Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: CASO FELDMAN ARCHIVADO - CORTANDO EL HILO PARA NO DESENREDAR LA MADEJA

9 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


CORTANDO EL HILO PARA NO DESENREDAR LA MADEJA

contador Saúl Feldman

Andrés Capelán

— Dice el diario que luego de casi un año de investigaciones, “el fiscal especializado en Crimen Organizado, Ricardo Perciballe, solicitó ayer el archivo de la indagatoria judicial por el caso del contador Saúl Feldman tras una ‘extensa e intensa’ indagatoria judicial que descartó cualquier vínculo con organización delictiva alguna”. ¡Qué bien! ¿Así que “quedó por esa”? ¿Feldman era un loco y chau? ¡Mirá vos!

¿Así que al fiscal no le interesa saber cual fue el origen del incendio? Porque si mal lo recuerdo los bomberos no pudieron determinarlo fehacientemente porque decenas de policías entraron a la casa a revolver la escena del crimen en lugar de preservarla. ¿Al fiscal no le interesa averiguar por qué los policías violaron tan burdamente el protocolo habitual?

¿Así que al fiscal no le interesa saber por qué un policía llamó a Feldman a su casa de Shangrilá desde su arsenal para avisarle que se había prendido fuego? ¿Ni le interesa saber cómo fue posible que se enviaran solamente a dos agentes, uno de ellos desarmado porque era Testigo de Jehová (aunque no lo crea, aunque parezca una broma), a detener a un tipo que tenía cientos de armas pesadas (incluyendo algunas robadas del arsenal de la Armada), no exhibidas en vitrinas en una mansión, sino escondidas en una casa cualquiera en un barrio humilde?

¿La fiscalía (es decir, el Estado uruguayo) se conforma con descartar los vínculos de Feldman con organizaciones delictivas? ¿No será que pide el archivo del caso porque la ley de la omertá impide llegar a ninguna conclusión y/o porque alguien (o algo) hizo mucha fuerza para que se archivara? ¿Entonces quedamos en que Feldman compró las armas en la feria de Tristán Narvaja? ¡Mirá vos! Un loco, sí, Feldman era un loco. Pero no era un loco suelto como nos quieren hacer creer.
_________________________________________________________

2) SE ARCHIVÓ EL CASO FELDMAN
PERO PORQUE LA JUSTICIA NO PUDO AVERIGUAR NADA…

Se archivará.
“Caso Feldman” se cerró
El dictamen fiscal tras 11 meses de investigación
86 testigos, entre ellos un ex presidente, declararon en el Juzgado
Justicia no comprobó vínculos de Feldman con organización delictiva ni tráfico de armas
Mauricio Pérez (La República)

La Justicia archivará en los próximos días el caso del contador Saúl Feldman, propietario de un poderoso arsenal de armas y municiones, hallado en 2009. La indagatoria no detectó vínculos con ningún tipo de organización delictiva. El hasta entonces ignoto contador sufría "trastorno esquizoide de personalidad". El fiscal especializado en Crimen Organizado, Ricardo Perciballe, solicitó ayer el archivo de la indagatoria judicial por el caso del contador Saúl Feldman, tras una "extensa e intensa" indagatoria judicial que descartó cualquier vínculo con organización delictiva alguna.

El representante del Ministerio Público analizó el expediente judicial relacionado con el caso Feldman (12 piezas y 3.549 fojas) y solicitó el archivo de las actuaciones, en virtud que la "pervivencia de los presentes (autos) carecen de objeto", al no haberse acreditado ningún ilícito pasible de ser perseguido penalmente, según el dictamen fiscal al cual accedió LA REPUBLICA.

En este sentido, la investigación sustanciada por la Sede durante 11 meses, implicó la comparecencia de 86 testigos (entre familiares, vecinos y allegados al contador Feldman; policías y bomberos partícipes de los operativos en sus residencias; y el ex presidente de la República, Jorge Batlle, quien solicitó, en medio de la campaña electoral de cara al balotaje, investigar un supuesto vínculo entre Feldman y el dirigente del MLN-T, Julio Marenales), la concreción de innumerables pericias y la incorporación de informes contables, financieros y médicos del malogrado contador.

El cúmulo de pruebas y la ausencia de elementos probatorios para vincular a Feldman con cualquier tipo de organización delictiva hacían prever la clausura de las actuaciones. Sin embargo, el resultado de la pericia psicológica de Feldman, la cual constató "trastorno esquizoide de la personalidad" y "trastorno por acumulación", fue el punto clave para que la Fiscalía solicitara el archivo. En este sentido, el juez especializado en Crimen Organizado de 2º Turno, Jorge Díaz, dispondrá "en los próximos días" el archivo del caso, indicaron fuentes judiciales.

