Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES LOS COLORADOS DE PEDRO BORDABERRY SE SIENTEN MÁS CERCA DEL FRENTE AMPLIO QUE DEL PARTIDO NACIONAL

17 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Entrevista al diputado Fernando Amado de Vamos Uruguay – Partido Colorado, sector que lidera Pedro Bordaberry, autor del libro Oscar Magurno: el padrino.

 Miércoles 15 de diciembre de 2010

 
 
“el pragmatismo yo creo que en definitiva no es otra cosa  que el haberse dado cuenta, el haberse chocado con la realidad que es gobernar. Entonces una cosa era ser oposición, el Frente siendo oposición era otra cosa y hoy siendo gobierno o hace 6 años siendo gobierno, se ha chocado con la dura realidad que es tener que ser pragmático porque si no, no se gobierna o se gobierna poco. Esa es una situación que a mi juicio se da casi que naturalmente y en definitiva termina siendo un aprendizaje del Frente quizás de alguna manera, angustioso, quizás no con el mejor sabor, pero es la realidad porque cuando el Partido Colorado, cuando otros partidos han sido gobierno, también han tenido que ser pragmáticos con cosas que no les gustaría ser pragmáticos. Por otro lado, lo que me hace decir que uno está más cercano, que encuentra más puntos de coincidencia, es esa  decodificación popular que logró el Frente y que cultivó el Frente durante los años”

 

 

Diego: Está con nosotros el Diputado Fernando Amado. Antes que nada buenos días y bienvenido

Amado: Buenos días, muchas gracias por la invitación.

Diego: Bien. Estamos aquí no para hablar de política sino sobre el libro que publicaste hace algunas semanas

Amado: Sí, el 17 de noviembre.

Diego: El libro se llama Oscar Magurno el padrino y lo primero que se me ocurre preguntarte es por qué resolviste hablar sobre Magurno, o cuál fue el foco de atención. Tú ya habías publicado libro sobre la masonería, sobre el Opus Dei. Por qué en este caso enfocaste en Magurno siendo vos integrante  del Partido Colorado y Magurno un referente histórico del Partido Colorado, porque aparte es el perfil con que lo hiciste que no es un homenaje sino una especie de transparencia sobre lo que ha sido su vida

Amado: Bueno, en realidad a mí ya me repicaba la idea de investigar acerca de cómo había logrado a través del tiempo acumular tanto poder Magurno desde que hice el libro de la masonería en el 2008. Ya ahí por una cantidad de información que fui recabando, me rechinaba cómo había logrado acumular tanto poder de tan diversos ámbitos y yo diría, de tan alto vuelo en algunos casos. Porque todos saben de que Magurno no ha sido más que diputado en la actividad política. Pero sin embargo lo que más me interesaba era cómo había un verdadero poder invisible de Magurno, no de cargos: no fue ministro, no fue presidente, pero a veces influía más e influía nada más y nada menos que en los presidentes desde el retorno de la democracia y en la dictadura también. Eso realmente me parecía muy atractivo: entender cómo había logrado transitar de la dictadura a la democracia sin ningún rasguño; cómo había logrado transformarse en un hombre casi que con una inmunidad en cuanto a ataques políticos o ataques por su forma de conducción en La Española o de la prensa misma, siendo un hombre además con muchos flancos abiertos para que se generaran críticas. Críticas en el sentido ideológico, en el sentido de las formas de hacer las cosas y sin embargo eso estaba ausente entonces creo que eso fue lo que más me atrajo de tratar de acercarse un poco a justamente lo que vos decías: transparentar el personaje;  no a Oscar Magurno como persona, sino el personaje   que además creo que termina siendo un libro que obviamente habla sobre el protagonista que es Oscar Magurno pero lo que demuestra es como mucha trama de poder se va construyendo y casi que actúa independientemente.

Diego: Es un libro que comienza hablando sobre la llegada a la institución La Española y su ascenso rápido en esa institución, o sea que trata de cumplir con un orden cronológico porque finaliza en lo que está pasando ahora con Magurno que dicho sea de paso ahora está internado en su casa ¿no?

