. Fue más conocido por el apodo de su familia paterna, Saramago, que el funcionario del Registro Civil añadió al inscribirlo.

 

Trabajó como operario en un taller metalúrgico, y fue dibujante técnico, funcionario público, empleado en una editorial y periodista. Se dedicó de lleno a la literatura recién a los 40 años.

 

A pesar del prestigió que ganó con sus libros anteriores, obtuvo una fuerte popularidad cuando su novela "El Evangelio según Jesucristo" no participó del Premio Literario Europeo por prohibición del gobierno de Portugal, que lo catalogó como una "ofensa a los católicos". Como acto de protesta, Saramago abandonó su país en 1993 y se instaló en la isla de Lanzarote, con su mujer.

 

En 1998, la Academia Sueca de las Letras encontró a Saramago merecedor del Premio Nobel de Literatura en mérito a un trabajo que "con parábolas sustentadas con imaginación, compasión e ironía continuamente nos permite captar una realidad fugitiva". Fue el primero y hasta ahora único autor de Portugal que recibió éste premio.

 

Fue al autor de obras claves de la literatura universal como "El Evangelio según Jesucristo" (1991) y "Ensayo sobre la ceguera" (1995). Además fue distinguido por su labor con numerosos galardones, como el Premio Camoes; y entre sus últimas publicaciones se destacaron: "Caín" (2009) y "El viaje del elefante" (2008).

 

La Razón

Foto de la Noticia
Foto: EP

MADRID/TENERIFE, 18 Jun. (EUROPA PRESS)

   Personalidades del mundo de la cultura, las ciencias, la política y sus vecinos de Tenerife, sus compatriotas portugueses y también lectores anónimos por todo el planeta. Todos lloran la muerte del Premio Nobel de literatura José Saramago.

   Uno de sus amigos íntimos, escritor y periodista Alberto Vázquez-Figueroa, aseguró que si Saramago lamentó dejar este mundo fue "puramente por Pilar" porque "se amaban como quinceañeros". Según confesó "una de las cosas que más divertía" al Nobel de la Literatura "era que pinchara a Pilar [del Río]", su mujer, y que con eso "se reía a carcajadas".

   "Una de las cosas que más le divertía era que yo pinchara a Pilar. La adoraba pero le tenía un cierto respeto y muchas veces no se atrevía, pero cuando yo me metía con ella, siempre en broma y de risas, él se reía mucho, a carcajadas. ¡Se descojonaba!", recordaba Vázquez-Figueroa que si bien apuntó que su muerte era "una cosa que esperábamos", en el fondo reconoció que también es algo que "cuando te coge parece que sea lo más inusitado del mundo".

   En esta misma línea se expresó el escritor y Premio Cervantes Juan Marsé que reconoció que recibió "con relativa sorpresa" la noticia de la muerte de Saramago porque "sabía que estaba mal".  "Hacía mucho tiempo que no le veía, como cuatro o cinco años, que fuimos a cenar juntos", recordó.

   Marsé señaló que les unían "bastantes ideas sobre la situación política y social", según constató las veces que se encontraron y eligió de toda bibliografía escrita por Saramago 'El evangelio según Jesucristo', porque "la literatura es una cuestión de gustos".

EL "ORGULLO" DE PORTUGAL

   El primer ministro portugués, José Sócrates, también lamentó la desaparición de "uno de los grandes rostros de la cultura" de Portugal y un "orgullo" para todos los portugueses.

   "Recibí la noticia de la muerte de José Saramago con mucho pesar", señaló Sócrates a los periodistas, considerando su desaparición como "una pérdida para la cultura portuguesa" y expresando sus "condolencias".

   "Los portugueses aprecian mucho la obra y la carrera de José Saramago, que dejó una obra que enorgullece al país", añadió. "Tengo la seguridad de que ese es el sentimiento de todos los portugueses en este momento", afirmó.

   El presidente del PP, Mariano Rajoy, envió un telegrama a la familia expresando sus condolencias en nombre de su partido por el fallecimiento del autor. "En nombre del Partido Popular y del mío propio, quiero transmitirle nuestro pesar por el fallecimiento de uno de los principales escritores de nuestra hermana lengua portuguesa. Amigo sentido de España, la calidad y hondura de su obra le han convertido en un autor de referencia en todo el mundo", afirma el dirigente 'popular'.

    Por su parte, el Cabildo de Tenerife también mostró su pesar por la muerte de Saramago, "uno de los grandes de la literatura universal que hizo de Canarias su hogar". Saramago fue una persona al que las islas acogieron "como un canario más", según apuntó el presidente Canario, Paulino Rivero, que destacó que su pérdida "significa una gran pérdida para el mundo de la cultura en el archipiélago y en el mundo".