Historia inusual

El dictamen del fiscal Perciballe detalla en forma pormenorizada la historia del contador Saúl Feldman desde el momento del incendio en la finca de Elba 4210, hasta su muerte en la casa de Shangrilá, tras autoinfligirse un "disparo mortal en mentón, provocándose estallido de macizo facial y fractura de cráneo".

En este sentido, próximo a las 23:30 horas del viernes 30 de octubre de 2009 las autoridades policiales fueron informadas, vía telefónica, de la existencia de un incendio en la finca de Elba 4210, dando cuenta al Destacamento Casavalle de la Dirección Nacional de Bomberos, cuyos efectivos arribaron al lugar minutos más tarde. La acción de los bomberos permitió controlar el "principio de incendio en el interior de la vivienda", tras 4 horas y 20 minutos de labor.

"Una vez apagado el incendio, personal policial ingresó a la casa y constató la existencia de un número importante de armas, explosivos y municiones", ante lo cual el caso fue puesto en conocimiento del juez penal de 13er. Turno, Homero Da Costa, quien dio cuenta de los hechos a la Justicia Especializada en Crimen Organizado.

El juez Díaz "se puso al frente de la instrucción" el 31 de octubre, a las 9:00 horas, y delegó la indagatoria policial a la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII). Las pesquisas realizadas dentro de la finca permitieron conocer al propietario y su lugar de residencia.

El intrincado caso cobró entonces ribetes inesperados. Dos agentes de la DNII y una efectiva de la Seccional Nº 12 arribaron a la casa ubicada en la calle Del Lucero, manzana 30, solar 10 esquina Gestido (Shangrilá), "con orden de verificar que la dirección que poseían se correspondía con la de Feldman".

Los agentes encontraron a un hombre en el jardín, le consultaron si se trataba de Feldman y respondió afirmativamente. Feldman mencionó entonces que lo habían llamado de la Seccional Nº 12 y que iría a declarar, e ingresó a la finca. "No volvió a salir de su vivienda provocando con su demora cierta 'ansiedad' en el agente (Mario) Morena"; el agente se aproximó a la ventana y recibió un disparo en el tórax que le provocó la muerte.

El disparo fue el comienzo de un intenso intercambio entre Feldman y los agentes, el cual se desarrolló durante todo el sábado y la madrugada del domingo. Efectivos de la Seccional Nº 18 de Canelones y del grupo GEO se hicieron presentes en el lugar, al igual que el juez Díaz. La orden era "capturar o neutralizar al atrincherado".

Feldman respondió los embates, con la ayuda de armas de fuego y una máscara antigás, recluido en una de las habitaciones. El domingo 1º de noviembre, por la mañana, efectivos del GEO ingresaron a la finca. Feldman "se encontraba sentado en el piso y recostado a una pared, cubierto por una especie de somier de un lado y por un ropero por otro, mientras disparaba con una escopeta y una pistola al mismo tiempo, armas que portaba en cada una de sus manos y con las que efectuaba disparos a la vez", indica el dictamen.

Los agentes dispararon y lograron herirlo en piernas y brazos. "Feldman a su vez respondió con reiterados disparos, empero al verse debilitado por las heridas inferidas y rodeado, se auto infirió un disparo letal en su mentón con salida del proyectil en región frontal derecha, que le produjo la muerte en forma inmediata", señala el fiscal.

Actuaciones judiciales

La muerte de Feldman fue el comienzo de una "extensa" investigación, la cual se "incardinó a determinar los eventuales delitos en que podría haberse encontrado incurso el contador Saúl Feldman. Huelga resaltarlo, no en pos de su persecución habida cuenta que éste se encontraba muerto, sino de los posibles copartícipes en los eventuales ilícitos", expresa el dictamen.

En este sentido, la indagatoria se centró en dos hipótesis: "la posibilidad que el contador Feldman integrara un grupo terrorista que planificara en el corto o mediano plazo un atentado de tal naturaleza" y, por otro, que "se dedicara al tráfico de armas, ora para el sustento de grupos de aquella naturaleza, ora de individuos o grupos dedicados a delitos comunes".

La indagatoria procuró, asimismo, determinar otros interrogantes: el origen del incendio en la finca de la calle Elba, las circunstancias tras la muerte del agente de la DNII, la actuación del grupo GEO, como se produjo la muerte de Feldman, el estado y procedencia de las armas, municiones y explosivos incautados, y los motivos por los cuales procedió al acopio del extenso arsenal de armas y municiones.

