Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

UN GRANO DE MAIZ - EL HERMOSO RETO DE LA CLASE OBRERA VENEZOLANA

8 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

7.11.10

Por Antonio Aponte.

quijote.jpg

EL HERMOSO RETO DE LA CLASE OBRERA VENEZOLANA

No existe en todo el planeta una posibilidad de superar al sistema capitalista y construir una sociedad viable, salvadora de la humanidad, como la que tienen los obreros venezolanos.
O dicho con más precisión, la única oportunidad que tiene la humanidad de sortear el futuro de extinción que nos propone el capitalismo depende del comportamiento, está en las manos de los obreros venezolanos. Veamos.
El reto es hermoso, es un privilegio estar en la primera trinchera de la batalla por salvar al planeta. Pero, es difícil, muy difícil, implica una revolución en el alma de los obreros, de cada uno y de todos. Veamos.
Los humildes tienen siglos de enfrentamiento con los apropiadores del trabajo ajeno, primero, contra esclavistas, terratenientes, latifundistas, y luego contra el capitalismo que es otra forma de esclavitud.
En este enfrentamiento los obreros han perfeccionado estructuras y conductas que le permitieron sobrevivir durante siglos. Podemos decir que el explotado se acostumbra a la explotación, se percibe, tiene consciencia de explotado, se defiende sólo dentro de los linderos de la explotación… no la cuestiona, no tiene horizonte de su superación.
Sus luchas se limitan a intentar sufrir menos, a rasguñar alguna conquista económica, todo esto es comprensible. En esa situación están los obreros del mundo, desde China, hasta los Estados Unidos, en todos los países los obreros luchan por mejoras económicas, desde hace siglos… y siempre, generación tras generación están sumergidos en la misma miseria material y espiritual.
Aquí en Venezuela con el arribo de Chávez, y esto hay que decirlo sin mezquindades, que es el líder revolucionario más importante de estos dos siglos, se abrieron las compuertas para la comprensión del papel histórico de los obreros: superar el sistema capitalista.
 
Los obreros no pueden liberarse de la esclavitud moderna luchando sólo por reivindicaciones económicas. La Clase Obrera no se puede liberar del trabajo explotador sin superar el sistema explotador, al capitalismo. Es decir, no es posible liberación parcial de los obreros, esa liberación sólo es posible si transforma a toda la sociedad.
Ese es el papel histórico de los obreros, cuando ellos caen en cuenta de eso, cuando eleva sus miras más allá de lo parcial, de lo individual, de lo reivindicativo, cuando se elevan y disputan la dirección de la sociedad, entonces, se está construyendo clase consciente, y es el pilar fundamental de la Revolución. En ese momento, tiene algo que decir al resto de la sociedad, puede dirigirla con su prédica basada en el ejemplo.
Esta importancia vital de la Clase Obrera no es extraña a sus enemigos, éstos la combaten desde distintos frentes, desde teodoro y velásquez agentes del capitalismo explotador, que buscan distraer su lucha fundamental. Pasando por los que proponen un llamado “control obrero” que los confina a los límites mezquinos de la fábrica, impidiendo que alcancen la visión del cambio de sistema, hasta los dirigentes obreros a la vieja usanza, en el fondo complemento de la explotación.
 
¡Chávez es garantía!

6.11.10

LA PEQUEÑA BURGUESÍA

Es una clase intermedia, una franja de amortiguación entre la clase capitalista y las clases depauperadas.
Es una clase que aspira y teme: aspira al ascenso individual, y tiene terror al empobrecimiento que la amenaza todos los días. De allí surgen sus principales características:
Es una clase individualista, muy egoísta, que aunque físicamente permanece en esa franja intermedia, entre empresario y pobreza, su alma, su corazón, se eleva a la situación que aspira: a la clase alta capitalista. Su realidad es, de aplastada por la losa capitalista, pero su espíritu es de magnate.
El fundamental componente de su ideología es la creencia en la solución de los problemas sociales de manera individual. Envidia el llamado “sueño americano”, y de esa ilusión apaciguadora impregna a toda las capas expropiadas.
Difunden por todos sus medios de deformación la falsa idea de que en el sistema capitalista quien no asciende es porque no se esforzó, que es posible mediante “la magia” del trabajo individual salir de una situación de miseria y llegar a ser hasta gerente exitoso de una transnacional. Prestigian esa vía de ascenso de muy poquísimos individuos, como una solución a los problemas sociales.
Viven la contradicción de no tener para pagar el condominio y la obligación de pagar un carro para aparentar éxito ejecutivo. Entre la creencia en el ascenso social y la realidad de estar encadenado a un puesto, sometidos a los sadismos de un jefe incapaz, tan frustrado como ellos. Todos angustiados, todos simulando un éxito huidizo.
La pequeña burguesía es la principal clase defensora del sistema capitalista:
 
