Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: CONFUSIONES PELIGROSAS

21 Junio 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

EL 23 NO ES CIERTO QUE SE LLAMA A VOTAR PARA QUE EL PUEBLO DECIDA

 

Quien convoca es la Comisión Nacional de derogación de la ley de aborto. 

Su autodenominación habla a las claras del objetivo de la consulta: derogar la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Los que no vamos a votar ejercemos el derecho a decidir desde ya, no acompañando y a conciencia, una iniciativa con la que no estamos de acuerdo. 

Es tan democrático entonces ejercer el derecho de no ir a votar, como de no acompañar por ejemplo la recolección de firmas para bajar la edad de imputabilidad. 

 

NO ES CIERTO QUE SE TRATA DE ESTAR A FAVOR O EN CONTRA DE LA VIDA

 

Lo que está en juego es la posibilidad de volver a través de un referéndum a la penalización de las mujeres que decidan realizárselo. 

Y no hay ingenuidad en esto. 

Se sabe muy bien que la penalización no impide el aborto sino que consolida una inequidad social gravísima: con dinero, es una historia ; sin dinero, son muchas historias de mujeres que se lo hacen en las peores condiciones y sometidas a riesgo de morbilidad y muerte. 

El aborto existe desde tiempos prehistóricos, debemos hacernos cargo de esta realidad y de lo que se trata es de disminuir el daño. 

Con la penalización no se defiende la vida: se criminaliza a las mujeres y se las expulsa al circuito clandestino y a sus riesgos. 

Es esto lo que se defiende con el voto y su resultante mas allá de las motivaciones y las convicciones de quienes lo impulsan .

 

EL 23 NO IR A VOTAR ES UN ACTO DE RESISTENCIA 

 

Resistencia a una manipulación de las ideas que han presentado a las mujeres solo como un instrumento para la reproducción, sin capacidad de discernir como personas lo que quieren para sus vidas. 

Es un acto de resistencia frente a quienes argumentan e interpelan sin ponerse en los zapatos de quienes se enfrentan a la realidad de tener que definir si continúan o no con un embarazo no deseado .

 

NO IR A VOTAR ES TAMBIÉN UN ACTO CONTRA LA HIPOCRESÍA. 

 

Es que la maternidad, puede ser maravillosa cuando se la decide y desea. 

El problema es que así como es homenajeada y defendida, es también impuesta como mandato y como condena. 

Y al mismo tiempo es dolorosamente dejada de lado a la hora de acompañarla, a la hora de hacerse cargo como sociedad de los costos que implica para quienes la viven, a la hora de implementar políticas que la hagan mas disfrutable

 

EL 23 NO IR A VOTAR ES TAMBIÉN UN ACTO DE COMPROMISO CON LA DEFENSA DE UNA LEY 

Que posibilita avances en la libertad individual, que posibilita a la mujer que no quiere continuar con un aborto, dentro de ciertas limitaciones, que lo haga en los servicios de salud, sea rica o pobre. 

Que permite no seguir dando la espalda a la realidad y contribuir a la prevención. 

Una Ley que encuentra a un Sistema de Salud comprometido con la defensa de la misma y cumpliendo con el rol del Estado de ser garante del ejercicio de derechos de toda la población, no imponiendo la ética individual a los demás, sino garantizando la diversidad de posturas. 

 

LOS QUE NO VAMOS A VOTAR EL 23 ESTAMOS DEFENDIENDO LA LIBERTAD

 

¿Puede un pueblo con el voto decidir sobre el ejercicio de la sexualidad humana individual y los imponderables que la rodean? 

Los que la consideran y encuadran como un acto moral, que así lo defiendan con sus prácticas y sus vidas pero que no se lo impongan a los demás. 

Estamos defendiendo la libertad de discernir cómo se quiere vivir.

 

Carmen Beramendi - Directora de FLACSO Uruguay 

Compartir este post

Comentar este post