Las diversas pericias dispuestas por el juez Díaz fueron desentrañando, uno por uno, todos los misterios, aunque algunos quedaran sin respuesta. El fuego en la finca de Elba 4210, por ejemplo, se produjo por una "descomposición" de pólvora, descartándose intencionalidad, mientras que la muerte fue definida como suicidio.

Asimismo, la investigación sustanciada por la Sede, con la asistencia de un equipo multidisciplinario integrado por representantes de diversos organismos del Estado (DNII, DGI, Secretaría Antilavado de Activos, UIAF del BCU y el ITF) se avocó a desentrañar el perfil económico de Feldman, para determinar posibles vínculos con organizaciones delictivas.

Sin embargo, la indagatoria descartó todas las hipótesis, no detectándose elementos inusuales en el plano patrimonial. Las pericias determinaron que Feldman era un profesional de 63 años, solo, partícipe de distintos proyectos de inversión en el área de la construcción (Feder Svirsky Estudio de Arquitectos) y forestal en las empresas Alto Paraná y Fondo Forestal SA.

En este sentido, Feldman era propietario de bienes por U$S 222.400 y tres lingotes de oro valuados en U$S 38.358, así como tres cuentas bancarias por más de U$S 51.000 y valores en custodia en una institución financiera por 209.620 euros. El análisis patrimonial y su movimiento habitual, por tanto, "se compadece con el perfil de la persona investigada".

En tanto, de la totalidad de las armas encontradas (ver recuadro) sólo 83 están registradas: 17 fueron denunciadas por extravío o hurto (entre ellas, tres fusiles FAL pertenecientes a la Armada Nacional), 5 pertenecen a personas fallecidas, 38 de los titulares de las armas no fueron ubicados, 17 fueron indagados sin resultados positivos, 2 se encuentran fuera del país, mientras las restantes tres armas pertenecen a instituciones financieras.

Asimismo, la historia clínica determina que Feldman "era portador de un adenocarcinoma colónico estadio IV por el que recibió quimioterapia con régimen Douillard, amén de intervención quirúrgica y sendas internaciones", mientras "el panorama brindado por las distintas personas que lo conocieron nos muestra a una persona muy sola, que no se trataba desde hace mucho tiempo con sus familiares directos; que no poseía pareja y carecía de amigos; y que en definitiva no tenía un vínculo frecuente con terceros y en caso de tenerlo, era cortés pero distante", señala el dictamen del fiscal Perciballe.

En este sentido, la pericia psicológica fue contundente al determinar "trastorno esquizoide de la personalidad" y "trastorno por acumulación", determinándose que durante los hechos sufrió una "pérdida de la realidad" y "optó según sus inflexibles convicciones resistir hasta el último momento y quitarse la vida en un acto estoico".

La autopsia constató suicidio

"El disparo de arma de fuego que determinó la muerte fue el que ingresó por la región temporal izquierda y salió por la región frontal derecha. Si bien no tiene las características de un disparo a boca tocante, por el ahumamiento y la quemadura de sus bordes se presume que fue realizado a corta distancia (menor de 50 cm)", expresa la autopsia.

"¿Qué puede haber desarrollado en el fallecido el impulso a autoeliminarse? La pérdida de chance frente al avance del personal policial". "¿Cuál fue el elemento determinante? La pérdida de funcionalidad de su mano derecha ocasionada por las graves fracturas multisegmentarias del cubito y radio derechos. Esta lesión fue producida por tres disparos consecutivos en la región posterior del antebrazo derecho", señala la autopsia.

Pericia psicológica
Sufría "trastorno esquizoide" y provocó su propio "Apocalipsis"

El pedido de archivo de las actuaciones formulado por el fiscal especializado en Crimen Organizado, Ricardo Perciballe, transcribe en forma textual las conclusiones de la pericia realizada por peritos del Instituto Técnico Forense (ITF) sobre el perfil psicológico del contador Saúl Feldman.

En este sentido, la pericia determinó que Feldman sufría "trastorno esquizoide de la personalidad" y "trastorno por acumulación", lo cual redundaría en su personalidad hermitaña y su carácter obsesivo-compulsivo por la acumulación de objetos.

"...Este equipo ha arribado a la conclusión de que el perfil que más se adecua al que detentaba el contador Saúl Feldman (...) donde se evidenciaba un distanciamiento afectivo importante, un aplanamiento emocional y una dificultad en las relaciones interpersonales, entre otras.

Asimismo se evidenciaba según su historia de vida y derrotero singular un síndrome de acumulación de larga data (armamento, vestimenta, y material bélico, cintas videograbadas, entre otros) donde ponía en escena uno de sus dos mundos disociados y lograba con su conducta acumuladora calmar sus ansiedades de tipo obsesivos y persecutorios".

