Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

UN GRANO DE MAIZ - ¿POR QUÉ LOS CINCO?

8 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

7.9.10

quijote.jpg

¿POR QUÉ LOS CINCO? (08-09-2010)

En las cárceles del imperio están secuestrados cinco revolucionarios de los de verdad, de aquellos que dan su vida por la humanidad sin pedir nada a cambio. Se les acusa de cualquier excusa, no importa, en realidad se les cobra pertenecer a un pueblo heroico que a 90 millas del imperio más poderoso y cruel que ha existido, decidió sacudirse el yugo y emprendió un camino de redención que es guía para la Humanidad.
Ellos están secuestrados por ser cubanos revolucionarios, eso es un alto delito para el imperio, y se lo cobran con crueldad. Esos cinco muchachos nos representan a todos nosotros, allá con ellos están secuestrados todos los revolucionarios del mundo, la Humanidad honesta, y también la esperanza, allá junto a ellos se encuentra encadenada la causa del Socialismo.
En estos días esos hermanos cumplen 12 años en las cárceles imperiales, el tiempo ha pasado y ellos dignos, inmensos, crecidos, siguen presos. Es hora de hacer un alto en el camino, revisar lo hecho y repotenciar la lucha. Es tiempo de “temblar de indignación”.
Es hora de elevar el nivel de la batalla por su libertad, no podemos acomodarnos, acostumbrarnos, aceptar esa prisión como algo soportable. Es necesario que inventemos nuevas formas de lucha, que nos salgamos de lo convencional, que se sienta la fuerza de la lucha por la libertad de unos hermanos entregados a la causa noble de la Humanidad.
Es necesaria la iracundia de la fiera despojada de sus hijos, los cinco son una herida en el honor de los pueblos del mundo, y de los pueblos de este continente.
Sólo si el imperio siente el rugir de las masas podremos rescatarlos. Cada acción de los revolucionarios del continente, de la Humanidad, de los gobiernos del ALBA, debe incorporar la protesta por la libertad de los Cinco. El tema debe llevarse a todos los escenarios, relacionarlo con todas las actividades de la vida, que el imperio sienta la indignación de gobiernos y pueblos por esa injusticia.
Convirtamos el número Cinco en símbolo de rebeldía y de solidaridad, en una condecoración de orgullo, llenemos las ciudades de Cinco, que todos los hombres de buena voluntad porten el Cinco con el orgullo de los que son solidarios con una causa noble y justa.
Que los obreros se pronuncien, hagan actos, manifiesten su temblor frente a la injusticia, y expresen su carácter internacionalista, que los obreros de Guayana, de la petrolera, de Oriente, de Occidente, manifiesten su ira de mil maneras, que los barcos suenen sus sirenas, que las fábricas toquen sus pitos, que las iglesias oren por los Cinco, que los paros simbólicos a favor de los Cinco se hagan rutina.
Millones de cartas de solidaridad con los Cinco Héroes, que cada uno de nosotros adopte a uno de ellos y se importe por su vida de prisionero, se preocupe por conocerlos, que cada uno de ellos tenga millones de padrinos y que la causa del Socialismo se exprese en la lucha por su libertad.
 
¡Chávez es Socialismo!

EL HOMBRE ENVILECIDO, LA SAGRADA HUELGA DE HAMBRE

El hombre del capitalismo perdió su condición humana y se transforma cada vez más en una mercancía. La relación humana ya no es relación entre seres humanos, sino competencia entre mercancías. La avaricia sustituyó al amor.
El capitalismo va degradándolo todo, lo material y lo espiritual. Vivimos un mundo regido por las leyes mercantiles, somos mercancías sometidos a las crueles leyes del mercado. Los pocos reductos de humanismo van cayendo poco a poco, las señales son claras. El hundimiento espiritual es más grave que cualquier otro aspecto de la crisis global que vivimos. Lo que mueve al mundo de los humanos-mercancía es la recompensa en dinero, transformar la vida en dinero acumulado.
La satisfacción de las necesidades naturales no es suficiente, en cada uno de los humanos-mercancía surge la voracidad del capital. Esa es la base ética y psicológica del mercenario, esa desfiguración humana que surge con los sistemas de explotación más antiguos.
 
Existen bastiones de conducta que se oponen a la mercantilización de la ética humana, por eso se admiran. Esas conductas y esas acciones son propias de los revolucionarios, de los hombres altamente espirituales.
Uno de esos bastiones de conducta, de esas acciones éticas, fue la lucha guerrillera de los años sesenta, la batalla en las montañas fue una especie de apostolado.
La admiración a Fidel, a la Sierra Maestra tiene esa base, “gente capaz de soportarlo todo” en beneficio de sus ideales.
La admiración por Fabricio tiene ese mismo origen, asombra la vocación de sacrificio por el bien común, capaz de cambiar las comodidades del Congreso por las miasmas del campamento.
El prestigio del 4 de febrero se fundamenta en ser baluarte de esa ética, de una moral que se opone en su esencia a la deformación capitalista.
Otro bastión de esa ética amorosa, altruista, enfrentada a la ética del hombre-mercancía del capitalismo, es la Huelga de Hambre. Esta es un último recurso, su fuerza reside en su contenido altruista, así despierta los mejores sentimientos de la sociedad, su admiración…
La historia registra ejemplos de huelgas de hambre sagradas que llamaron a la solidaridad mundial:
Gandhi dirigió, con ese instrumento de entrega a las grandes causas, la lucha por la independencia de la India, así consiguió derrotar a un imperio. Su hazaña está registrada en el libro donde se guardan las acciones más excelsas del ser humano, fue una muestra de la fuerza, de la victoria inevitable del espíritu noble, de las acciones guiadas por sentimientos altruistas amorosos sobre el egoísmo, no importa el tamaño que este tenga.
Bobby Sands, líder del Ejército Republicano Irlandés y miembro del Parlamento Británico, falleció en 1981 en la Huelga de Hambre que pedía status de prisionero de guerra a los miembros de las organizaciones nacionalistas irlandesas. Es un ejemplo más del enfrentamiento del oprimido que con espíritu altruista se enfrenta al imperio.
Hoy la voracidad capitalista amenaza con envilecer la Huelga de Hambre, convertirla en una mercancía para trocarla por conquistas mezquinas.
 
¡Chávez es Socialismo!

Compartir este post

Comentar este post