Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay - Declaró el joven haitiano agredido por los violadores cascos azules

11 Mayo 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

5785481014_1594230ddc.jpg
 
Complemento de prueba
 
 
Semanario Brecha, Montevideo, 11-5-2012
http://www.brecha.com.uy/
A media tarde del jueves 27 de julio del año pasado, Johnny Jean, un muchacho haitiano nacido en diciembre de 1992, regresaba a su casa en Port Salut después de haber jugado un partido de fútbol. Vecino del cuartel del Comando Naval uruguayo integrante de la Minustah, fuerza de pacificación de Naciones Unidas, Johnny Jean no se sorprendió cuando lo llamaron por su nombre. Creyó que se trataba de Pocho, un marino uruguayo a quien consideraba su amigo. Pero no fue Pocho, fue otro marino, conocido como Kolke, quien lo tomó violentamente por los brazos y lo empujó dentro de un cuarto en el que se encontraban otros dos marinos, uno conocido como Leo y otro de nombre Nicolás, que a la postre sería identificado como el teniente Casariego. Uno de los militares llamó a gritos a Rodríguez, que en ese momento salía desnudo del baño. Los cuatro uruguayos comenzaron a castigar a Johnny Jean a puñetazos y lo arrojaron al piso sobre un colchón. Mientras los otros lo sujetaban por los brazos, Rodríguez le bajó el pantalón y lo penetró. Johnny Jean llamó desesperado a Pocho, pero Kolke se apresuró a cerrar la puerta del cuarto con llave, mientras Leo desplazaba a Rodríguez y procedía, a su vez a violarlo. Mientras, Nicolás Casariego registraba la algarabía filmando desde un teléfono celular. Una vez consumada la violación Johnny Jean fue liberado. Se dirigió a su casa y se acostó sin mencionar el episodio a su madre.

Así comienza un recuadro de la cobertura de portada de Brecha del 9 de setiembre de 2011. La nota cita un informe difundido por el Reseau Nacional de Defense de Droits Humaines en base a los testimonios de la propia víctima, de su madre Rose-Marie Jean, de los hermanos Clivens Dony, Dimmy Jean y James Denis y del vecino Ernso Valentin, además de la información recabada por el juez de paz de Port Salut, Paul Tartre y el comisario inspector Octave Jean.

El artículo principal de esa semana, firmado por Samuel Blixen, daba cuenta de los intentos de la Armada de minimizar el episodio. El hecho tuvo repercusión internacional luego de que se difundiera por Internet un video filmado supuestamente por los marinos agresores. Ante ese impacto, anota Blixen, un comunicado del Comando General de la Armada, fechado el 15 de agosto, afirmaba la "total falsedad de los hechos y su carácter agraviante al componente y al país".

Sin embargo, a mediados de setiembre seis marinos fueron procesados por la justicia militar. No se los encausó por violación sino por desobediencia y omisiones en el servicio.

Luego el caso entró en la órbita de la justicia ordinaria y ayer jueves 10 el joven haitiano concurrió a un juzgado penal de Montevideo donde prestó declaraciones ante el juez Alejandro Guido.

Un cable de la agencia internacional de noticias AFP indicó que el joven Johnny Jean –que habla sólo creole– estaba acompañado por un traductor y un defensor de oficio uruguayo convocado por el juez para brindarle garantías, "en razón de que los profesionales que lo acompañan no están habilitados para ejercer la profesión en Uruguay", explicó a periodistas Raúl Oxandarabat, vocero de la Suprema Corte de Justicia.

Además, continúa Oxandarabat según el cable, "como excepción, porque todo el procedimiento de la indagatoria es reservado, el magistrado permitió que cuatro de los acompañantes del joven haitiano estuvieran presentes en la sala de audiencia". El vocero de la Corte explicó en esa comparecencia ante la prensa que "toda la investigación se basa en la existencia de una grabación de audio y video de un teléfono celular que es muy breve, es fragmentaria, de mala calidad y por lo tanto lo que realmente complementa toda la prueba es el testimonio del haitiano (...) describiendo lo que ocurrió".

Compartir este post

Comentar este post