Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Traición total: CC OO y UGT pactan con el gobierno español el aumento de la edad de jubilación a los 67 años tras una cena en Moncloa

28 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

El mismo día que el sindicalismo soberanista y de clase organiza huelgas generales, el sindicalismo oficial y amarillo nos traiciona. Ya no se puede ser de izquierdas y seguir en CCOO o UGT.
Kaos. Laboral y Economia | 27-1-2011

Principio de acuerdo entre Gobierno español, UGT y CCOO para ampliar la edad de jubilación a los 67 años

El Gobierno español y CCOO y UGT han alcanzado un principio de acuerdo sobre la reforma de las pensiones por el que se amplia hasta los 67 años la edad de jubilación.

GARA

MADRID-. El Ministerio español de Trabajo ha confirmado que se ha alcanzado un principio de acuerdo con empresarios y sindicatos en la reforma de las pensiones y espera que hoy "se cierren los capítulos pendientes".

Horas antes, la Cadena Ser había anunciado que el Gobierno español y los sindicatos UGT y CCOO han logrado un principio de acuerdo por el que se amplia hasta los 67 años la edad de jubilación, aunque los trabajadores con 38,5 años cotizados podrían hacerlo a los 65 años con la totalidad de la pensión.


Los trabajadores tendrán que cotizar 38 años y medio para jubilarse a los 65

La jubilación íntegra a los 67 requerirá haber cotizado 37 años.-Se computarán los últimos 25 años de vida laboral para calcular la pensión.-Las mujeres podrán sumar nueve meses por hijo a su cotización, con un tope de dos años.-La intervención de Zapatero, clave para desencallar la reforma

MANUEL V. GÓMEZ | LUCÍA ABELLÁN - Madrid - 27/01/2011

El Gobierno y los sindicatos CC OO y UGT han alcanzado esta madrugada un principio de acuerdo sobre el punto más espinoso en la negociación de la reforma del sistema de pensiones: los años cotizados necesarios para jubilarse. Ambas partes han acordado que los trabajadores podrán poner fin a su vida laboral a los 65 años conservando la pensión completa si han cotizado al menos durante 38 años y medio, por debajo de la última propuesta del Gobierno que llegaba hasta los 39 y a medio camino de la propuesta sindical de los 38 años. Para el resto de trabajadores, será necesario haber cotizado 37 años para jubilarse a los 67 años manteniendo la pensión íntegra. También ha habido un principio de acuerdo en materia de negociación colectiva y políticas activas de empleo.

En cuanto al periodo de cómputo, los sindicatos finalmente aceptarán como válida la propuesta del Gobierno de que se tengan en cuenta los últimos 25 años de vida laboral (ahora son los 15 últimos), según fuentes gubernamentales. El Ejecutivo, a cambio, ampliará el periodo transitorio para implantar el nuevo cómputo.

El periodo de implantación de la nueva edad de jubilación arrancará en 2013 y se extenderá hasta 2027. Durante ese plazo, se irá aumentando paulatinamente la vida laboral del trabajador, a razón de un mes y medio más cada año.

La intervención a última hora en las negociaciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido clave para que las partes acercaran sus posturas y llegaran a un pacto antes de este viernes, día en el que el Consejo de Ministros aprobará la reforma. El jefe del Ejecutivo se reunió de madrugada a solas durante tres horas con los líderes sindicales Ignacio Fernández Toxo (CC OO) y Cándido Méndez (UGT) para cerrar un acuerdo sobre los años cotizados, el punto más conflictivo de toda la reforma. Finalmente, como deseaba el Gobierno para presentar una decisión tan impopular, la reforma contará con el respaldo sindical. No obstante, desde CC OO se asegura que aún faltan por conocer detalles para poner su firma al acuerdo.

Jóvenes y mujeres

Más allá de mantener la horquilla de jubilación entre 65 años con 38,5 años cotizados y 67 con 37, una de las principales claves para que los sindicatos aceptaran una propuesta que en principio les parecía insuficiente ha consistido en la posibilidad de beneficiar a los jóvenes y a las mujeres en este cómputo.

