Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Un grano de maiz; El Pueblo del Che

21 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

20.6.10

quijote.jpg

EL PUEBLO DEL CHE

El Che se alza inmenso en la historia de la humanidad, su dimensión es comparable con las más luminosas personalidades de la batalla del humano por hacerse humano. Algunos lo llaman santo… no exageran.
Muchos estudios se han hecho sobre el papel de los líderes en la historia, variadas opiniones se expresan, en este escrito queremos reflexionar sobre el papel de los pueblos en la historia, tomando como referencia la vida del Che. Veamos.
Sin duda, el Libertador fue grande porque tuvo un pueblo que lo acompañó y se elevó junto con él. Sin esa fuerza espiritual y material, Bolívar habría sido, como el mismo lo manifestaba, sólo un buen alcalde de San Mateo.
Fabricio, Américo y los demás héroes de la guerra del 60 no tuvieron pueblo a la altura de sus sueños, y sucumbieron en las garras del verdugo que martirizaba a los humildes que ellos pretendían redimir.
 
Se discute mucho si los pueblos paren a sus líderes, o los líderes paren a sus pueblos. Hay argumentos de lado y lado. Lo que sí no tiene discusión es que cuando el pueblo y sus líderes verdaderos se encuentran, entonces los opresores tiemblan y la humanidad recibe un rayo que la impulsa.
Una llama interna movía al Che, buscaba razones para montar en Rocinante, iba en procura de molinos de viento, de Dulcineas sociales. En su viaje en motocicleta sintió la miseria, los indios paupérrimos fraguaron su indignación, comprendió, concientizó la división de clases.
Su pueblo, su Revolución, no llegó en la Guatemala de Jacobo Arbens, pero le mostró las entrañas del monstruo que vomitaba injusticias en el mundo.
Fue el pueblo de Cuba, un pueblo capaz de parir un Fidel y de acompañarlo, o, si algunos quieren, un Fidel capaz de despertar un pueblo, acerarlo, hacer que lo acompañe, en definitiva, un pueblo encontrado con su líder, reconocido en él, y como decía el Che, vibrando los dos, pueblo y líder en la misma armonía. Fue, repetimos, el pueblo de Cuba fusionado con su líder el ambiente donde el Che se hizo gigante.
 
El pueblo de Cuba, devenido en Revolución, se expresa en el Che, todo lo que él es lo es impulsado por la experiencia maravillosa de la Revolución Cubana, con ella la humanidad dio un salto, recibió un impulso que aún permanece.
Este mes se cumple un año más del nacimiento del Che, es oportuno, a manera de homenaje, hacer algunas reflexiones sobre el futuro de la Revolución Bolivariana y la influencia que la vida del Che debe tener en ella.
Aquí tenemos un líder que se encontró con su pueblo, esa conexión amorosa es la garantía de encontrar el buen camino. El principal deber de los revolucionarios hoy es preservar esa fusión.
Podemos señalar que hoy la consigna más importante de la Revolución Bolivariana, es: ¡Con Chávez todo, sin Chávez nada! Que es lo mismo que decir: ¡Con el Che todo, sin el Che nada!
 
¡Vivan las Revoluciones Bolivariana y Cubana!

19.6.10

LA SEMILLA

Una Revolución es en esencia un cambio de las relaciones humanas, la superación de las relaciones capitalistas, que han convertido todo en mercancía, por relaciones humanas, amorosas, de cooperación, por relaciones socialistas.
Estas relaciones socialistas, nuevas, dependen en gran medida de un núcleo, de una semilla que irradia su ejemplo sobre el resto de la sociedad, la guía, la educa. Veamos.
En la Revolución Cubana esa semilla se implanta en el Granma y en la Sierra Maestra. La Sierra fue una escuela de relación socialista: allí un colectivo agrupado alrededor de objetivos políticos altruistas vivió entendiendo que la suerte del todo depende de la suerte de cada uno, y que el todo se importa por la suerte de sus componentes. Es decir, vivió la esencia del Socialismo, que es la misma del Cristianismo, sintió en la práctica de su vida el “amaos los unos a los otros”.
No es casual que esta Revolución aún permanezca, a pesar de todas las adversidades, aún continúe siendo el faro que guía las esperanzas de la humanidad. La poderosa semilla que le dio origen sustenta su fuerza para la resistencia, para la comprensión de su papel histórico.
La oligarquía también tiene sus semillas, las plantan cada día sus medios de desinformación, construyen “sueños americanos”, fabrican ejemplos, ilusiones, reparten símbolos de poder. Por encima de todo, difunden el egoísmo.
Cada unidad económica capitalista, por pequeña que sea, es un foco, una semilla que refleja sus valores, sus ficciones. Hace mucho daño a la causa socialista, recordemos lo que dicen los clásicos: el capitalismo crea las mercancías y simultáneamente crea la espiritualidad que lo sustenta.
En la Revolución Bolivariana, que se da en condiciones pacíficas, es necesario detectar estas semillas, estimular las socialistas, y combatir las capitalistas, esos son los fundamentos de la batalla revolucionaria.
 
