Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: 20 años sin Mateo.

13 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Miedo y asco en MVD
La columna de Daniel Figares.

 
20 años sin Mateo.
 

images  Se puede decir que es mucho, y sin embargo pasó muy poco después de que Eduardo Mateo (19 de Septiembre de 1940 -16 de mayo de 1990) se fuera.

Surgido como precursor indiscutido de la revolución musical que significó El Kinto Conjunto, su figura es indispensable a la hora de hablar del Candombe Beat.

Ya en los primeros trabajos de la banda, a mediados de 1967 -documentado mucho tiempo después en “Circa 1968”, editado finalmente en 1977 x el sello discográfico Clave-, se puede notar claramente la diferencia.

Desde la introducción de un instrumento de percusión (el kinto, o quinto, al que alude el nombre de la banda), realizada x primera vez en la historia del rocanrol –aunque coincidiendo con Carlos Santana que lo estaba haciendo al mismo tiempo-; hasta el ritmo inventado x él, el “Toco”, que surgía ya en el Kinto, pero que tendría su mayor despliegue en “Mateo solo bien se lame”. (Más los ritmos inventados de "Mateo y Trasante".)

Comentábamos con Urbano (el bajista del Kinto y uno de sus grandes amigos) que escuchando los temas del conjunto, a veces en los finales se esbozan melodías –ideas musicales- que darían para dos o tres temas más. ¡Y todo en un solo tema! Urbano coincidía plenamente en la apreciación.

Como instrumentista fue un verdadero fenómeno. Con la viola, como decía otro de sus grandes amigos y socio musical, Jorge Trasante, “su pancada, o sea la forma de tocar la guitarra rítmicamente —él coloca la voz y la melodía en función de ese ritmo—, es todo un sello inconfundible, distinto a todo, e inmediatamente reconocible”.

Influenciado x Joao Gilberto, pero agregándole lo suyo, e inmerso en un mundo de candombe beat, es, verdaderamente, imbatible. Aún hoy sigue siendo el mejor.

Y cuidado con los punteos. Algunos de los que realiza en “Mateo y Trasante” son insuperables. Minimalistas, pero profundos. Creo que x momentos canta con la guitarra, esa fue siempre mi impresión.

Pero Mateo también toca el bajo y lo hace con mucha influencia oriental (al igual que la percusión). Un toque mántrico insólito para oídos uruguayos, producto de su interés x “La Misión de la Luz Divina”, del Gurú Maharaji, y x películas como “Siddhartha” y todo tipo de libros y música hindú.

La música hindú “usa los cuartos de tono” (en referencia a las escalas no temperadas asiáticas, las cuales brindan la posibilidad de jugar con el microtonalismo sin que el músico se encuentre limitado al “medio tono” occidental como mínimo intervalo tonal).

Trasante confirmó todo esto al decir que el tipo de música que ambos escuchaban durante esa época fue decisiva para que Mateo comenzara a impostar la voz, a utilizarla como un “personaje” de acuerdo a la canción y a encontrar tonalidades más libres y ricas. Encontró a su vez una identidad vocal única, que todavía sigue siendo motivo de sesudos análisis, y cierta y natural incomprensión.

Su forma de cantar fue única e inimitable. Esa especie de personificación del protagonista de una letra a la hora de cantar (lo que le hacía tener siempre inflexiones diferentes), hacía que Mateo no cantara igual dos temas, cuando, x lo general -esto también lo ha remarcado Trasante-, todos los cantantes tiene una forma de cantar y no la alteran nunca.

A la hora de hablar de su figura como compositor no es posible eludir ni mínimamente su genio. Creador de unas músicas maravillosas, de brillantes arreglos, y poseedor de una poética incomparable, revolucionó todo, primero eliminando los “tu” y los “ti”, reemplazándolos con los “vos” y los “che”; y adoptando giros coloquiales en sus letras como “¡oh! Doña”,  “uh, qué macana”, o “uy qué esperanza”. Algo que para los compositores de la época era sencillamente inimaginable.

En eso rompió con todos los estándares (más bien que en todo rompió con todos los estándares). Y x si fuera poco escribía como un niño. (Así como de Picasso se dice que pintaba como un niño.)

Yo opino que Eduardo Mateo lo inventó casi todo.

Su influencia continúa viva –fue la última vanguardia musical auténticamente uruguaya hasta ahora-, y se nota en músicos como Jaime Roos (sin quizás el que le levantó más piques), Rubén Rada, los Fattoruso, el Choncho Lazaroff, Fernando Cabrera, Jorginho Gularte, Mariana Ingold, Jorge Schellemberg, Alberto Mandrake Wolf y Jorge Drexler, x nombrar algunos, tan sólo, de los que se han visto tocados x su maestría.

Su figura, además, siempre fue emblemática. Su carisma –único, x cierto- hacía que en tiempos en donde la industria del marketing ni existía, todo el mundo hablara sobre el, se preguntara x sus repentinos aislamientos o sus alocadas apariciones, viviera los avatares de su vida como propios… y hasta cantara sus canciones sin saber que eran suyas. (Me acuerdo que siendo un botija, en el barrio Palermo ya se candombeaba con “Uh, qué macana” o “Amigo Lindo del Alma”. Sabíamos música y letra, pero no sabíamos que eran de Mateo.)

Cuando alguien así cae justo como para que uno, absolutamente de costado, pueda ser testigo presencial de algunas de esas geniales cosas; cuando coincidís en el tiempo con estas insuperables ánimas, tenés que estar agradecido a la vida x el espectáculo que te brindó y x haberte dejado mirarlo tan de cerca.

El Gran Eduardo Mateo fue un ser sin igual, que hace que hasta el día de hoy se me pongan los pelos de punta cuando recuerdo su mini actuación en la vuelta de Opa al Uruguay en 1981. El Hugo lloraba detrás de los bafles… El público, simplemente, estaba extasiado.

“Yo siempre decía que el día que yo me separara totalmente de Mateo me iba a morir de tristeza, xque para mí eran mis ojos. Mis ojos. Se me terminaba la luz sin él, ¿viste? Y bueno, no se me terminó la luz, pero tampoco brillo tanto, la verdad.”

Que no se me tome a mal, pero a mí me gustó que Nancy Charquero, su gran amor, dijera estas palabras.


DanielFigares

 

Eduardo Mateo

 

 

Compartir este post

Comentar este post