En el caso de los jóvenes, los periodos transcurridos como becarios podrán sumar a los años cotizados, con un límite de dos años, y permitir así llegar a esos 38 años y medio requeridos para retirarse a los 65. Se está estudiando el efecto retroactivo de esta medida para beneficiar también a aquellos que fueron becarios en 2007, aunque en cualquier caso se tendrá que acreditar debidamente este periodo de aprendizaje. Lo mismo ocurrirá con el periodo no cotizado y dedicado (mayoritariamente por la mujer) al cuidado de hijos: la persona que haya optado por esta solución podrá sumar nueve meses por hijo a su cotización, con un tope de dos años. No será para todas las mujeres, sino para aquellas que interrumpan su vida laboral para tener hijos.

En cuanto a la jubilación anticipada, se eleva de 61 a 63 años la edad mínima para acceder a ella, con una importante novedad: hasta ahora el trabajador tenía que pasar previamente por el desempleo para acogerse a este derecho, mientras que en adelante estará más ligado a la voluntariedad.

Respecto a las políticas activas de empleo, los sindicatos han logrado que el Gobierno diseñe una estrategia global para mayores de 55 años, con una ayuda que ya no será la de 350 euros ofrecida por el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. La cuantía será mayor y su abono no dependerá de las comunidades, como se había sugerido, sino del Gobierno central. La ayuda estará en torno a los 400 euros.

También en negociación colectiva se han sentado las bases para el acuerdo, aunque habrá una segunda ronda de contactos para perfilarlo, pues sindicatos y patronal tienen hasta marzo para negociar. Este principio de acuerdo se plasmará probablemente en un comunicado conjunto que Gobierno, sindicatos y patronal harán público esta tarde.

El principio de acuerdo ha sido avanzado esta madrugada por la cadena Ser y ha podido ser confirmado poco más tarde por este periódico. En cualquier caso, se podrá seguir negociando después de mañana, cuando el Gobierno presente su anteproyecto de ley de reforma del sistema de pensiones. Pero solo detalles. "El viernes tenemos que despejar las incógnitas mayores", señaló el secretario de Comunicación de CC OO, Fernando Lezcano, quien admitió que en los últimos días se habían acercado posturas. En esa línea se expresó Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, al constatar "avances". Eso sí, ambos hablaron de conflicto y "confrontación" si no se logra el acuerdo básico mañana.


Cena en Moncloa con Méndez y Toxo para evitar una fractura

Un asunto crucial como la reforma del sistema de pensiones se negoció en un clima contrarreloj llegando a un principio de acuerdo con la intervención directa del presidente con los dos líderes de UGT y Comisiones Obreras.

Hechos de Hoy / José Vidal

De nuevo la cocina de La Moncloa bajo presión en el denominado pacto del alambre en el que José Luis Rodríguez Zapatero, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo intentaron salvar sus respectivas posiciones. Para UGT y Comisiones Obreras, presentarse como la palanca que paró los pies al presidente y la presión de los mercados, y obligó a negociar. Para el presidente, evitar un portazo con los sindicatos que en el PSOE se veía como golpe mortal y último ante las elecciones municipales y autonómicas.

En principio, el Ministerio de Trabajo informó oficialmente en la mañana de este jueves que Gobierno, la patronal y los sindicatos han alcanzado un principio de acuerdo para la reforma del sistema de pensiones. Este principio de acuerdo afecta al punto más espinoso en la negociación de la reforma del sistema de pensiones: los años cotizados necesarios para jubilarse.

Según este acuerdo, podrá haber jubilaciones a los 65 años conservando la pensión completa si se ha cotizado al menos durante 38 años y medio, por debajo de la última propuesta del Gobierno que llegaba hasta los 39 y a medio camino de la propuesta sindical de los 38 años. Para el resto de trabajadores, será necesario haber cotizado 37 años para jubilarse a los 67 años manteniendo la pensión íntegra. También ha habido un principio de acuerdo en materia de negociación colectiva y políticas activas de empleo.

Al constatar que no se llegaba a un acuerdo en las negociaciones de centrales sindicales y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, Zapatero mantuvo una cena de larga sobremesa  con los líderes de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, y Cándido Méndez (UGT). Zapatero logró así que este acuerdo que aprobará el Consejo de Ministros de este vernes, la frontera del día 28, se presente como fruto del pacto de Gobierno y sindicatos.

