Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Un grano de maiz - LA CONFUSIÓN

31 Julio 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

quijote

LA CONFUSIÓN (Martes 31-07-2012)


La Revolución, por ser un profundo cambio cultural, tiene que ser radical, sólo así podrá transformar al hombre. Si escoge el camino de la complacencia con la economía, con la cultura capitalista, llegará ineludiblemente a la restauración, será engullida por la cultura capitalista.
La confusión, la falta de nitidez, favorece al pasado que nos habita. Los revolucionarios deben prefigurar la sociedad del futuro, la calidad humana del hombre del Socialismo debe hacerse leyenda.
Todavía retumba en el alma colectiva la decisión de Fidel que, contra todo cálculo material, hizo regresar el Granma para rescatar a un combatiente caído al proceloso mar. Allí nació la Revolución Cubana , en ese instante se hizo colosalmente humana. Las mejores hazañas del amor revolucionario, la solidaridad con el mundo, la epopeya guevariana, el heroísmo de los cinco cubanos secuestrados por el imperio, todo tiene su raíz en ese gesto de amor.
Chávez se yergue líder, establece una fuerte conexión con lo mejor de su pueblo cuando prisionero de despiadados enemigos, que sabe capaces del asesinato, en manos de la incertidumbre, en esa difícil situación reconoce la responsabilidad de una derrota militar y anuncia su disposición de seguir luchando por el bien de los humildes. Con aquel "Por Ahora" se empina la Revolución Bolivariana sobre el egoísmo de su tiempo. Dos palabras que resumen el derrotero del proceso: "entrega con amor a la causa de los humildes." Después, en el ejercicio del poder, el sentido amoroso se afirma en el humanismo con su capacidad de perdón.
Ese es el principal fundamento de la posibilidad revolucionaria, sobre ese sentimiento es realizable el cambio cultural. Esta es una Revolución amorosa, el primer y esencial paso está dado, ahora debemos dotarla de relaciones económicas tales que las relaciones amorosas encuentren en la economía su complemento. No es posible una cultura amorosa en medio de una economía egoísta, capitalista.
La Revolución sólo es posible si es amorosa y radicalmente anticapitalista. Los humildes, la sociedad, necesitan interiorizar con nitidez que el capitalismo no es solución a sus problemas, y que sólo el Socialismo es salida de su vida sórdida, guiada por mercancías y por la incertidumbre de ser víctimas del gran capital, que les ofrece la esclavitud de una existencia miserable, o la miseria de la exclusión.
La confusión debilita a la Revolución , por ejemplo, cuando hablamos del Mercosur como estímulo a los privados, eufemismo de capitalismo, y eso lo mostramos como un logro, hacemos un gran daño a la cultura amorosa revolucionaria. Cuando prestigiamos formas económicas nosociales, estamos desandando el camino hacia el Socialismo, apuntalando la cultura de la mercancía, del egoísmo.
La Revolución debe protegerse con una vigorosa Revolución Cultural que prestigie la relación amorosa y permita que los pasos tácticos no hipotequen el sueño. La realidad demuestra la necesidad de una potente economía de propiedad social no petrolera que sustente la conciencia socialista, al amor. De otra manera iremos al comercio planetario y regional de manos de nuestros verdugos capitalistas.
¡Con Chávez!

Compartir este post

Comentar este post