Amado: Está en su casa.

Diego: Pero en el medio del libro la sensación que yo tuve como lector es que va tocando temas: su relación con Vázquez; su relación con la masonería; su relación con el Opus Dei; cómo es su forma de relacionarse que me parece es un poco el centro del libro: ese modo de operar mafioso digamos porque él por influencia o por favores que hace a uno logra que después se los devuelvan de una u otra manera y a partir de ahí logra beneficios la institución que él representa

Amado: Esa forma no sólo existe sino que evidentemente creo que existe para mi juicio, demasiado. Es una forma que está yo diría que muy arraigada en determinados ámbitos y que además el uruguayo -y cuando digo uruguayo me incluyo- se presta mucho para caer en esa red fácilmente debido a que estamos muy acostumbrados a esa cosa del favor, a esa cosa de la gauchada, a esa cosa del atajo, a esa cosa de en vez de ir por derecha y tratar de hacer determinado trámite, armado de los derechos del ciudadano, apelar a algún contacto, a algún amigo de amigo para que le agilice a uno determinada situación o determinada problemática entonces es muy fácil caer en esa red.
El libro lo que trata sí como vos decías muy bien, trata de cumplir con las pautas de no caer con Oscar Magurno ya en la actualidad porque me parecía que era importante por lo menos pintar algo de lo que había sido su infancia, cómo ingresa a La Española y esas situaciones, pero lo que trata de hacer visible es, a través del personaje que es Magurno, demostrar cómo en el Uruguay en estos últimos 40 años aproximadamente un personaje pudo hacerse de tanto poder   evidentemente con el arma que tú señalabas, de hacer favores y luego cobrarlos o de alguna manera que el otro sintiera que tenía que cobrarlo porque muchas veces también la culpa es de las dos partes: por un lado la persona que lo da y que después lo quiere cobrar y por otro lado la persona que aunque a veces no le pasan la factura, no está esperando cobrar, igual quiere rendirle pleitesía al otro por el favor que le dio.
En el caso de los medios de prensa es muy notorio, a mí me pasó después que salió el libro cuando muchos medios de prensa sin siquiera ningún contacto directo, sin ninguna presión, se auto censuraron, prefirieron no meterse en este tema más allá de que tuviera interés periodístico. En otros medios sí hubo llamadas, pero en algunos no. Eso se da mucho y por eso creo que al final el libro termina pintando y de alguna manera transparentando algo que vive con nosotros y que yo diría que hay muchos padrinos en la vuelta

Diego: Abriendo un paréntesis en el tema de los medios, también el libro deja claro que hoy Magurno está en el ocaso de sus influencias, que incluso no pudo dejar a su esposa a cargo de La Española, como que tampoco está muy claro el poder que hoy tienen sus allegados en La Española que es como el poder emblemático de Magurno.
¿Qué poder tiene hoy Magurno? ¿O dejó tendida una red de personas influyentes que pueden perjudicar a quien quiera atacarlo o dejarlo mal parado?

Amado: En realidad el cuartel general -por decirlo de alguna manera-, el centro de operaciones para todas sus otras operaciones, ha sido la Española, ha sido el lugar emblemático. En cuanto al poder, es cierto que quizás no tiene el mismo poder que tenía hace cuatro años, hace cinco años en el gobierno de Vázquez o en el gobierno de Sanguinetti. Ahora, yo creo que la red es tan larga, es tan amplia la red, tiene vericuetos increíbles, yo he sentido el poder de Magurno. Por razones biológicas, por un tema de edad no lo viví, pero he vivido después del libro lo que serían los coletazos de ese poder. Porque el libro no es una biografía autorizada ni un libro de homenaje a Magurno    sino que pretende ser una investigación seria y que de alguna manera es crítico a Magurno entonces yo sinceramente pensé de que quizás estaba en ese ocaso al que hacías referencia pero después que saqué el libro me enfrenté de alguna manera a distintas manifestaciones en distintas situaciones en donde el poder estaba intacto, intacto. En los medios de comunicación en varios está intacto; sigue funcionando y ya te digo: no sólo sigue funcionando la llamada en algunos casos sino que también sigue funcionando la auto censura. <Con Oscar no nos metemos>, <con Oscar  esto es preferible dejarlo pasar>...

