Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay - EL COMUNISTA LORIER Y SU REVISIONISMO HISTÓRICO.

1 Noviembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 


A PARTIR DE AHORA SÍ, LA VERDADERA PACIFICACIÓN DEL PAÍS CON LA UNIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS Y SU PUEBLO.
Informe de Fabrizzio Acosta Machuca. Miércoles 26 de octubre de 2011. Senador Lorier del Partido Comunista: “con este tipo de proyectos de ley, nos acercamos a la verdadera pacificación, la única, la que va a permitir separar paja de trigo, la que va a permitir recobrar aquello que era el verdadero sentido del ejército artiguista. La unión de las Fuerzas Armadas con su pueblo”

 

 

 

Fabrizzio: Hola. ¿Cómo están?
Vamos a contarles un poco lo que pasó en el Parlamento Nacional. Vamos a comenzar con el tema del Club Naval que fue algo de lo que se habló mucho en la jornada de ayer, que fue planteado primero por la oposición pero que después en horas de la tarde también el Frente Amplio hizo hincapié en esto.
Mónica Xavier y Daniel Martínez que dicen que eran militantes de base en ese momento y que conocían cómo se venía dando la cosa, salieron a desmentir aquello de que hubiera un acuerdo, un acuerdo concretamente en relación a –como decía Gallinal- a quien Mónica Xavier lo acusó de haber tenido un discurso muy duro en relación a ese tema, para que se generara la impunidad a partir de eso.
¿Pero qué pasó? Pidió la palabra también Carlos Baraibar, un hombre que dice que participó directamente de esa negociación. Y dijo, Luis Alberto Heber tiene razón porque la reunión en Bolivia que se hizo entre Sanguinetti y Ferreira Aldunate en la cual no se ponen de acuerdo en una salida para Uruguay, es porque Ferreira Aldunate manifiesta que él quiere una salida por la confrontación y Sanguinetti quiere una salida negociada.
Y después de eso –dice Carlos Baraibar- salen y nos llaman a mí y a otros compañeros y apoya la posición de Sanguinetti. Nos dijo que teníamos que salir a apoyar la salida negociada. Por lo tanto les acabó la discusión en relación a que en realidad no se habían negociado ese tipo de cosas de salidas negociadas. Más allá de que después se puede decir hasta dónde se negoció, si se negoció, se negoció y cuando uno negocia otorga cosas para que el otro le dé.
Es más, Baraibar fue bastante duro con la posición del Partido Nacional. Dijo Baraibar: ustedes querían una salida con confrontación, a Ferreira Aldunate lo metieron en un barquito, lo mandaron al Uruguay porque pensaron que llegaba a la Presidencia y terminó preso. Por lo tanto nosotros tuvimos razón al salir con la negociación con los militares.
Vamos a escuchar entonces a Mónica Xavier enojada con el Partido Nacional y marcando que ella va a defender al Frente Amplio, que no es verdad que se haya hecho una negociación en procura de generar impunidad, que esto lo aclaró Hugo Batalla y que las posiciones que marcaban los sectores de la oposición era equivocada...

Xavier: ...estos son hechos que también ocurrieron.
Ahora, no me digan que en el acuerdo del Club Naval estaba el pacto, el condicionamiento y el renunciamiento a la verdad y a la justicia, y capaz que a la democracia condicionada, y en otras alternativas no, porque eso no es así. Y sino explíquenme por qué vienen a tener en determinadas instancias, presidentes de determinadas colectividades, acuerdos políticos electorales con sectores que lo primero que hicieron cuando este Parlamento se reabrió fue decir que era injusto. Ciganda y su agrupación política, la Unión Cívica, hizo llegar, y Don Hugo Batalla fue quien lo leyó, el desmentido de que en el acuerdo del Club Naval se hubiera pactado algo más que no fuera la salida democrática.
Todo esto ya lo hablamos cuando la interpretativa. No voy a dejar nunca de reiterarlo porque yo voy a defender la actuación del Frente Amplio en la salida democrática. No voy a admitir que con lo que dio esta fuerza política y otros en la reapertura democrática y en la lucha permanente de resistencia y de formas diversas de enfrentar a la dictadura y al terrorismo, podamos en un debate alegremente y cómodamente sentados decir calladitos de que eso fue así.

