Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: Asesinato de Chiquito Perrini a la Justicia

23 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Publicado el sábado 13 de Noviembre de 2010 en EL ECO sobre el caso Perrini. 
Por Daniel Roselli

 

 

Asesinato de Chiquito Perrini a la Justicia

  

El jueves pasado Piero Perrini y el abogado Oscar López Goldaracena  presentaron en el Juzgado de 7mo. Turno de Montevideo la denuncia penal para conocer cómo y quiénes asesinaron a Aldo Chiquito Perrini en el año 1974. El escrito señala tanto la búsqueda de los responsables como investigar el Cuartel Nº 4 de Infantería de Colonia.



chiquito_perrini2.jpgA partir del jueves pasado se comenzó a develar el homicidio de Aldo Chiquito Perrini; en la ciudad de Carmelo existía un manto de impunidad y de rabia contenida ante aquel asesinato atroz perpetrado en el lejano 4 de marzo de 1974, cuando en el Cuartel de Colonia Chiquito dejó de vivir bajo los tormentos de los militares.
Mucha agua ha pasado bajo el puente. En aquellos días en que los militares secuestraron de su domicilio a Aldo Perrini en la ciudad de Carmelo hubo arrases y detenciones como en pocas ciudades del interior. Aquí los soplones locales hicieron muy bien el trabajo, y personas como Chiquito que sólo era “adherente al Frente Amplio, sin militancia activa”, como dice la denuncia, terminaron en los cuarteles, sometidos a torturas y también encontraron la muerte.
En la esencia misma de  EL ECO está la búsqueda de los desaparecidos, saber la verdad de todos los casos y que los responsables paguen por sus delitos. Desde antes que se restableció la democracia (marzo de 1985) éste ha sido un camino y un horizonte; el Caso Chiquito Perrini era un misterio a develar, estaba ahí, con más o menos detalles pero faltaba la denuncia oficial. Años atrás EL ECO tuvo encuentros con la familia, intensos, pero respetó el deseo de mantener el silencio y dejar que la historia continuara, con un velo que impedía la luz, sabiendo que el momento llegaría y el momento llegó. De la mano de Nino Piero Perrini Santamaría, Pepe para todos, que comenzó a desandar un camino doloroso, de testigos y documentos,  de tener que enfrentar y ver con ojos de hijo y ojos de querellante, la violencia y el sadismo militar de la dictadura.
Supo de golpes al “heladero”, de ensañarse con su padre, de que la muerte de su papá detuvo en parte el sadismo, de médicos que certificaron “muerte por edema pulmonar”, de la ironía y conoció más que nunca el sufrimiento de su propia familia.
 
Con Pepe Perrini


Pepe Perrini, el hijo menor de Chiquito, hace muchos meses que comenzó en la búsqueda de la verdad sobre la muerte de su padre. EL ECO sabía que este jueves 11 de noviembre, histórico para la democracia y para la justicia en nuestro departamento de Colonia, junto al doctor Oscar López Goldaracena, Perrini presentaba la denuncia para saber “lo  qué paso, cómo mataron a mi padre, y por eso comencé a andar”. Y lo primero que hizo fue hablar con su mamá, y ella le dijo lo siguiente: “Si vos querés hacelo Pepe, estás en todo tu derecho de saber cómo murió tu papá”. Y aquí, en todas las charlas que EL ECO mantuvo con Pepe en este proceso, se llenaban los ojos de lágrimas porque sentía en lo más profundo la valentía y el sufrimiento de su mamá. “Yo quiero saber, quiero saber, pero también tengo que cuidarla, por eso hicimos todo despacio”, dijo Perrini a EL ECO en la tarde del miércoles.
Pepe Perrini recuerda que él supo de la verdad de cómo había fallecido su papá cuando tenía 11 años. Con ese dolor atravesó su adolescencia y su juventud. Hasta que llegó el momento de enfrentar y conocer la verdad. Y aquí fue muy enfático: “Esto es un hijo que está buscando justicia, que no haya más impunidad, y queremos que se conozca la historia”.
También Perrini indicó a EL ECO que ha tenido todo el apoyo de todas las personas que ha convocado y conversado sobre el esclarecimiento de la muerte de Chiquito. “Te diría que el cien por cien, todos me han dado su apoyo, me han dicho ‘estamos con vos Pepe’”. Y preguntado por qué recibió esta solidaridad, señaló porque “muchos pasaron lo mismo que mi padre, pero ellos por suerte pudieron contarla, y también porque quiero que paguen los que mataron a mi padre”.
 
