Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Segundo centenario del Grito de Independencia de Venezuela: festejos continentales

19 Abril 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Logo Bicentenario
 

 Diciendo “Hoy, cuando vivimos un proceso político transformador, que significa la revolución bolivariana, el sentido continental de esta lucha se hace de nuevo presente… Es la concreción de los ideales del bicentenario, la justicia, la soberanía plena, la verdadera independencia y la libertad”, la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela nos invita a participar en las celebraciones –en Santiago, Valparaíso y Quillota– del segundo centenario del Grito de Independencia de Venezuela, el 19 de abril de 1810 dando inicio a la lucha contra los colonizadores españoles, que culminaría con la firma del Acta de Independencia, el 5 de julio de 1811.

 

 

 

 De esta Semana de Venezuela1 –lunes 19 a viernes 23, de abril– destaco dos de los eventos que se realizarán en Santiago (ambas invitaciones en archivos adjuntos), a los cuales están especialmente convocados cuantos no desisten de combatir por los grandes ideales que cimentaron la emancipación de América Latina y por la construcción de una sociedad efectivamente democrática, equitativa y solidaria:

 

 

 

Ofrenda Floral en el monumento a El Libertador Simón Bolívar. Con la Orquesta Juvenil de Cámara de la Comuna de La Reina y el cantautor Max Berrú. Lunes, a las 11:00 horas, en Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins con Avenida Brasil (Metro Los Héroes y República [Línea 1])

 

 Invitacion-a-la-ofrenda-floral.JPG

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

Presentación del libro El 19 de abril de 1810, 5a edición de la Fundación Buria, con el auspicio del CNU-OPSU – Universidad Nacional de Yaracuy y Universidad Nacional del Táchira–, del historiador venezolano Reinaldo Rojas. Martes, a las 19:00 horas, en la Biblioteca Santiago (Matucana 151 - Metro Quinta Normal [Línea 5] y Estación Central [Línea 1])

 

 

 

Invitacion-a-la-presentacion-del-libro.JPG

 

 

 

 

 

 La Revolución del 19 de abril de 1810 fue un movimiento popular, ocurrido en Caracas, ese Jueves Santo, iniciando la lucha por la independencia de Venezuela. El movimiento se originó por el rechazo de los caraqueños al nuevo gobernador Vicente Emparan, nombrado por el hermano de Napoleón Bonaparte, José I de España, debido al derrocamiento de Fernando VII, el monarca español, tras la invasión napoleónica de Iberia. Ese día, cuando Emparan se dirigía a misa, un grupo de miembros del Cabildo de Caracas, perteneciente a la aristocracia y a la burguesía criolla –con apoyo de parte del pueblo y de importantes sectores de las fuerzas armadas, tanto de batallones de veteranos como de milicias, así como de destacados personajes del clero e intelectuales–, lo recusaron como Capitán General de Venezuela. Entonces, el representante de Napoleón, no aceptando tal pronunciamiento, desde una ventana del ayuntamiento preguntó al pueblo –que se había reunido en la Plaza Mayor (hoy Plaza Bolívar)– si quería que él siguiera mandando. El presbítero José Cortés de Madariaga, mediante gestos, pidió a la multitud que contestaran ¡NO! Así habiendo acontecido, Emparan dijo que, en aquella situación, tampoco quería ser gobernador, renunciando al cargo y regresando a España. Los sublevados caraqueños firmaron el Acta del 19 de abril de 18102, en la cual aducen que habían procedido en nombre de Fernando VII, rey de España depuesto por Napoleón, y en desobediencia a José I, su hermano. Se estableció la Junta de Gobierno, aprobándose: establecer juntas similares en las provincias de Cumaná, Margarita, Barinas, Barcelona, Trujillo y Mérida; liberar el comercio exterior; crear, para fomentar la agricultura y la industria, la Sociedad Patriótica y, también, la Academia de Matemáticas; prohibir el comercio de esclavos negros. Además, enviaron delegaciones diplomáticas a los países que los podrían apoyar en la insurrección: Inglaterra, Estados Unidos y Nueva Granada3. Sin embargo, tres provincias permanecieron leales al gobierno napoleónico, impuesto en España: Maracaibo, Coro y Guayana.