"De ese modo escenificaba un mundo disociado que servía como exutorio y canalización de impulsos violentos no perceptibles para él en forma consciente y que explican su 'combate' con las fuerzas del orden en el que surge su violencia en forma indiscriminada y masiva".

"En cuanto a sus características generales de personalidad podemos inferir que el mismo presentaba una personalidad sin características alienantes donde como rasgos predominantes se evidenciaban rasgos obsesivos, ideas centradas en la revolución armada que hace años ya no tenían cabida, construcción de un proyecto idiosincrásico histórico fundado en el ideal de un 'comunismo libertario' como forma de estructura social justa.

A partir de su convicción de que no podía vencer el cáncer que lo estaba afectando, se produce una proyección no consciente ­con la consiguiente e intensa ansiedad paranoide o persecutoria­ en el mundo exterior de su propio 'Apocalipsis' (que comunica a su primo como una serie de acechanzas y peligros que surgirían en el Uruguay)".

"Con el tiempo se fue cristalizando una disociación mental con dos mundos separados (el cotidiano y el que ocultó) salvo en su último momento de vida donde ambos confluyen como consecuencia de un episodio fortuito y sorpresivo como lo fue el incendio de la finca de la calle Elba".

"En ese momento consideramos que el Cr. Feldman padeció el derrumbe de su mundo interno con una desorganización de su mente con pérdida de la realidad y el concomitante develamiento de su mundo más celosamente oculto y que constituía el suelo de la homeostasis hasta ahora mantenida en su vida, por lo cual optó según sus inflexibles convicciones resistir hasta el último momento y quitarse la vida en un acto estoico", culmina la pericia.

Las armas incautadas al contador
Las incautaciones realizadas en la finca de la calle Elba 4210 y en la casa de Shangrilá, tras las muerte del contador Saúl Feldman determinaron que éste poseía:

61 Escopetas
50 Rifles
47 Carabinas
38 Fusiles
16 Sub Fusiles
3 Chumberas
2 Ametralladoras
1 Drilling
245 Pistolas
229 Revólveres
7 Pistolones
5 Pistolas de Bengala
198.439 Cartuchos
514 Granadas de mano
1143 Espoletas para granadas de mano.
166 Granadas de Fusil
103,739 Kgs. Pólvora sin humo
39 Bengalas
10 Cargas Huecas
72 Detonadores Mecánicos
246 mts. Cordón detonante
228 mts. Mecha lenta
350 Municiones 7.62 x 51
499 Perdigones
17 Señales Marítimas
1 Granada de Fusil
2 Sistemas carga rápida para revólver
4 Bengala de mano blanca.

Asimismo, fueron incautados cuchillos, bayonetas y navajas, accesorios y prensas para recarga de cartuchos, infinidad de cargadores de pistolas, carabinas, fusiles y subfusiles, diversas miras telescópicas, fundas para armas cortas, diversos cañones y alargadores, cachas para revólver y pistolas, cantoneras de goma, chimazas, visor nocturno, binoculares, prismáticos y cascos de guerra y chalecos antibalas. Las armas "se encontraban en condiciones operativas de uso, conservadas, aceitadas y engrasadas (algunas de ellas presenta oxidación y exposición a altas temperaturas producto de las condiciones que las afectaron cuando el incendio)". "Si bien no son de fabricación reciente (producidas dentro de los últimos 10 años) no se pueden considerar armas añosas o antiguas, son armas que se encuentran en estado operativo, muchas de éstas integran el arsenal de algunos ejércitos (como por ejemplo el de nuestro país) y la cartuchería para sus calibres aún se encuentran en producción", expresa una pericia sobre las mismas.

MONTEVIDEO/URUGUAY/01.10.10/COMCOSUR AL DÍA
_________________________________________________________

3) AYUDAMEMORIA I
NO SÓLO FELDMAN HUELE A PODRIDO
Andrés Capelán (Comcosur Al Día del 13.11.09)

MONTEVIDEO/URUGUAY/13.11.09/COMCOSUR AL DÍA – Al cierre de esta edición, la campaña terrorista del Partido Nacional basada en el llamado “Caso Feldman” se venía diluyendo a ojos vistas, tras producir el efecto contrario al buscado, o sea hacíendole perder votos a la fómula Lacalle-Larrañaga.

