Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Tres notas sobre la situación en Bariloche.

24 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

La militarización de Bariloche
La muerte de tres jóvenes a manos de la policía de Río Negro en esa ciudad, merece recordar un hecho sucedido hace exactamente cinco años, ninguneado por los medios de comunicación comerciales.
Alejandro Haddad -AW-
18|06|2010
Soluciones a la rionegrina
Diario Río Negro
En menos de 48 horas, tres personas han sido muertas por la policía de Río Negro al tiempo que otras veinte resultaron heridas (dos de ellas de extrema gravedad). Se trata de una de las policías más represoras de la argentina, cuyo accionar estuvo apoyado por el grupo antimotines BORA. Se trata de policías nacidos y criados en los mismos barrios marginales de la ciudad, vecinos de esos chicos que mataron. Pobres contra pobres. La mayoría de ellos de ascendencia mapuche. Mapuches contra mapuches, como en la época del genocida Julio Argentino Roca y su excursión militar a las tierras patagónicas en las que usaba mapuche rehenes y extorsionados para combatir a sus hermanos. Un uso típico de los estados expansionistas.

Esta situación de sacar a la policía a las calles a combatir a sus hermanos no es la primera.

En el año 2005 Bariloche fue militarizada durante casi un mes. En esa oportunidad, un joven de diecisiete años había matado de un balazo en la cabeza a un remisero. Tanto el joven como el remisero provenían de barrios pobres. Los transportistas (remiseros, taxistas y colectiveros) comenzaron una huelga de 48 horas exigiendo justicia; exigiendo “mano dura”. Rápidamente, se sumaron al reclamo las castas más altas de la sociedad barilochense (muchos de ellos receptores felices de los jerarcas nazis) y los medios de comunicación comerciales.

Como pocas veces sucede, el poder político escuchó el reclamo “popular” de “mano dura” y sacó a las calles a todo su accionar represivo. La policía provincial, el grupo BORA (a quien se le pidió un refuerzo de 40 efectivos provenientes de otras partes de la provincia, principalmente de Roca), la gendarmería y la prefectura, fueron puestos en alerta y salieron a patrullar los barrios del Alto. El gobierno nacional, responsable directo de instituciones como gendarmería y prefectura, hizo un silencio cómplice.

En esos días se podía ver a gendarmes patrullando las calles de los barrios con escopetas tipo Itakas, descuidando la función para la que había sido creada: custodiar las fronteras y rutas nacionales. No había clima de desestabilización social, y por lo tanto, la gendarmería estaba de más en esas calles.

La prevención dio resultado. El joven asesino se arrepintió, llanto mediante, de lo que había hecho, y pidió unas disculpas que nadie escuchó. Fue detenido y trasladado a un instituto de menores hasta esperar el juicio. Es decir, fue separado de su familia y de la marginalidad del barrio que lo volvió un ocasional asesino. Pero las fuerzas represivas siguieron cumpliendo órdenes. Detuvieron a más de una docena de menores de edad alojándolos en comisarías donde pasaron noches en calidad de “desaparecidos”, ya que sus detenciones no fueron declaradas. Viajeros de colectivos eran arbitrariamente arrancados de los transportes y obligados a presentar documentación. Algunos de ellos sufrieron el destrozo de sus cartas de identidad. El barrio 34 de abril, uno de los más pobres del Alto y considerado como uno de los más “peligrosos”, se militarizó a tal punto que en esos días se corrió la voz de instalar una comisaría allí mismo.

Los medios comerciales nacionales invisibilizaron la situación a pesar de las constantes denuncias de vecinos sensibles y de organizaciones de Derechos Humanos asentadas en la ciudad.

La militarización fue tan grosera que hasta las propias voces que exigían “mano dura”, salieron a pedir por los mismos medios de comunicación que se sumaron a sus reclamos, a pedir que se baje el tenor represivo. Finalmente, y luego de más de veinte días en que la zona del Alto, la más pobre y marginada de la ciudad de Bariloche, viviera un virtual clima de estado de sitio, las fuerzas represivas se replegaron a cuarteles de invierno… Hasta hoy.

Vale destacar que la ciudad en cuestión posee a casi todas las fuerzas represivas con las que cuenta el estado. Policía provincial, grupo antimotines, gendarmería, prefectura, ejército y policía aeroportuaria.

