Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Un grano de maiz - LAS RAZONES DEL ODIO

21 Enero 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

LAS RAZONES DEL ODIO (Domingo 20-01-2013)

quijote

Si despojamos a la lucha social de sus razones políticas, de sus intereses materiales, de las leyes económicas, nos encontraremos con la esencia de la condición humana: el amor y el odio, con Tánatos y Eros. Ellos, esos dioses, dictarán los rumbos, lo demás es su expresión. Lo que Freud develó, la psicología profunda del humano, supera al individuo y se hace social. Acerquémonos a estos abismos sólo con la intención de una visión preliminar, dejando el estudio más sesudo del tema a los especialistas.
Hoy Venezuela es un laboratorio para el estudio del alma social, la crisis despoja de carmines al enfrentamiento básico de la especie humana, el alma social se transparenta, pierde sus ropajes. Veamos.
Ha regresado el odio con fuerza hasta ahora disimulada, con la enfermedad de Chávez se soltaron los demonios. Basta explorar un poco en internet, leer las páginas de opinión, las declaraciones de los voceros oligarcas, para percibir el lado oscuro del alma humana, sus más bajas pasiones, sus pulsiones más perversas, para percatarse de la bilis que destila el campo mantuano. Lo que allí se ve es, sin duda, material psiquiátrico, las caras de estos opositores sentados en la Asamblea Nacional serviría para ilustrar libros sobre patologías.
Los artistas al servicio de la oligarquía, y con la sumisión debida a sus mecenas, en sus obras, su arte, expresan de manera exquisita el odio que en la masa es burda manifestación. Escriben, dibujan, cantan alrededor de la hoguera donde esperan sacrificar al amor que ya están impedidos de sentir, Tánatos les ahuyentó a las musas, su arte ahora sólo es panfleto efímero. Esperan oír aplausos y lo que sienten son los gemidos de una especie que agoniza mientras ellos presentan su lúgubre espectáculo.
Pero, ¿por qué el odio a Chávez y a los chavistas? La explicación está en la disputa entre el odio y el amor. Un buen artista, de aquellos cuya musa no fue aplastada por el odio, podría escribir una obra de teatro. En ella Chávez sería un padre que propone a los mantuanos que dejen de explotar a los humildes, que es posible que todos vivamos como hermanos, iguales en el deseo del bien común. La pretensión de hermanar a los monárquicos con la plebe despierta odios edípicos.
La noticia se difunde en el reino y los monárquicos dejan caer sus caretas y aparecen sus verdaderos rostros, ahora no se ven risueños, satisfechas, aparecen con una cara especial, única: la cara del odio, de la falta de amor espiritual y carnal. Pero ¿cómo hacer para apagar la rebelión, cómo salir del padre que osó predicar el amor, dejar de ser lobos, que quiso cambiar al mundo y está protegido por los redimidos?
El gigante que vive en el norte les ordena dos desagravios: una ponzoña que hará su efecto con lentitud poderosa, y la estimulación del odio que ya emergió del inconsciente. Todo lo que huela al padre debe ser destruido. Sólo así aplastarán el ejemplo.
El final está por escribirse.

¡Juntos somos Chávez!

Compartir este post

Comentar este post