 

 

 Entre los antecedentes más próximos al Grito del 19 de abril de 1810, destacan la Conspiración de Gual y España4 (1797), la expedición libertadora de Francisco de Miranda (1806) y la Conspiración de los mantuanos5 (1808).

 

 

 

 El rechazo a la designación de Vicente Emparan como Capitán General de Venezuela constituyó primera acción para lograr la firma del Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela, al 5 de julio de 1811.

 

 

 

1 Programa completo en archivo adjunto

 2 Archivo adjunto.

 3 El Virreinato Nueva Granada tuvo por territorios los correspondiente a las Reales Audiencias de Santa Fe de Bogotá, Panamá, y Quito, y parte del posterior de la Capitanía General de Venezuela. Así, ese virreinato comprendió territorios de las actuales repúblicas de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela, además de regiones del Norte del Perú y Brasil, y el Oeste de Guyana. La capital del Virreinato era la ciudad de Santa Fe (hoy Bogotá).

 4 Movimiento revolucionario organizado en La Guaira y Caracas, en 1797, por Manuel Gual y José María España. El primero, guaireño, era militar retirado (capitán), hijo de un oficial que, cerca de cincuenta años antes, había defendido al puerto de La Guaira, contra ataques navales de los ingleses. El segundo desempeñaba el cargo de teniente de justicia de Macuto. Fue un proyecto revolucionario igualitario, republicano y democrático, con proyección hacia el resto del Continente. En la conjura participaron individuos de todas las clases sociales, exceptuando a los mantuanos.

 5 Mantuano es el nombre que se dio en Caracas, desde el siglo XVII –y a lo largo del período colonial español y, también, por algún tiempo, después de la independencia– a los aristócratas blancos, descendientes de conquistadores españoles.

 

Jorge Araya

 

 1   Programa de la Semana de Venezuela 

 

 

Programa-de-la-Semana-de-Venezuela_html_m473ac297.gif 

LUNES, 19 DE ABRIL

 

11:00 horas

Ofrenda Floral en el monumento a El Libertador Simón Bolívar. Con la Orquesta Juvenil de Cámara de la Comuna de La Reina y el cantautor Max Berrú.

Monumento a Simón Bolívar, Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins con Avenida Brasil

 

15:00 horas

Inauguración del Espacio: Conociéndonos para promover la unión latinoamericana y caribeña.

Centro de Documentación y Extensión de La Embajada de la República Bolivariana de Venezuela. Bustos 2021. Providencia


19:00 horas
Visita al Directorio de la Sociedad de Escritores de Chile.
Almirante Simpson 7. Providencia
___________

 

MARTES, 20 DE ABRIL

 

19:00 horas

Presentación del libro El 19 de abril de 1810 –5a edición de la Fundación Buria, con el auspicio del CNU-OPSU – Universidad Nacional de Yaracuy y Universidad Nacional del Táchira–, del historiador venezolano Reinaldo Rojas.

Biblioteca de Santiago. Matucana 151. Estación Central

___________

 

MIÉRCOLES, 21 DE ABRIL

18:00 horas

Foro: Nuestra América, una revisión crítica a 200 años de emancipación.
Foristas: Eduardo Cavieres F. (Prof. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso): El contexto de la independencia latinoamericana. Revisión del marco económico, político y social.
Luis Corvalán M. (Prof. Universidad de Valparaíso): Pensamiento latinoamericano. Las ideas fundantes de las nuevas repúblicas. Carlos Ruiz E. (Prof. Universidad de Chile): Movimientos sociales en América Latina, las experiencias del siglo XX. La dicotomía entre lo político y lo social. Reinaldo Rojas (Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Venezuela): “Los desafíos de una nueva historiografía latinoamericana. A doscientos años de repúblicas ¿Independencia o nuevas dependencias?”