Con todo, como destacó Hechos de Hoy, la reforma del sistema de pensiones avanzó de forma decisiva con el voto particular de CiU y la aprobación por el Congreso de las recomendaciones del Pacto de Toledo. La Cámara concedió luz verde al Gobierno para que amplíe la edad de jubilación desde los 65 hasta los 67. El voto    particular de Convergència i Unió (CiU)  estableció que la transición se hará de forma "paulatina y flexible". Y por último, ha quedado abierto el camino hacia un posible acuerdo social.

Queda por ver ahora la reacción de los mercados, la posición de la Comisión Europea, y el examen de Berlín y París  donde no hace muy feliz -y es un secreto a voces- este clima de apresuramiento, parcheos, y rectificaciones del Gobierno de Zapatero en cuestiones fundamentales para la Union.


 
SEGUIRÁN NEGOCIANDO DURANTE ESTA MAÑANA
 
Acuerdo entre Gobierno y sindicatos: habrá que trabajar 38,5 años para jubilarse a los 65

 

Gobierno y sindicatos  acercan posturas sobre la reforma de las pensiones. En la madrugada del jueves  se ha alcanzado  un principio de acuerdo sobre el escollo principal, que no es otro que la prolongación de la vida laboral a los 67 años -de manera obligatoria- para carreras laborales que no lleguen a los 38,5 años. O lo que es lo mismo, nadie podrá jubilarse a los 65 años si previamente no ha empezado a cotizar a los 26,5 años, y lo hace, además, de forma ininterrumpida hasta la edad legal de retiro. Todo ello con un largo periodo transitorio que bien podría durar hasta el filo del año 2030 (el presidente Zapatero habló de 2027). La norma entrará en vigor en 2013.

El endurecimiento para el cobro de una pensión no acaba aquí. Según se ha filtrado, aunque este extremo todavía no está confirmado, para jubilarse con la pensión íntegra a los 67, habrá que sumar una cotización de 37 años. Ahora se cobra el 100% de la pensión con 35 años trabajados.Igualmente, se amplia el periodo de cálculo de 15 a 25 años, lo que supone un recorte adicional de las pensiones al cotizarse (generalmente) más en los últimos años de vida laboral. 

Durante la jornada de hoy proseguirán las conversaciones para ultimar un documento. "Las cosas están encarriladas, pero hoy se sigue trabajando", han indicado fuentes sindicales, que añaden que todavía quedan flecos pendientes por resolver. Según ha confirmado el Ministerio de Trabajo mediante un comunicado, se espera que hoy "se cierren los capítulos pendientes"..

Con el Gobierno 'empeñado' en ampliar la edad de jubilación a los 67 años, el interés de los sindicatos era establecer excepciones lo más amplias posibles. Así, además de permitir a quien cotice 38,5 años jubilarse a los 65 años con la pensión completa, es muy probable que también puedan hacerlo los trabajadores con oficios penosos.

La oferta anterior (41 años), se trataba de un auténtico ‘trágala’ para los sindicatos que ni UGT ni CCOO estaban dispuestos a soportar. Claro está, al menos que fueran capaces de lograr otros objetivos estratégicos para las centrales sindicales, y que necesariamente pasaban, según fuentes de absoluta solvencia, por cerrar la posibilidad de que el Gobierno legisle unilateralmente en la negociación colectiva. O más en concreto, cerrar la vía para acabar con la llamada ‘ultractividad’ de los convenios colectivos, que permite a los trabajadores mantener los derechos laborales aunque el convenio haya expirado.

El artículo 86 del Estatuto de los Trabajadores precisa que la vigencia del contenido normativo del convenio, una vez concluida la duración pactada, se producirá en los términos que se hubieren establecido en el propio convenio. Pero en su defecto se mantendrá en vigor el contenido normativo del convenio. Es decir, que los derechos no obligacionales (jornada o categoría) no desaparecen aunque no haya convenio.