Diego: ¿Y no será también por los nombres que se manejan ahí? Hay una clara presencia de Tabaré Vázquez en varios aspectos durante su gestión en la Intendencia, durante su gestión como presidente e incluso en la cuestión económica, la vivencia de hoy de La Española con un déficit impresionante y cuestiones que se tenían que hacer y Vázquez como que no se puso a cambiar lo que había dejado dispuesto Magurno.

Amado: Es probable. Lo que pasa es que en definitiva termina siendo una red...

Diego: ¿Con Vázquez pudiste hablar para el libro o no era de tu interés?

Amado: No hablé. Me interesaba sí pero es uno de los personajes más difíciles de acceder, ustedes lo deben vivir en carne propia porque la prensa lo debe vivir a diario. Es un personaje de difícil acceso para entrevistas o para este tipo de investigaciones ni qué hablar. Intenté hablar con Salgado por ejemplo y la secretaria nunca me contestó, que evidentemente es un hombre muy cercano a Magurno y a Vázquez también que hace unos días en un semanario manifestó que no había leído el libro, no lo iba a leer y que para él Magurno representaba lo mejor de los códigos en el Uruguay entonces el problema es que cuando uno se mete de alguna manera con un hombre como Magurno, se termina metiendo con toda una clase, por decirlo de alguna manera, y evidentemente es una clase que tiene poder.

Diego: Con la gente de la fiesta, de los cumpleaños...

Amado: Claro, con la gente de los cumpleaños, con la gente que está relatada en el libro de los rituales de cumpleaños de Magurno donde iba una cantidad de gente de distintos ámbitos

Diego: Vamos a explicarle a la gente que en el libro se cuenta que era un día muy importante para mucha gente entre otros para el presidente Vázquez, para otros empresarios, para Sanguinetti también, el día del cumpleaños de Magurno y que no solamente se concurría al Club Armonía sino que además se llevaban regalos importantes porque era una especie de homenaje, era como besarle el anillo, era una situación muy importante en el año, nadie podía fallar y aparte estaban como pasando lista: quién vino, quién no vino y el que se sentía ajeno a ese círculo se sentía mal, había que pertenecer y había que hacer ese homenaje también.

Amado: Bueno, ese círculo es un círculo muy poderoso entonces los tentáculos de esa red de gente, ese grupo de gente, son muy largos entonces es evidente volviendo al caso de  la prensa porque quizás es  el caso más claro o por lo menos el que más he sentido en este breve período después de sacar el libro. Por  un lado o por otro se llega, quizás a los periodistas muchas veces les interesa y lo quieren hacer pero de repente llega o por arriba o por el costado... Además hay una situación que es muy notoria, que es que no hay -las generalidades son un poco extremistas- pero no hay quien no le deba un favor a Magurno. En los medios de comunicación ni qué hablar, pero en distintos ámbitos, ¡el sistema político! A mí me llamó la atención cuando asumimos en la cámara, como venía gente de los distintos partidos, como venía gente del Frente Amplio, que me llamaba mucho la atención, como venían hacia donde estaba Magurno en la última banca arriba, en el sector donde está el Partido Colorado, a saludarlo casi que a saludar al rey. Eso a mí me llamaba mucho la atención el 15 de febrero de este año. ¿Detrás de eso que hay? Y detrás de eso hay que también hay una cantidad de favores que son además los favores de la salud que eso es muy importante dejarlo claro: los favores de la salud son, como Magurno lo dice con total honestidad en cuanta entrevista tuvo desde que yo investigué, desde el 80 hasta ahora, en todos los diarios, él siempre dijo que él había construído su poder a través de la gauchada de la salud y que la gauchada de la salud era la mejor paga porque nadie se olvida de que le salvaste a un amigo, a un hermano o a un padre, un hijo... Entonces esa gauchada genera una lealtad de por vida y él construyó poder de esa forma y eso se paga bien.