De todas maneras, el episodio sirvió para sacar a luz situaciones pasadas de todo tipo, algunas de ellas muy interesantes, como por ejemplo que en el puerto de Montevideo hay un contenedor lleno de armas que está oficialmente “perdido” desde hace años. Las autoridades saben que está en algún lado, pero no saben donde…

En el año 2002, Víctor Lissidini, el director de Aduanas durante la presidencia de Jorge Batlle, estaba investigando a una decena de traficantes de armas entre los que Feldman era el segundo de la lista. Sin embargo, luego de encontrar al primero (al que dicho sea de paso debió devolverle todas las armas por orden judicial), perdió todo el apoyo de la presidencia y no sólo tuvo que abandonar la investigación, sino que terminó preso.

Durante la presidencia de Jorge Batlle también hubo un gran robo de armas y municiones en la Marina, el que al ser descubierto provocó el “suicidio” del joven oficial que debía custodiarlas, el caso sigue sin resolver (algunas de esas armas las tenía Feldman).

Algo parecido, pero con el gran contrabando, le había pasado diez años antes al director de Aduanas de Luis Lacalle, el coronel Armando Méndez, quien fue destituído en el preciso momento en el que había descubierto a un gran contrabandista que llevaba sus papeles en el estudio del ex presidente Julio María Sanguinetti.

En esa época, en forma paralela con la destitución de Méndez, un llamado “Comando Lavalleja” puso una bomba en un depósito de la empresa contrabandista y otra en el estudio de Sanguinetti, como un “marcador” para los investigadores y la opinión pública en general. Nunca se supo quienes integraban ese comando.

Sin embargo, el diario El País sí sabe quienes son, pues en el día de ayer publicó un suelto en el que se lee: “fuentes de la organización "Comando Lavalleja" descartaron cualquier relación con Feldman y aclararon que no tienen vinculación con ciudadanos de origen judío.”

Teniendo en cuenta estos y otros hechos del mismo tenor y distinto ramo, resulta gracioso escuchar hablar a políticos y cientistas sociales acerca de nuestro “republicanismo”, nuestro “democratismo”, nuestro “civismo”, y otras tonterías por el estilo.

Al igual que cualquier otra sociedad capitalista, la uruguaya está corrupta hasta el tuétano, y la mayor corrupción anida precisamente en las propias instituciones encargadas de combatirla, es decir: que donde hay más corruptos es allí donde hay más poder, político, económico, o de fuego.

Nosotros somos solo unos esquimales flotando a la deriva en nuestro kayak, mirando asombrados la punta de un iceberg gigantesco.

MONTEVIDEO/URUGUAY/01.10.10/COMCOSUR AL DÍA
_________________________________________________________

4) AYUDAMEMORIA II
INCENDIO EN ARSENAL “QUEMÓ TODO”
(Comcosur al Día del 06.11.09)

LOS HECHOS SEGÚN EL DIARIO ÚLTIMAS NOTICIAS

En la madrugada del pasado sábado, vecinos escucharon una explosión que partió de la vivienda emplazada en la calle Elba 4210 e Ibirocahy. Observaron que salían llamas de una de las ventanas y de inmediato se comunicaron con Bomberos. Una dotación arribó al lugar y rápidamente controló la situación, extinguiendo el siniestro. Pero cuando se despejó el humo del interior de la finca, los funcionarios se enfrentaron a un espectáculo que los dejó paralizados por las consecuencias que pudo tener en este incendio.

Dos amplias habitaciones estaban repletas de armas cortas y largas de todo tipo, además de minas antitanques y lanzacohetes. También se encontraron miles de proyectiles y decenas de granadas de mano y de fusil. A su vez,se encontró literatura extremista y manuscritos de Feldman, diarios de 1972 y folletos con tácticas de combate y espionaje. Llamó la atención que entre esta documentación se ubicaron mapas de tres instalaciones militares, dos de ellas de Montevideo y la restante de Canelones. Pero lo que más llamó la atención fue hallar semienterrados tres lingotes de oro.

Los vecinos indicaron que la casa estaba alquilada y es propiedad de una mujer no vidente. Agregaron que actualmente sólo se encuentran allí dos perros, que eran alimentados cuando día por medio el inquilinio visitaba la vivienda. Nadie supo decir su nombre ni paradero. De inmediato, en el lugar se hizo presente en primera instancia personal de la Comisaría 12ª, luego efectivos de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia y finalmente equipos especializados del Ejército Nacional en el manejo de armas.

