Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Un grano de maiz - DETENGAMOS AL FASCISMO

25 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

25.8.10

quijote.jpg

DETENGAMOS AL FASCISMO

Hoy el planeta está sumergido en una crisis terminal que afecta drásticamente a todo, desde la ecología, la economía, la estructura social, las migraciones, la alimentación, la seguridad, hasta lo militar… todo está en crisis.
Fidel, el hombre del ánimo infinito, con el mismo grito de ¡Aquí no se rinde nadie! que inició en Alegría de Pío la gesta de la Sierra Maestra, nos llama a no desfallecer, a buscar salidas a las dificultades, a salvar a la especie humana. Fidel es optimista.
 
Oigámoslo y cumplamos nuestro deber de humanistas: buscar con el desespero del náufrago, salidas para la humanidad.
Lo primero es detectar las causas de la crisis: es una crisis global, del sistema, que se expresa de manera principal en la ética, en la moral. Es el comportamiento humano la causa de la crisis, es allí, en el corazón del humano donde están las respuestas a la adversidad. Busquemos.
La moral, la ética, están íntimamente ligadas a las relaciones sociales. Un clásico postuló que: “la condición humana son las relaciones sociales”. Esta es la esencia del problema: “la crisis es del hombre del capitalismo, de las relaciones capitalistas.” Son las relaciones capitalistas las que producen al hombre depredador de sí mismo y de la naturaleza. Se deduce que la Humanidad capitalista no es viable, está condenada a desaparecer, que la única solución es superar al capitalismo, construir el Socialismo.
 
Fidel dice que la salida está en llevar la verdad al mayor número de personas en el mundo, estamos de acuerdo. De allí que nuestro deber es construir el Socialismo, predicar con los hechos, demostrarnos y demostrar a la Humanidad que una nueva relación entre los humanos, un hombre nuevo, un mundo nuevo, son posibles. Y con ese ejemplo movilizar al resto de la Humanidad.
Esa es nuestra responsabilidad. Ahora bien, en momentos definitorios, cuando el capitalismo agoniza, la situación de peligro para la humanidad es más grave que nunca. El fascismo, que es el principal mecanismo de defensa del capitalismo, es activado siempre que surge la esperanza. Nos acecha desde afuera, pero el mayor peligro se agazapa dentro de nosotros mismos.
La Revolución, que debe educar con el ejemplo, no puede permitirse comportamientos capitalistas, contrarios a la ética nueva que es indispensable. Debemos concientizar que un revolucionario con conducta egoísta, inquina capitalista, hace más daño a la revolución que un escuálido, porque su conducta perversa se extiende en las filas de la Revolución, esparce el desencanto, no permite la construcción de las nuevas relaciones.
La Revolución debe cuidar la conducta, no es algo menor, es allí donde se manifiestan las relaciones que estamos construyendo, la ideología que nos guía. Si la conducta es contraria a los preceptos revolucionarios, si relega al humano, significa que esa persona, esa institución, va por mal camino, está dañando la causa revolucionaria, no está a la altura del reto que asumimos, está cometiendo un crimen.
Una conducta que debilite el ejemplo revolucionario, fortalece la posibilidad fascista.
 
¡Chávez es Socialismo!
 
¡Socialismo o fascismo!

24.8.10

¿CÓMO SE ARRASTRA UNA SOCIEDAD AL FASCISMO?

La foto macabra aparecida en primera página de El Nacional produjo variadas reacciones. La celada que le montaron a Izarra en CNN evidencia que su publicación forma parte de un inteligente plan que intenta arrastrarnos al fascismo. Veamos.
Los gringos no quieren la salida de Chávez de forma pacífica, por elecciones, necesitan aplastar al ejemplo: que no quede nadie en todo el continente que se atreva a recordarnos como una vía, que los pueblos se espanten al sólo nombre de Chávez y del Socialismo. Tienen que aplicar aquí algo similar a la solución chilena: Terror… Necesitan el fascismo.
¿Cómo empujar a esta sociedad al fascismo?
El fascismo es la manifestación política de una fuerte patología psíquica, una exacerbación de lo macabro, de tánatos, del odio a la vida, por eso los oligarcas necesitan derribar la mascara de lo civilizado. Entonces, según lo advierte Wilhelm Reich, aparecerá la capa sádico-perversa del carácter social, la base psicológica del monstruo fascista, cuya misión es devorar las manifestaciones de humanismo que la Revolución va construyendo.
Es necesario crear un enemigo que origine reacciones de odio y justifique liberar las reacciones más crueles que yacen en las tinieblas del alma colectiva. Es suficiente revisar la prensa: “el nacional”, “tal cual”, “noticiero digital”, para percibir la creación de una imagen horrenda que justifica el asesinato de Chávez y de su familia, la persecución de los chavistas. Los rojos ahora cumplimos el papel que antes cumplieron los judíos y los comunistas en la Alemania de Hitler.
Requiere el fascismo que gruesos sectores de la sociedad se aclimaten en el odio, en el desamor y el egoísmo. Esa es la razón de la foto de El Nacional: acostumbrar a la sociedad a lo macabro, al tiempo que inyectan miedo y odio al chavismo.
Hasta aquí todo está claro: el enemigo impulsa una salida fascista y construye condiciones para su concreción. Sin embargo, no hemos tocado todas las aristas del peligro.
Debemos estar alertas para combatir dentro de nosotros acciones que en la moral y la ética favorecen el desarrollo fascista. Expliquemos.
 
La Revolución es una gran empresa de amor, de humanismo, de lucha contra el egoísmo y la deshumanización del humano. Por tanto, se desarrolla esencialmente en el alma social. Siendo así, será el ejemplo de los revolucionarios, su comportamiento diferente, desprendido, amoroso, el pilar principal de la construcción socialista y de la lucha antifascista.
El 4 de febrero fue un acto amoroso, de desprendimiento, sentó bases para la Revolución que hoy vivimos. Cuando en abril el pueblo humilde salió a la calle a rescatar al Comandante, impulsado por el amor, sin ningún interés material, se demostraba que con la revolución habían aflorado desde el fondo del alma popular los mejores sentimientos de la especie.
Esos son los altruismos fundadores de esta Revolución. Deben ser la guía, la esencia de nuestra conducta.
Las acciones egoístas, de persecuciones insensatas, mezquinas, y las vilezas de algunos emponzoñados de poder, empañan el ejemplo revolucionario y favorecen el arribo del fascismo.
 
¡Chávez es Socialismo!

Compartir este post

Comentar este post