Si vale otro dato, la policía provincial de Río Negro es una de las peores pagas del país a pesar de vivir en una de las localidades con un costo de vida superior a la media nacional. En 2005 cobraban 500 pesos de básico, la mitad de lo que cobraba un docente mal pago. Para la época, el alquiler de un monoambiente costaba exactamente ese dinero. La ironía que siempre nos presenta este sistema económico, se ha traducido en una huelga de policías que fue reprimida por sus propios compañeros del BORA. Reprimidos represores…

¿Será que después de este hecho de gatillo fácil, selectivo, contra sus propios jóvenes vecinos, la policía regrese a uno de los pocos modos de protesta que tienen los trabajadores pobres? ¿Será que, para seguir sobreviviendo, la policía se vuelva a volcar sobre aquellos a quienes asesina para sumar fuerzas a sus reclamos salariales?

¿Será que algún día les llegue un espejo a las comisarías y la policía pueda ver que su rostro avejentado por la pobreza es el mismo de aquellos a quienes mata?

Fuente: Agencia Walsh
 
Barilochitos
Denuncian torturas policiales. Se denuncia detenciones ilegales del BORA a los detenidos en Bariloche. Un joven con fractura expuesta de brazo por los golpes sufridos fue tirado sin atención en un calabozo. Organizaciones de DDHH de Bariloche presentarán mañana un amparo preventivo ante las amenazas a vecinos de los barrios donde ocurrieron los hechos y militantes sociales.
R.L.C.
23|06|2010
Uno de los detenidos en Bariloche dio su testimonio en forma anónima sobre cómo le han tratado los policías locales. Este lunes en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche se movilizaron personas pidiendo seguridad y a favor de la Policía. Hoy los familiares de las personas asesinadas, Diego Bonefoi (15), Matías Carrasco (17) y Sergio Cárdenas (29) encabezaron una marcha de silencio. La CTA de Río Negro convoca a un paro y marcha hacia la capital provincial para el jueves próximo y Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de mayo Línea Fundadora, mostró su preocupación sobre las denuncias. Mientras tanto, los sectores más acomodados de la ciudad se movilizaron esta noche para "defender a la policía y por más seguridad"
La persona detenida por el BORA cuenta que el día viernes por la tarde, aproximadamente a las 16 horas, él se encontraba realizando compras en un supermercado de la calle Gallardo, para luego dirigirse al Shopping de Gallardo y Onelli, en la ciudad de Bariloche.
Dentro del centro comercial es sorprendido, en el baño, por un grupo de policías que cierra las puertas, le apunta con una pistola en la cabeza y le ordena tirarse al piso, en ningún momento opuso resistencia. De manera recurrente pregunta al efectivo qué ocurría. Preguntó si quería su documento, el policía respondió pateándole el hombro, hoy sabemos que esa patada le produjo una fractura en la zona del codo, por esto en la próxima semana tendrá que ser sometido una intervención quirúrgica y muy posiblemente a la colocación de un clavo.
Cuando fue sacado del baño vio a otro joven que también estaba siendo golpeado, le decían ¿qué haces con este?. El efectivo lo pateó y pisó tantas veces que lo estaba dejando sin aire, entonces el joven empezó a gritar, le decían "no hagas quilombo", lo subieron a un móvil policial. Pidió que no lo esposen porque le dolía el brazo, pero nadie lo escuchó.
Los golpes continuaron dentro del móvil, luego en la comisaría donde varias veces fue puesto contra la pared, revisado y golpeado.
Suplicó atención a los gritos, hasta que agarrándolo de los pelos empiezan a llevárselo, en ese momento se cruza con el juez, que le dice que "pronto lo va a ver". Los policías le dicen "no seas maricón, ya te vamos a llevar médico".
Ya en el hospital le sacan la campera, lo revisan y corroboran la quebradura, e indican a la policía la necesidad de una posible operación, sin oír esta indicación médica lo llevan nuevamente a la comisaría, sin ser atendido por la herida. En el móvil continúan los golpes, luego le sacan la campera y las zapatillas el joven empieza a temblar de frío, ellos se reían porque temblaba.
Le decían "¿te gusta tirar piedritas?"
Los policías, mientras lo torturaban miraban Canal 6 que hablaba de los desbordes y la delincuencia en Bariloche, por lo que calcula que ya serían las nueve de la noche, y comentaban "con este se nos pasó la mano, porque no te lo llevas y le pegas un tiro, decimos que fue un enfrentamiento".
Luego abren la celda y le dicen "salí, ya está", él no entendía. Nos repite una y otra vez durante todo el relato, "yo no agredí a nadie, ni me resistí en la detención, ahora tengo mucho miedo por mí y por mi familia".
Luego de salir de la celda es nuevamente revisado y golpeado. Lo arrastran de los pelos "vos le faltas el respeto a la policía" lo increpan.
Es trasladado a Melipal, pero antes y viendo la presencia de Organizaciones Sociales en la comisaria, le dicen "cállate, no hables". Lo aprietan entre dos policías en el móvil y es trasladado. Le dicen "firma este papel", y él pide leerlo, es golpeado, le dicen "que vas a leer, firma gil" y firma algo que no pudo leer.
De nuevo es dejado en el hospital allí es enyesado, le llaman a un taxi y se va solo, con miedo, frio, dolor y golpeado.
Recién el día sábado pudo ir a retirar sus pertenencias, reclamó el faltante de su dinero, y le dijeron que como estaba lastimado lo debe haber perdido, y se reían.

