Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Se exporta terror “made in Colombia”: ¿y los progresistas?

16 Agosto 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

¿Qué papel cumple –o pretende cumplir- el régimen colombiano en el ámbito internacional? ¿Cuáles son las tareas asignadas por el imperialismo? Las respuestas pueden resultar obvias.
Sin embargo, precisamente por esa obviedad, ¿por qué los gobiernos denominados progresistas tienen hoy tan buenas relaciones con la administración Santos? ¿Será respeto por la diferencia y la diversidad? ¿Es respetable el fascismo y la tiranía? ¿Cuál puede ser el impacto ideológico en los militares latinoamericanos capacitados por sus pares colombianos en una doctrina anticomunista y antibolivariana?| JIMY RÍOS.*

 

En la Colombia pro yanqui ya se habla de un boom de la exportación de seguridad y defensa, que en perspectiva popular es exportar su experiencia de terror. El Ministerio de Defensa creó la Agencia colombiana para la cooperación y exportación en seguridad y defensa, la cual “se encargará de centralizar los esfuerzos para buscar los mercados a nivel internacional en los que se puedan ofrecer los bienes y servicios que las Fuerzas tienen a su disposición.”

 

En esa estrategia, se consideran las “Fuerzas Armadas como herramienta de política exterior. Dada la valiosa experiencia acumulada por parte de la Fuerza Pública… son muchas las áreas de cooperación en materia de defensa y seguridad que se pueden ofrecer en un escenario global. No obstante, para que este conocimiento pueda ser ofrecido a países extranjeros, bien sea recurriendo a los mecanismos bilaterales establecidos o a través de foros multilaterales como la OTAN, es necesario fortalecer los mecanismos de diálogo y contar con un portafolio que presente la oferta de cooperación.”

 

La estrategia incluye un conocido enfoque cargado de eufemismos, pues “en el evento de que se solicite la cooperación de Colombia para atender situaciones de emergencia humanitaria o apoyar operaciones de estabilización y mantenimiento de paz, es necesario que la Fuerza Pública desarrolle capacidades que le permitan una mayor interoperabilidad con fuerzas aliadas internacionales.”
Téngase en cuenta que sobre el supuesto humanitarismo se patrocinó el ataque a Libia y Haití se encuentra ocupada por ejércitos humanitarios por ejemplo.

 

Para la exportación del terror fueron creadas las “escuelas regionales de entrenamiento militar y policial.” Colombia vende sus servicios a casi todas las FFMM y de Policía en América Latina y el Caribe. Hoy día, según informaciones de prensa, asesora a 17 países y ha capacitado a más de 5.000 policías extranjeros. Se registra un convenio con México para capacitar a 12.000 uniformados. Según el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, “el país está avanzando rápidamente en materia de ciencia y tecnología y en particular en el sector defensa… la producción de los fusiles Galil Ace, por parte de Indumil; las patrulleras fluviales, de Cotecmar; y el desarrollo de aviones de entrenamiento por parte de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC). (El colombiano, 10 de mayo de 2012).

 

Es importante resaltar que INDUMIL es la número 178 entre las empresas más grandes en Colombia. En 2011, tuvo ventas por 440.709 millones de pesos y utilidades netas por 33.743 millones. Su patrimonio es de 417.656 millones. A esta empresa de industria militar, se suman la Corporación para la Industria Aeronáutica Colombiana, la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval Marítima y Fluvial y el Fondo Rotatorio de la Policía Nacional.

 

Pese a que nadie puede negar la experiencia del régimen en materia de terror, Juan Carlos Ruiz (Universidad del Rosario) se pregunta “hasta qué punto algunas de las iniciativas que han sido presentadas en el país como programas piloto son realmente originales. Para el académico “muchas de las experiencias exitosas vienen copiadas de países con los que se tienen convenios como Estados Unidos, Francia y el Reino Unido. (Elcolombiano, 10 de mayo de 2012). Con la inquietud del profesor Ruiz, ubicamos a Colombia en el papel de multiplicador de las estrategias del imperialismo y recordamos la capacitación recibida en la Escuela de las Américas y en la cátedra de la Doctrina de Seguridad Nacional.

