Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay - ¿DEBEMOS PARTICIPAR EN LAS PRUEBAS PISA?

22 Diciembre 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

 

 

estres.jpg 

 

Como en ocasiones anteriores, la divulgación de los resultados de las llamadas pruebas PISA (Programa Internacional de Evaluación Estudiantil) ha causado un revuelo y se están escuchando múltiples reacciones. En su mayoría, como es lógico, las opiniones en Uruguay, coinciden en que hay que tomar medidas urgentes para combatir la decadencia educativa que se observa en nuestro país.

Según el nuevo informe, los jóvenes uruguayos en comparación al 2009, descendieron 11 puntos en ciencias, 16 en lectura y 17 en matemática. ¡Es deprimente!

Sin embargo, en esta nota propongo ir más allá de los resultados de la prueba, para detenernos en pensar quienes están detrás de esta operación internacional de evaluación educativa. Fijar la mira en ese detalle, nos puede llevar a reconsiderar si deberíamos seguir acompañando este programa.

¿QUIÉN NOS EVALÚA Y CON QUE PROPÓSITO?

El organismo promotor de las pruebas PISA no tiene buenas credenciales. Es conocido por su sigla OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Esta institución con sede en París, nació el 30 de septiembre de 1961 como sucesora de la Organización Europea de Cooperación Económica, fundada en 1948 y creada entonces para administrar los fondos del Plan Marshall "donados" por EEUU para la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Sus miembros fundadores fueron Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Turquía, Estados Unidos y Canadá. El resto de sus integrantes, hasta los 34 actuales, se han incorporado de forma escalonada. La OCDE reúne así a los países más prósperos del planeta, ya que este grupo representa entre el 60 y el 70 por ciento del Mercado Mundial y entre el 70 y el 80% del Producto Internacional Bruto Mundial. Hay 24 países no miembros que participan como observadores regulares o completos en comités de la OCDE, a los que se suman otros 50 (entre ellos Uruguay) comprometidos en diversas actividades y que teóricamente pueden solicitar membresía, previa evaluación positiva.

Su página oficial de INTERNET (SourceOECD) explica que "como consecuencia de la crisis que afecta a los países en desarrollo", sus informes "abordan un amplio abanico de temas que van desde el desempleo, la inflación y el déficit en las balanzas de pago, así como otros más sectoriales: la orientación de la política agrícola o la coordinación de las políticas energéticas." En resumen, la OCDE, se dedica a asesorar en materia económica y todos los temas los analiza bajo el lente de su doctrina capitalista que promueve políticas de "neo liberalismo", "economía de mercado", "libre empresa" y "globalización".

¿DEBE LA OVEJA ACEPTAR LA "AYUDA" DEL LOBO?

 

Queda claro que la OCDE no es un club de personas bienintencionadas que buscan la justicia social mediante la redistribución de la riqueza. Se trata de un instrumento de dominación concebido por los países que se han enriquecido gracias a las leyes del mercado. Son los que tienen a este mundo en el deplorable estado de desigualdad en que se encuentra. ¿Quiénes sino los países que componen la OCDE son los responsables de los vergonzantes índices de pobreza que registran la mayoría de los países del mundo? ¿Por qué sus 34 miembros privilegiados controlan el 70% el mercado mundial y

 

administran el 80% del Producto Internacional Bruto? ¿Por qué si hay 192 países en el mundo – reconocidos por la ONU- solo 34 concentran tanto poder económico?

Algunos datos oficiales de ONU sobre la desigualdad de la que estamos hablando vienen al caso: El 20% de la población mundial posee el 90% de las riquezas. Más de 1000 millones de seres humanos viven con menos de un dólar al día. 2800 millones de personas – 4 de cada 10 habitantes del planeta- , viven con menos de 2 dólares al día. Más de 1000 millones de personas no tienen agua potable en su casa. 2400 millones de personas se ven privadas de instalaciones sanitarias satisfactorias. Un niño de cada cinco no tiene acceso a la educación primaria. 876 millones de adultos son analfabetos. Cada día, 30 000 niños de menos de 5 años mueren de enfermedades que hubieran podido evitarse.

¿Merece una organización como la OCDE nuestra colaboración para la elaboración de sus estadísticas, en base a las cuales después nos dará sus recomendaciones? ¿Cómo les ha ido a los países que se han dejado guiar por sus directrices? Integrar el PISA nos coloca bajo el control de la OCDE. Ello significa que nos ponemos en el redil que maneja la minoría dominante de este mundo, la que a lo sumo, nos puede premiar permitiéndonos ascender hasta donde lo crea conveniente. Es aceptar sus reglas y seguirles el juego.

 

 

¿SOMOS TAN INCAPACES?

¿Por qué aceptar que vengan a testearnos para decirnos cómo estamos educando a nuestros hijos? ¿Hace falta que extranjeros evalúen los quinceañeros de este país con sencillos problemas de aritmética, pruebas de lectura o manejo de conceptos básicos de ciencia? ¿No podemos autoevaluarnos? ¿Carecemos de esa mínima capacidad de autocrítica?

Que la educación uruguaya está en crisis no es algo que tenga que venir a desmostarlo la OCDE con su PISA. Cualquier oriental medianamente informado puede percibir la decadencia que rompe los ojos. Y no se requieren opiniones de expertos para darnos cuenta de que, por ejemplo, el plan CEIBAL – idea original del experto estadounidense Nicholas Negroponte recomendada en el Foro Económico Mundial de 2005- ha sido un tremendo fracaso, porque los resultados son demasiado elocuentes en la vida cotidiana de nuestro país donde vemos cada vez más dificultades de lectura, escritura, aritmética y manejo de conceptos científicos básicos.

¿Quién puede discutir que un egresado de una escuela rural de la década del 50 del siglo pasado estaba en mejor condición en estos cuatro aspectos que un bachiller de hoy? ¿No basta eso para darnos cuenta lo que hemos retrocedido en educación?

Por lo expuesto, me parece demasiado claro que no necesitamos los consejos de la OCDE y las evaluaciones de su PISA. A menos que queramos seguir pastando en la pradera formando parte del rebaño

.

Aníbal Terán Castromán

 

Compartir este post

Comentar este post