Fabrizzio: El gran tema es que no fue en este caso la oposición sino que el propio Baraibar confirma que esto fue así. Es decir, vamos a escuchar al senador Baraibar diciendo que en realidad lo de Heber y lo de Bolivia tienen razón y que Seregni lo llama a él y a otro más para apoyar la posición de Sanguinetti contraria a la de Ferreira Aldunate respecto –según el propio Baraibar- de que Ferreira Aldunate quería una confrontación y Sanguinetti quería una negociación con los militares.
Escuchamos lo que decía el senador Baraibar...

Baraibar: ...quiero aportar un testimonio más. No tengo la menor duda... no aludí, no estoy aludiendo.
En aquel episodio, primero, comienzo diciendo que entre el 26 y el 27 de junio del 73, la famosa y memorable sesión del Senado, ya cuando estaba la antesala del golpe de Estado y esa sesión en la cual, entre otras cosas, había sido convocada para impedir el desafuero del senador Erro, senador frenteamplista porque hay muchas generaciones jóvenes que no lo conocían. Y después los episodios que llegan hasta el 86 y el 87, yo no tengo la menor duda en reconocer que el Partido Nacional junto con el Frente Amplio, y pienso que también el Partido Colorado pero en este caso me refiero más al Partido Nacional, estuvimos en la trinchera de la oposición y hay dos episodios que nos separan. Uno, los acuerdos del Club Naval y el otro la Ley de Caducidad. Los demás, tuvimos coincidencias en la acción permanente y demás.
Lo que yo no sabía, porque presté mucha atención a la intervención, de que el episodio de Bolivia, del cual yo he hablado sobre el episodio de Bolivia con un testigo presencial porque había otra persona, fue un error político que fue mencionado acá, de que ahí esa discusión fue clave entre Wilson Ferreira Aldunate y Julio María Sanguinetti. Y ahí las estrategias eran distintas, mientras Wilson Ferreira Aldunate creía que se podía salir confrontando y derrotando al gobierno, Julio María Sanguinetti no lo creía. Y el Frente Amplio, lo tengo que decir porque yo estaba trabajando con Seregni en esa época, está en las cartas desde la prisión de Seregni, y Seregni también creía que había que salir en una negociación porque la confrontación no era posible.
No era posible, porque el Club Naval fue en el mes de agosto y el 16 de julio, cuando llegó Wilson a Montevideo ahí estuvimos en Av. Agraciada o Libertador, no sé si ya se llamaba Libertador, estuvimos organizando la concurrencia de los frenteamplistas. Me acuerdo que nos reuníamos en la calle Colonia y Florida, en un local del Partido Nacional, y ahí concurrimos. Y ahí ustedes, el Partido Nacional, creían de que iban, salían, llegaban al puerto y del puerto iban a la Casa de Gobierno y todos sabemos que la historia fue bastante trágica y bastante distinta.
Y el Club Naval no tenía nada que ver en ese episodio. Ahí nosotros estábamos trabajando juntos. Simplemente que la visión que tenían ambos grupos era distinta una de la otra y que la vida nos confirmó que el camino que coincidimos con el Partido Colorado y que había una negociación de por medio. Sino la otra opción que creo que no existía hubiera sido de dolor, sacrificio y demás.

Fabrizzio: Claramente allí Baraibar fijaba la posición del Frente Amplio. Apoyaron junto con el Partido Colorado la salida negociada en contra de la posición de Wilson Ferreira Aldunate de confrontación con los militares porque decían ellos que no era la salida porque no se los podía derrotar. Que Seregni mandó a apoyar la posición de Sanguinetti y eso fue lo que hicieron. Y dice Baraibar que el momento les dio la razón, que fue esa salida negociada con los militares la que sirvió.
Eso es lo que dice Baraibar y creo que podemos dar por terminada la discusión con esto en relación al Club naval. Porque además lo dice el propio Baraibar que era colaborador de Seregni en ese momento.
Pasamos a otro tema, hubo sí muchos y lo vuelvo a reiterar por si no escucharon, la mayoría eran campeones de la democracia. Eran todos héroes, todos campeones de la democracia. A ver quién era el que había hecho más por recuperar la democracia, no como partido político sino como persona. Aun acompañando al padre porque era muy chico o si era grande por lo que había hecho cuando era grande. Vuelvo a insistir, yo no sé cómo la dictadura duró tanto con tantos campeones y héroes que tenemos en el Senado, la verdad.
 Mucho de eso se dio en la discusión y hubo allí un entredicho entre el senador Lorier y Lacalle, al cual también se sumó Ope Pasquet. Lorier lo que dijo fue que aquellos que no apoyaban este proyecto lo que estaban haciendo era acompañar a aquellos que habían violado los derechos humanos haciéndolos cómplices y eso molestó a Lacalle. Lorier dijo que él no había dado nombres, que cada uno se colocaba la etiqueta que quería y que si Lacalle se la había colocado por algo sería...

