Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay: El modelo Sanguinetti, las cosas y las cacerolas.

2 Febrero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Por Gonzalo Perera

 

Corría el año 1939. El filósofo madrileño José Ortega y Gasset, en una conferencia dictada en La Plata, pronunciaba estas palabras: "¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos".   

 

En este pasaje debe haberse inspirado una frase de un connotado político compatriota, hoy senador, poseedor de una finísima inteligencia, un muy elevado nivel de ilustración y un profundo conservadurismo en el sentido más cabal del término (conservar inalteradas las estructuras, instituciones y núcleos   del poder societario). Su versión de la frase, debidamente contextualizada, brinda la mejor definición del conservadurismo ilustrado.

 

Sangui.jpgJulio María Sanguinetti en su primer mandato presidencial ejercía un curioso magnetismo sobre las cámaras televisivas, particularmente las de canal 10, fenómeno  seguramente ajeno a las viejas y queridas leyes de Maxwell que rigen la atracción electromagnética en general. Ante esas cámaras, el Presidente que tomaba la conducción de una sociedad profundamente movilizada, agremiada, politizada, que había manifestado. caceroleado y hecho saber su sentir por las vías más imaginativas y eficaces, lanzó su convocatoria

 

"¡Uruguayos, a las cosas!"

 

¿Qué sentido tenía esa frase en ese contexto?

 

¿Convocar al pueblo uruguayo a la unidad, a la tolerancia, a la mancomunión de esfuerzos?

 

Absolutamente descartado. El Uruguay venía de templar la capacidad de unirse en la diversidad. Había  gestado un gran acuerdo nacional, la Concertación Nacional Programática (bautizada CONAPRO por Omar Defeo Scala, recordado periodista de muy particular empatía con el entonces Presidente). CONAPRO que el Dr, Sanguineti rápidamente se encargó de condenar a cajón perpetuo, reemplazándolo por una  caricatural reducción a un "gobierno de entonación nacional".Un gobierno no muy entonado, por cierto, donde el coro tenía un omnipotente director, que agitó la batuta del veto en allegro molto vivace. Todo un Von Karajan.

 

¿ Pretendía acaso llamar a los uruguayos a esforzarse más en sus trabajos, en la producción, en el estudio? Sería un gesto asaz grosero, ante un pueblo que tenía años subirse a un andamio sin saber si  bajaría, hacerse a la mar por la comida, trabajar sin derecho a queja en dos o tres lugares, o salir a vender caramelos  a la edad de jubilarse y jugar con los nietos.

 

 

A mi entender, la convocatoria sanguinettista era lisa y llanamente un llamado a la  desmovilización social. Dicho de manera caricatural: " ya pasó la dictadura y con ella ya pasó el tiempo de asambleas, manifestaciones y caceroleadas: ahora cada quien para su casa, a dejar gobernar a los políticos profesionales y a votar una vez cada cinco años".

 

 

Pero para analizar la consistencia de esta interpretación, y sin entrar jamás en el terreno del agravio a la persona, sino del análisis de las ideas y posicionamiento políticos, repasemos algunos hechos notorios :

 

1) En 1972, como Ministro de Educación y Cultura del gobierno de Juan María Bordaberry, el Dr. Sanguinetti fue el autor de la "Ley General de Educación N° 14.101", que terminó con la autonomía de cada nivel de la Enseñanza para concentrarlos en el Consejo Nacional de Educación (CONAE) como único ente autónomo para la educación pública primaria y secundaria, habilitado a controlar y penar las actividades de los estudiantes o docentes que  a su entender fueran consideradas alteraciones del orden público (como una simple asamblea, vale especificar). Honremos lo hecho: el Dr. Sanguinetti no participó de modo alguno del Golpe de Estado en sí, pues renunció a su cargo varios meses antes de que los delirios medievales de Bordaberry abrieran de par en par las puertas al terror desenfrenado, y es sabido que  fue opositor a la dictadura. Pero desde su concepción conservadora, cultora de la preservación de la autoridad y el orden establecido por encima de todo otro bien social, construyó un marco legal represivo en la Educación Pública del que la dictadura bien y mucho se serviría.

 

2) En cadena nacional de radio y televisión, dunate su primer mandato, el Presidente Sanguinetti disparó su célebre frase "este gobierno no perdió ninguna huelga". Visión sanguinettista de la sociedad: gobierno en esta vereda,sindicatos en la otra, y e acto de buen gobierno quebrarle la muñeca a los trabajadores organizados en la pulseada. No parece ésta ser la visión del manifiesto de Bad Godesberg (pilar de la socialdemocracia europea) a la que tanto alude el Dr. Sanguinetti ante audiencias europeas, o ni siquiera en sus tertulias con su amigo Felipillo,  antes socialista en la clandestinidad, luego presidente 14 años y hoy asesor de Carlos Slim.