En la inspección de la casa se ubicó la boleta de una veterinaria de Shangrilá donde figuraba la compra de alimentos para perros. Era la única pista en todo el inmueble para llegar al presunto dueño del armamento. En el documento figuraba un número de celular al que un policía llamó. Del otro lado le contestó un hombre que dijo ser el contador Feldman. El policía se identificó y le manifestó que debía presentarse en la Comisaría 12ª para tratar un asunto de urgencia. Aquel manifestó que iba a concurrir y cortó la comunicación. La llamada lo había alertado. Se estima que en la mañana del sábado fue hasta Aires Puros y vio el movimiento policial, por lo que retornó a Shangrilá para preparar la huida. En esas horas, un efectivo de la Comisaría 12ª junto a otros dos de Inteligencia se dirigían a la veterinaria que emitió la boleta con la finalidad de obtener la dirección del sospechoso. Fueron informados de que el hombre, a esa altura ya identificado como el Cr. Saúl Feldman Szerman, de unos 70 años, se domiciliaba en un chalet ubicado en la calle Del Lucero, Manzana 31, Solar 10 y se dirigieron hacia ese lugar.

Cuando los tres policías arribaron a esa dirección, observaron que un hombre salió de la vivienda, dirigiéndose hacia su auto, un Volkswagen dorado. Los funcionarios tenían que identificar la casa en cuestión, para luego solicitar apoyo y así iniciar el procedimiento. Por eso no llevaban chalecos antibalas, ya que no esperaban un tiroteo. Sin embargo, al ver al hombre se acercaron y le preguntaron si era el Cr. Feldman, a lo que aquel respondió afirmativamente y acto seguido les dijo: "¿Ustedes son de la Comisaría 12ª? Justo me dirigía para allí en este instante".

Agregó que debía buscar un saco. "Ya vuelvo", manifestó. Pero transcurrieron unos quince minutos y los tres agentes que se encontraban en el frente de la casa comenzaron a impacientarse. Uno de los funcionarios de Inteligencia, llamado Mario Pascual Morena Greco, de 32 años, observó que una ventana se encontraba entreabierta y decidió mirar hacia el interior para ver qué estaba haciendo Feldman. Entonces se escuchó una potente detonación y el agente cayó, alcanzado en el tórax por un proyectil de grueso calibre que salió por su espalda.

Mientras uno de los efectivos lo auxiliaba, el otro abrió fuego contra el interior de la casa. Así se retiraron hacia un lugar seguro y mientras uno de ellos trasladaba en una camioneta al herido hacia una policlínica de la zona, su compañero se quedó vigilando para que Feldman no escapara, a la vez que solicitó apoyo. Morena llegó al centro asistencial, pero allí se constató que había dejado de existir. Poco después arribaron autoridades policiales de Montevideo y Canelones, el Grupo GEO de Montevideo y el juez contra el crimen organizado Jorge Díaz y la jueza de Ciudad de la Costa. Inmediatamente se produjo un intenso enfrentamiento que se prolongó durante toda la madrugada.

El contador, que tenía un entrenamiento militar al que fue sometido en Israel hace muchos años, sabía manejar las armas que poseía. En su vivienda tenía una pistola HK de calibre 9 mm, un revólver magnum 357, una escopeta 12, otras armas cortas y numerosos proyectiles para las mismas. Primero llegaron integrantes de los comandos policiales de Montevideo y Canelones y personal a su mando. Una hora después del asesinato del agente Mario Morena, arribaron equipos del GEO. A todo esto era la hora 17 del pasado sábado. Se le conminó entregarse y pronto fueron desalojadas las casas linderas por precaución, tomando en cuenta las armas, quizás granadas, que podría tener en su poder el delincuente. Luego se supo que había construido un búnker en una de las habitaciones de su domicilio.

Cuando la zona fue asegurada, los policías avanzaron y Feldman comenzó a disparar, generándose un nutrido intercambio de disparos. La intención de los funcionarios era apresar al contador, pero era claro que aquel no estaba dispuesto a dejarse llevar y respondía con una tremenda secuencia de disparos. Los policías arrojaron gases lacrimógenos, pero eso no afectó al hombre, que al parecer contaba con una máscara para respirar. Luego lanzaron bombas de ruido, cuya detonación es tan potente que provocan el desmayo de la persona, pero esto tampoco surtió efecto ya que el contador estaba muy bien guarecido. De esa manera se llegó a la noche del sábado con el terror y el drama imperando entre los residentes del balneario. El juez Díaz explicaría luego que la intención era detener al hombre y la orden de allanamiento había sido otorgada, pero como la legislación impide ingresar por la noche, se decidió aguardar hasta la mañana de ayer.