Salón Quinto Centenario, Casa Central, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

___________

 

JUEVES, 22 DE ABRIL

10:00 horas

Taller de Formación Docente, para dar a conocer los vínculos existentes en la conformación de la historia y la cultura de Chile y Venezuela.

Colegio Simón Bolívar de Quillota

 

19:00 horas

Foro: Una mirada al Bicentenario, 200 años después, independencia y revolución.
Ponentes: Profesores Leonardo Jeffs C. (Universidad Católica de Valparaíso, Chile)
Reinaldo Rojas (Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Venezuela).

Embajada de la República Bolivariana de Venezuela. Bustos 2021. Providencia

___________

 

VIERNES, 23 DE ABRIL

19:00 horas

Visita-conversatorio con el Directorio del Instituto de Investigaciones Históricas General José Miguel Carrera Verdugo.

Bilbao 4509. Providencia

 

 

  2                     ACTA DEL 19 DE ABRIL DE 1810

En la ciudad de Caracas el 19 de abril de 1810, se juntaron todos los señores que abajo firmarán, y son los que componen este muy ilustre Ayuntamiento, con motivo de la función eclesiástica del día de hoy, Jueves Santo, y principalmente con el de atender a la salud pública de este pueblo que se halla en total orfandad, no sólo por el cautiverio del señor Don Fernando VII, sino también por haberse disuelto la junta que suplía su ausencia en todo lo tocante a la seguridad y defensa de sus dominios invadidos por el Emperador de los franceses, y demás urgencias de primera necesidad, a consecuencia de la ocupación casi total de los reinos y provincias de España, de donde ha resultado la dispersión de todos o casi todos los que componían la expresada junta y, por consiguiente, el cese de su funciones. Y aunque, según las últimas o penúltimas noticias derivadas de Cádiz, parece haberse sustituido otra forma de gobierno con el título de Regencia, sea lo que fuese de la certeza o incertidumbre de este hecho, y de la nulidad de su formación, no puede ejercer ningún mando ni jurisdicción sobre estos países, porque ni ha sido constituido por el voto de estos fieles habitantes, cuando han sido ya declarados, no colonos, sino partes integrantes de la Corona de España, y como tales han sido llamados al ejercicio de la soberanía interina, y a la reforma de la constitución nacional; y aunque pudiese prescindirse de esto, nunca podría hacerse de la impotencia en que ese mismo gobierno se halla de atender a la seguridad y prosperidad de estos territorios, y de administrarles cumplida justicia en los asuntos y causas propios de la suprema autoridad, en tales términos que por las circunstancias de la guerra, y de la conquista y usurpación de las armas francesas, no pueden valerse a sí mismos los miembros que compongan el indicado nuevo gobierno, en cuyo caso el derecho natural y todos los demás dictan la necesidad de procurar los medios de su conservación y defensa; y de erigir en el seno mismo de estos países un sistema de gobierno que supla las enunciadas faltas, ejerciendo los derechos de la soberanía, que por el mismo hecho ha recaído en el pueblo, conforme a los mismos principios de la sabia Constitución primitiva de España., y a las máximas que ha enseñando y publicado en innumerables papeles la junta suprema extinguida. Para tratar, pues, el muy ilustre Ayuntamiento de un punto de la mayor importancia tuvo a bien formar un cabildo extraordinario sin la menor dilación, porque ya pretendía la fermentación peligrosa en que se hallaba el pueblo con las novedades esparcidas, y con el temor de que por engaño o por fuerza fuese inducido a reconocer un gobierno legítimo, invitando a su concurrencia al señor Mariscal de Campo don Vicente de Emparan, como su presidente, el cual lo verificó inmediatamente, y después de varias conferencias, cuyas resultas eran poco o nada satisfactorias al bien político de este leal vecindario, una gran porción de él congregada en las inmediaciones de estas casas consistoriales, levantó el grito, aclamando con su acostumbrada fidelidad al señor Don Fernando VII y a la soberanía interina del mismo pueblo; por lo que habiéndose aumentado los gritos y aclamaciones, cuando ya disuelto el primer tratado marchaba el cuerpo capitular a la iglesia metropolitana, tuvo por conveniente y necesario retroceder a la sala del Ayuntamiento, para tratar de nuevo sobre la seguridad y