Puesta en situación

Tres son los muertos desde el jueves pasado. al asesinato de Diego Bonefoi le siguió la reacción popular y la represión que resultó en las muertes de Matías Carrasco y Sergio Cárdenas. Sergio Colombil, el policía imputado por el asesinato de Diego Bonefoi está preso y el domingo se negó a declarar.
Hubo alrededor de 15 heridos por la represión del viernes pasado y están registrados por lo menos 4 casos de detención arbitraria y con ilegalidades. Uno de los casos es el joven detenido en el baño de un Shopping que dio se testimonio. Al ser atacado por los BORA sufre fractura expuesta de brazo. A la tarde de hoy todavía no lo había revisado un traumatólogo y puede llegar a perder el brazo.
Mientras tanto, la Multisectorial contra la represión se reunió en asamblea desde las 16.
Este miércoles, en el Congreso Nacional, se realizará una conferencia de prensa de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados donde algunos diputados nacionales anunciarán un viaje especial a Bariloche para "contribuir a los pedidos de justicia, recabe de datos".


Contactos:

Juez Martín Lozada 02944 15 314441
Darío Dutch (concejal coalición Cívica) 294415504855
Nadina Moreda (abogada INADI) 2944 15 50 8628
Lucrecia Rancini // EPADHES // 2944 1541 4109
Fernanda Martinelli (mst) 02944 523034
Gabriela Otero 02944 423414
Nora Cortiñas / 011-15-56965259



Fuente: Agencia Walsh
Uno, dos, … muchos Bariloche.
La tensión en Río Negro es cada día más preocupante. Mediáticamente, la represión cesó. La persecución a jóvenes de los barrios, referentes barriales y militantes políticos crece. Aumentaron también, las escuchas y amenazas. Al parecer, las culpas las pagará “el policía malo que disparó esta vez”. Doña Rosa dice: “ya no se puede vivir. Estábamos mejor con los militares”.
La Cantora - Río Negro
24|06|2010
Esperando.....
Indimedia
Llegó el momento. Era de esperar que algún día sucediera. La procesión, el caldo subterráneo que atraviesa desde hace años a la provincia de Río Negro, explotó en las manos de este gobernador.

No es casual tampoco. Saiz, lleva seis años y medio mirando para el costado, y haciéndose el desentendido.

Bariloche es la ciudad con mayor cantidad de habitantes dentro de la provincia. A la vez, gracias a su belleza natural, es la que más recursos genera para el Estado provincial. No es novedad; la facturación anual por ingresos turísticos y sus derivados es inmensa, como lo son también las oportunidades de negocios que en materia de servicios e infraestructura se generan en esa zona año a año.

Por otra parte, las elecciones se ganan gracias a Bariloche. Se sabe con qué mecanismos: bolsita, chapa, plan miserable, acarreo indiscriminado, extorsión a empleados públicos, entre otros.

Bariloche es al mismo tiempo, sinónimo de opulencia y de miseria. Ninguna otra ciudad de la provincia posee una brecha tan marcada entre los que tienen todo, y los que no tienen nada.

Finalmente, Bariloche es la localidad rionegrina con mayor índice de violencia institucional. Muchos años hace, con basto conocimiento de parte de organismos como el INADi, Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia y la Comisión Anti Impunidad, que la Policía de Río Negro ha instaurado en la ciudad un sistema de “caza de brujas” contra todo joven más morocho de la cuenta que ose deambular por la calle a deshora o cerca de las zonas céntricas o de mayor concurrencia turística.

Y las consecuencias de esto no han sido menores. El gobierno provincial sabe que en los últimos años, la policía a fusilado, herido y golpeado a un sinnúmero de jóvenes en plena vía pública –no mencionamos por el momento los hechos ocurridos en comisarías o establecimientos penitenciarios.

La bala y el palo es la política de seguridad y prevención del delito. Tal es el nivel de impunidad, que los chicos saben que denunciar una golpiza, la tortura, los fusilamientos y los simulacros, las balacera, los allanamientos y requisas irregulares de viviendas, significa en un futuro cercano, la muerte, o en todo caso, la invalidez: los balazos siempre son por la espalda.