Lorier: ...el señor senador Lacalle se entiende agraviado, se entiende agraviado. Se ha puesto un sayo que nosotros directamente no le colocamos, a él le corresponde lo mismo. Las barbaridades no son las que se han dicho acá, las barbaridades son expresadas en reflejar, las barbaridades son las que se han hecho en nuestro país. Nosotros lo que hemos hecho es expresar las mismas en este cuerpo. Eso es lo que ha pasado y lo que nosotros hemos dicho.

Fabrizzio: Por una cuestión de tiempo hacemos hincapié en que las barbaridades eran lo que había relatado porque a lo que se dedicó Lorier fue a relatar lo que pasaba con los presos. Allí manifestaba que se los drogaba, se les aplicaba picana eléctrica, el submarino, a eso se refería de barbaridades Lorier...

Lorier: ...Señor presidente, terminábamos diciendo algo relacionado a los militares y lo volvemos a repetir. Tanto las nuevas generaciones como las generaciones que aun viviendo los peores acontecimientos supieron mantenerse al margen de esas actuaciones que eran barbaridades contra los seres humanos. A ellos también pensamos, con este tipo de proyectos de ley, nos acercamos a la verdadera pacificación, la única, la que va a permitir separar paja de trigo, la que va a permitir recobrar aquello que era el verdadero sentido del ejército artiguista. La unión de las Fuerzas Armadas con su pueblo.
Gracias señor presidente.

Astori: Primero el señor senador Lacalle, para contestar una alusión tiene la palabra el senador Lacalle...

Lacalle: Yo ya reconozco al senador una habilidad dialéctica muy propia de su formación filosófica y que siempre se admira. Ha querido volver por pasiva y cree que a mí me va a rozar diciendo que yo me he puesto un sayo como que me hubiera sentido responsable. Y yo me he puesto no el sayo, en todo caso la toga del senador porque creo que ha agraviado a todos los senadores que van a opinar distinto. Pero lean la versión taquigráfica, cuando se nos pretende involucrar en los crímenes.
Yo, señor presidente, aquí estuve donde había que estar cuando vinieron las difíciles. Me van a decir ahora que la bomba me la pusieron los de Sacre Coeur en la puerta de mi casa, o me van a decir que cuando me llevó José María Arab Fernández secuestrado después de ejercer violencia moral y física sobre mi mujer embarazada del hoy presidente de la Cámara de Diputados, yo no sé dónde estaban los otros. Así que a mí sayos no, banderas todas, la de la Patria y la del Partido Nacional.

Fabrizzio: También Ope Pasquet le contestó al senador Lorier en un discurso bastante sentido...

Pasquet: ...esta visión política que es una verdadera infamia que acaba de perpetrar el señor senador Lorier. Ha dicho que si votamos la Ley de Caducidad hemos mentido deliberadamente y hemos sido cómplices de una serie de delitos atroces que denunció detenida y pormenorizadamente. Y yo digo que quien miente es el senador Lorier. El senador Eduardo Lorier miente cuando nos hace cómplices de esas atrocidades que condenamos como condenamos todas las atrocidades que en este país se han cometido. Lo que defendemos es una solución que emana de la voluntad popular y se inscribe a la Constitución de la República y en la ley. Él no tiene ningún derecho a atribuirnos intenciones subalternas y a decir que estamos defendiendo crímenes que hemos condenado siempre. Y los hemos condenado en altavoz y los hemos llamado crímenes que es lo que son, porque no bajamos la voz ni hablamos de errores o equivocaciones para referirnos a las muertes causadas por un bando y gritamos para hablar de crímenes cuando los perpetra el otro bando. A todos los condenamos por igual.