Desvanece la necesidad Socialista, porque si se puede ascender individualmente, entonces el sistema capitalista no es malo, malo son los individuos que no luchan.
 
Al propugnar la lucha individual, siembra dispersión y egoísmo en las clases motoras del cambio revolucionario, impidiendo la necesaria unión para el salto revolucionario.
 
Pero el mayor daño que hace esta clase a la posibilidad revolucionaria lo hace por vía de sus intelectuales. Éstos producen teorías de apariencia revolucionaria, con lenguaje y aroma de cambio, pero que esconden una profunda deformación de la teoría revolucionaria y, por tanto, un inmenso obstáculo a la Revolución.
 
Las teorías pseudos revolucionarias de la pequeña burguesía son expresión de su realidad contradictoria:
Por un lado, sus teorías plantean la superación del capitalismo, esta faceta emana de la realidad que los oprime.
Pero, por otro lado, sus teorías plantean formas y vías impracticables. Este componente de su teoría emana del profundo terror que sienten a superar el campo capitalista donde mora su corazón.
En resumen, son capitalistas de corazón pretendiendo hacer Revolución.
En lo político, plantean la desorganización anarcoide, por eso no van más allá de una maquinaria electoral, o de un motín.
En lo económico, plantean formas nosociales de propiedad teñidas de populismo, por eso combaten la Propiedad Social administrada por el Estado.
En lo social, una fragmentación de la sociedad en egoístas, en grupos aislados.
Su acción va preñada de deslealtad.
 
¡Con Chávez, con lo que Chávez decida!

5.11.10

LA ÚLTIMA TRINCHERA

El capitalismo ha conseguido convertir a la humanidad en un gigantesco mercado donde todo lo material y lo espiritual devino en mercancía, susceptible de ser vendida o comprada. De esta forma, el humano-mercancía se transformó en el principal enemigo de sí mismo.
Este proceso de deshumanización, que comenzó hace miles de años con la posibilidad de la apropiación del trabajo ajeno, nos conduce a la extinción y nos condena a una vida miserable.
El capitalismo, tenaz, ha conquistado todas las expresiones del humano, de la vida en sociedad. La toma de lo material fue acompañada del asalto a lo espiritual, todo sucumbió al avance de la mercancía: la religión, el arte, la imaginación, todo se rindió al altar del dinero. El mundo comenzó a girar cada vez más por el dinero, la mercancía, el mundo de las cosas aplasta al mundo del humano, el interés del capital prevalece sobre el interés de la humanidad.
Se hacen guerras en beneficio del capital, no importa que sean espantosos genocidios de humanos y de culturas. Se intoxica a la humanidad con fármacos y alimentos artificiales para aumentar las ganancias de las bolsas de valores. Las drogas y las armas engordan las cuentas de los capitalistas y destruyen a la juventud que no tiene lugar en el sistema de las mercancías.
 
En esta batalla de la Humanidad, que se resiste a la degeneración capitalista, al suicidio que es el camino de las mercancías, sólo queda un bastión, un refugio: “El Amor Materno”, la Máter …
El Amor Materno es la última trinchera contra el egoísmo capitalista, y la primera trinchera en la ofensiva Socialista, por eso le ha costado tanto al capitalismo conquistarla, es la reserva de la especie. Allí, en el Amor Materno, se libra la última batalla de la humanidad. Veamos.
León Zitchner asimila el amamantar de la madre con las bases más íntimas del Socialismo. Nos dice: …“allí entonces cada uno recibiría de acuerdo a su necesidad y daría acorde con su capacidad.
 
