Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Una escuela dentro de una Fábrica Sin Patrón en Argentina

4 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Zanón, donde la educación se construye

En este primero de mayo el mejor homenaje a los mártires de Chicago es hacer una escuela. Y fue justo lo que hicieron los obreros y obreras que desde hace 9 años recuperaron para beneficio colectivo la fábrica de cerámica Zanon

Grupo de trabajo en apoyo a la escuela en Fasinpat

Neuquén, Argentina. Fasinpat (Fábrica sin Patrón), Zanón Bajo Gestión Obrera, es una fábrica en Argentina que lleva 9 años de control obrero, 9 años de construcción de otras relaciones sociales y de hacer posible experiencias donde la solidaridad de clase es un valor, un puntal que no se negocia.

Fasinpat es una escuela para muchos trabajadores, docentes, estudiantes, artistas, pibes a los que en este sur del mundo el capitalismo tampoco les ofrece otras posibilidades que las que los condenan a un futuro sin otras salidas que más explotación y alineación. En ese espacio, en esa fábrica que ya es una escuela, este 2010 nace una escuela secundaria (un CPEM) y el año pasado comenzó a funcionar un espacio de escuela primaria, ambas de adultos, para los trabajadores de esa fábrica, de otras fábricas del mismo parque industrial y para vecinos de los barrios aledaños.

El proceso del proyecto…
Desde el año 2001, en el que los obreros de Zanón ponen a funcionar la fábrica bajo control obrero, se inicia un trabajo muy estrecho con la comunidad. Comenzamos a compartir marchas, asambleas e innumerables espacios de debate y de lucha. Así es que en ese cotidiano transitar de todos nosotros, obreros y docentes que constituimos una parte muy importante de la clase trabajadora de Neuquén, comenzamos a reflexionar sobre las necesidades educativas que tenemos los trabajadores y las dificultades que tiene el sistema para darnos respuesta. Es por esta razón que decidimos tomar dicha necesidad en nuestras manos.

En muchas de esas instancias de lucha que compartimos los docentes con los obreros de Zanón en la calle, ellos nos transmitieron la necesidad de estudiar. En algunos casos de comenzar; en otros de continuar; de finalizar ciclos educativos, truncos en alguna de las etapas de sus vidas por diferentes motivos. Acordamos que las estructuras del sistema educativo actual, tal como está pensado, no contempla la amplia gama de imposibilidades de acceder a él. Así fue que nos pusimos a pensar, sobre una necesidad concreta: cómo sería acercar a la educación a una comunidad de obreros con características tan particulares como lo son los trabajadores de la ex Zanón, hoy FASINPAT (fábrica sin patrón) bajo control obrero.

Así es que nos sentamos, docentes y obreros a imaginar, pensar, discutir y escribir lo que en un primer momento fue el anteproyecto de “La escuela en la fábrica”. Esta primera idea se discute por un lado en las asambleas de la fábrica y, por otro, en las vocalías gremiales de ATEN en el CPE (Consejo Provincial de Educación) así como acompañados por docentes de la Universidad Nacional del Comahue, para saber si se le podía seguir dando curso, si era viable. Ahí se inicia el camino en el que hoy nos encontramos, con una escuela donde nada está dado, donde la educación está en fabrica…

En medio de dos meses de lucha de los trabajadores de la educación, estatales, obreros y obreras de Cerámica Stefani en lucha por su fuente de trabajo, con cortes de puente, marchas, volanteadas, asambleas y más asambleas nos sigue encontrando la ruta, esta vez con la presencia de las Madres de Plaza de Mayo junto a otros organismos de derechos humanos, militantes de la región, docentes, estudiantes, nos encontró el nacimiento de esta escuela.

Zanon

                                                                                                 Zanon

¿Para qué una escuela?

Esta escuela está pensada como un espacio de producción de conocimientos, en el cual la educación es un proceso de construcción colectiva entre obreros/as de Fasinpat, de otras fábrica del Parque Industrial, vecinos/as de barrios aledaños como Nueva España y Colonia Rural Nueva Esperanza, docentes comprometidos/as con este proyecto y todas aquellas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos que desde hace más de nueve años recorren el camino de la unidad con y de los/as trabajadores/as.

Al calor de los piquetes de docentes que luchaban por una vida más digna, por la educación del pueblo, al calor de las luchas por justicia por el compañero trabajador de la educación, Carlos Fuentealba, asesinado brutalmente por el gobierno en el marco de un corte de ruta por reclamos salariales en el año 2007, nació el sueño de construir desde los trabajadores una escuela pública que haga posible ejercer un derecho del que los trabajadores y trabajadoras somos excluidos de múltiples formas, y con una variedad de estrategias por un sistema que a través de sus gobiernos cómplices sólo nos asigna un lugar en el mercado laboral, pero de ninguna manera nos considera capaces de proyectar nuestro propio futuro y conducir nuestro presente, incluso en la educación, pero no solamente, tampoco respecto de la salud comunitaria, la justicia, la vivienda, el trabajo, la cultura… Hombres y mujeres para los que la unidad de los trabajadores ha sido un camino y una meta nos atrevimos a empezar a soñar.

Jorge Boquita Esparza es el nombre que decidieron obreros y obreras poner a la escuela. Jorge es un compañero de la gestión obrera que falleció hace un año, un compañero que puso todas sus fuerzas en este proyecto desde un primer momento. Decían los obreros, “Jorge militó en la lucha de clases pensando siempre con una solidaridad que lo hacía muy particular, convencido que este es el camino que debemos transitar los que luchamos bajo las banderas de la independencia de nuestra clase, y lo hizo desde la militancia, también, de sus convicciones religiosas de la cual muchos admiramos. Boquita se ganó un lugar de privilegio en las páginas de la historia del movimiento obrero y queremos hacer homenaje a su memoria, dando la pelea incansable que el mostró con su ejemplo”.

En este primero de mayo, el mejor homenaje a los mártires de Chicago es hacer una escuela, como decía Reynaldo, un obrero, el día de su inauguración: “Poder estar hoy inaugurando un colegio secundario, CPEM N 88 Boquita Esparza, un hecho que queda marcado en la historia… frente a los que piensan que los trabajadores solo servimos para operar máquinas o transportar materiales pesados sobre nuestros hombros, precisamente somos los trabajadores los que nos vamos a encargar de que esto no suceda”.

www.8300.com

                                                                                                  www.8300.com

 

¿Por qué la Educación?
Si bien siempre supimos que producir, resistir y luchar son procesos educativos, también entendemos que con eso no basta para una transformación más integral, tanto de una persona, como de un colectivo social. Sabemos que es necesario acceder a otros conocimientos que sólo son posibles de alcanzar en forma colectiva. Es por esta razón que, desde FASINPAT, y desde hace dos años, peleamos para que en la fábrica se cree una escuela primaria y una secundaria, ambas públicas.

Con este proyecto pretendemos afirmar la gestión obrera que se inició en el año 2001 y dar un paso más que nos acerque a la trasformación de la realidad en que vivimos a partir de un análisis colectivo de la misma. Si no nos ocupamos de la formación, de la cultura, de la integridad de la persona sólo habremos ejercitado un nuevo y tal vez mejor método de reparto pero nada más. Un pueblo educado es un pueblo difícil de engañar y como parte del mismo. Ya lo dijo Paulo Freire: “no puedo pensar si el otro no piensa también, simplemente no puedo pensar por el otro, ni para el otro, ni sin el otro.”

 

Tomado de desinformemonos.org

Compartir este post

Comentar este post