Fabrizzio: Allí hablaba de la teoría de los dos demonios que fue muy utilizada por la oposición.
¿Qué hizo Lorier ante esto? Consideró que era momento de manifestar que el partido Nacional había ayudado mucho a recuperar la democracia, después de lo que había dicho, y que había que destacar esto porque sino estaría faltando a la realidad. Acá hay que manifestar que hombres del Partido Nacional, que sectores importantes del partido Nacional ayudaron a recuperar la democracia –decía Lorier. Y de esa manera salía de la discusión que se había armado ante sus propias palabras...

Lorier: ...en esas circunstancias que la cuestión no era entre castristas y castrenses, lo que dividía a nuestra sociedad no era los militares por un lado y los antimilitares por otro. La cuestión en aquel momento era entre el pueblo y la oligarquía.
Y otra cosa que yo creo esencial decir ahora a la luz de las intervenciones que han habido, el enorme papel que tuvo el Partido Nacional, sí, sus fuerzas más democráticas, formando convergencia democrática en el exterior y luego aquí en innumerables acciones comunes con el Frente Amplio y con las fuerzas democráticas en general para recuperar la democracia. Eso, si no lo reconociéramos estaríamos muy equivocados.

Fabrizzio: Y de esa manera reconoció lo que ha hecho el Partido Nacional después de que Lacalle había discutido con él y también Ope Pasquet.
Había una situación que habíamos dado cuenta que es la posición del senador Sergio Abreu. Un Abreu que habló del tema Khadafi y dijo que a Fidel Castro le va a pasar lo mismo que a Khadafi.
¿Pero cómo es que nace esta discusión? Esta discusión nace a partir de que Abreu recuerda la reunión entre el actual presidente José Mujica y disidentes cubanos. Dice Abreu: Mujica, en ese encuentro con disidentes cubanos, dijo que a él le gustaba el pluralismo y consideramos que era una posición valiente la del presidente Mujica. Así es que nace esta alocución de Abreu...

Abreu: ...en otros países, sin que la Corte Interamericana y la Suprema Corte de Justicia o cualquiera dijera que estamos coartando la libertad de expresión o los derechos humanos, como bien dijo el presidente Mujica cuando recibió a los disidentes cubanos, “a mí me gusta el pluralismo”. Claro, lógicamente puso a una cantidad de personas enojadas pero es una especie de reconversión o conversión que me parece muy bien en estos temas, porque la peor expresión de la soberbia es pensar que uno no debe cambiar de opinión.

Fabrizzio: Y otra cosa que no hemos escuchado de Abreu, Michelini ayer recordó hechos importantes del gobierno de Lacalle que él consideraba dramáticos, la huelga policial, el atentado contra Hugo Cores, el tema de lo de Berríos, pero se olvidó del tema del Filtro. De lo del tema del Filtro no dijo nada, el que sí dijo algo fue Abreu y obviamente lo dijo desde su posición pero lamentablemente nadie le respondió...

Abreu: ...condenados en España y que hoy se desarma en el medio de una persecución legítima del Partido Socialista, con aquel tiempo al que pedía el Partido Socialista. El episodio del Filtro, un respaldo para mí, un respaldo al terrorismo y no al estado. Al terrorista infame, a ese que pone la bomba, mata a la familia, mata a los hijos, mata al que venga sin mirar ni siquiera quiénes son las víctimas inocentes.
Entonces, yo digo esto porque no es cobrando las cuentas, pero por lo menos recorriendo el camino de decir, bueno, de un lado y del otro tenemos que tener determinada grandeza en los temas.

Fabrizzio: Nadie le contestó, nadie del Frente Amplio le contestó esto.
Y Abreu después terminó hablando del tema de Khadafi y manifestando que a Fidel Castro le va a pasar lo mismo que a Khadafi. Tampoco nadie habló sobre el tema...

Abreu: ...cuánta plata dio? ¿Cuántos se estrenaron en Libia? ¿Alguno podrá decir? Y bueno, capáz que sí.
¿Y qué le pasó al señor Khadafi, más allá de la conclusión final que podemos discutir? Él creyó que el poder era absolutamente inalcanzable y además sin límite. Y terminó en lo que terminó. Lo mismo le pasó a Mubarak, lo mismo le va a pasar a Fidel Castro, simplemente porque cuando están hablando de una determinada posición de soberbia intelectual no se dan cuenta que el pueblo sabe al final  que el camino del medio es el camino de la reconciliación.

