Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Un grano de maiz - ENGAÑAR AL CAPITALISMO

24 Febrero 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

quijoteENGAÑAR AL CAPITALISMO (Jueves 21-02-2013)


Los reformistas sinceros, que aunque es difícil creerlo sí los hay, en el fondo pretenden engañar al capitalismo, son ingenuos. Dicen: "reformando poco a poco, controlando el lado salvaje del capitalismo, un día despertaremos en el Socialismo y los capitalistas sin darse cuenta se transformaron en socialistas, trabajaron para su extinción, se suicidaron". 
Los reformistas sinceros, repetimos, los hay, inventan leyes, inventan impuestos, organismos encargados de controlar al capitalismo, fiscalizan, devalúan, hacen de todo, al final el capitalismo evade las ilusiones reformistas y siempre goza de buena salud.
 ¿Por qué siempre fracasan los planes "revolucionarios" reformistas? La respuesta es simple: porque el sistema capitalista está hecho para reproducirse, perpetuarse, toda su ideología, su aparato jurídico, costumbres, educación, cultura tienen ese fin, el sistema espontáneamente se defiende. Está construido para ser capitalista, rechaza los cambios. Los gradualismos son atrapados por la formidable red de seguridad del sistema: la ambición, el egoísmo, el espíritu de élite consiguen traspasar cualquier barrera, operan desde el alma social, desde el fondo de los individuos.
La única manera de superar al sistema capitalista es con Revolución. Esto es, con un salto, un cambio radical, un estallido social de las normas hasta ese momento imperantes. Es así, se trata del mayor cambio alguna vez planteado por la humanidad. El fragor del combate político, sus peligros, son propicios para las relaciones fraternas entre los revolucionarios. En esa situación se vive en el precepto esencial del socialismo: "La suerte del todo depende de la suerte de cada uno". Son momentos en los que el humano abre su alma y se encuentra en fraternidad con su semejante, en esos instantes la base ética de capitalismo sufre un duro golpe y la condición social del hombre se encuentra con su organización política, con el Socialismo, y la Conciencia del deber Social se manifiesta, se instala en el alma. El hombre experimenta la alegría, la bienaventuranza de unirse con sus semejantes.
En Abril experimentamos esa unión, en el sabotaje petrolero fuimos hermanos en el combate contra el odio, rozamos al Socialismo.
Sin esa conmoción no puede haber salto al Socialismo, aunque la conmoción sola no sea suficiente, es condición necesaria, pero no suficiente. Debe ir acompañada de una vanguardia que con su ejemplo transforme la energía de la conmoción en acción política fundadora de lo nuevo.
Podemos concluir que el capitalismo no es engañable, sólo es substituible, derrotable. La convivencia con él, las concesiones, irremediablemente conducen al fracaso. La Revolución debe ser radical contra el capitalismo, contra su ética, sus costumbres, debe ser implacable en la lucha contra el egoísmo, sus manifestaciones, debe ser radical en la implantación de los nuevos valores, de la nueva ética. 
Sin duda, vivimos días de agotamiento de la vía reformista hacia el Socialismo, y se aproximan días que requerirán de la unión de los revolucionarios en la lucha por defender la posibilidad socialista, de esa lucha, de esa fraternidad en el sueño común, deben surgir los núcleos de vanguardia socialistas.
¡Con Chávez!

Compartir este post

Comentar este post