Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Sólo cuatro países de la Unión Europea podrán contener el déficit por debajo del 3% del PIB

23 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Bulgaria, Luxemburgo, Estonia y Suecia serán los únicos países europeos que cumplirán las previsiones de no rebasar el tope fijado por la Unión Europea (UE) para finales de 2010 o mantenerlo próximo al límite, a pesar de que a los dos primeros se les abrió procedimiento al sospechar, en un principio, que no serían capaces de contenerlo.

El informe, que resume la situación de cada uno de los integrantes de la UE para afrontar las medidas de ajuste presupuestario impuestas, explica que los ajustes impuestos por Bruselas para corregir el ajuste repercuten en el sector público, lo que supone que muchos Gobiernos se vean obligados a recortar también políticas sociales para no tener que enfrentarse en un futuro próximo a posibles sanciones financieras.

El severo paquete de medidas de ajuste pretende atajar un déficit público cuya media alcanza el 7,3% del PIB para los socios europeos y sólo algo menor (6,6%) para los socios del euro, es decir, más del doble de la situación a la que se quiere llegar dentro de tres años. En términos interanuales, el déficit se ha incrementado cuatro décimas en la UE y tres en la eurozona. Para España, las previsiones del Gobierno son incluso peores, ya que auguran un saldo negativo para este año del 9,8% del PIB, 1,6 puntos por debajo del registrado en 2009 (ver gráfico).

En virtud del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que impone varias etapas para corregir esta desviación del déficit presupuestario y que pueden terminar en sanciones para los países que no sean capaces de cumplirlo, la inmensa mayoría de países tendrán que afrontar recortes que en años anteriores han estado sosteniendo el Estado del Bienestar y que ahora entra en retroceso.

“Este procedimiento supone varias etapas para que se tomen las medidas adecuadas que corrijan la situación: en una primera, el Consejo declara que un déficit es excesivo, formulando una recomendación al Estado miembro afectado y estableciendo plazos para la adopción de medidas correctoras eficaces; posteriormente, el Consejo controla el cumplimiento de su recomendación y deroga la decisión relativa a la existencia de un déficit excesivo en caso de que éste se haya corregido. En el último paso, si el Estado miembro no cumple la recomendación, el Consejo puede decidir pasar a la siguiente etapa del procedimiento de déficit excesivo hasta llegar, en última instancia, a la imposición de sanciones financieras”, detalla el informe de UGT.

Algunos países, los primeros que entraron en este procedimiento, tienen como fecha límite para reconducir el déficit a los límites acordados en el PEC el año 2011, como son Hungría y Malta. Otro grupo tendrá que de cumplir con los límites en el año 2012 -Bélgica, Italia, Letonia, Lituania, Polonia y Rumania-, mientras que Grecia, Irlanda y Reino Unido tienen de plazo hasta 2014, y el resto de países, entre ellos España, deben alcanzar un máximo del 3% del PIB en el déficit en el año 2013.

El sector público sufre las consecuencias

El informe analiza las medidas emprendidas por los Gobiernos de los países miembros cuyo plazo para ajustarse a la UE expira antes o bien porque han decidido atajar una situación que a medio plazo resultará insostenible para los criterios europeos: Alemania, Grecia, España, Irlanda, Italia, Portugal y Reino Unido. En todos ellos la diana elegida para mitigar el gasto ha sido el sector público y el paquete de políticas sociales.

En Alemania, el déficit excesivo ha llevado al Gobierno a plantear un ajuste en las cuentas públicas que supondrá un recorte de 80.000 millones de euros hasta 2014. El Ejecutivo de Angela Merkel ha aprobado la reducción de las plantillas públicas en 10.000 funcionarios hasta 2014 y también se les ha bajado el sueldo un 2,5%, así se prevé reducir unos 40.000 efectivos de las Fuerzas Armadas. En materia fiscal, Alemania estudiará ampliar las partidas del IVA reducido y ya se han creado nuevos impuestos: la tasa ecológica al tráfico aéreo, que insuflará mil millones a las arcas públicas cada año; la tasa nuclear, que aportará 2.300 millones en 2011 y nuevos impuestos al sector financiero que engrosarán la caja en 2.000 millones al año. Asimismo, se eliminan las exenciones a la “ecotasa” para sumar mil millones más el año que viene y 1.500 desde 2012. En Alemania ya se había aumentado la edad de jubilación, pasando de 65 a 67 años en abril de 2007.

