Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY - BAJA APROBACION PARA ARATIRÍ EN ZONA DE INFLUENCIA DIRECTA CIFRA

29 Diciembre 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

BAJA APROBACION PARA ARATIRÍ EN ZONA DE INFLUENCIA DIRECTA CIFRA confirma que la resistencia es mayor en Cerro Chato y sus alrededores. Así surge de una encuesta divulgada en los últimos días de 2012. El 24 de diciembre, El Observador dio a conocer un nuevo sondeo respecto al proyecto megaminero. La escueta información dice que fueron “consultadas 117 personas de la zona de Cerro Chato, Valentines y otras localidades pequeñas de los alrededores, entre el 8 y el 15 de noviembre”. Respecto a los resultados indica: “A un 54% les parece bien que se desarrolle el proyecto minero, un 27% está en contra y el resto no opina o no tiene posición formada.” Como era de imaginar, este nuevo muestreo fue realizado por la misma empresa contratada por Zamin Ferrous –propietaria de Aratirí- para gestionar el área de comunicaciones: CIFRA, de González, Raga y Asociados. Por ahora no se conoce la ficha técnica del trabajo cuya divulgación queda librada a la voluntad de la empresa interesada, ya que CIFRA no publica en su página web este tipo de encuesta, la que entrega exclusivamente a su cliente, quien difunde o no los datos, total o parcialmente, según su conveniencia. No sabemos por tanto la edad, educación y ocupación, de las personas entrevistadas. Tampoco sabemos la forma en que estaban redactadas las preguntas, ni cuantas fueron, ni en que orden se formularon, ni si el relevamiento fue telefónico o personal. Al momento de escribirse esta nota, Aratirí no había reportado esta encuesta en su sitio oficial de internet, lo que permitiría, si se divulgara en todos sus detalles, un mejor estudio de los datos, aún sabiendo que no es este un intento objetivo de conocer qué opina la gente, sino la generación de un recurso de apariencia “científica” que pueda ser utilizado para favorecer el negocio minero. Sin embargo y a pesar de todas los cuestionamientos que se le pueden hacer a esta encuesta, es muy significativo que se diga que el 46% de los consultados (27% que se opone más 19% que no se expide) no dé su aprobación a este proyecto tan promocionado desde el gobierno nacional, los gobiernos departamentales y los medios de prensa en general. Aratirí arribó a la zona con gran despliegue empresarial, con promesas de 1500 puestos de trabajo directo y de un derrame de beneficios para toda la región, dando muestras de su potencial para dinamizar el comercio local en todos sus rubros. A pesar de esos esfuerzos por ganarse la simpatía de la población y cuando aún no son tan ostensibles los daños ambientales y sociales más graves que provocaría, es llamativo que hasta CIFRA y ARATIRÍ reconozcan una fuerte resistencia a este emprendimiento. Si a ARATIRÍ le parece bueno decir que el 46% de la gente de la zona no le da su bienvenida: ¿Cuál será la verdadera magnitud del rechazo popular? COMPARANDO NÚMEROS Comparar esta encuesta local con la nacional realizada por la misma empresa a mediados de este año, permite deducir algo muy importante: cuanto mejor informada está la gente, más se opone a la minería de gran porte. Recordemos: según una encuesta realizada en todo el país en julio 2012 por CIFRA, el proyecto Aratirí contaba con un 61% de aprobación. Un 20% de los encuestados respondió negativamente, y un 19% dijo no tener opinión formada. Comparemos aquel 61% con este 54% de aprobación y aquel 20% de reprobación con este 27%. Baja 7% la aprobación y sube 7% la desaprobación. Claramente crece la desaprobación cuando las personas entrevistadas están más familiarizadas con el proyecto, ya que fue más favorable el juicio cuando se amplió la encuesta a todo el país y menos favorable cuando se consultó en la zona dónde el tema está más ventilado. Por otra parte, es muy evidente que lo que baja es la aprobación, ya que se mantiene exactamente igual el porcentaje de personas que no se definen: 19%. Así que los propios números de CIFRA y ARATIRÍ demuestran la tendencia: si se entrevista a personas mejor informadas, es mayor el rechazo que se cosecha. ¿Qué pasaría si el proyecto Aratirí fuera debatido abiertamente, confrontándose argumentos en pro y en contra? Esta encuesta nos da una pauta. Es evidente que en la medida que fluye la información, crece la oposición. Al respecto recordemos también, que la empresa CIFRA le recomendó a Aratirí por razones estratégicas, que no entre en debates, sugerencia que ha sido adoptada, razón por la cual Aratirí no se presenta a debatir ante sus opositores. Considerando que se elude el debate, que los cuatro Partidos con representación Parlamentaria acompañan la iniciativa y que el gobierno la da como un hecho consumado, llama la atención la alta resistencia que se registra en la zona de influencia directa de este proyecto, aún en medio del período en que sería de esperar un “idilio” entre empresa y población local, cuando las promesas todavía no han defraudado totalmente y los mayores daños por ahora no están a la vista.