Diego: Vamos a hablar del método que también me parece interesante más allá de no hablar de las fuentes que no están reveladas y otras sí porque son entrevistas con nombres de quienes planteaban diferentes circunstancias.
Pero vos tenés 28 años, sos una persona joven y hay cosas que están publicadas ahí que son de mucho tiempo antes de que vos nacieras.
Hay información difícil de conseguir en ese libro. ¿Pudiste hacerlo porque sos hijo de un teniente general, Fernán Amado, y eso te facilitó por las  vinculaciones políticas de él, o por ejemplo en el caso de la masonería el acceso a algún masón  que revelara algún nombre como el de Kreimerman o el propio hijo de Tabaré Vázquez?  Porque son hechos muy concretos y puntuales que no cualquiera puede acceder a ellos

Amado: En todos estos libros así como en el de la masonería, el Opus Dei, en el de los militares al principio y en este último Oscar Magurno el padrino, evidentemente el hecho de acceder a fuentes serias y fidedignas para mí siempre fue un desvelo porque además cada libro termina siendo siempre un obstáculo o una especie de desafío nuevo donde hay que renovar el crédito nuevamente en cuanto a que lo que está en el libro es lo más cercano a la verdad.
En cuanto a las fuentes es evidente que no fueron fáciles de conseguir tampoco los testimonios con nombre y apellido porque fue de los libros en los cuales más reticentes se ponían a aparecer con nombre y apellido pero al final algunos accedieron.

Diego: ¿Incide en algo el estado de salud de Magurno por ejemplo?

Amado: No sé, no, creo que incide por ejemplo en el caso de Homero Bagnulo que fue uno de los que habló más, que fue amigo durante muchos años y después se transforma en enemigo, creo que pesa en Bagnulo el hecho de que ya está a una altura de su vida personal en donde ya no le importa y le interesa más echar luz a determinadas cosas que la comodidad del silencio por decirlo de alguna manera. Pero las fuentes, lo de la masonería evidentemente tuve la suerte de cuando encaré el libro anterior En Penumbras, de generar también una cantidad de contactos dentro de la masonería que a veces hablan, a veces no hablan, depende porque eso es muy complejo. Yo no soy masón, en mi casa no hay nadie masón, mi padre no es masón, pero sí he generado amistades, contactos que están dentro de la masonería y algunos que dan un paso más y hablan sobre algunos temas.
Igual hay en el libro una cantidad de cosas que no aparecen, no porque no quiera sino porque no lograron mi personal método de saturación de la información para decir esto es así porque para mí es muy importante el rigor en este tipo de información. Y lo engancho con lo que estábamos hablando antes. Si bien realmente me generó o me ha ido generando un sabor bastante amargo algunas de las cosas que han pasado después del libro, como los casos de censura en la prensa porque nunca pensé que se diera así y vivirlo de cerca como que a uno lo puede indignar más porque ve la censura in situ, queda  por otro lado la tranquilidad de que lo que está escrito en el libro es cierto entonces eso también deja un saldo positivo.
Las fuentes es un tema muy complejo, es evidente lo que vos decís, yo soy hijo de un militar...

Diego: Que no es un militar cualquiera además...

Amado: Que no es un militar cualquiera, yo creo que en este libro no me facilitó nada; en otros libros quizás sí. Por ejemplo en el libro de los militares desde primero desconfianza infinita en lo que tenía que ver con los ascensos a las cúpulas militares  desde el 90 hasta la actualidad, sin duda que fue una llave más fácil y González Guyere, un profesor de Facultad, tupamaro, que nos había dado el seminario Fuerzas armadas, siempre me decía: sería bueno que trataras de investigar o de generar algún aporte en el ámbito de las fuerzas armadas, del ejército o de lo que fuera, vinculado al tema, porque a vos te van a atender de otra manera, se van a animar a hablar de otra manera. Y es cierto. Seguramente la misma investigación de desconfianza infinita sobre los ascensos a la cúpula militar si iba otra persona a entrevistarlos capaz que no accedían a la entrevista o hablaban de manera diferente entonces ese es un equilibrio que hay que manejar. JNo es fácil porque además también mucha gente habla sin problemas, habla en el momento -eso lo deben vivir mucho los periodistas también- y después cuando sale el libro empiezan a achicarse, porque se empiezan aver como en falsa escuadra o empiezan a verse arrinconados de alguna manera a cosas que dijeron con naturalidad pero que cuando las ven plasmadas en un libro y cuando ven que también hay presiones de algún lado...  Pero por eso en cualquier investigación de las que he hecho mi buque insignia ha sido primero un sistema personal de saturación de la información, de decir bueno, esto pasó tantas veces que es así o está cerca de la verdad; por otro lado los testimonios para mí son clave porque en definitiva son los protagonistas de la película porque hay cosas que yo no viví pero por ejemplo, de la huelga del 86 de La Española hay funcionarios que hablan para el libro, que estuvieron involucrados en la huelga esa.