tranquilidad pública. Y entonces, aumentándose la congregación popular y sus clamores por lo que más le importaba, nombró para que representasen sus derechos, en calidad de diputados, a los señores doctores don José Cortés de Madariaga, canónigo de merced de la mencionada iglesia; doctor Francisco José de Rivas, presbítero; don José Félix Sosa y don Juan Germán Roscio, quienes llamados y conducidos a esta sala con los prelados de las religiones fueron admitidos, y estando juntos con los señores de este muy ilustre cuerpo entraron en las conferencias conducentes, hallándose también presentes el señor don Vicente Basadre, intendente del ejército y real hacienda, y el señor brigadier don Agustín García, comandante subinspector de artillería; y abierto el tratado por el señor Presidente, habló en primer lugar después de su señoría el diputado primero en el orden con que quedan nombrados, alegando los fundamentos y razones del caso, en cuya inteligencia dijo entre otras cosas el señor Presidente, que no quería ningún mando, y saliendo ambos al balcón notificaron al pueblo su deliberación; y resultando conforme en que el mando supremo quedase depositado en este Ayuntamiento muy ilustre, se procedió a lo demás que se dirá, y se reduce a que cesando igualmente en su empleo el señor don Vicente Basadre, quedase subrogado en su lugar el señor don Francisco de Berrío, fiscal de Su Majestad en la real audiencia de esta capital, encargado del despacho de su real hacienda; que cesase igualmente en su respectivo mando el señor brigadier don Agustín García, y el señor don José Vicente de Anca, auditor de guerra, asesor general de gobierno y teniente gobernador, entendiéndose el cese para todos estos empleos; que continuando los demás tribunales en sus respectivas funciones, cesen del mismo modo en el ejercicio de su ministerio los señores que actualmente componen el de la real audiencia, y que el muy ilustre Ayuntamiento, usando de la suprema autoridad depositada en él, subrogue en lugar de ellos los letrados que merecieron su confianza; que se conserve a cada uno de los empleados comprendidos en esta suspensión el sueldo fijo de sus respectivas plazas y graduaciones militares; de tal suerte, que el de los militares ha de quedar reducido al que merezca su grado, conforme a ordenanza; que continuar las órdenes de policía por ahora, exceptuando las que se han dado sobre vagos, en cuanto no sean conformes a las leyes y prácticas que rigen en estos dominios legítimamente comunicadas, y las dictadas novísimamente sobre anónimos, y sobre exigirse pasaporte y filiación de las personas conocidas y notables, que no pueden equivocarse ni confundirse con otras intrusas, incógnitas y sospechosas; que el muy ilustre Ayuntamiento para el ejercicio de sus funciones colegiadas haya de asociarse con los diputados del pueblo, que han de tener en él voz y voto en todos los negocios; que los demás empleados no comprendidos en el cese continúen por ahora en sus respectivas funciones, quedando con la misma calidad sujeto el mando de las armas a las órdenes inmediatas del teniente coronel don Nicolás de Castro y capitán don Juan Pablo de Ayala, que obraran con arreglo a las que recibieren del muy ilustre Ayuntamiento como depositario de la suprema autoridad; que para ejercerla con mejor orden en lo sucesivo, haya de formar cuanto antes el plan de administración y gobierno que sea más conforme a la voluntad general del pueblo; que por virtud de las expresadas facultades pueda el ilustre Ayuntamiento tomar las providencias del momento que no admitan demora, y que se publique por bando esta acta, en la cual también se insertan los demás diputados que posteriormente fueron nombrados por el pueblo, y son el teniente de caballería don Gabriel de Ponte, don José Felix Ribas y el teniente retirado don Francisco Javier Ustáriz, bien entendido que los dos primeros obtuvieron sus nombramientos por el gremio de pardos, con la calidad de suplir el uno las ausencias del otro, sin necesidad de su simultánea concurrencia. En este estado notándose la equivocación padecida en cuanto a los diputados nombrados por el gremio de pardos se advierte ser sólo el expresado don José Felix Ribas. Y se acordó añadir que por ahora toda la tropa de actual servicio tenga press y sueldo doble, y firmaron y juraron la obediencia a este nuevo gobierno.

