Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay/Colonia: Rodolfo Leizagoyen - Renuncia indeclinable y definitiva al Frente Amplio

31 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Nueva Helvecia, 27 de octubre de 2010.

Presidente del Comité “    NIBIA SABALSAGARAY CURUTCHET”,

Cro. HORACIO MOLINARI.

PRESENTE.


Querido compañero:

 

A lo largo de los últimos 26 años, he dado lo poco, pero lo mejor de mí, por lograr que el Frente Amplio llegara al gobierno; y luego, por alcanzar la consolidación y la concreción del poder verdadero.


 

En este tiempo, los compañeros me distinguieron con la Presidencia de ese mismo Comité en varias oportunidades; con la Secretaría Departamental de Prensa; con la Secretaría del Representante Nacional por el FA de Colonia, Arq. Ruben Enrique Frey; con la candidatura a Representante Nacional por el MPP tras elección interna abierta (cuando éramos cuatro gatos locos y los compañeros del MLN no participaban en candidaturas); como integrante de la Plancha única de candidatos a la Intendencia de Colonia; y como primer Edil local del FA en la Junta de Nueva Helvecia.


 

Cuando mi fuerza política (el MPP) me ubicó como suplente en el 9º lugar de la lista de candidatos a Ediles Departamentales y los compañeros del Comité prefirieron votar lo indicado desde las cúpulas partidarias, para la plancha de candidatos a la Intendencia, aunque no conocieran a quienes apoyaban; comprendí que mi tiempo de activismo político (he aprendido a no utilizar más la palabra “militancia” que tiene implicancias castrenses) había concluido.


 

No obstante, he seguido contribuyendo muy humildemente al crecimiento del FA, defendiendo su gestión de gobierno y luchando por su consolidación política, a través de una permanente y sostenida prédica periodística, en medios de la zona y en una amplia red de Internet.

 

http://www.radio36.com.uy/imagenes/2008/07/29/mujica_mpepe.jpgEn todo este tiempo, ¡si me habré tenido que “tragar sapos y abrazarme con culebras” como dice el querido compañero Pepe, por poner siempre primero los intereses del país, de la gente y, por ende, del FA!

 

Por mencionar sólo una de varias decenas: en el primer Congreso del FA después de las elecciones del ’84, cuando éste se desarrollaba en el Palacio “Peñarol” (con perdón de la palabra), se supo que el Ministro de Defensa Nacional, Tte. Gral. Medina, había “archivado” en su caja fuerte, las citaciones de la Justicia para sus subordinados, que se procuraba interrogar sobre crímenes cometidos durante la dictadura. Como delegado del Comité “Nueva Helvecia” (todavía no honrábamos el nombre de la querida Nibia) redacté un proyecto de resolución para presentar a la Mesa del Congreso, para que éste se expidiera solicitando la inmediata remoción del Ministro de Defensa Nacional por grave desacato ante la Justicia. Mi iniciativa prendió rápidamente y todos los delegados del Departamento –entre los que había una amplísima mayoría de Democracia Avanzada –DA–), se mostraron dispuestos a firmar acompañándola. Era la tarde del sábado. Al día siguiente, domingo de mañana, hubo un cambio radical: los compañeros de DA retiraron su apoyo a la moción y ésta naufragó penosamente. Desesperado, fui a plantear la situación a dos compañeros de mi grupo de entonces el PGP (99), los Cros. Representantes Nacionales Carlos Negro y Lucas Pittaluga, a quienes creí más comprensivos en este estado de cosas, que mi amigo Frey. Ambos prácticamente se rieron de mi preocupación. Para mí fue evidente entonces que había un pacto secreto del FA con el gobierno colorado para no hacer escombros sobre la situación. Era un  período muy especial. Vencí mis deseos de abandonar la actividad ahí mismo y volverme para casa; me tragué ese sapo venenoso…

 

Muchas veces más lo he hecho; defendiendo lo indefendible; apoyando cosas contra todos mis principios, como la continuidad de las AFAPS, la recepción a Bush y tantas otras; cuestionando actitudes contra el gobierno de los trabajadores organizados, mis más cercanos compañeros de clase.


 

Pero esta vergonzosa, cobarde, deshonrosa y servil resolución del Gobierno ante las declaraciones del Comandante en Jefe del Ejército, Gral. Rosales, cuestionando al Poder Legislativo (Ley de Caducidad) y presionando al Poder Judicial (Gral. Dalmao) y que determinó un apercibimiento escrito (¡!), no estoy dispuesto a tragármela. Más aún, cuando el Ministro Rosadilla se encarga de resaltar que es la mínima sanción  que se puede aplicar a un militar en actividad, como temiendo que el impoluto militar se vaya a ofender o molestar.


 

Si hay un pacto secreto, como pareció en cierto momento desprenderse de las palabras del Rosales, que habló de “palabra empeñada”, no vale la pena entonces el activismo político, pelear, discutir y empeñarme, sin saber en realidad qué está pasando. Si es cierto lo del síndrome de Estocolmo, y los compañeros tupamaros se han  enamorado de sus carceleros y no se animan a tratarlos como ciudadanos comunes, tampoco vale la pena defender y buscar la continuidad de un gobierno en el que ellos tienen principal protagonismo.


 

Ya tengo 60 años. Estoy más cerca de cuidarme del descenso que de pelear por el Campeonato. Hasta aquí llegué y que pase lo mejor para el país. Yo, como decía aquél que le habían  pegado catorce trompadas consecutivas en la jeta, “no juego más”.


 

Por eso, compañero, con el mayor dolor de mi vida política, vengo a solicitar mi baja como afiliado al Comité “Nibia Sabalsagaray Curutchet” y les anuncio mi total y definitivo retiro de toda actividad política partidaria.


 

Un abrazo para vos y para todos los compañeros, si lo aceptan de alguien que se ha abrazado a las culebras:

 

                                        Raddy Leizagoyen

Compartir este post

Comentar este post