Diego: Que abro un paréntesis ahí porque hay funcionarios que en el libro dicen que estaban involucrados dentro del sindicato que la sensación que uno tiene es que ya pasaron del otro lado del mostrador, por su arrepentimiento, por su manera de visualizar lo que había sido ese conflicto.
El libro tiene muchos cuestionamientos "morales" pero tiene algunas denuncias que hasta pueden ser conductas casi delictivas que algunas no las plasma directamente pero por ejemplo con el tema de la secretaria de la Intendencia donde en la Junta un edil plantea que no se podía aprobar la continuidad de esa secretaria,  Magurno llama y dice que tiene que aprobarla y la razón que da el edil es que se le debían favores, que esa secretaria le había hecho favores a Magurno. Y estamos hablando de la primera intendencia de Vázquez, gobierno del Frente Amplio.
¿Alguien te llamó para decirte que a partir de esto se puede hacer una denuncia o una investigación política?
Porque por ejemplo la relación de amistad entre Magurno con Vázquez llega a punto qu Vázquez como presidente de la república avala y felicita la gestión económica de Magurno al frente de una institución cuando esa institución da pérdidas millonarias. Está haciendo publicidad como presidente a una institución privada favoreciéndola, a sabiendas del propio Vázquez que obviamente tenía los números, que estaba siendo deficitaria.

Amado:  Algunos colegas tuyos en entrevistas incluso me han preguntado lo mismo en cuanto a si hay casos de corrupción, casos de apartamiento de la legalidad, y yo les he contestado lo mismo a todos: mi objetivo en el libro no fue ese. Lo que sí fue y es, es transparentar una forma de hacer las cosas que deja en evidencia la cantidad de situaciones particulares. Ahora, que a partir del libro haya personas que tengan intención de seguir es un tema de cada uno. En los otros libros pasó lo mismo pero mi interés siempre fue echar algo de luz en lugares donde lo que había era oscuridad. De la masonería no se sabía nada, era oscuridad, no se sabía nada, no había libros ni avances de investigación periodística ninguna sobre la masonería contemporánea. Bueno, la idea fue generar por lo menos un insumo y que a partir de ahí salgan más y más porque yo creo que lo mejor para una democracia es la transparencia para las distintas cosas:  con el Opus Dei lo mismo, con los militares lo mismo y en este caso lo mismo. Yo creo que el ciudadano que no está vinculado a ninguna de estas cosas, el ciudadano que de repente nos está escuchando, lo bueno que tiene es que se va a encontrar, se va a topar ante una cantidad de situaciones que quizás en su subconsciente las tenía presente o miraba la figura de Magurno y la podía asociar a esa forma de hacer las cosas, pero acá lo que va a encontrar es una concatenación de situaciones reales que algunas las debe haber sentido, las debe haber vivido o visto en televisión y termina de cerrar y de pintar no sólo una forma de hacer las cosas de Magurno sino en definitiva una forma avalada por una cantidad de gente y con una cantidad de socios en esa forma de manejar las instituciones, de manejar los contactos, las influencias; de manejar los votos, de manejar todo. Entonces Salgado decía <es el ejemplo de los códigos del Uruguay>. Está bien, corre por cuenta de Salgado y a mí me parece que Salgado tiene todo el derecho de decir lo que le parece pero desde mi punto de vista  es una forma, son unos códigos que hay en el Uruguay. Yo me auto excluyo de esos códigos de entrada, pero es algo que está presente, que está vivito y coleando y que la gente lo que va a poder es aproximarse a algo que además también faltaba porque a mí me ha dicho más de un periodista que este personaje, o sea Magurno, era alguien que estaba pidiendo libro hace tiempo. Y a mí lo que más me llamó la atención cuando hice la revisión de prensa escrita del 80 hasta la actualidad, es cómo, salvo un número de Brecha el 5 de mayo del 2000 cuando Magurno era candidato a intendente, cómo no había una investigación periodística profunda sino que todo lo contrario, casi todo eran centros que le tiraban a Magurno desde distintos ámbitos: desde La República, El País, El Observador incluso aunque después tiene un alejamiento pero todos los medios escritos de los cuales hice relevamiento, intocable, un hombre intocable.