Pero esa forma social, tan humana como difícil de ser recreada, es la que en la infancia del niño todo hijo vive con la madre mientras ella lo amamanta y lo arrulla, donde le da todo al hijo sin pedir nada a cambio, sin equivalente, por amor al arte, sólo por el gusto amoroso de colmarlo en el acto en que al darse ella misma se colma”…
El capitalismo intenta tomar la última trinchera, derrotar a la humanidad. Ataca el amamantar, lo reduce a un mero problema de alimentación material, sustituible por fórmulas industriales.
 
Pretenden equiparar el hogar a una empresa. El derramamiento amoroso que allí ocurre, asimilarlo con el trabajo de una fábrica. Algunos piden remunerarlo, transformar el último reducto del amor en mercancía.
Las Revoluciones deben proteger al Amor Materno, a la familia amorosa, luchar contra la familia autoritaria. Ese será el núcleo de la liberación humana.
El Ministerio de la Mujer debía ser el Ministerio de la Madre o, más directamente, el del Amor Materno.
 
¡Chávez es Socialismo!

4.11.10

ABRIL ES EL CAMINO

La confrontación es inevitable, y se decide en la movilización de las masas. Los oligarcas intentan movilizar con su odio, nosotros debemos movilizar a los humildes, tal como en Abril, para defender el derecho a la vida, a decidir nuestro destino, a tomar el camino de nuestra redención.
En la movilización revolucionaria está la clave del éxito, debe ser consciente y constante, sólo así acumulará la fuerza espiritual necesaria para enfrentar las ofensivas oligarcas.
 
El pueblo movilizado, en la calle, aprende, entiende al Socialismo, lo siente en la piel, lo vive. La movilización es una escuela infinita de Revolución.
La movilización no sólo es una marcha, son también las jornadas de estudio, de Trabajo Colectivo Voluntario, las vigilias, las brigadas de solidaridad internacional, el respaldo militante a las socializaciones, las jornadas de unión de los barrios con la fábrica. Es también la movilización individual, la revisión interna de cada uno, la derrota de los vicios que el capitalismo instala en el alma, la visión mezquina de la vida, el egoísmo que nos despedaza y nos convierte en una simple suma de fragmentos manipulados, esclavizados.
 
La Conciencia del Deber Social es el cemento de las movilizaciones y las movilizaciones, a su vez, son escuelas formadoras de esa conciencia.
En Abril el pueblo movilizado demostró su alta reserva de humanismo, de grandeza, de entrega a un ideal. Demostró que tiene pasta de gigante, que aquí está la base espiritual para construir el Socialismo, que la empresa no es una quimera.
En diciembre el pueblo movilizado demostró que sabe reconocer a sus enemigos y a sus líderes. En esos días de penuria y batalla, los humildes fueron herederos del Ejército Libertador, el que cruzó Los Andes y venció en Ayacucho, esos días los Bravos de Apure se multiplicaron en las calles de Caracas y de toda Venezuela. Nadie pensó en otra cosa que en defender la dignidad y el decoro de la Patria que la canalla oligarca mancillaba.
Ese espíritu debe guiarnos en la lucha contra la perenne agresión de los oligarcas, contra el plan del golpe fascista que se desarrolla frente a nuestros ojos. Todos los días aparece en la prensa escuálida el llamado al golpe, el susurro a militares, la deformación mediática.
Ahora aparecen los atentados desestabilizadores, sin duda lo de la directiva de fedecamaras es hechura de la CIA, puede ser que usaran hampa común, pero el cerebro es gente como posada carriles, que nadie se engañe.
Sabemos que los gringos, amos de esta oposición, son expertos en cometer crímenes que endosan a los gobiernos que quieren desestabilizar. Allí está el Maine, el ataque del Golfo de Tonkín, el engaño de las Torres Gemelas de New York, y el Comando Conjunto de Operaciones Especiales, denunciado por Fidel como organismo gringo para asesinatos selectivos en todo el mundo.
Sólo un pueblo en Revolución, movilizado, imbuido del espíritu de Abril y de Diciembre, podrá hacer frente a sus enemigos tradicionales, a sus verdugos.
 
¡Chávez es garantía!
 
¡San Pedro Alejandrino no se repetirá!

Compartir este post

Comentar este post