Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY DIVIDIDO EN DOS BANDOS

11 Septiembre 2013 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Los que lo defienden por un lado y por el otro,
los del cuento de “la diversificación de la matriz productiva del país”.
CUANDO SUMAR ES RESTAR
“Sumar para ganar” fue el nombre elegido por INIA Treinta y Tres para dos jornadas técnicas realizadas entre miércoles 21 y jueves 22 de agosto, en las que el tema central fue la comparación de dos cultivos: arroz y soja. Muchos productores arroceros acudieron atraídos por este tema, debido a los precios internacionales que hacen de la soja un negocio sumamente rentable.
Llama la atención que el negocio de la soja transgénica reciba promoción, cuando están abundantemente documentados los desastres ambientales que provoca empobreciendo y envenenando suelos y aguas. Parece que no se tomara en serio la gravedad del problema, que además de su innegable aspecto ambiental, también suma su contribución a la escases mundial de alimento humano, al acaparar cada vez más tierra fértil que podría destinarse a esa prioridad, y que por razones de mercado, se destina a la soja para fundamentalmente dar alimento a animales.
Asimismo y específicamente, parece que Treinta y Tres no quiere asumir que es el Departamento del Uruguay con más pacientes de enfermedades derivadas de los agrotóxicos, insumos característicos del cultivo arrocero y sojero que se intensifica en nuestro país.
EN CONTEXTO
Esta situación no es un hecho aislado. Acaban de conocerse, por ejemplo, declaraciones del Presidente Mujica revelando que UPM quiere aumentar un 20% su producción y con ese fin construiría una segunda pastera, si se le autoriza a ello. Como si no hubiera prueba del daño ambiental que ya está causando y en lugar de pensar en disminuirlo, se habla de construir una nueva planta de celulosa, lo que implica seguir profundizando el modelo forestal que ha invadido el territorio ocasionando la expulsión de la familia rural, déficit hídrico, pérdidas irrecuperables de monte y fauna nativa, entre otras consecuencias negativas.
¿Cómo puede siquiera considerarse la posibilidad de otra planta de celulosa con los resultados que están a la vista?
Pero hay más. ANCAP fue noticia días pasados anunciando hallazgos auspiciosos que hacen pensar en la posibilidad de extraer petróleo de nuestro subsuelo. Como si no hubiera suficiente prueba del daño ambiental que provocan los carburantes de origen fósil, se presenta la información como positiva, cuando en realidad lo positivo sería transitar el camino de retirada de la dependencia petrolera incentivando formas alternativas de energía que son sustentables, más limpias y más baratas.
Y no puedo dejar de mencionar la reciente aprobación en el Senado de la República, de la Ley de Minería de Gran Porte, que pretende abrirle la puerta a las multinacionales dedicadas a este rubro, para que desertifiquen y contaminen con sus terribles explosivos y cráteres gigantescos, lo que hoy es campo ganadero y agrícola y lo seguiría siendo por siglos, de no mediar este negocio provisorio e incompatible, que es la mega minería.
¿Y EL URUGUAY NATURAL?
Parece una broma de mal gusto ver el logotipo de “Uruguay Natural” en algunas promociones que hace el ministerio de turismo. 

3597778785_5bc6e07345.jpg

 

Cifras oficiales sitúan a Treinta y Tres como el Departamento con más casos de enfermedades atribuidas al uso de agro tóxicos en todo el Uruguay.
¿A nadie le preocupa este tema?
¿Hasta cuando vamos a engañar a los turistas con ese slogan? La triste realidad es que ya no somos un país natural. Somos el país de los transgénicos, de las pasteras y parece que vamos rumbo a ser un país minero y petrolero.
CRECE LA RESISTENCIA
Los que denunciamos este rumbo tan equivocado que ha tomado el país, cada vez somos más, solo que quienes ocupan puestos de gobierno están sordos. También están ciegos para ver el daño que le están haciendo a su país y las futuras generaciones.
Felizmente la ola contraria a este derrotero va cobrando fuerza. Hay cada vez más personas interesadas en el cultivo orgánico, el consumo de alimentos de calidad, la protección del monte nativo, la promoción de conductas amigables con el medio ambiente. Mientras aumenta la presión externa para que consintamos la explotación y destrucción de nuestra biodiversidad, con más vigor surgen colectivos de ciudadanos que se organizan y suman fuerzas para defenderse.
Es una lucha desigual, porque el poder económico de las grandes corporaciones se hace sentir sobre gobiernos y medios de difusión. Pero a pesar de ello, crece la resistencia en cantidad y en calidad.
A los que nos declaramos a favor de la administración responsable de los recursos naturales, se nos rotula de “ambientalistas” y “radicales”. Somos noticia destacada para la prensa capitalina, cuando algún encapuchado se infiltra en una marcha a tirar piedras o cuando se nos desaloja de las barras del parlamento.
Pero aún así, crecemos en número y en argumentos. Cada vez más políticos de los que sacan cálculos electorales, toman nuestro discurso, porque les gustaría que fuéramos los aliados circunstanciales que les aporten votos.
La lucha está planteada en toda América, donde comunidades enteras están escribiendo capítulos históricos de dignidad y ganando batallas que marcan hitos en este camino hacia una nueva independencia.
La historia se encargará de juzgar el proceder de cada quien. Los del bando que se han sometido a la “corporatocracia” que está llevando al mundo hacia un abismo, no podrán eludir su responsabilidad.
Los que hoy resistimos en el bando opuesto, no pretendemos ser recordados ni como mártires ni como héroes, estamos cumpliendo con nuestra conciencia y eso ya es suficiente.
Aníbal Terán Castromán

Compartir este post

Comentar este post