Diego: Limpiarle la imagen...

Amado: No sé si limpiarle, lo que sólo cubrían cosas positivas. Era llamativo como, por ejemplo, en el diario La República, un diario que evidentemente no es del signo político de Magurno, Magurno es un extremista anticomunista que lo dice y lo dijo en cuánta entrevista pudo, dogmático anticomunista diría yo, cómo en definitiva lograba que en La República todas o casi todas las apariciones fueran positivas entonces ahí te habla de una particular y también hay que reconocer, una genialidad en el manejo de las influencias y del poder, para mí pocas veces vista.

Diego: Nosotros le vamos a dedicar en otro momento espacio para leer parte de las cosas que se plantean en el libro. Algunas ya fueron publicadas por la prensa casi textualmente. Pero como nos queda poco tiempoquería saber cómo una persona de 28 años, joven, ya habías terminado una carrera porque sos licenciado en Ciencias políticas, escribiste 3 ó 4 libros, sos diputado electo y has hecho mucho; con 28 años has hecho mucho de lo que de repente a otra gente le cuesta 60 años  y que en esta época no es habitual que alguien tenga tanta ascendencia pública a tan corta edad.
Contáme un poquito por qué se da esto en vos, una persona joven, ya haya recorrido tanto camino y además plantee cosas  un poco llamativas o inusuales desde el ámbito político como por ejemplo sentirte más cerca del Frente Amplio que del Partido Nacional.

Amado: En realidad yo soy un eterno agradecido a las oportunidades que a uno se le han presentado. Las hemos aprovechado y de alguna manera hemos generado otras. La realidad es que en ese sentido no hay ninguna receta. Lo único que yo he hecho es trabajar, trabajar mucho, los que me conocen son más de mi círculo íntimo, familiar, amigos y siempre me embroman con que uno es bastante de ideas fijas porque cuando  se me pone un objetivo como que voy tras él y ahí no importan las horas de estudio que necesite, no importa el trabajo que precise. Y por otro lado yo diría que también es una forma de entender lo que uno viene a hacer a la actividad política y a la actividad pública con los libros o con lo que uno hace, que es una forma quizás diferente a la que predomina. La que predomina es no hagamos olas, si se logra algo bueno, vamos a hacer un poco la plancha, porque ahora vamos despacio, con tranquilidad. Hay una cosa que siempre se dice que es el tema de no precipitarse, no ir muy rápido. Y yo no es un tema de querer ir muy rápido por vanidad, no. Es porque pienso que mi pasaje por la actividad política y pública, tendrá lo que tendrá; tendrá el futuro o no futuro, tendrá las derrotas, los éxitos, la ascendencia o no, tendrá lo que sea, pero una cosa que tengo claro es que no me imagino a los sesenta y pico o setenta años luchando por el poder y seguir embarcado en esas luchas de ascendencia dentro de los partidos y no tratar  de dejar generaciones nuevas que agarren la posta. Yo me imagino    en esa época disfrutando de mis nietos entonces no creo que yo vaya demasiado rápido sino que creo que acá en uruguay se hace un culto a que primero, uno es joven hasta los cuarenta y pico, cosa que no es así. En política ni qué hablar que uno es joven a los 40, 45, es muy joven. Y por otro lado, ese quietismo que hace que nos pase como en otros lados donde la gente cumple su ciclo y luego vuelve a sus otras actividades y le deja a generaciones que tienen que agarrar la posta.