En Grecia, ante el fracaso en el intento de financiar por sí misma su deuda pública, se hizo necesario activar el mecanismo de ayudas diseñado por los países de la zona euro a través de un rescate de por 30.000 millones de euros procedentes de préstamos bilaterales de países de la eurozona y otros 10.000 millones a cargo del Fondo Monetario Internacional (FMI). “Por esta razón, los planes de ajuste del déficit que se le solicitan a Grecia van acompañados de reformas de mayor calado, con carácter estructural, a petición del FMI y que incluyen la simplificación del sistema de remuneración de los empleados del sector público, modernización de la contratación pública, transparencia en las decisiones de gasto público, reforma de la Administración Local, revisión independiente funcional del gobierno central y mejorar la regulación”, detalla el trabajo elaborado por el Gabinete Técnico del sindicato.

El país heleno se ha reducido la inversión pública en 1.500 millones de euros, se ha llevado a cabo un plan de privatización de empresas públicas y se han eliminado organismos y departamentos del entramado público. Los funcionarios griegos han sido los más vapuleados en materia de salario, ya que además de congelárseles el sueldo durante tres años, su masa salarial se ha reducido un 16% y la tasa de reposición se ha limitado al 20%.

Asimismo, la nómina de las pensiones adelgaza un 18%, lo que supondrán que además, no se revalorizarán y se aumenta el cómputo del salario medio para asignar la dotación, que pasa de los últimos cinco años a una media de toda la vida laboral. Le edad de jubilación aumenta hasta los 65 años para todos los trabajadores (antes las mujeres se jubilaban a los 60).

En cuanto a las medidas que afectan al mercado de trabajo y los salarios, el país intenta desarrollar una reforma de la legislación de protección del empleo, de los salarios mínimos, del sistema de negociación colectiva para asegurar la moderación salarial, un aumento de la flexibilidad a través del tiempo de trabajo, la lucha contra el trabajo no declarado y una revisión de la red de seguridad social.

Este año el Gobierno tiene previsto reformar el sistema de pensiones, de sanidad y el sector empresarial para dar mayor entrada a nuevas empresas. Para ello, se simplificarán trámites burocráticos a través de la transposición de la directiva de servicios y se liberalizará el transporte de mercancías por carretera, los ferrocarriles y el sector energético para hacer estos sectores “más competitivos”, continúa el informe de UGT.

En el campo de los impuestos, el IVA se eleva al 23% y el tramo reducido, al 11%, mientras que se sube un 40% el IRPF para las rentas superiores a los 60.000 euros desde los 75.000 precedentes. Se crean impuestos sobre los carburantes y el alcohol y se introducen reformas en el mercado laboral como la descentralización de la negociación colectiva y los salarios mínimos para jóvenes y parados de larga duración.

Por su parte, Irlanda lleva 18 meses desarrollando y aprobando medidas de ajuste presupuestario a raíz del elevado déficit público alcanzado por la recesión económica. En estos momentos, su prioridad es estabilizar las cuentas públicas, para lo que se ha planificado una reducción adicional del déficit aprobada por la Comisión Europea. Sin embargo, desde el mismo organismo le recomiendan una nueva revisión del déficit para situarlo en 3% del PIB en 2014. Para ello, se ha decidido recortar el gasto corriente del sector público, la inversión en infraestructuras y la cuantía del cheque -bebé, además de congelar la contratación pública y recortar los sueldos de los funcionarios en entre un 5 un 15% y de los ministros en un 15%, además de reducirse la cuantía de sus pensiones.

En cuestión de ingresos, el único impuesto que experimenta cambios es el IRPF, al que se impone un aumento progresivo, además de la creación de una tasa verde sobre los carburantes y un nuevo impuesto sobre el agua.

En el caso de Italia, tiene un déficit previsto para el año 2010 del 5,3% del PIB, por lo que el 2 de diciembre de 2009 se notificó la apertura del procedimiento de déficit excesivo y se le impuso 2012 como fecha tope para regresar al cumplimiento del PEC. Las medidas adoptadas por el Gobierno de Silvio Berlusconi para ahorrar 7.000 millones hasta 2013 y recortar un 10% el gasto público se orientan a realizar ajustes en el gasto de los ministerios, la reducción o eliminación de entes públicos y la lucha contra el fraude fiscal. Además, se paralizan las contrataciones públicas y los sueldos se congelan durante tres años. En el caso de las pensiones, se retrasa seis meses el acceso a la pensión y al igual que Grecia, se elimina la discriminación sexual positiva en la edad mínima para acceder a la pensión.