Con las primeras luces, los policías se movilizaron y se escuchó otro intercambio de disparos. Sobre la hora 8, el camión blindado del GEO ingresó al predio de la casa, enganchando las rejas de la ventana y la que estaba en la puerta principal del inmueble, que fueron arrancadas. Finalmente, apoyados por el vehículo blindado, los efectivos avanzaron e hicieron volar la puerta, irrumpiendo en el interior. Allí se escucharon nuevas detonaciones y un teniente de los granaderos cayó alcanzado por un disparo en una pierna, al igual que uno de los agentes, herido en el mismo lugar. Feldman falleció durante este nuevo enfrentamiento.

Los investigadores trabajan intensamente. Se rastrean llamadas y se interroga al entorno del enigmático contador. Se presume que puede haber más armas en otros depósitos y llama la atención la capacidad organizativa de la banda dado que no resulta fácil introducir cargamentos de tal magnitud. Es factible que vinieran en un contenedor, lo que da la pauta de que otras personas están implicadas en el caso. Feldman contaba con un antecedente en el Tribunal de Faltas por disparos de arma de fuego. Los pesquisantes tienen el nombre de una persona con la cual el contador fue visto en más de una oportunidad y ahora tratan de ubicarla, al igual que a otros integrantes de la organización, pero estos últimos no están aún identificados.

Feldman tenía intención de construir un depósito y para eso ya se había puesto en contacto con un albañil. Sin embargo, nunca le mencionó dónde tenía intención de llevar a cabo la construcción. Los efectivos de Inteligencia presumen que era otro depósito para almacenar armas. Según se confirmó hace unos días, el contador llamó a un albañil, indicándole que vio su publicidad en carteles colocados en columnas donde ofrecía trabajos de construcción y refacción de viviendas. Le expresó que tenía intención de armar un galpón y le dijo que le pasaría las medidas para luego solicitarle un presupuesto. Para las autoridades está claro que la intención era contar con un nuevo depósito porque es casi seguro que la organización aguardaba el arribo en fecha no determinada de otro cargamento de armas. El contador tendría como misión la documentación de todo este tema y quizás el contacto con los potenciales compradores. Por otro lado, también se investiga una pista que consigna que una parte de estos cargamentos quedaba en nuestro país.

La Policía confirmó que, además de tener identificaciones falsas, desde el año 2008 a la fecha Feldman realizó veinte viajes a Brasil y Argentina, por lo que se solicitará en las próximas horas información sobre los movimientos que llevó a cabo en esos países. Si bien hay hermetismo en torno a las investigaciones, Ultimas Noticias confirmó que Feldman realizó unos 20 viajes a Brasil y que varios de ellos lo hizo acompañado por otra persona, pista que es seguida por las autoridades que tratan de establecer los movimientos que llevó a cabo en esos países.

Luego de matar al funcionario de Inteligencia, Mario Morena, en la tarde del sábado, el contador se atrincheró en su casa de Shangrilá donde había construido un cuarto blindado y tenía más armas en su poder, como pistolas y escopetas. Trascendió que luego del tiroteo que se registró en la tarde del pasado sábado y la calma que prosiguió, durante la noche se escucharon ruidos en el interior del inmueble pero nadie lograba explicar hasta el momento lo que pasaba. Se presume ahora que Feldman estaba destruyendo importantes elementos de prueba que habrían orientado las investigaciones. Se supo, extraoficialmente, que esta persona había logrado destrozar varios celulares, y las agendas que se incautaron carecían de nombres y números telefónicas que fueron cortados y quemados por el contador.

Se logró incautar cuatro cédulas de identidad en las que figuraban su foto pero con nombres diferentes. En un primer momento se presumió que podían ser falsas pero luego se comprobó que el material era verdadero, por lo que ya se están efectuando las investigaciones pertinentes para determinar cómo fueron gestionadas. Por otro lado, siempre en el chalet del citado balneario, se encontró su pasaporte y varias fotos para documentos de este tipo, no descartándose que también viajó a otros países de América y Europa.

Si bien se trata de reconstruir los pasos dados por Feldman, no se descarta que utilizó celulares que obtuvo con otros nombres y por lo tanto será muy difícil rastrearlos. El juez Jorge Díaz señaló que el tema se orientaría hacia el tráfico de armas hacia Brasil, pero las autoridades además de este punto no descartan otras hipótesis. Por otro lado, se estima que hay muchas más personas implicadas en este caso, tomando en cuenta que el traslado de las armas a la casa de la calle Elba demandó colaboración. Incluso se especula que debió contar con otros cómplices que permitieron el ingreso de las mismas al país acondicionadas en contenedores.

Las fuentes señalaron que actualmente se están chequeando los números de series del armamento ubicado y se indicó, lo que por no pudo ser oficialmente comprobado, que varios de los fusiles Fal serían robados de dependencias militares uruguayas. Sin embargo, hay otras armas, que el Ejército Nacional no posee y que vendrían desde Estados Unidos de Norteamérica.

