Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - ACOSTUMBRARNOS A ACEPTAR LO INACEPTABLE

18 Julio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

   cambalache 0407

Desde Lascano:

Escribe: Enrique Razetti

 

DE CRECIENTES, DE CARRETERAS Y DE COMO PODEMOS LLEGAR A ACOSTUMBRARNOS A ACEPTAR LO INACEPTABLE cambalache 0411

 

El viernes pasado empezó a llover, mucho antes que aclarara, antes que se hiciera el día – como dicen los paisanos – y llovió todo el día, siguió lloviendo hasta el sábado a eso de las nueve de la mañana.

Fue una lluvia pertinaz, continua, - mansa como dicen por acá – en definitiva, un fenómeno climatológico, que debemos calificar de normal, máxime en esta época del año. cambalache 0391

Nosotros debíamos estar el sábado de mañana en Montevideo, para participar de una reunión de referentes del interior de nuestra agrupación. cambalache 0404

Cuando, muy temprano de ese sábado el compañero José Romero de Treinta y Tres, pasó a buscarnos, al cruzar por el paraje denominado “30 bocas” que se encuentra a unos 10 km. de Lascano se encontró con más de 15 cm. de agua por encima del camino que a duras penas le permitieron el paso.

Al fin de la tarde, cuando ya estábamos de retorno en Lascano, nos enteramos que, a pesar de que la lluvia hacía horas que había cesado, esos 15 cm. de agua que había en la ida, se habían transformado en más de 50 cm., lo que obviamente impedía terminantemente el paso de un vehículo de características normales.

Finalmente mi querido compañero, tuvo que irse por otro camino y recorrer casi 150 km. más para poder regresar a Treinta y Tres.

Hoy domingo después que ya bajó el agua y que se normalizó la situación, fui a la zona afectada y pude captar algunas imágenes de lo que era el lugar, pero 24 horas después, y fueron 24 horas de sol y de brisa secadora.

En las imágenes, ustedes podrán apreciar, la resaca encima del camino, síntoma inequívoco este, de que allí estuvo anegado, también pueden ver la cantidad de agua que hay en la zona, la fuerza con que corre el agua al pasar por una alcantarilla a la cual satura y termina subiendo a la ruta.

Finalmente, casi como una postal, podemos ver una tropilla de caballos atrapados entre el agua que los rodea y el alambrado, esperando “que la cosa mejore”.

Nosotros pensábamos:

¿Esta circunstancia es novedosa acá en la zona?,

¿Es una crecida grande, significativa?

NO, claro que no, de ninguna manera.

Esta es una circunstancia que ocurre, cada vez que llueve con abundancia.

Por otra parte, este Paso cuando los índices pluviométricos son realmente altos, ha llegado a tener más de un metro y medio de agua encima de la carretera, cortando absolutamente la ruta entre Lascano y José Pedro Varela. Impidiendo lógicamente, el paso de los ómnibus de línea de las distintas compañías que cubren este recorrido, los que en estas circunstancias deben variar su ruta, y en consecuencia variar los horarios de salida y de llegada y afectar la vida de un sinnúmeros de personas, entre otras alumnos que se quedan sin sus clases, pues los profesores que residen en José Pedro Varela y en Treinta y Tres, no pueden llegar hasta Lascano.

Pero esto desde cuando ocurre, - se preguntará Ud. –

Y…., desde que yo tengo memoria.

¿Pero por qué no se corrige, levantando el camino, emplazando más alcantarillas que permitan el paso del agua, etc.?

En fin no soy un técnico en la materia pero tengo la certeza que es una situación solucionable.

¿Como la gente no se queja, como se acostumbró a esta situación?

Yo digo, de a poco, de a poco. El hombre puede llegar a acostumbrarse a cosas tremendas, y es parte de nuestra naturaleza aceptar lo inaceptable.

Aceptar que lo precario, que lo provisorio, se termine transformando en algo definitivo e inamovible.

Si quienes tienen en sus manos y en su decisión la solución de los problemas, nos quieren acostumbrar a que aprendamos a vivir con nuestras calamidades y nosotros no nos rebelemos ante lo injusto, ante lo inaceptable, el futuro será aciago y obscuro.

Y si nosotros, terminamos aceptando lo inaceptable, nosotros nos transformaremos en responsables, pues nosotros somos los únicos arquitectos de nuestro propio destino.

Este relato de una creciente más en las puertas de mi ciudad, no es más, que una anécdota.

Y seguramente, en un ranking de pertinencia, y entre todos los inaceptables que terminamos aceptando, debería quedar absolutamente relegada a ubicaciones secundarias.

Claro está, que en este país, se postergan soluciones mucho más impostergables, algunas incluso, que son de vida o muerte, pero… como nosotros aceptamos…

Parece que hemos perdido la rebeldía.

Estamos viviendo tiempos de increíble sumisión, tiempos que son inherentes a la “máxima progre”, esa máxima procaz e impúdica, impuesta por el Pepe, que nos señala:”es lo que hay valor”

Creemos que han llegado los tiempos de la gente, los tiempos de dejar de aceptar y de empezar a exigir.

Sabemos que es más fácil esperar que el Pepe, algún día, les cobre 4 dólares por Ha. a los terratenientes – como si fuera algo significativo – y que invierta en arreglar algún camino, y hasta de repente podemos esperar que le toque a la gente de Lascano.

Es más fácil también, esperar que este gobierno algún día ¿cambie? de rumbo y gobierne con un mínimo de ecuanimidad y de respeto por todas aquellas banderas que levantó y agitó para convencer a la gente que lo apoyó.

Sin dudas, es más fácil, también es más cómodo, pero creemos sinceramente que si lo que pretendemos es un cambio esta estrategia, es absolutamente estéril.

Nosotros creemos que, como dijo el mejor de todos nosotros: “Nada debemos esperar, sino de nosotros mismos”

Por ello éstos, son tiempos de participar, son tiempos de comprometerse, son tiempos de jugarse, porque solamente así podremos mirar a los ojos a nuestros hijos y decirles: “yo no claudiqué, yo dí la lucha, por ti y por mí…”

Por lo tanto una vez más lo del título:

NO SE PUEDE ACEPTAR LO INACEPTABLE

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Comentar este post