Según las fuentes consultadas, los sindicatos necesitan un acuerdo para poner en valor la huelga general del 29 de septiembre. De esta manera, estarían en condiciones de convencer a sus bases de que aquél paro es el que ha hecho posible conseguir logros concretos en materias como la negociación colectiva o las políticas activas de empleo. El Gobierno, por su parte, necesita   el acuerdo por razones políticas (a cuatro meses de las autonómicas y locales), pero sobre todo para calmar a los mercados, que han convertido los 67 años en un auténtico ‘totem’. Sin apenas importales el resto de cuestiones que garantizan la solvencia del sistema. 

¿Cuál es la solución para deshace el nudo gordiano? Pues vaciar de contenido el mito de los 67 años, estableciendo exenciones como la de los 38,5 años. O incluso excluir del retraso a determinados colectivos que por razones de peligrosidad o riesgo no están en condiciones de demorar la edad de jubilación. En este contexto de suavización de la reforma vía letra pequeña (incluyendo las carreras de cotización específicas de las mujeres o las cotizaciones de los becarios) se enmarca el posible acuerdo, que políticamente dejaría aislado al Partido Popular.

Mensaje a los sindicatos

El Grupo Socialista sacó adelante este miércoles el retraso en   la edad de jubilación con los votos de CiU, PNV y Coalición Canaria, lo que supone, además, no sólo una señal al principal partido de la oposición. También un claro mensaje a los sindicatos. ‘Si no lo aceptáis, el Gobierno cuenta con mayoría suficiente en el parlamento’ para sacarlo adelante, viene a decir Moncloa.

¿Qué hacer ante esta disyuntiva? Pues los sindicatos han optado por tirar de pragmatismo y por situar a la negociación colectiva como pieza de cambio, y de paso descafeinando todo lo posible la prolongación de la edad de jubilación a los 65 años.

Según uno de los negociadores sindicales, pensiones y negociación colectiva forman parte del mismo paquete. Esto quiere decir que no habrá acuerdo si antes no se cierran otras concesiones. Por ejemplo, con una declaración sobre políticas industriales o política energética, y que, en cualquier caso, no pasaría de ser un mero enunciado de carácter general, pero con pocos puntos concretos. El Gobierno había dado de plazo a empresarios y sindicatos hasta el próximo 18 de marzo para discutir la reforma de la negociación colectiva. de lo contrario, se comprometía a legislar por su cuenta (y riesgo).

El problema de vestir un santo, como sostiene el refrán popular, es que se puede dejar desvestido a otro, en este caso los empresarios, que han convertido la ultractividad en un asunto central. El nuevo jefe de CEOE, Joan Rosell, es, sin embargo, mucho más realista que su antecesor, Gerardo Díaz Ferrán, y no parece dispuesto tirar todo por la borda en aras de lograr ese objetivo. Otra cosa es que logre sacar adelante alguna de las viejas reivindicaciones de la patronal, que pasan por rebajar las cotizaciones sociales.

Como quiera que este objetivo se presenta, también, como una quimera en un contexto de restricción presupuestaria, la CEOE sí podría lograr aumentar las bonificaciones a determinados tipos de contratos, lo que en última instancia significaría una reducción de los costes laborales. Y de paso, las empresas lograrían dar un mensaje a los mercados de que las reformas en España van adelante, lo que en última instancia favorece su financiación, su verdadero cuello de botella.

 

Lara considera que el acuerdo es un recorte a las pensiones futuras de millones de personas

Agencia EFE

Madrid.- El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha considerado hoy que el principio de acuerdo sobre la reforma de pensiones, alcanzado entre el Gobierno, los empresarios y los sindicatos, es un "recorte a las pensiones futuras de millones de personas".

En una entrevista en "Los Desayunos de TVE", recogida por Efe, Lara ha subrayado que con este acuerdo el Ejecutivo se sale con sus objetivos: "recortar las pensiones a millones de personas y facilitar el incremento de los planes privados de pensiones por parte de la banca".

A juicio de Lara, el tema de pensiones debería de haber tenido un debate nacional y haberse incluido en los programas electorales de los partidos políticos, para que este asunto se lleve a las elecciones.