 

Aníbal Terán Castromán

 

 

¿Habrá llegado el encuestador a esta casa?

Dibujo.JPG

 

 

 

 

En la zona de influencia de Aratirí apoyan a la minera

Según Cifra, más de la mitad espera más trabajo y educación

Más de la mitad de los habitantes de Cerro Chato y sus zonas adyacentes está de acuerdo con la instalación de la minera Aratirí y un porcentaje aún mayor considera que el emprendimiento generará mayores fuentes de trabajo y más posibilidades de estudiar y capacitarse.

Estos números son el resultado de una encuesta realizada por la empresa Cifra en noviembre pasado en la que fueron consultadas 117 personas de la zona de Cerro Chato, Valentines y otras localidades pequeñas de los alrededores, entre el 8 y el 15 de noviembre.

El emprendimiento enclavado en esa zona de Treinta y Tres persigue la extracción, procesamiento y exportación de mineral de hierro en Uruguay. Se pretende exportar 18 millones de toneladas de mineral de hierro para la fabricación de acero. La encuesta se realizó para medir cuál es la opinión de la gente más involucrada en el desarrollo del proyecto. Según la encuesta, en la zona de Cerro Chato la percepción de la situación económica bajó en los últimos dos años (de 53% y 17%) debido a que "las expectativas respecto a la prosperidad de la zona ya no son las mismas que en el período en que se realizó la etapa de prospección".

No obstante, más de la mitad de los habitantes creen que el proyecto minero es más importante que, por ejemplo, el agropecuario y la forestación. A un 54% les parece bien que se desarrolle el proyecto minero, un 27% está en contra y el resto no opina o no tiene posición formada.

En cuanto a los impactos esperados si se construye la planta y la mina comienza a funcionar a pleno, un 84% cree que mejorará su perspectiva de conseguir trabajo, un 83% considera que habrá un mejor clima de negocios, un 74 contestó que habrá más posibilidades de estudiar y poco más de la mitad cree que mejorará su calidad de vida en general.

Además, la mayoría absoluta de la población de Cerro Chato dice estar suficientemente informada sobre el proyecto de Aratirí.

La empresa Aratirí (filial local del grupo anglo-suizo Zamin Ferrous) pretende extraer hierro para su exportación en bruto, a través de un puerto que construirá en Rocha, hacia China e India. El gobierno en tanto ha señalado que la información presentada por Aratirí en su propuesta al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente es insuficiente. Que se debe ampliar el informe de impacto ambiental, ajustar el canon a pagar, entre otras exigencias.

Según el proyecto de reforma del Código de Minería, cualquier proyecto deberá ser aprobado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente, después de la presentación de un informe de impacto ambiental. Varios dirigentes políticos de todos los partidos han manifestado su oposición a la explotación minera a cielo abierto.

El ingreso anual de divisas por la exportación del mineral de hierro ascendería a US$ 1.400 millones durante 20 a 30 años.

El Observador, lunes 24 de diciembre de 2012.

Compartir este post

Comentar este post