Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

UN GRANO DE MAIZ - LOS DOS ACANTILADOS DE LA REVOLUCIÓN PACÍFICA

19 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

18.1.11

quijote.jpg

LOS DOS ACANTILADOS DE LA REVOLUCIÓN PACÍFICA (Martes 18-01-2011)

La razón de las Revoluciones es la sustitución de un sistema social agotado por otro superior. Y la esencia de la contrarrevolución es impedir ese reemplazo. Esta es la lógica del enfrentamiento Revolución-contrarrevolución.
Este choque presenta propiedades universales, y tiene también características propias de las circunstancias donde ocurre. Los revolucionarios deben estudiar las particularidades de su Revolución y las generalidades de la Revolución Universal.
En nuestro caso esta necesidad de estudio se multiplica, estamos empeñados en una Revolución Pacífica, vía que es inédita. Aún no se conocen casos de sustitución revolucionaria de un orden social sin el aparecimiento de la partera de la historia: la violencia. O más preciso, sin que la clase dominante apele a la violencia para impedir su desplazamiento. Veamos las singularidades de nuestra Revolución Pacífica.
El enemigo es internacional. Esto es muy importante porque la presión planetaria tiene gran influencia en lo que pase en lo interno. Nos enfrentamos al capitalismo hegemónico mundial.
La Revolución Pacífica atraviesa un camino flanqueado por dos acantilados, dos peligros. Por un lado la violencia, la agresión brutal de una invasión, de un golpe, un magnicidio. Y, por el otro lado, corremos el riesgo de un fracaso en la legalidad burguesa que hemos heredado y donde el enemigo se mueve experto. Allende no pudo resolver este dilema.
Los dos peligros se complementan, se potencian. La amenaza de agresión es garrocha para conducirnos al brete de la legalidad oligarca.
Los gringos declaran amenazando, acusando de “dictador”, “totalitarios”, “narcotráfico”, “apoyo a terroristas”, y a esa andanada se suman los lacayos internos. Los partidos hablan del fin de la democracia, los obispos hacen comparsa, la oea cumple su papel, insulza se pliega, pusilánime… Y la reacción nuestra es paralizarnos en la democracia oligarburguesa, encadenarnos con su lógica, llamar a la convivencia con los mantuanos de hoy, volver a creerles tantico así, caer en la trampa tantas veces conocida. Condenarnos, porque es una condena no diferenciarnos del enemigo.
Es un círculo diabólico que la vía pacifica debe resolver, y la única manera de hacerlo es avanzar, radicalizar. Las vacilaciones nos pierden.
La maniobra oligarburguesa está clara: amenazan, nos acusan de romper sus reglas, de no cumplir sus calificaciones, no nos certifican, y así nos obligan a entrar en el callejón de la derrota, de la conciliación.
No es la primera vez que usan esta estrategia, lo mismo hicieron con El Libertador. Cuando la Independencia entró en su fase pacífica después de Ayacucho, lo acusaron de querer ser monarca, y de esta manera lo maniataron. El Libertador respetó la legalidad que los neoligarcas habían construido y terminó en San Pedro Alejandrino.
Demostró que no tenía ambiciones de monarca, pero la Revolución de Independencia quedó trunca. Al final, la pugna que se inició en 1810, después de 20 años de guerra, la perdió la Junta Patriótica y la ganó la junta protectora de los derechos de Fernando VII. No se pudo romper el círculo diabólico.
¡Chávez es Garantía!
¡San Pedro Alejandrino no se repetirá!

Compartir este post

Comentar este post