Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Tras cinco años, damnificados por huracán Katrina siguen sin respuestas

29 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

escrito por Yamila Blanco   

Tomado de Resumen Latinoamericano

katrina_2.jpg

Este 29 de agosto se cumplirán cinco años desde que el huracán Katrina devastó el sur y centro de Estados Unidos. dejando grandes destrozos materiales y más de 1800 muertos

 

Resumen Latinoamericano.- Este domingo 29 de agosto se cumplirán cinco años desde que el huracán Katrina devastó el sur y centro de Estados Unidos. Considerado uno de los ciclones tropicales más mortíferos y destructivos que haya impactado al país, produjo grandes destrozos en los estados de Luisiana, Florida, Bahamas y Misisipi.

 

Se estima que los daños materiales causados por el fenómeno, que dejó bajo agua el 80 por ciento de la ciudad de Nueva Orleans, alcanzan los 80 mil millones de dólares, además de cobrarse la vida de 1.836 personas.

 

Si bien días después del huracán, el entonces presidente George W. Bush admitió “fallos en las labores de rescate y ayuda” a los pobladores afectados, este año Amnistía Internacional difundió un informe donde aseguró que el gobierno estadounidense violó los derechos humanos de las víctimas.  

 

En el documento, titulado Desastre antinatural, se manifestó que las acciones que el Ejecutivo llevó a cabo en materias de alojamiento, asistencia sanitaria y vigilancia policial llegaron a impedir a las minorías pobres reconstruir y volver a sus casas.  

 

Por su parte, el sitio web informativo de investigación ProPublica reveló que oficiales de la policía de la ciudad de Nueva Orleáns recibieron órdenes de dispararle a las personas que cometían actos de saqueos en los días posteriores al Katrina.

 

La información asegura que un capitán de la policía llamado James Scott fue grabado diciéndole a oficiales de patrulla que tenían “autoridad en virtud de la ley marcial para dispararles a los saqueadores”.  

 

Catástrofe anunciada   

 

Según indicó el integrante del grupo de comunicación Pueblos sin Fronteras, de Los Ángeles, California, Fernando Velázquez, la posibilidad de que esa región del país fuera destruida por un huracán se debe a alteraciones en la topografía.   

 

“Había una defensa natural de la zona a través de los pantanales que se encontraban en la parte sur de los Estados Unidos que protegían a la gente de Nueva Orleans de esa clase de catástrofes. Pero las compañías petroleras construyeron, bajo la mirada cómplice de las autoridades, una desviación de las aguas y ese canal artificial fue el que provocó la inundación de un 80 por ciento de la ciudad”, denunció.   

 

El periodista aseguró que los retenes que se construyeron como muros de contención para esa urbe estadounidense, los cuales fueron realizados mediante un programa del Gobierno local, estaban confeccionados de una forma ineficiente por lo que cedieron ante la presión de las aguas.  

 

Los damnificados   

 

Tras cinco años de la catástrofe 150 mil damnificados se encuentran aun distribuidos en campos de refugiados situados en Texas, Luisiana, Misisipi, Alabama, Florida, Georgia y Tennessee, sin ninguna posibilidad de regresar pronto a sus casas, aseveró Velázquez.  “También hay problemas de vivienda para la gente que ha podido regresar a su ciudad. No han podido encontrar un lugar donde vivir debido a que se reconstruyó de una manera que favorece los intereses de la gente con dinero”, resaltó.   

 

El periodista de Los Ángeles explicó que la gobernadora del estado de Luisiana, Kathleen Blanco, a través del programa denominado “Camino a casa”, gastó 14 mil millones de dólares en reconstruir propiedades pero solamente en las áreas donde viven las clases de alto poder adquisitivo.   

 

Para Velázquez, el gobierno local defendió los programas de su administración argumentando que los pobres son victimas de fraude por parte de los contratistas y que no supieron organizarse para poner sus documentos en regla y entonces recibir ayuda de ese programa gubernamental.

 

“Un dato importante, que parte de una investigación del Instituto Brookings, es que más de la mitad de los pobres han sido obligados a salirse de la ciudad porque el precio de la vivienda es muy elevado”, advirtió.

 

El integrante de Pueblos sin Frontera detalló que ese mismo informe indica que el 60 por ciento de los inquilinos de Nueva Orleans usan al menos el 35 por ciento de su salario para pagar la renta cuando antes de Katrina solo el 43 por ciento de pagaban esa suma.

 

“Además, un informe del Comisionado de seguros del estado de Luisiana, subraya que el costo de la póliza de seguro para las viviendas ha aumentado en un 12,5 por ciento a nivel estatal y el 48 por ciento en la ciudad de Nueva Orleans”, detalló Velázquez.   

 

Maquillando el desastre   

 

Aunque la situación posterior a Katrina no se haya solucionado, los folletos de las agencias de turismo dicen que la ciudad de Nueva Orleans es uno de los principales destinos actualmente, ya que tiene una gran variedad de centros de compras y recreación como casinos, clubes nocturnos, restoranes y cines.  

 

“Si bien es cierto que lo han remodelado, sólo fue en el sector turístico, pero la gente de la ciudad no está recibiendo la misma ayuda ni se están beneficiando de esa  reconstrucción”, reveló Velázquez.   

 

El periodista resaltó que, al contrario de las promesas realizadas por el gobierno local y federal, la inversión en los centros turísticos no se tradujo en beneficios para los pobres, ni siquiera a nivel laboral, debido a la crisis financiera que ocasiona poca fluidez de turistas.    

 

“Hay varias organizaciones que desde hace años trabajan buscando soluciones a esta problemática. Organizaciones de inquilinos, el Comité de los Amigos Americanos, grupo religioso que ayudan a los pobres, y la agrupación Mujeres de la Tormenta, fueron quienes han otorgado respuestas a los problemas de Nueva Orleans”, explicó.  

 

Velázquez aseveró que las escasas soluciones dadas tras el huracán Katrina vinieron “por parten de los grupos de base, de las organizaciones comunitarias, pero nunca del gobierno federal o local”.

 

Compartir este post

Comentar este post