Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Una montaña de basura en el Karakorum

13 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Montaña basura Karakorum
Se puede pensar que en las altísimas montañas del Karakorum, entre Pakistán e India, no hay basura y que los montañeros que acuden periódicamente para escalar las cumbres tienen una concienciación especial para cuidar el entorno. No es así. Al igual que ocurre en el Himalaya, parece ser que lo que interesa únicamente es coronar ochomiles y ya está; al volver a casa están demasiado cansados, quizá, para cargar con desperdicios. Al menos Nepal cobra una tasa por acampar en el Everest y el Annapurna que dedica a la limpieza del paisaje, en operaciones que organizan las propias agencias turísticas locales; pero en el Karakorum no hay tal y el lugar empezaba a parecer un basurero.

Por eso a principios de agosto llegaron dos expediciones organizadas por el Comité Everest-K2 CNR dispuestas a limpiar el entorno del glaciar Baltoro, donde se alza la majestuosidad del K2. Los nombres de ambas empresas fueron suficientemente expresivos: Keep Baltoro Clean y Sep K2 Clean, que recuperan una iniciativa que originó en 1990 la organización ecologista Mountain Wilderness.

En realidad el año pasado ya se hizo una primera incursión que recogió cuatro toneladas de basura pero en 2010 la idea es más ambiciosa porque no sólo se limita a quitar el material empujado por los glaciares en su marcha (ropa, tiendas de campaña, bombonas de oxígeno, camping-gas, incluso cadáveres) sino también un material que se ha convertido en un grave problema: los desechos orgánicos, ya que allí se hacen las necesidades al aire libre y en verano se juntan miles de montañeros. Por eso de las ocho toneladas finales que recogió Keep Baltoro Clean, dos fueron de deyecciones que hubieran terminado por contaminar las aguas fluviales. Para intentar paliar el problema de cara al futuro se han instalado ocho letrinas ecológicas.

Foto: entremontanas.com

 

Tomado de La Brújula Verde

Compartir este post

Comentar este post