El coordinador federal de IU ha asegurado que la reforma de pensiones "no es urgente, ni inmediata" y ha remarcado que "no hay razones objetivas para ir hacia un recorte de pensiones en este momento de la historia", opinión avalada, según ha dicho, por muchos economistas.

Ha explicado que la alternativa de IU son 65 años para la jubilación y 35 años máximo de período de cotización y 15 de período mínimo, es decir, "dejar las cosas absolutamente como están y, en todo caso, mejorar las pensiones más bajas".

A la pregunta de qué le parece que los sindicatos suscriban este principio de acuerdo, Lara ha comentado que "los sindicatos están para sacar lo que pueden en las negociaciones" y ha recordado que en esta negociación "el fuerte no son los sindicatos, sino el Gobierno y el alto poder económico que le sustenta".

Por ello, ha hecho hincapié en que aquí "el malo" no son los sindicatos, sino el PP "que a la sordina está apoyando este acuerdo, y cuando llegue al Parlamento va a hacer lo mismo de siempre: abstenerse".

Lara ha insistido en que IU no va enfrentarse con los sindicatos, sino que va a mantener con ellos una "fraternidad de clases".

 

Aquí tienes todos los puntos de acuerdo de la reforma de pensiones

06:00h | Ruth Ugalde

El Ejecutivo cierra en estos momentos los últimos flecos de la reforma de pensiones. El principio de acuerdo con los sindicatos contempla que la edad de jubilación se amplía a los 67 años. Pero quienes han cotizado 38,5 años podrán retirarse a los 65 con el 100% de su pensión.

   
Mucho ruido para tan pocas nueces. Es el resumen que se extraerá el próximo viernes de la reforma de pensiones que aprobará al Consejo de Ministros. Al menos, si no hay sorpresas de última hora y se cumple el guión establecido.

Éste consiste en llegar a un punto intermedio que permita tanto al Ejecutivo como a los sindicatos vender la idea de que ambos han conseguido llevar al otro a su terreno, según fuentes inmersas en las negociaciones consultadas por lainformacion.com

El resultado de este pacto de mínimos será una reforma mucho más leve de lo que se ha dado a entender con todo el ruido generado durante las negociaciones. Aquí tienes las tres grandes líneas:

Edad de jubilación: Según el preacuerdo alcanzado por el Gobierno y los sindicatos, la edad de jubilación será  flexible entre los 65 y los 67 años. Para retirarse al llegar a la primera, será necesario tener un mínimo de años cotizados, mientras que la segunda será la legal. Además, a partir de los 63 años se podrá acceder a la jubilación anticipada (actualmente, la edad media de retiro son los 63, aunque la legal esté dos años más tarde), con una penalización del 8% por cada ejercicio que se adelante. A cambio, se bonificará cada año que una persona decida seguir trabajando más allá de los 67.

Años cotizados: Los 38,5 años cotizados será la cifra que finalmente apruebe el Gobierno para permitir a los trabajadores seguir jubilándose a los 65 cobrando el 100% de pensión. Para quedarse en este punto intermedio, los sindicatos han defendido durante las negociaciones que fuera 35 años, con la idea de cerrarlo en 37; mientras que el Ejecutivo se ha ido hasta los 41, con el objetivo de pactar 39 años. En este punto medio estará la virtud.

Base de cálculo: Esta medida ha quedado relegada a segundo plano por el retraso de la edad de jubilación cuando, en el fondo, afecta todavía más al importe futuro de nuestras pensiones. Actualmente, ésta se calculan sobre los últimos 15 años cotizados, pero a partir de que entre en vigor la reforma, se pasará a 20 y, dentro de unos cinco años, se ampliará a 25. Según la información que envió el Gobierno a Bruselas el pasado febrero, este cambio supondrá un ahorro de 42.000 millones para las arcas públicas.

Número de años cotizados para cobrar el 100%:
Actualmente, hace falta haber colaborado con el sistema durante 35 años para tener derecho a toda la pensión; sin embargo, con la reforma, esta cifra se elevará a 38,5 años, en línea con el número de ejercicio cotizados que nos permitirán retirarnos a los 65 años.