HEREDERO DEL IBERISMO

   La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, destacó que José Saramago "ha sido el más firme heredero de una larga tradición: el iberismo portugués". "Pocos como él han amado y conocido tan profundamente nuestras dos culturas", señaló la directora en un comunicado.

   Según Caffarel, el Premio Nobel "fue un escritor arriesgado y sin concesiones, que supo mirar con su agudo sentido crítico muchas de nuestras llagas: la muerte, las guerras, los abusos del poder".

   Por último recordó que el Instituto Cervantes se ha honrado en repetidas ocasiones en contar con su presencia en diversos centros, y acogió en su sede central en Madrid la presentación en España de su célebre 'Las intermitencias de la muerte', "en un acto en el que mantuvimos por videoconferencia una apasionante charla con el autor ahora desaparecido".

   Por su parte, el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, recordó al escritor fallecido como un "mago de la palabra y un fabulador" que defendía "sinceramente" aquello en lo que creía.  "Saramago contaba con un gran valor de sinceridad, propio de un hombre de campo hecho a sí mismo, que ha estado desde siempre comprometido", sentenció.

EuropaPress

 

Afirman en Chile que José Saramago fue “una conciencia vigilante”

 

El recién fallecido escritor portugués, José Saramago, “fue una conciencia vigilante” frente a los grandes problemas humanos, sociales y políticos de la humanidad, señaló hoy el Premio Nacional de Literatura 2006 de Chile, José Miguel Varas.

“(Saramago) fue una conciencia vigilante, un tipo de intelectual que ahora es muy escaso, el intelectual que asume no sólo su obligación de creador literario, sino también una especie de responsabilidad ética frente a todas las grandes causas de la humanidad”, dijo Varas.

El escritor chileno resaltó la “extraordinaria independencia” del Premio Nobel de Literatura 1998, que luego de haber sido militante del clandestino Partido Comunista Portugués, durante la dictadura de Oliveira Salazar (1932-1968), devino crítico del “socialismo real”.

“Tuvo una posición crítica respecto de la Unión Soviética, y una posición muy independiente, y fue también un fuerte crítico de Cuba, después de haber sido adherente de la Revolución Cubana”, señaló Varas.

Indicó que el autor de “El Evangelio según Jesucristo”, “Memorial del Convento”, “Ensayo sobre la Ceguera”, entre muchos otros títulos, “era un escritor extraordinario del siglo XX y del siglo XXI”.

Además, “era del tipo de intelectual que parece estar en extinción en casi todo el mundo, porque Saramago, aparte de su notable arte como escritor, era un hombre que reflexionaba”.

“Era un hombre que asumía su responsabilidad como intelectual, ante la situación de su pueblo y ante toda los grandes problemas sociales y políticos del mundo”, concluyó Varas.

Cronica.com

Galeano: Saramago “se fue, pero se quedó”

“En este mundo hay finales que son también comienzos, muertes que son nacimientos”, dijo el escritor uruguayo tras la muerte de su colega portugués. “Y de eso se trata”, agregó

 



El escritor portugués y premio Nobel José Saramago, fallecido el viernes a los 87 años, "se fue, pero se quedó", dijo el viernes el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

"Yo no quiero palabrear las emociones", dijo Galeano a la AFP. "Simplemente digo que en este mundo hay finales que son también comienzos, muertes que son nacimientos. Y de eso se trata".

"Él se fue, pero se quedó", añadió.

Saramago murió el viernes en la isla española de Lanzarote, donde residía, anunció un comunicado de la Fundación Saramago.

(AFP)

Observa.com.uy

El director de la Academia Hondureña de la Lengua dice que la obra de Saramago fue ejemplar

El director de la Academia Hondureña de la Lengua dice que la obra de Saramago fue ejemplar

Tegucigalpa, 18 jun (EFE).- El director de la Academia Hondureña de la Lengua, Oscar Acosta, lamentó hoy el fallecimiento del escritor portugués y Premio Nobel de Literatura, José Saramago, cuya obra calificó de "sólida y muy ejemplar".

"Saramago fue un exponente de la literatura peninsular", subrayó el poeta en declaraciones a Efe en Tegucigalpa.

Agregó que Saramago también fue "influenciado por las letras españolas" y que "era un gran trabajador del idioma y muy cuidadoso con su literatura".

Acosta lamentó que el portugués no haya podido venir a Honduras, pese a que en los últimos cinco años se le invitó en dos ocasiones por parte de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán.

"Es una pena que no viniera tan prestigioso escritor", apostilló el intelectual hondureño.

Saramago murió hoy a los 87 años cuando se encontraba en su residencia de Lanzarote (islas Canarias, España) a causa de una leucemia crónica, según informaron fuentes de su familia.

 

       

 

Saramago

Homenaje al gran José Saramago, premio Nóbel de literatura.


Compartir este post

Comentar este post