Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

UN GRANO DE MAIZ - ¡MALDITA TEORÍA!

20 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

19.9.10

quijote.jpg

¡MALDITA TEORÍA!

El rechazo a la teoría, al pensamiento, es un fenómeno que se presenta en las Revoluciones. Nace de la postura anarcoide, cuya esencia es la renuncia a la organización, a la dirección. Es un culto al espontaneísmo.
Entre nosotros este rechazo tuvo su florecimiento con el escepticismo que acompañó a la derrota revolucionaria de los años sesenta. Ese trauma incomprendido llevó a muchos a renegar del sueño, de la teoría, del pensamiento, de la voluntad de dirección. Fue algo así como un despecho que se mantiene hasta nuestros días y aún nos impregna.
El capitalismo, siempre sabio en su dominación, profundizó la grieta y consolidó “la teoría de la antiteoría”, a sabiendas que una Revolución sin teoría tarde o temprano perece, saben que un movimiento espontáneo, sin dirección y sin teoría es fácilmente atrapable, no pasará de ser un inmenso motín, sin peligro para el sistema. Ese fue el caso del 27 de febrero.
Los explotadores saben que la teoría revolucionaria es el pilar fundamental de su derrota, por eso la deforman y persiguen a sus elaboradores. No es casualidad que el hombre más odiado y perseguido por la burguesía sea Carlos Marx, el pensador revolucionario más importante de la historia.
Ellos, concientes de que la sociedad la dirige la teoría definida y clara, intentan impedir que la insurgencia la construya, difunden el facilismo de la improvisación.
De allí que la burguesía, sobre el desencanto que la derrota del sesenta produjo en las fuerzas revolucionarias, consolidó el rechazo a la teoría. El término pasó a ser un insulto, un arma para la descalificación. Mucho daño ha causado esta postura. A la primera discrepancia se apela al descalificativo y, con ese artificio argumental, se castra la discusión creadora.
Es necesario recuperar el valor de la teoría, rescatarla del rincón del desprecio. Esforzarnos por entender la teoría que nos dejaron los procesos revolucionarios anteriores, interpretar, a la luz de ese conocimiento, el momento, aportar ideas a la discusión.
Sabemos, por la experiencia histórica, que un movimiento revolucionario sólo es derrotado si antes fue derrotado en la teoría. No hay derrota revolucionaria sin derrota de la teoría, de allí la importancia que tiene la discusión y el estudio.
 
La teoría no es contemplación, es, parafraseando a Gramsci, la más poderosa de las acciones prácticas. Sigamos las enseñanzas de Marx: “se trata de cambiar al mundo” de usar la teoría como palanca para la transformación. Pero no olvidemos que sin teoría revolucionaria no habrá práctica revolucionaria. Tan perjudicial es la teoría contemplativa, como la práctica sin rumbo.
Esta Revolución nuestra, tan importante para el destino de la Humanidad, debe hacer de la teoría el eje de su actividad práctica. Esa es la única manera de triunfar en la difícil tarea de enfrentarnos al capitalismo mundial para superarlo.
Recordemos siempre que un vacío en la teoría revolucionaria será llenado por la teoría burguesa en sus variadas caretas, y sin percatarnos estaremos caminando por algún atajo hacia la restauración del capitalismo.
 
¡El 26, Chávez!

18.9.10

LA IDEA DEL SOCIALISMO

La polvareda que levantó la manipulación de las palabras de Fidel es una buena oportunidad para pensar el Socialismo.
El Socialismo no es un capricho de políticos trasnochados ni una oferta electoral oportunista, se trata de una posibilidad de evolución de la Humanidad. De la concreción de esta posibilidad depende la existencia de la vida. Está de más decir que la construcción del Socialismo no es algo automático, es una tarea conciente. Es difícil, pero imprescindible para preservar la vida planetaria.
Muchos han sido los intentos de la humanidad para librarse de la esclavitud. Ese camino está lleno de derrotas y también de triunfos, en ese esfuerzo la Humanidad ha aprendido. Hoy tenemos claros varios pilares que condicionan el salto salvador.
 
Primero, ya lo dijimos, la conquista del Socialismo no es un acto mecánico, ni llega automáticamente con el aumento de las fuerzas productivas. Es un acto conciente que precisa de una vanguardia que desde el fondo del capitalismo irrumpa contra la cultura dominante y conquiste a las masas para la necesidad de su liberación, para la importancia vital del Socialismo, para el mayor salto que la humanidad dará jamás: superar los sistemas de explotación y fundar el sistema de relaciones fraternas del trabajo de todos para beneficio de todos.
 
Segundo, es necesario sustituir el foco creador, la génesis de la cultura de la explotación. Este foco permite que unos hombres se apropien del trabajo de otros hombres, los exploten, los esclavicen. Esta posibilidad tiene su centro en la propiedad nosocial de los medios de producción. Son éstos los núcleos de la explotación.
 
Tercero, entender que no es un trabajo fácil. Ningún sistema social se suicida, al contrario, lucha por su sobrevivencia con el desespero de animal acorralado. A eso se enfrentan los intentos socialistas y, más todavía, si recordamos que el capitalismo es el sistema refinado en milenios de explotación, es el más pulido y global sistema de esa aberración.
 
Cuarto, sentir que los socialistas forman parte de un esfuerzo de liberación que agrupa a lo mejor del humano, y a lo mejor de las batallas de liberación, desde la Revolución Francesa hasta el 4 de febrero y el 11 de abril. Es un orgullo ser Socialista, estar acompañados de lo más excelso de las ideas y sentimientos de Humanidad. De Espartaco, Cristo, Bolívar, Martí, Don Quijote, Einstein, Allende, el Che, Fidel, Chávez.
Siendo así, es de cretinos pretender colocar a Fidel en contra de lo que ha soñado toda la vida, sólo por una interpretación interesada de un diminuto gringo estíptico, tarifado en prensa imperial.
Fidel es un Socialista infinito, porque es un Humanista eterno, y ese piso ético y moral no se altera con el cambio del viento.
 
Nosotros estamos con Fidel, con la Revolución Cubana, con Chávez, porque ese torrente histórico es la única oportunidad que tiene la Humanidad de sobrevivir. El capitalismo, en cualquiera de sus variantes y disfraces, es la extinción de la vida.
 
¡Chávez y Fidel Humanismo infinito!

Compartir este post

Comentar este post