Fabrizzio: No sé si fue el camino del medio andar con metralletas y liquidando gente y después hacer la exposición del cuerpo de Khadafi en el congelador de un shopping de Libia.
No se habló nada, ni siquiera desde el Frente Amplio habló nadie del tema de la OTAN o el papel de la OTAN, por lo menos algo de eso podrían haber dicho. Nada, ni se contestó lo de Khadafi, ni se contestó lo de Fidel Castro, ni se contestó lo del Filtro. Nada de eso respondió el Frente Amplio.
Rafael Michelini habló de varias situaciones que él consideró, ya en democracia, parte también del ocultismo que había generado la Ley de Caducidad. Y hechos que él consideró aberrantes que se habían generado ya en democracia por parte de aquellos que habían quedado de los servicios de inteligencia trabajando aun.
Habló de algunos casos, y reitero, habló del caso Berríos, habló del atentado a Cores, habló de las amenazas a Sanguinetti, habló de la huelga policial, pero no habló del Filtro...

Michelini: ...alguien de inteligencia de Chile a ampararse acá sin que supiera un general de la república. ¡Por favor!
Por supuesto, ese general que sus subordinados no acusaron, por supuesto que nunca dio cuenta a los mandos políticos de esa circunstancia. Por supuesto no creo que haya responsabilidad del poder político en esa circunstancia, pero que no supiera un general... que el general de inteligencia no supiera lo que estaban haciendo sus subordinados... Meses, meses y meses, es más, cuando se supo el propio ministro del Interior Ramírez actuó. Creo que el presidente Lacalle estaba fuera del país y el ministro Ramírez actuó. Y actuó, después las derivaciones eran otras, yo lo que digo es que a la sociedad uruguaya el tema de la impunidad fue un manto que fue mucho más que la Ley de Caducidad.

Fabrizzio: Y después hablaba de lo de Hugo Cores y otros acontecimientos como la huelga policial...

Michelini: ... de la República, el diputado Hugo Cores. En este caso más especial, señor presidente, debió hacerse una investigación. Incluso más que al propio ex-presidente Julio María Sanguinetti porque todos sabíamos la trayectoria del diputado Cores y todos sabíamos su apego y su militancia en favor de los derechos humanos y también su militancia en organizaciones que estuvieran enfrentadas a las Fuerzas Armadas y a la policía. Y no podíamos dejar que él fuera un blanco de persecución de los aparatos de inteligencia de la democracia en ese entonces. No hubo investigación y no hubo responsables. O sea, esa impunidad se fue ampliando.
Tanto se fue ampliando que cuando se hizo, repito, vuelvo a ese caso, cuando se hizo ese caso de buscar los restos, el juez Reyes habilitó a buscar los restos en el Batallón Nº 14, se fue al Tribunal de Apelaciones y se dijo que no, que no se podían buscar los restos porque esta la Ley de Caducidad. Pero la Ley de Caducidad no hablaba de los restos, algo sagrado para todos poder enterrar los restos de nuestros familiares o de los familiares de los uruguayos y uruguayas.
Con todo gusto doy al senador Moreira una interrupción, señor presidente.

Astori: Puede interrumpir el senador Moreira.

Moreira: Por dos observaciones y puntualizaciones que ha hecho el senador Michelini. Primero respecto al tema Berríos, el tema Berríos es absolutamente ajeno al tema de la Ley de Caducidad porque fue un hecho posterior que no se estaba amparado por la Ley de Caducidad.
Segundo, la mención que hace al atentado contra el automóvil del entonces diputado Hugo Cores, eso fue en el gobierno del Partido Nacional, yo entonces me desempeñaba como subsecretario del Interior. Recibimos al señor Hugo Cores con el Dr. Ramírez, ministro en ese entonces, en varias oportunidades. Hicimos una investigación policial lo más profunda que se pudo hacer. De modo que eso no fue en el gobierno del Dr. Julio María Sanguinetti, hay una referencia histórica equivocada y yo le digo que a nivel policial se radicó la denuncia penal correspondiente y esos hechos son absolutamente ajenos a la Ley de Caducidad. No son comprendidos ni amparados, son hechos posteriores en una época de plena vigencia de las instituciones democráticas y no resultaban comprendidos de ninguna manera, de la misma forma que no lo fue el caso Berríos, por la Ley de Caducidad.
Simplemente esa observación.

Astori: Puede proseguir el senador Michelini.