Por otra parte, las autoridades analizan importante documentación hallada en el interior de la casa de la calle Elba donde se encontraba oculto el poderoso arsenal de armas militares. Un grupo del Ministerio del Interior penetró al inmueble cuando recién se realizaba el relevamiento y se llevó material considerado vital para la investigación. No se informó oficialmente que contenían estos documentos, pero trascendió que son escritos realizados por Feldman y que aportarían datos de suma relevancia sobre sus últimos movimientos e incluso contactos que tendría en el exterior.

Para el personal de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia, que ya asumió las investigaciones del caso, se está frente a una gran organización delictiva integrada por más de veinte personas. No explican cómo es posible que tal cargamento fuera introducido a nuestro país y pasara todos los controles sin ser detectado. Luego fue descargado en la casa de la calle Elba, alquilada por Feldman. Sin embargo, los vecinos señalaron que nunca vieron nada sospechoso y sólo observaban la presencia diaria del contador que venía a alimentar a sus perros. En algunas ocasiones lo vieron acompañado por una mujer que por el momento no fue identificada.

La organización debió favorecer el ingreso de las armas, obtener los documentos reales de identidad para el contador y tener un salvoconducto de salida del arsenal. Si bien todo apunta a que el destino era Brasil, también se analizan como hipótesis otros destinos.

Feldman tenía unos veinte viajes desde 2008 hasta la fecha realizados hacia Argentina y Brasil, donde mantenía contactos por el tema de las armas. En algunas ocasiones fue acompañado por otra persona a quien se trata de ubicar. Tres lingotes de oro con el sello suizo y numerosas monedas de ese mismo metal pero de procedencia venezolana revelan que este grupo contaba con poder económico. En la casa de la calle Elba había incluso videos sobre maniobras militares y mapas de instalaciones de dos cuarteles en Montevideo y uno en Canelones, así como diarios desde el año 1972 hasta el 90.

Todo apunta a que el incendio que dejó al descubierto el arsenal en la vivienda de la calle Elba fue accidental. Las primeras pericias habrían arrojado que un cortocircuito fue la causa que dio origen al foco ígneo. Al examinarse la casa, se observó que un tomacorriente al cual estaba enchufado el televisor, un aparato de DVD y otros electrodomésticos, se hallaba chamuscado y los cables de esos electrodomésticos quemados. Las investigaciones determinaron que en la tarde del pasado viernes, Feldman estuvo cortando los troncos de un árbol con una máquina que habría enchufado en ese mismo lugar.

Próximo a la hora 21 de ese día se retiró de la vivienda y unas horas después comenzó el incendio. Los cables se calentaron, quemaron primero su cubierta y así se inició el fuego que alcanzó algún producto combustible y produjo una explo- sión, lo que llamó la atención de vecinos que salieron a observar lo que sucedía. Vieron como aparecían llamas por una ventana. Cuando llegaron los bomberos, el siniestro fue extinguido y encontraron todo tipo de armas.

Al tiempo que las autoridades se encuentran analizando cierta documentación hallada en la casa de la calle Elba donde se encontraba el poderoso arsenal con más de 700 armas militares, efectivos de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia se aprestan a realizar en las próximas horas allanamientos en distintos puntos de la ciudad. Los procedimientos se realizarían en varios depósitos de personas que podrían haber tenido vinculación reciente con el contador ultimado.

Fuente:COMCOSUR AL DÍA 

 

Tomado de Semanario Alternativas

Compartir este post

Comentar este post

Néstor 10/10/2010 11:36



El archivar el caso Feldman es de una desprolijidad absoluta, parecería que como bien se dice en el artículo fué todo obra de un "loquito suelto", para los que pensamos que nada es porque sí y
creemos en esa ley del silencio, entonces nos da derecho a pensar que aquí hay "gato encerrado"


Y como nada es casualidad y si no veamos que justo se anula la ley (no recuerdo el Nº, pero que además no importa) y entonces los PEIRANO máximos exponentes del delito financiero organizado,
quedan libres de todo antecedente, pero es que es lo correcto si son "unos angelitos" y buenos cristianos si van a la misa de los domingos, pero es que no alcanza con esta cristiana actitud para
ver que son buenos entre los buenos.


Me parece....meparece....que aqui y más allá, hay gato encerrado y el que dice que no hay pruebas y el que dice que la anulación de alguna ley se realizó casi sin querer queriendo.... en fin
cuantas cositas dudosas nó?......y bué "como te digo una cosa de digo la otra"....y dale con el circo progresista!!