Diego: Me parece interesante igual esa comparación de estar más cerca del Frente Amplio que del Partido Nacional, que es algo que uno lo ve también en Bordaberry. Tienen un paralelismo bastante claro: son dos hijos de personas muy vinculadas a la dictadura, a la derecha del país y que hoy tienen una ascendencia política con un perfil que por lo menos intenta ser no ideológico, o plantear las cosas fuera de la derecha y la izquierda porque como el mismo Bordaberry ha dicho <no sé si soy de derecha o izquierda, no es lo importante>.
Esto habla del Partido Colorado o de tu sector pero también habla del Frente Amplio y del momento que está viviendo.
¿Vos lo visualizás así, sentís que el Frente Amplio hoy no ocupa un rol de izquierda dentro del mapa político?

Amado: No. En primer lugar voy a separar a Pedro porque lo de él corre por cuenta de él y lo mío corre por cuenta mío porque no sería pertinente que yo hablara en nombre de él porque él habla y maneja sus pensamientos y sus actitudes como a él le parezca.
Por otro lado, tampoco quiero involucrar a mi sector, yo hablo como Fernando Amado, no en nombre del sector. Hablo exclusivamente en nombre mío

Diego: Pero   por algo te habrás acercado a la figura de Bordaberry y Vamos Uruguay, debe haber una lógica también

Amado: La lógica es bien sencilla: yo en fines del 2006 me sentí acéfalo dentro del Partido Colorado. Evidentemente no estaba cercano a ninguno de los sectores tradicionales porque ni el Foro ni la 15 me representaban; había estado en el Foro Batllista desde mis inicios porque me había enamorado en mi juventud la fórmula Sanguinetti-Batalla y luego a mi jucio, el Foro Batllista y Sanguinetti se fue derechizando cada vez más a través del tiempo. Creo que por convicciones quizás personales del líder del Foro Batllista y también quizás prisionero de determinadas situaciones políticas circunstanciales que hicieron que él fuera aferrándose a determinado perfil de acuerdo a la situación.
Allí estaba el desafío dentro del Partido Colorado de, de alguna manera generar algo nuevo que se enfrentara y que compitiera por el liderazgo del partido. Ahí surge Pedro y en marzo del 2007 nos juntamos en un entorno  de 150 dirigentes de todo el país y decimos bueno, si, vamos a tirarnos a la piscina y hacer una corriente nueva que compita en las próximas elecciones internas contra los liderazgos y en definitiva contra la hegemonía de los sectores tradicionales del partido. Esa es mi llegada a Vamos Uruguay y como fundador incluso de la corriente. Ahora, en cuanto a lo personal, yo creo que el Partido Colorado tiene una gran discusión interna para dar realmente porque así como yo me siento más cerca del . que del Partido Nacional ideológicamente, hay compañeros que no se sienten igual entonces ahí hay una situación creo que de real debate dentro del Partido Colorado y quizás no hay que tenerle miedo a ese debate. Y el Partido Colorado una de las carencias que ha tenido en los últimos 30 años es que no ha tenido debate interno, se ha vuelto tan monolítico que en definitiva quedó achicado a sólo una expresión de lo que era el Partido Colorado. Yo creo que ese debate se viene porque es natural que cuando yo digo eso haya gente de mi partido que se sienta incómoda y que no se sienta representada por lo que yo digo y quiera tener a alguien que diga algo diferente. Esa es un poco la mecánica que creo que el Partido Colorado va a tener en los próximos tiempos. Yo me siento más cerca del Frente, no porque el Frente se haya... Vamos a entendernos, el Frente es algo -valga el chiste- muy amplio y dentro del Frente hay muchas expresiones; algunas con las cuales no siento sintonía ninguna y otras con las que uno siente de repente...