Michelini: Presidente, yo con el senador Moreira no tengo suerte porque siempre o él interpreta mal o yo hablo mal, señor presidente, seguramente seré yo.
Yo hice la referencia a que esos atentados fueron en el gobierno de Lacalle, por supuesto que no tiene responsabilidad el senador Lacalle o el presidente Lacalle en su momento. Yo digo que la Ley de Caducidad puso un manto de impunidad de tal magnitud, incluso con plebiscito de por medio, me hice autoculpa de que nosotros quizás no reclamamos los derechos como correspondía, que determinadas cosas no se investigaron.
Señor presidente, acá hubo una huelga policial donde un presidente de la República tuvo que bajar las escaleras del edificio Libertad a oscuras.

Fabrizzio: También hay que destacar que otro de los que habló fue Jorge Saravia, alguien que abrazó al Frente Amplio en aquellos acuerdos y que después finalmente se volcó a otras tiendas políticas.
Con un discurso bastante duro y de derecha en relación a que no me vengan a hablar de derechos humanos cuando los menores matan todos los días y el estado está ausente o manifestando que lo que se estaba dando aquí era un golpe de Estado. Vamos a escuchar lo que decía Saravia...

Saravia: ...este proceso de discusión de la Ley de Caducidad, de la pretensión punitiva del Estado, de que si era plebiscito o no era plebiscito, que después se plebiscitó, después volvió a retomarse la discusión por la vía parlamentaria. Idas y venidas de discursos, hechos que se han dado en los últimos días protagonizados por un ex-presidente de la República pidiéndole ayuda a alguno que le diera apoyo en contra de naciones hermanas que son aliados estratégicos, yo llego a la conclusión definitiva de una total banalización de la política. En el fondo se está banalizando la política. Esta ley es una banalización de la política, los hechos son banalizaciones de la política, la interpretativa es una banalización de la política porque le importa muy poco la expresión soberana del pueblo en las urnas. No importa para nada que exista  respeto a la Constitución, a la Ley, a los tratados internacionales.
A lo último es un a inquisición de la Constitución de la República. ¿Por qué no agarran y queman todas las Constituciones y se dejan de hablar de la Constitución de la República, de invocarla como que fuera una bandera espectacular y después no respetan lo que dice la gente? Quemen la Constitución, chau, acá hay una, tírenla al fuego, pero respeten lo que dice la gente, respeten al pueblo que se expresa en las urnas. No me vengan con tratados internacionales por arriba que no dice en ningún lugar que tenemos que aplicarlos obligatoriamente porque no estamos obligados.
Además, acá, este proyecto de ley es totalmente inconstitucional porque ni siquiera termina anulando la famosa Ley de Caducidad para adelante, va por la retroactividad, por lo tanto viola los tratados internacionales que prohíben la retroactividad de la ley penal.

Fabrizzio. Saravia también dijo que los golpes de estado no los dan los milicos, los golpes de Estado los dan los políticos y este es un golpe de Estado, lo que está pasando acá...

Saravia: ...esta manera es un golpe de Estado y a nosotros nos van a encontrar siempre enfrente de quien intente dar un golpe de estado directo o indirecto, por la vía que sea porque acá se está modificando la Constitución de la República. Y por lo tanto, es un golpe de Estado técnico a la Constitución de la República.

Fabrizzio: No, si ayer pateabas una piedra y salían tres o cuatro héroes ¿eh? Ah, paraban el pecho allí y todos defendían.
Y el propio Michelini manifestó que él espera que esta ley no sea utilizada, la ley que se votó ayer, que la discutieron y que hoy estará en la Cámara de Diputados. Michelini dijo que él espera que sea una ley subsidiaria, o sea una ley que no se aplique, salvo que algún juez determine que los delitos prescriben. Pero que es una ley que en realidad ellos esperan que no se aplique.
Nuevamente se entra en el tema de derechos humanos pidiendo disculpas, de puntas de pie, manifestando que en realidad lo que se está haciendo se espera que no se utilice...