 

Vicente de Emparan; Vicente Basadre; Felipe Martínez y Aragón; Antonio Julián Alvarez; José Gutiérrez del Rivero; Francisco de la Hoz Berrío; Francisco Espejo; Agustín García; José Vicente de Unda; José de las Llamosas; Martín Tovar Ponte; Feliciano Palacios; J. Hilario Mora; Isidoro Antonio López Méndez; licenciado Rafael González; Valentín de Rivas; José María Blanco; Dionisio Palacios; Juan Ascanio; Pablo Nicolás González, Silvestre Tovar Liendo; doctor Nicolás Anzola; Lino de Clemente; doctor José Cortes, como diputado del clero y del pueblo; doctor Francisco José Rivas, como diputado del clero y del pueblo; como diputado del pueblo, doctor Juan Germán Roscio; como diputado del pueblo, doctor Félix Sosa; José Félix Ribas; Francisco Javier Ustáriz; fray Felipe Mota, prior; fray Marcos Romero, guardián de San Francisco; fray Bernardo Lanfranco, comendador de la Merced; doctor Juan Antonio Rojas Queipo, rector del seminario; Nicolás de Castro; Juan Pablo Ayala; Fausto Viana, escribano real y del nuevo Gobierno; José Tomás Santana, secretario escribano.

 

 

  20080801klphishve_8_Ies_SCO.jpg

 

Destitución de Vicente Emparan, el 19 de abril de 1810

 

 Bicentenario de la Independencia, 200 años después, ¡INDEPENDENCIA Y REVOLUCIÓN!

Bicentenario-de-la-Independencia--200-anos-despues---IND.gif La Comisión Presidencial para la Conmemoración del Bicentenario de la Independencia de la República Bolivariana de Venezuela asumió el compromiso de contribuir a rescatar y esclarecer el significado histórico de la tan relevante fecha que dio nacimiento a la Patria Venezolana –19 de abril de 1810–, así como de valorizar su significado actual, en términos de reafirmación del derecho de los pueblos a su libertad y autodeterminación.

 

Para esos objetivos, explicitó las características de la celebración del Bicentenario de las Independencias Americanas:

• La concebimos como la presencia, entre nosotros, de un proceso que comenzó a fines del siglo XVIII y aún continúa.


• Concebimos la celebración del Bicentenario de las Independencias como un proceso vivo y actual, en el que todos debemos participar, porque nos corresponde, como generación, concluir el proceso que se inició en el siglo XIX y aún no concluye.


• La concebimos como un proceso con tanta pertinencia en lo actual que debemos enfrentar todas las distorsiones y tergiversaciones que se pretendan hacer de él.


• La concebimos como un proceso nuestro, americano, que incluye a todos los pueblos que, desde el siglo XIX, luchan por su liberación.


• La celebración de los Bicentenarios deben convertirse, desde Venezuela, en una fiesta popular en la que los pueblos nuestroamericanos sean los protagonistas. Las actividades desplegadas deben superar el carácter estrictamente oficial y académico que solían tener este tipo de eventos en tiempos de la cuarta república.


• El protagonismo del pueblo debe expresarse en todas y cada una de las actividades, incluyendo aquellas consideradas tradicionalmente como reservadas a la academia y a los sabios. Las investigaciones deben superar los paradigmas hegemónicos y dar paso al protagonismo de los saberes, las prácticas y la memoria popular.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Comentar este post