Las semillas socialistas son las Zonas Socialistas, éstas deben tener todos sus componentes al servicio de la nueva relación humana, del rescate del humano que ha sido convertido en mercancía. Este concepto es el fundamento del triunfo.
Si caemos en la tentación de sobreponerle otras metas, por ejemplo, la rentabilidad, elevar la producción, la calidad, etc., estamos labrando el fracaso del proyecto socialista, lo estamos atrapando en la lógica capitalista.
La semilla socialista, la Zona Socialista, debe conquistar las metas económicas desde el humanismo. El hombre rescatado tiene que poder elevar la producción, la calidad etc., sacrificar el humanismo en aras de metas materiales es un error, hacerlo así, es quedarnos atrapados en la lógica capitalista.
Todas las actividades de la sociedad deben estar impregnadas del concepto de semilla socialista, desde la economía hasta la política.
Las formas de organización social y políticas deben ser semillas socialistas. Un consejo comunal, una patrulla, deben ser unas “Sierra Maestra del espíritu”, guiados por el desprendimiento del 4 de febrero. Importarse por su entorno a sabiendas que la solución a sus problemas no es local, por tanto, debe luchar por metas políticas nacionales y también internacionales.
 
¡Sin Chávez no hay Socialismo!

18.6.10

EL GRANMA NAVEGA EL CARIBE DE LA DIGNIDAD

El Granma se hizo a la mar en la madrugada del 25 de noviembre del 1956 cargado de corazones y batallas. Su combustible, el amor, su puerto, la vida.
Aquella pequeña embarcación en la Sierra Maestra se transformó en gigante y parió una Revolución verdadera. De sus entrañas surgieron, como de una caja mágica, un faro que alumbra el camino, la certeza de que es posible, la seguridad de llegar a la meta.
Diez mil líderes contenía su vientre, médicos internacionalistas lo habitaban, militantes de la vida soñaban sobre el Golfo de México con niños caminando alegres por las calles seguras, con la fraternidad del humano rescatada, fundar un mundo que quizá no verían, pero sabían que por él valía la pena dar la vida.
Cumplió su misión, desembarcó en las costas de la patria a los Comandantes del futuro, iban serenos a enfrentarse a la muerte, a crear la vida. Los acompañaba lo mejor de la humanidad.
En todos los países del mundo había un alma angustiada que pedía a la Sierra Maestra que los ayudara a triunfar, presentían que con ellos iba el destino de la humanidad, de ellos dependía el futuro de la especie.
Aquella embarcación renace siempre que los pueblos deciden navegar por los mares de la dignidad, cuando deciden erguirse sobre la corcova espiritual, tomar el timón, lanzarse a la mar sin más seguridad que la determinación de fundar o morir.
El programa Aló Presidente del domingo 13 de junio, nos trajo una luz: el Granma navega en las aguas del Lago de Maracaibo, llevado por la conciencia de la Clase Obrera que asume su compromiso histórico.
Se trata de una barcaza que el capitalismo tenía en proceso de chatarra, así le beneficiaba, así habían dejado los muelles y embarcaciones que fueron socializados por el Gobierno Revolucionario.
Los obreros petroleros con trabajo voluntario la rescataron, la hicieron operativa y la bautizaron Granma, en honor a la gesta que comenzó aquella noche del 25 de noviembre en México, pero que aún no termina.
El Granma hoy navega y es símbolo de la marcha cierta de esta Revolución. En su casco lleva las imágenes del Che, Fidel y el Comandante Chávez, en su interior la decisión de su tripulación de ir hasta el final por mantener lo conquistado, y de escalar metas superiores en la forja del Hombre Nuevo y de la Patria Nueva.
Ahora la meta debe ser, tal como lo pidió el Comandante Chávez en ese Aló Presidente: el Granma entrando en la Bahía de La Habana, llevando la buena nueva al origen. Desembarcar en ese puerto un mensaje solidario, de amor de este pueblo a los hermanos cubanos, un mensaje de unión, de internacionalismo, que los pueblos del mundo sepan que hay esperanzas.
La tripulación de ese viaje debe ser compuesta por ciudadanos de la ALBA, venezolanos, cubanos, nicaragüenses, bolivianos, islas caribeñas. Los voluntarios y apoyos pueden llamar al 0800 granma2, o al Twitter: @viajegranma.
 
¡Sin Chávez no hay Socialismo!

Compartir este post

Comentar este post