En resumen, si ahora podemos jubilarnos anticipadamente a los 61 y la edad legal se sitúa apenas cuatro años después, tras la reforma, el retiro anticipado será a los 63 años, mientras que la edad legal oscilará entre los 65 y los 67 años, dependiendo cuánto tiempo llevamos cotizando.

Aquellos trabajadores que hayan colaborado con el sistema el tiempo necesario para percibir el 100% de la pensión (actualmente en 35 años y probablemente en 38 tras la reforma) podrán seguir jubilándose a los 65.

Eso sí, y aquí llega el verdadero cambio, el importe de nuestra nómina de retiro se calculará sobre la base de los últimos 25 años cotizados, frente a los 15 actuales. Y eso sí será un gran cambio.

Miles de personas se manifiestan en Pamplona en contra de la reforma de las pensiones

Miles de personas se han manifestado por las calles de Pamplona convocadas por los sindicatos ELA, LAB, Stee-Eilas, EHNE e Hiru con motivo de la huelga general convocada para este jueves contra la reforma de las pensiones.

PAMPLONA, 27 (EUROPA PRESS)

Miles de personas se han manifestado por las calles de Pamplona convocadas por los sindicatos ELA, LAB, Stee-Eilas, EHNE e Hiru con motivo de la huelga general convocada para este jueves contra la reforma de las pensiones.

La manifestación ha partido pasadas las 12 horas desde la Plaza del Castillo encabezada por una pancarta en la que se podía leer 'No al saqueo de las pensiones. Errespetatu langileon eskubideak' (Respetar los derechos de los trabajadores).

Los manifestantes, que han coreado frases como 'greba orokorra' (huelga general), 'Zapatero devuelve tu pensión' o 'más trabajo y menos policía', han recorrido varias calles del centro de Pamplona para terminar de nuevo en la Plaza del Castillo.

El responsable de ELA en Navarra, Mitxel Lakuntza,
ha manifestado que "estamos ante la reforma más dura de los últimos 35 años y no se va a modificar si la gente no sale a la calle". "Y esa es nuestra aportación, la de toda la gente que, por encima de todas las dificultades, hemos salido", ha dicho.


Sobre el principio de acuerdo alcanzado por el Gobierno y sindicatos sobre la reforma de las pensiones, Lakuntza ha señalado que "veníamos advirtiendo que podía pasar". "Toda la reforma de pensiones no ha sido más que un teatro, hemos estado ante una reforma programada, entre otras cosas, para desmovilizar a los trabajadores", ha dicho.

Según ha expuesto, "lo que está pasando en el Estado español no pasa en ningún sitio de Europa". "Son los sindicatos los que pactan con el Gobierno una reforma de pensiones y es algo que no se explica desde otro punto de vista que desde la dependencia de estos sindicatos del Gobierno", ha agregado.

A su juicio, el papel del sindicalismo "está en la calle" y se trata de "movilizar a la gente para que las cosas puedan cambiar", mientras que "otros recortan los derechos a los trabajadores".

El portavoz de LAB en Navarra, Igor Arroyo, ha valorado los paros que se están registrando durante la jornada de huelga, principalmente en el norte de la Comunidad foral. "Eso nos lleva a afirmar que la convocatoria ha sido un gran éxito", ha dicho, y no sólo en Navarra, también en el País Vasco, en Galicia y en Cataluña.

Arroyo ha indicado que la huelga es un "no rotundo" a la reforma de las pensiones, un "no rotundo a la ofensiva del capital y del Gobierno español". "Esta madrugada UGT y CCOO han escrito una página en la historia de la infamia, con nocturnidad y alevosía, han hecho un abandono gravísimo, el más grave de todos, en los derechos de los trabajadores", ha indicado.

En su opinión, este acuerdo es una "vergüenza". "Esta foto de la Plaza del Castillo a rebosar nos lleva a afirmar que sí hay esperanza para la clase trabajadora, que sí hay alternativa, posibilidad de cambio", ha expuesto, para afirmar que están escribiendo una "página en la historia de la dignidad, de la solidaridad, de la conciencia de clase".

"Esta huelga general es un mojón más en el camino por el cambio social y político en Euskal Herria", ha dicho Arroyo, para quien el "sindicalismo combativo ha tomado las riendas".

 

Compartir este post

Comentar este post