 

Por su parte, el experto en seguridad John Marulanda “precisa que buena parte del auge de Colombia como sitio de entrenamiento tiene que ver con los aportes que el Gobierno de Estados Unidos les hace en programas de seguridad. Entre los beneficiarios se destacan Honduras, El Salvador, Guatemala y obviamente, México. Cuando empezó la aviación del ejército los pilotos de Estados Unidos que venían a dictar los cursos a Colombia eran de Puerto Rico o nacionalizados de Centroamérica.” (Elcolombiano, 10 de mayo de 2012).
Algo así como que los gringos ofrecen las becas y los terroristas en Colombia las ejecutan.

 

En materia de mercenarios, Colombia también nutre el mercado de las mal llamadas “empresas de seguridad privada.” En tal sentido, el primer secretario de la Embajada del Líbano, Wisam Maksud, le dijo a la revista Dinero (especializada en negocios) que “los árabes buscan a los oriundos de esta región para liderar su esquema de seguridad… Colombia tiene mucha materia prima… En el sector de seguridad hay muchas, que son empresas de vigilancia y blindaje, por ejemplo. Ingenieros colombianos y pilotos colombianos se han ido a trabajar mucho a estos países. Desde finales de 2012 hasta hoy me atrevo a decir que han ido como 40 pilotos a trabajar en diferentes países árabes. En lo que va del año al menos diez empresas de seguridad privada han tramitado su llegada a alguno de los países que conforman el mundo árabe”

 

Más de 800 exmilitares colombianos, muchos de ellos de elite, se han alistado en el Ejército en los Emiratos Árabes donde les pagan hasta 18.000 dólares al mes. (Semana.com, 30 Junio 2012).
“Desde hace un año, decenas de los mejores soldados del país están abandonando las filas del Ejército colombiano. La mayoría de ellos son curtidos militares con amplia experiencia que han combatido en unidades de elite como las fuerzas especiales, entre otras…
“El antecedente más cercano de militares colombianos contratados en el exterior dio pie a una serie de escándalos, debido a las denuncias contra una empresa que se llamaba ID System que reclutaba exmilitares colombianos para ir a trabajar como mercenarios en Irak.”

 

Esto último tiene como contexto la privatización de la guerra. Según analistas consultados por la BBC Mundo “Esta se ha convertido en la tendencia del futuro, a medida que la responsabilidad de la seguridad pública y nacional pasa de ser un deber del Estado a ser un negocio de la empresa privada.” (Semana, 17 Enero 2012).

 

La conclusión de la BBC, es que “El Departamento de Defensa de Estados Unidos, el Pentágono, está delegando su lucha contra el narcotráfico a través de contratos multimillonarios con empresas privadas que se encargan de prestar asesoría, capacitación y realizar operativos en países productores de drogas y con vínculos al llamado “narcoterrorismo”, incluyendo América Latina.”

 

¿Y qué se entiende por narcoterrorismo?
¿Acaso el Plan Colombia no se ha ejecutado bajo el supuesto de la lucha contra el narcotráfico cuando realmente ha sido lucha contrainsurgente? El Plan Colombia, derrotado por las FARC, ha querido ser replicado en México y en Afganistán. ¿Puede haber una intervención humanitaria de Colombia, según le oriente los EEUU, en cualquiera de los países de América Latina, al ser acusados de patrocinar al narcoterrorismo o al terrorismo internacional?

 

Esta pregunta, sumada a las inquietudes expuestas al comienzo de éste artículo, se reeditan por la exportación del terror, y por tres hechos recientes que tampoco deberían pasar desapercibidos:
1. En Nicaragua fue condenado un ciudadano colombiano acusado de espionaje en ese país;
2. El gobierno de México contrató la asesoría del general retirado de la policía colombiana Oscar Naranjo.
3. Colombia asumió la presidencia del Consejo de seguridad de la ONU y desde allí hace gavilla contra Siria.

 

Estos hechos se suman a una larga cadena que ubican a Colombia no solo como plataforma de los intereses de los gringos en la región, sino en consonancia con los intereses del imperialismo en todo el mundo y no solo en América Latina. Recordemos para no olvidar algunos de los eventos en la historia reciente.

 

Aun está fresca la imagen del apretón de manos entre Porfirio Lobo y Álvaro Uribe, con lo cual el gobierno fascista se sumó a los Estados Unidos, España y Corea del Sur para legitimar el golpe de Estado en Honduras. En éste contexto, Bogotá fue visitada por los golpistas y luego la banda uribista visitó Tegucigalpa. Posteriormente, el presidente Santos, propició el encuentro entre el Lobo y Chávez.