Con López Goldaracena


Ahora ya la denuncia fue presentada, sólo resta esperar los pasos y plazos que demandará el expediente. Por ello EL ECO dialogó con el doctor Oscar López Goldaracena, el abogado querellante y quien tiene una vasta trayectoria en estas denuncias y juicios de personas que fueron víctimas del terrorismo de Estado.
“El caso fue presentado al Juzgado Penal de 7mo. Turno, de Montevideo  a cargo de la doctora Mariana Mota y de la fiscal Ana María Telechea, en virtud de su conexión con los crímenes cometidos en el año 1974 en la época del dictador (Juan María) Bordaberry”, señaló el abogado. También agregó que “ya se le tomó declaración al denunciante, Piero Perrini. Estuvo declarando por más de dos horas y  media”.
El abogado indicó que ya hay audiencias fijadas, con fechas incluso, para los testigos, en los meses de noviembre y diciembre. “El fundamento de la denuncia se basa en la tortura y en el homicidio político, como crimen de lesa humanidad, y por lo tanto indescriptible”. Y que no se aplica la ley de caducidad porque este caso fue excluído por considerarse la ley inconstitucional, especialmente para el caso Perrini.
Por lo tanto el Poder Ejecutivo no tiene incidencia, “pero lo que sí puede hacer es colaborar con la Justicia y brindar, como lo ha hecho hasta ahora, toda la información que obre en sus registros, como por ejemplo los legajos de todos los militares que estuvieron en el batallón de Colonia en febrero y marzo de 1974. Lo mismo que los médicos militares que participaron”.
Y al final dijo que “este caso va a ser rápido y una vez que se diligencie la prueba pedida, a los diferentes organismos del Estado, ya se estaría en condiciones de indagar a militares que estaban en el Cuartel de Colonia en 1974”.
 
 
 Caso Chiquito Perrini. El escrito
“Vengo  a presentar denuncia”


EL ECO expone textualmente lo que Pepe Perrini, junto al doctor Oscar López Goldaracena, presentaron ante la Justicia. Son los primeros capítulos de la denuncia presentada ante la sede judicial. Dice así:


“Nino Piero PERRINI SANTAMARÍA, C.I. 3.575.837-3, domiciliado en Sarandí 513, Carmelo, Colonia, tel 45425909, constituyendo domicilio en MISIONES 1321 Of. 002 a la Sra. Juez DIGO:
Que vengo a formular denuncia contra los involucrados que a cualquier título, tengan responsabilidad por acción u omisión, ya sea en calidad de autores mediatos o de coautores, en el CRIMEN DE LESA HUMANIDAD del HOMICIDIO POLÍTICO bajo TORTURAS de mi padre ALDO PERRINI GUALA, todo en mérito a las consideraciones y fundamentos que se expondrán. 
 
A.- Sobre la competencia de la Sede y Fiscalía
Que se tendrá presente que esta denuncia se presenta ante el Juzgado Letrado de Primera Instancia en lo Penal de 7º Turno correspondiendo la Fiscalía Letrada en lo Penal de 5º Turno, en virtud de su conexión con los hechos que se investigan en la causa antecedente ante dicho Juzgado Exp. IUE 2-21986/2006 y especialmente porque en dicha causa recayó sentencia de la Suprema Corte de Justicia Nº 1525 del 29 de octubre de 2010 por la cual se declara inconstitucional la ley de caducidad relacionada con la muerte de la víctima que se denuncia en el presente, ALDO PERRINI GUALA.
 
I.- MUERTE POR TORTURAS DE ALDO PERRINI
1.- Aldo Perrini Guala, C.I. 22.377 (Colonia), Credencial Cívica NHB 11.484, nació en Carmelo y al momento en que ocurrieron los hechos que se narrarán y su homicidio, en 1974, tenía 34 años de edad.  Se adjunta foto numerada A
Por entonces vivía en Carmelo, calle Sarandí 513, trabajaba como comerciante en el ramo de venta de helados (Heladería Perrini, ubicada en el centro de Carmelo) y era el sostén de una familia con tres hijos menores. Estaba casado con Amada Susana Santamaría Galeano desde hacía 9 años (contrajeron matrimonio el 25 de mayo de 1965) y tenía tres hijos Aldo, Dino y Piero (el denunciante), de 5, 6 y 1 año de edad, respectivamente (adjunto testimonios de partida de nacimiento de la víctima, copia de cédula de identidad, copia de credencial cívica, copia de libreta de matrimonio y testimonios de partidas de nacimiento de sus hijos, todo numerado numerados 1 a 5).
En su actividad política destaca haber sido frenteamplista, sin militancia política activa.
 