Michelini: ...son delitos de lesa humanidad y por lo tanto no prescriben. Los hay en el parlamento y fuera del Parlamento. Y hay compañeros de quien habla conversación jurídica muy buena que dicen que estos delitos no prescriben. Es más, varios de los integrantes que el jueves 20 vinieron dijeron que estos delitos no prescriben, incluido el más obvio de todos, el de la desaparición forzada porque es un delito que es permanente. Mientras el cuerpo no aparezca sigue siendo secuestrada la víctima y por lo tanto, en todo caso la prescripción debería contarse de aquí en más. Y por lo tanto nos dicen no legislen al respecto, los crímenes de lesa humanidad no prescriben.
Y por lo tanto, si el fundamento y el objetivo que ustedes tienen es que haya justicia, o que se pueda investigar y que se pueda saber la verdad, independiente si la justicia se alcanza o no porque alguno de los que pueden haber sido responsables de los crímenes ya han fallecido o están muertos. Bueno, el hecho de que no prescriben los crímenes es un elemento muy importante, yo comparto que no prescriben.
Ahora, si después la Suprema Corte de Justicia del Uruguay dentro de tres años nos dice que prescriben, ¿Cuál es la responsabilidad que tenemos aquellos que creemos en esta causa de no haber hecho nada? se lo preguntamos al Dr. Risso, yo creo que tengo por acá las actas, señor presidente. Y él me contestó con mucha honestidad, porque yo le insistí, él dice, todo esto lo va a determinar la Suprema Corte porque unos u otros, o los familiares o los responsables o los que se cree que son responsables de esos delitos aberrantes, presentarán recursos, se ira a apelaciones y terminará en la Suprema Corte de Justicia. O sea, si los jueces creen que esto no prescribe, quienes van a ser investigados van a decir que esto prescribe. Y si los jueces creen que prescribe, quienes son los abogados de los familiares de las víctimas van a presentar por los propios fiscales los recursos para decir que esto no prescribe y van a terminar en la Suprema Corte de Justicia.
Entonces yo le preguntaba al Dr. Risso: ¿y si al final de la película la Suprema Corte de Justicia dice que prescriben, en qué situación nos encontramos? Y él termina, hace una larga disertación y después dice: Claro, el problema pudiera ser que se dé la hipótesis que plantea el señor senador Michelini, es decir, que después alguien les impute a los legisladores no haber hecho nada cuando estaban en plazo. Por supuesto que es un problema.
Yo no quiero que pese en mi conciencia, señor presidente, que aunque yo creo que esto no prescribe, que no esté clarificado y que se nos pueda imputar que no hicimos nada. Porque más allá de la verdad y más allá de la justicia, acá hay un talante que el Estado tiene que tener con las víctimas. Hay dos formas de encarar este problema, un problema es estar del lado de las víctimas, ampararlas, contenerlas, atenderlas, hacer todo lo posible por reparar esa situación. Y otro lado es obviarlas, no importarles, tener indiferencia, no es nuestro problema.
Cada vez que se buscan restos de desaparecidos en las unidades militares, nadie puede garantizar que vayan a haber restos. Lo que estamos haciendo, señor presidente, es ponernos del lado de ellos, estamos haciendo todo lo posible por reparar esa situación, incluso para que una familia pueda enterrar, como es nuestra tradición, a sus seres queridos.
Fue tal la magnitud de la Ley de Caducidad que cuando en el año 97, si no me equivoco, presentamos una denuncia con respecto a que había restos en los cuarteles y un juez dio el proceso de investigación para que se pudieran buscar esos restos en los cuarteles. Era una denuncia fundada, venida de información militar aportada a partir de una gestión de la Presidencia de la República en ese momento, del segundo gobierno de Julio María Sanguinetti, no era cualquier denuncia. Y luego se la incorporó a la Ley de Caducidad, no sé por cuál artículo porque acá no se estaban buscando a los responsables, acá lo que se estaba tratando era de encontrar los restos de las personas que habían desaparecido.
Y eso es lo que nos anima. Es más, nosotros preferiríamos que sea una ley subsidiaria. ¿Qué significa esto, señor presidente? Una ley que solo se aplicara si los jueces parten de la idea de que estos crímenes prescriben.

Fabrizzio. ¿Por qué dejé todo el argumento? Porque el argumento y el diagnóstico de la situación era el correcto o parecía el correcto. Pero después terminó diciendo que la ley que se estaba votando y que habían traído para allí esperaban que no fuera aplicada. Es decir, generaron una ley y una discusión y aprobaron una ley que esperan que no sea aplicada, después de haber dicho todo lo anterior. Por eso era válido escuchar todo lo que se decía antes para después terminar diciendo que esperan que la ley no sea aplicada. Esta ley que crearon que en realidad no es ni anular la Ley de Caducidad ni derogarla, es una ley que intenta que algunos delitos no prescriban. Y aun así esperan ni siquiera ni tener que aplicarla.
Y dentro de los partidos políticos de la oposición utilizaron muchas veces al propio Frente Amplio para defender la Ley de Caducidad. Uno de ellos fue Francisco Gallinal que dijo que acá tuvimos a Fernández Huidobro que ahora no puede renunciar porque ya renunció y tenemos a Rodolfo Nin Novoa que nuevamente está ausente en la jornada de hoy y ha pedido que lo suplante Gustavo Guarino. Esto nos da la razón a nosotros...