Bariloche no está sola

Escribió Alicia Miller el domingo en Diario Río Negro: “es indudable que Saiz carga con la responsabilidad política de haber desdeñado durante los seis años y medio que lleva al frente del gobierno provincial la formación de una policía científica, democrática y capacitada. En lugar de eso, ha promovido y defendido una policía corporativa y encubridora, de baja formación profesional y menos dispuesta aún a someterse al escrutinio de la opinión externa, sea ésta judicial, política o ciudadana. […] Hay datos que generan preocupación: Río Negro forma parte hoy de los circuitos de trata de personas, de tráfico de drogas a gran escala, y los ocasionales delitos violentos se han instalado en la vida diaria. Además, varias muertes en las calles y en establecimientos de detención muestran una policía poco eficiente en prevención e investigación, a la vez que brutal en la represión. […] En lugar de políticas claras y correctivos, Saiz ha respaldado y ascendido a Víctor Cufré, un policía que está en las antípodas del ideal de jefe capacitado y respetable…”.

Mientras tanto, el Ministro de Gobierno, Diego Larreguy, continúa apagando el fuego con nafta. Mezclado con excusas vagas que intentaron responsabilizar al gobierno nacional de la gravedad de los hechos y la tensión reinante en la ciudad de Bariloche, el ministro, no sólo sigue adelante con los premios a los altos jefes policiales, sino que además respalda la acción represiva de la policía de la provincia.

El resultado, masivas marchas raramente espontáneas en apoyo a la fuerza se complementan con la caza de brujas que en las últimas horas ha recrudecido en la ciudad.

Por otra parte, amplios patrullajes con efectivos con pertrecho completo se alistaron en las principales ciudades de la provincia. Para completar el escenario de las últimas horas, aumentaron las amenazas “espontáneas” y “aisladas”, a referentes barriales y militantes de organizaciones de derechos humanos. Finalmente, las pinchaduras de teléfonos se han multiplicado en toda la provincia.

En síntesis, Larreguy, Cufré, y el propio Gobernador, no tienen miedo ni arrepentimiento. La actitud de los últimos días, deja la sensación de que esto recién empieza. La Policía está fuertemente respaldada por sus jefes políticos; la acción represiva continuará, y el caldo –como hemos dicho- comienza a hervir en toda la provincia.

Billeteras

A las diferentes marchas en apoyo a los familiares de los chicos asesinados, y en repudio a la represión, le siguieron las de apoyo ferviente a la policía, la bala y el palo.

Pero, el estado de situación tiene sus dobleces. Por una parte, varias han sido las denuncias de compañeros y vecinos sobre los empujes a la agitación por la agitación misma.

En criollo, el lector recordará las jornadas de Diciembre de 2001, cuando –cómo se comprobó- al estallido social y popular, se le sumó la acción del duhaldismo en las sombras, desviando la esencia del reclamo, cómo los argumentos del oficialismo del momento para justificar la represión y la caza de brujas que nuestro país vivió en aquél momento. Capítulo que meses mas tarde se recrearía con las muertes de Kosteki y Santillán en Puente Pueyrredón.

Bien. Está sonando nuevamente está canción en Río Negro. No es casual que tanto las amenazas como las pinchaduras, hayan caído contra los compañeros que denunciaron y comentaron la aparición de ciertos “recursos” en los últimos días, para empujar cierto tipo de incidentes.

Está embarrada la cancha. ¿A quién podría interesarle la desestabilización del gobierno provincial? De por sí, el oficialismo rionegrino hace todo lo posible para auto-desestabilizarse. Las denuncias afirman que estos acontecimientos, viene fogoneados por el mismo sector que fue tristemente protagonista en 2001 y 2002. A revisar archivos.

De todas maneras, la situación conviene a ambos sectores y sucursales afines. Es mejor la muerte, la represión y un razgamiento posterior de las vestiduras, que ponerse a trabajar seriamente.

Sin embargo, y al parecer, las culpas las pagará “el policía malo que disparó esta vez”. Nunca el o los verdaderos responsables. Mientras tanto, “Doña Rosa” y cuatro mil vecinos apoyaron a la policía en Bariloche.

En Viedma, efectivos retirados y en actividad, junto a sus familiares, marcharon apoyando al Ministro Larreguy, y al Secretario de Seguridad – ex máximo Jefe policial- Víctor Cufré. Pidieron más seguridad, más policía, y por ende, libre albedrío para el balazo.

En fin, se ven varios Bariloches en el horizonte. Es la promesa que está latente en las calles, para este año que no es electoral. No hay miras de un viraje de timón, y las armas están cargadas.

“Doña Rosa”, mi vecina, a la que jamás le robaron, que no esquiva muertos por la calle cuando hace los mandados, que tiene buena jubilación y perfecto estado de salud, comenta con las comadres: “ya no se puede vivir. Estábamos mejor con los militares”.
Las tres notas tomadas de Radio La Cantora

Compartir este post

Comentar este post