Para engrosar liquidez no se ha previsto, de momento, modificar la tributación del IVA o el IRPF. Tan sólo se crearán nuevos impuestos para atajar la evasión fiscal y se elimina la exención del 10% de beneficio fiscal a premios por productividad.

El Programa de Crecimiento y Estabilidad para el período 2010‐2013 ya obligó a Portugal a adoptar medidas de saneamiento sobre todo en el lado del gasto que suponga reducir el déficit y controlar la deuda pública en 2010 del 9,4% al 8,3% del PIB, y un déficit por debajo del 3% en 2013. Las nuevas medidas anunciadas, después de la recomendación europea, buscan restaurar la estabilidad presupuestaria del país. El Gobierno se ha propuesto, además, adoptar una serie de medidas adicionales para lograr nuevos objetivos de déficit: una nueva reducción del déficit de un punto porcentual en 2010 al 7,3% PIB, y una reducción adicional de dos puntos porcentuales en 2011 a 4,6% del PIB, que se iniciará a partir de 2012.

También ha decidido reducir las transferencias al sector público empresarial y al gobierno regional y local, además de los gastos corrientes y de capital, a lo que se suma la congelación de la contratación, del sueldo de la plantilla pública y el recorte de los cargos públicos en un 5%. En el lado de los ingresos, Portugal sí ha llevado a cabo importantes reformas impositivas: el aumento el IVA en un punto en cada uno de los tres tramos, un recargo adicional en el IRPF y la creación de nuevos impuestos a empresas con beneficios de más de dos millones de euros anuales y para los créditos de consumo. Asimismo, el año que viene aumentará el impuesto de sociedades y se pagarán peajes no sólo en las autopistas, sino también en las carreteras. Por último, se han eliminado las medidas anticrisis y se introducen algunos cambios en el sistema de prestaciones por desempleo.

En Reino Unido, el recién estrenado Gobierno ha anunciado ya un amplio programa de medidas adicionales de recorte del déficit público que afectará a los gastos corrientes de las Administraciones Públicas y a parte del gasto social y productivo, aunque parte de este ahorro público se destinará a gasto en educación, formación, sanidad y vivienda social.

Los nuevos recortes supondrán que el sector público tenga que reducir el gasto corriente y de representación y asesoría externa en todas las administraciones, lo que supondrá el fin de populares programas de empleo y los subsidios a la contratación (Programas ‘Sixmonth offer’ y ‘Future Jobs Fund’). Se recortan, asimismo, los programas de desarrollo de TIC, se suprime el cheque-bebé y sólo se mantiene el gasto en vivienda social, educación y formación. Los funcionarios también verán cómo su nómina se congela, se recorta la de los altos cargos y se suprimirán 300.000 empleos públicos. En materia de ingresos, se prevé subir el IVA y un nuevo impuesto para la banca, ambas medidas aún sin definir.

En España, además de las medidas adoptadas en la Actualización del Programa de Estabilidad enviado a la Comisión Europea el 29 de enero de 2010, se aprobó un Plan de Austeridad en esa misma fecha y se anunció el posible retraso de la edad de jubilación, de 65 a 67 años, pendiente aún de concretar en la Comisión del Pacto de Toledo.

A ello se une la aprobación el 20 de mayo del Real decreto ley de medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, que llevó al último recorte de gasto público, especialmente de carácter social para disminuir el déficit excesivo y que ha supuesto, entre otras medidas, la reducción de un 5% del salario de funcionarios y empleados públicos. La única medida adoptada en función de ingresos ha sido el aumento del IVA, aprobada en septiembre de 2009 y que entra en vigor en julio de 2010.

En el sector público se reducen las transferencias regionales y locales, la inversión productiva, el gasto farmacéutico y la ayuda al desarrollo, además de recortar el sueldo a los cargos públicos una media del 15% y del 5% a los funcionarios. Las pensiones se congelan y se cierra la vía para la jubilación parcial, además de eliminar el cheque bebé y recortar el gasto social previsto en el Ley de Dependencia.

Expansión

Compartir este post

Comentar este post