2.- Luego del golpe de estado, en el año 1974, en la ciudad de Carmelo, hubo una especial represalia de la dictadura contra opositores a la misma, especialmente contra jóvenes de ideología política de izquierda que se les sabía identificados con el Frente Amplio.
Tenga especialmente presente la Sede y la Fiscalía que tanto el Frente Amplio como los sectores que lo integraban (que luego fueron ilegalizados por la dictadura) habían participado en las elecciones nacionales y departamentales de 1971 y, tratándose Carmelo de una ciudad "chica" donde "todos se conocían", luego del golpe de estado sus simpatizantes quedaron "expuestos" a la persecución política.
 
3.- Aldo "Chiquito" Perrini fue detenido de su domicilio en Carmelo, donde ingresó personal militar y lo retiró esposado, el 26 de febrero de 1974. Fue trasladado con otras personas detenidas al Batallón de Infantería Nº 4 de Colonia, con frente a la avenida Baltasar Brum.
Entre las personas que también fueron detenidas junto con Perrini o en igual contexto represivo, pueden identificarse a Jorge Raúl Ferrari Silva, José Antonio Valente, Román Chipolini, Carlos Pereira Bozzino, Margarita Castillos Luzardo, Ruth Castillos Luzardo, Daniel Gastón Conde, Abraham Alfredo Bermúdez Buela, Graciela Castillo Sallé, Roberto Melo Rodríguez y Ana Telma Delpratti (entre otros que se aportarán llegado el caso), todos los cuales serán llamados a declarar como testigos.
 
4.- Todos los detenidos fueron encapuchados, esposados y brutalmente torturados mediante la práctica sistemática de la época: picana eléctrica, submarino mojado en tacho; potro o caballete; plantones y amenaza sicológica permanente cuando sentían los gritos y el pedido de clemencia de las compañeras para que no fueran llevadas nuevamente a salas de tortura o de que no fueran violadas.
 
Narran los sobrevivientes que los torturadores se ensañaron particularmente con ALDO "Chiquito" PERRINI, hasta que cayó muerto por la tortura.
 
Especialmente señalan –y lo corroborarán a la Sede – que los torturadores se habrían ensañado particularmente con dos personas: Aldo Perrini (el Chiquito) y Pacheco Oroná. El mencionado Pacheco Oroná  era un contrabandista de botellas de ginebra y los militares lo habrían confundido con otra persona del mismo apellido que, en su versión, habría ayudado a escapar a la Argentina a perseguidos políticos, desde Carmelo, por el río.
 
5.- Si bien todos los detenidos estaban encapuchados y esposados, pueden reconocer que Aldo Perrini estaba siendo torturado porque sentían sus gritos. Perrini era dueño de la heladería más popular de  Carmelo y entonces, para identificarse, gritaba "¡Helados, helados!". Los testigos narran que estaba totalmente quebrado, golpeado y seguían torturándolo. Asimismo señalan que "un día no lo escucharon más".
Algunos sobrevivientes lo ubican tirado en el suelo a raíz de los golpes recibidos en la tortura, quejándose de un dolor agudo en la zona ventral y gritando sobre "la venta de helados", para que de esa manera los compañeros lo identificaran.
 
6.- Cuando se produjo la muerte de Perrini por torturas, el Cuartel del Ejército de Colonia del Sacramento estaba a cargo en su mando, del Comandante Boscan Hontou.
Según trascendidos de la época, se comentó que a Perrini lo habrían matado de noche y que en dicho momento la unidad militar estaba a cargo del coronel Boscan Hontou quien, cuando se  produjo el hecho, estaba en un domicilio particular, compartiendo un asado con un grupo de civiles. Lo habría ido a buscar un soldado que pidió hablar con Hontou, con quien se reunió en un aparte. Al cabo de unos minutos el Coronel Hontou habría regresado al Salón y dicho: "Voy a tener que retirarme, se armó problema allá (en el cuartel)". Se comenta que habrían llevado el cuerpo de PERRINI a Montevideo, al Hospital Militar, pero luego lo tuvieron que regresar a Carmelo porque en Montevideo no quisieron hacerse cargo. (Ver ejemplar del Diario La República, domingo 16 de julio de 2000, "El caso Aldo Perrini Guala conmocionó a Colonia", se adjunta copia obtenida de internet numerado 8; en http://www.larepublica.com.uy/politica/16557-el-caso-aldo-perrini-guala-conmociono-a-colonia.
 