Diego: Con la línea de conducción actual del gobierno, ¿sentís apego filosófico, ideológico? O sea el pragmatismo ese que se plantea que para mí es claramente hacerse eco de las políticas tradicionales que ha habido de administración, ¿creés que eso es lo que te hace sentirte cercano, apoyás ese tipo de políticas?

Amado: No, el pragmatismo yo creo que en definitiva no es otra cosa  que el haberse dado cuenta, el haberse chocado con la realidad que es gobernar. Entonces una cosa era ser oposición, el Frente siendo oposición era otra cosa y hoy siendo gobierno o hace 6 años siendo gobierno, se ha chocado con la dura realidad que es tener que ser pragmático porque si no, no se gobierna o se gobierna poco. Esa es una situación que a mi juicio se da casi que naturalmente y en definitiva termina siendo un aprendizaje del Frente quizás de alguna manera, angustioso, quizás no con el mejor sabor, pero es la realidad porque cuando el Partido Colorado, cuando otros partidos han sido gobierno, también han tenido que ser pragmáticos con cosas que no les gustaría ser pragmáticos. Por otro lado, lo que me hace decir que uno está más cercano, que encuentra más puntos de coincidencia, es esa  decodificación popular que logró el Frente y que cultivó el Frente durante los años. Esa apropiación no indebida sino que legítima porque en política eso se puede hacer, de una cantidad de banderas típicamente batllistas que eran de mi partido y que mi partido las dejó irse o las dejó prestar. Quizás no son monopolio de nadie, pero mi partido dejó de reivindicarlas y dejó de trabajarlas y no hay dudas por ejemplo -y para poner un ejemplo muy grueso, muy grotesco- que si uno mira lo que fue el Partido Colorado en el gobierno los últimos quince años, los últimos tres gobiernos colorados, difícilmente encuentre situaciones en donde el gobierno colorado no haya fallado de alguna manera a favor de aquellos que tienen más o de aquellos que tienen más poder, al revés de lo que mandata yo diría la historia del partido, que siempre fue fallar a favor de los más débiles, el escudo de los más débiles. Entonces si uno se toma el trabajo, y yo me he tomado el trabajo de verlo, se da de frente con esa realidad que creo que tiene que ver también con una especie de situación de cadena, de quedar prisionero también de esas roscas de poder y en fin, que terminó a veces desvirtuando lo que realmente es la esencia para mí, del batllismo.

Diego: Fernando, te agradecemos mucho la nota. A partir de esto que acabás de decir que el Partido Colorado favoreció a los más poderosos o falló a favor de ellos y que eso lo diferencia al Frente Amplio se abren un montón de discusiones  no en defensa del Partido Colorado sino en desmedro de lo que está actuando el Frente Amplio para mí, pero más allá de eso nos quedan temas del libro para hablar, seguramente va a haber oportunidad de hacerlo. Me quedan unos fragmentos que son muy ricos en información sobre todo, en descubrimiento de cosas algunas que uno sospecha, sobre todo en el relacionamiento con el poder que uno visualizaba pero que están claramente plasmados en el libro. A los que tengan oportunidad de acceder a él les plantea una lectura bastante dinámica. Felicitaciones por el trabajo y gracias por haber venido.

Amado: Estoy a disposición para venir cuando ustedes quieran.

 

Tomado de Cx 36 Centenario.

Compartir este post

Comentar este post

Néstor 12/17/2010 09:46



Si los colorados de Bordaberry cada vez se sienten más cerca del FA que del partido nacional, yo como una ley matemática "indirectamente proporcional" me siento cada vez mas lejos del FA, al que
supe votar siempre, hasta que en esta última oportunidad y no por redundante "ha sido la última oportunidad", gracias, estoy hasta las tapas de ésto, no quiero saber mas nada, me han vuelto a
traicionar, y esta oportunidad ha sido la última, estoy sumamente, dolorido, pero mucho más, embroncado con todos , del Pepe para abajo creo no se salve nadie.


Cuanto verso antes, cuanta mentira, borraron con el codo, lo que escribieron con la mano izquierda, o tal vez lo tacharon y lo reescribieron, pero con la derecha.