Gallinal: ...que se apruebe este proyecto porque ya renunció. Y hay hechos que se van a repetir y que se han repetido, el señor senador Rodolfo Nin Novoa vuelve a pedir licencia como la pidió en aquellas circunstancias seguramente porque sigue discrepando con el proyecto. O sea que desde la propia bancada oficialista se nos termina dando la razón.

Fabrizzio. Y también lo hizo Pedro Bordaberry, el senador del Partido Colorado. Bordaberry manifestó que Tabaré Vázquez con el día del “Nunca más” ya había intentado sellar esta situación. Y de esa manera manifestaba lo siguiente...

Bordaberry: ...nunca más dictadura, nunca más los hechos de la década del 60, nunca más, decía en sus palabras, un uruguayo levantando un fusil contra otro. Y ahí fuimos todos, blancos, colorados, frenteamplistas e independientes, civiles, militares, ricos y pobres, todos estaban allí convocados por el Dr. Tabaré Vázquez bajo esa consigna que nos unía.

Fabrizzio: Bordaberry también manifestó que el propio general Líber Seregni, Astori y el propio Mujica también defendieron la Ley de Caducidad a través de lo que fue la determinación de la gente en aquel momento. Y se servía Bordaberry de declaraciones de Seregni a Neber Araújo...

Bordaberry: ...el periodista Neber Araújo sobre si se había terminado el tema de la Ley de Caducidad, Líber Seregni decía en un reportaje que ha circulado por las redes sociales en estos días, que en lo que tiene que ver con haber establecido que no había penas, que el Estado aplicaba su derecho a imponer penas, eso fue palabra santa –decía Seregni.
Se le volvió a preguntar y Seregni reiteraba: eso quedó laudado, palabra del pueblo, palabra santa.
Disculpe señor presidente que recuerde palabras suyas y de nuestro actual presidente de la República. Creo que tengo el deber de hacerlo.

Fabrizzio: En relación a estas declaraciones damos punto final con lo que era la discusión que se daba a lo último cuando ya se había votado el proyecto de ley, 16 en 31 y el senador Carlos Gamou pedía la palabra pero según el presidente de la Cámara la pedía equivocada y Gamou termina intentando hacer un ensayo, de relatar unos versos y hasta se equivoca en los mismos. Creo que además cerró con un moño toda la equivocación que fue el debate de ayer. Porque muchos dicen que el peor debate es el que no se da, pero en realidad ayer escuchando el debate que se dio en el parlamento creo que hasta esa premisa cayó. Porque la verdad que hay debates que en realidad cómo se dan confunden a la gente y uno se explica muchas cosas a partir de lo que se dice allí. Por qué suceden cosas ¿no? porque la verdad cansan, mezclan, manipulan y finalmente ese debate es un desastre.
Tan desastroso como el final...

Gamou: ...como las muchas que se manifestaron hoy.
Ahora bien, o mejor dicho, ahora mal, señor presidente, estoy seguro que juzgarán como una de las páginas más oscuras y lamentables de la historia del Parlamento uruguayo aquel triste mes de diciembre de 1986 cuando se consagró la aberrante impunidad...

Astori: Señor senador, estábamos considerando el artículo 4º, le ruego que finalice su posición...

Gamou: Estoy fundamentando el voto, señor presidente...

Astori: Pero no del artículo 4º, señor senador. Ya fundamentó en general el proyecto y lo hizo durante el tiempo reglamentario, le pido que colabore con la mesa...

Gamou: Yo colaboro con la mesa y entonces termino diciendo que el artículo 4º, proyecto de ley o en todo caso voy a terminar con mi afirmación que creo que nos compete a todos los que estamos acá. Por los chiquitos que faltan, por los chiquitos que vienen, uruguayos, nunca más.

Fabrizzio: Muy bien.
Les informó Fabrizzio Acosta Machuca.

Compartir este post

Comentar este post