 

En 2011, el Presidente Santos recibió a miembros del Consejo Nacional de Transición en Libia. En esa oportunidad, Santos “consideró que el pueblo libio merece un gobierno que respete los derechos humanos, las libertades y los valores democráticos.” Mientras gobiernos latinoamericanos defendían a Muammar Ghadafi, el gobierno colombiano conversaba con quienes lo asesinaron.

 

Hoy el imperialismo va por Siria y ahí está Colombia levantando la mano en las Naciones Unidas en favor de esa empresa. Al mismo tiempo que los gobiernos progresistas se suman a Rusia y China, Colombia la acosa desde la presidencia del Consejo de Seguridad, ubicándose del lado de los EEUU, Inglaterra y Francia. Y guarda silencio sobre el asesinato del ministro de defensa en Damasco.
Recordemos que fueron los gobiernos latinoamericanos, exceptuando Bolivia, según trascendió, los que votaron por Colombia para que se ubicara en el mencionado Consejo de Seguridad.

 

Un poco más atrás (2008), pero en plena vigencia, el expresidente Uribe le ofreció a la OTAN 100 militares para su participación directa en Afganistán, a través de la vinculación con el ejército de España. Sobre esto es recomendable tener en cuenta que estos militares se convierten en personal de confianza de los yanquis no solo para la lucha contrainsurgente, sino en grandes operaciones.

 

A lo anterior se agrega la acción política de las organizaciones fascistas. En esa actividad tienen como peón de avanzada a Álvaro Uribe, moviéndose entre nuestra América y España cumpliendo la tarea de legitimar golpes de Estado, provocar los gobiernos progresistas y tratar de articular la derecha internacional.
Dicho sea de paso, la campaña electoral del nuevo y cuestionado presidente de México, la asesoró el venezolano J.J. Rendón, asesor de las campañas de Uribe y de Santos. Parece que desde Bogotá ofrece asesoría a Capriles, el candidato de la oposición a la presidencia de Venezuela.

 

A propósito de Uribe y de la campaña de descredito que le tiene Telesur, es sano precisar que no se trata solo de un individuo. Y si bien en algún momento puede ser necesario individualizar responsabilidades, lo cierto es que Uribe hace parte de todo un régimen de terror, del cual Santos también participa. Esperemos que no se trate solo de una estrategia electoral y oportunista para asociar a Uribe con la oposición, y extender el descrédito a Capriles. Dicho de otra manera, así se corre el riesgo de mostrar un Uribe actuando como rueda suelta y un individuo aislado del régimen, y se deje de lado al gobierno de Santos.

 

Es aquí donde también cabe la pregunta por las buenas relaciones con el gobierno de Santos por parte de Chávez, Correa, Evo, Dilma, Cristina, Pepe, Castro. Incluso Lugo, quien por coincidencia estuvo en Bogotá días antes del golpe en Paraguay.

 

La Colombia oligárquica va por caminos distintos al bolivarianismo. Sus alianzas estratégicas no están con los gobiernos progresistas, y más bien por el lado del imperialismo, los EEUU, la OTAN y todos sus anexos. Mientras en el Sur se derrota el ALCA y se construye el ALBA, Colombia firma un TLC con los EEUU y lo propio busca con la Unión Europea, Japón y Corea del Sur.

 

Sobre el papel de Colombia, vale la pena recordar que luego del asesinato de Raúl Reyes, miembro del secretariado de las FARC, Hugo Chávez sostuvo que el entonces “Ministro de Defensa de Colombia (Juan Manuel Santos), pretende convertir a Colombia en el Israel de América Latina.” No quisiera pensar que frases como estas son emitidas en caliente y actualmente moderadas por la diplomacia blanda, las razones de Estado, el pragmatismo y los negocios en la economía capitalista. No quisiera pensar así, digo, porque entonces estaríamos a las puertas de los límites de estos procesos que generaron tanta esperanza en la Patria Grande.

 

Para terminar quisiera recordar que Simón Bolívar alcanzó a caracterizar los verdaderos intereses del que llamaría “ingrato” Francisco de Paula Santander, empeñado en vincularse al proyecto expansionista de los EEUU. Santander traicionó a Bolívar. No estuvo en la Campaña Admirable. ¿Qué explica las buenas relaciones de los bolivarianos con el santanderismo instalado en Colombia?
——
* Fuente: ABP Noticias.

En: www.tlaxcala-int.org

Compartir este post

Comentar este post