                7.- En su afán por ocultar la causa del fallecimiento, el médico militar Dr. Solano habría firmado un certificado por el cual PERRINI habría ingresado herido al Batallón y que habría sido derivado al Hospital Militar de Montevideo, a fin de presentar su muerte como acaecida en la sala de operaciones. En el Hospital se habrían negado a darle entrada al cadáver y el médico habría renunciado en "Muertes en Prisiones Uruguayas", Serpaj, noviembre de 1984. en http://www.scribd.com/doc/28615170/Muertes-en-las-prisiones-uruguayas.
Los represores pretendieron justificar su muerte diciendo que "por culpa del cigarrillo", Perrini había sufrido una afección cardiaca, pero sucede que Aldo Perrini nunca fumó. El 4 de marzo de 1974, los militares devolvieron el cadáver a su familia. El velatorio y su sepelio fueron multitudinarios (el cajón, cuando se cerró, estaba lleno de tarjetas de condolencias), en señal de lo querido que era Perrini, en repudio a su homicidio y a la dictadura militar. Tanto el velorio como el sepelio transcurrieron bajo fuerte vigilancia militar en actitud intimidatoria. El hecho fue una verdadera conmoción para la ciudad de Carmelo.
 
                8.- La partida de defunción de la víctima que se adjunta numerada B da cuenta que el fallecimiento habría ocurrido 4 de marzo de 1974 en el Hospital Militar (8 de octubre 3020) como consecuencia de “edema agudo de pulmón” basándose en un certificado del Dr. José Cambón.
                Estando a la información recabada de testigos su muerte habría ocurrido en el Batallón y no el Hospital Militar. El hecho de que se haya estampado como causa “edema agudo de pulmón” estaría indicando que podría haber sido asesinado con la práctica del “submarino”. Será parte de la indagatoria
                Es de destacar el involucramiento de médicos militares en la tortura (Comisión de Ética Médica del Colegio de Abogados del Uruguay y del Sindicato Médico del Uruguay), siendo común la práctica de médicos militares supervisando la tortura. Hay testigos que señalan que, en el caso del cuartel de Colonia, existieron dos médicos militares de Colonia supervisando la tortura y un testigo afirma que “cuando estaba en enfermería porque por la tortura le habían fracturado tres costillas, dicen que lo fajaron y que luego el médico –a quien puede identificar- dijo "ya pueden seguir".
 
                9.- El caso de homicidio político de ALDO PERRINI fue denunciado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (caso 2524).
                La respuesta oficial del gobierno uruguayo de la época a los requerimientos del organismo internacional admite que se practicó autopsia y que la causa de la muerte sería "Edema agudo de pulmón y Stress."
 
10      La muerte de ALDO PERRINI GUALA fue un homicidio político por torturas que, como se verá, califica de crimen de lesa humanidad y deberá ser indagada y determinadas las responsabilidades penales de sus autores, coautores y cómplices”.
 

Mujica: El caso Perrini “es de la Justicia”

  

“Le corresponde a la Justicia” proceder en el caso del asesinato de Aldo Chiquito Perrini, ocurrido durante la dictadura en una sesión de tortura, en el Batallón de Infantería Nº 4 de Colonia del Sacramento. Así lo dijo el presidente José Mujica  a EL ECO  el jueves pasado cuando estuvo en el departamento de Soriano, en la inauguración de una planta industrial cercana a Nueva Palmira.

Al citarle EL ECO que el caso Perrini fue presentado esta semana por el abogado Oscar López Goldaracena a la Justicia, el presidente de la República, José Mujica, reafirmó: “con más razón le corresponde a la Justicia”. Y agregó: “En el mundo hubo revolución hace mucho tiempo que dejó a los tres poderes separados y yo no quiero que quede la impresión que me entrometo en algo que le corresponde a la Justicia”.


--
Asociación de Amig@s del Museo de la Memoria


Reenvía:
 

Julio Néstor Sosa Benia
Pocitos - Montevideo - Uruguay

Pitres (Granada)

Andalucía - España

Compartir este post

Comentar este post