 

3) En "defensa de las instituciones", que serían quebradas por la caja fuerte del Teniente General Hugo Medina (luego curiosamente recompensado con el Ministerio de Defensa), su gobierno promulgó, la "Ley de caducidad de la pretensión punitiva del Estado". ¿Qué institucionalidad se preservó? No la democrática, que con la "Ley de amnistía al terrorista de Estado" más eufemística del planeta, fue arrastrada por el barro, adosando a la Constitución una nueva categoría de ciudadanos: los intocables para la ley. Lo único  que se salvaba con ese adefesio jurídico y ético era la institucionalidad represiva y el tradicional modelo de las Fuerzas Armadas como fusiles que apuntan hacia adentro, último resguardo del poder económico y social.

 

4) Cuando surgió la campaña por el voto verde, Sanguinetti desplegó una campaña de terror mediático, anunciando las siete plagas de Egipto (sin contar a Hosni Moubarak). Este recurso extremo en todo conservador (el miedo fantasmagórico a lo que puede llegar a pasar , con niveles de  creatividad dignos de una sesión de delirio lisérgico), llegó, según testimonio de Jose Luis Guntin (“La vida te da sorpresas”, pp. 206-209, Editorial Fin de Siglo, 2010)  , asesor directo del Dr. Enrique Tarigo en la época, al extremo de avalar una impactante sugerencia de Omar Defeo: censurar el spot televisivo en que Sara Méndez pedía en el voto verde  ayuda para que madres como ella encontraran a sus hijos apropiados. Su conducta posterior en el caso Gelman, de absoluto ocultamiento, puesta en evidencia hasta por su correligionario-adversario Jorge Batlle, no hizo sino llevar al extremo de lo inocultable su posicionamiento más papista que el papa en cuanto a bayonetas se trata.

 

12.jpg

   Es evidente que Sanguinetti es un muy eficaz constructor de estrategias de mediano y largo plazo, un hombre capaz que quebrar la cintura en la jugada táctica para mantener inalterado el rumbo estratégico. La frase de "¡Uruguayos, a las cosas!" debidamente puesta en contexto histórico y del pensamiento de su autor, es la expresión más nítida del conervadurismo ilustrado: "ciudadano, vote cada cinco años y no se meta en los asuntos del poder". Y este principio, logró lo que suele llamarse en sociología un "consenso social". Nos guste o no nos guste, con las atenuantes del caso, "el modelo Sanguinetti" se impuso con absoluto éxito en el país.

 

    La desmovilización, la concentración en la esfera de la vidal ndividual, el dejar la política para los políticos, la economía para los economistas y los derechos humanos en la caja fuerte de Medina, se hizo cultura hegemónica. Naturalmente que muchísimos militantes siguieron haciendo sentir su voz con aún más fuerza, constituyendo la honrosa excepción a la regla. Y ante la debacle del gobierno de Jorge Batlle, hasta las "cuatro por cuatro", las mismas que otrora pidieran bajar el costo del Estado, muy furibundas salieron de manifestación y protesta. Es así que al día de hoy, en el propio Partido Colorado, la incidencia de Sanguinetti se disimula o critica. Pero fue el hombre que cimentó los pilares de la cultura política aún vigente. No entenderlo es no compreder ni qué partido se está jugando, ni donde está la pelota y sobre todo, desconocer quién es el armador de juego del equipo adversario.

 

    Pues el "modelo Sanguinetti" goza de muy buena salud. Aún en el mimísimo FA hay sobrados testimonios de que en lugar de la participación y la crítica, se prefiere una fuerza política que "deje hacer", que "no ponga palos en la rueda", que "no se meta con los que realmente saben".

 

 50416 295041783851 6572799 n   Ante los patéticos bramidos de un conjunto de militares  admiradores del fascio littorio, retando al gobierno, al Poder Judicial, a la sociedad entera, un conjunto de compañeros convocó a una caceroleada para ayer Lunes de 20.30 a 21, como señal de repudio a estas provocaciones. Adherí fervorosamente a la convocatoria. Y no me importa si tuvo más o menos repercusión. Pues atisbo en esta actitud un punto de inflexión en nuestra cultura política, que, bien vale enfatizarlo,  no viene como "bonus track", de regalo con ningún resultado electoral en que ganen "los buenos". Las culturas políticas pueden determinar resultados electorales, pero los últimos no cambian por sí solos y arte de magia las estructuras ideológicas y culturales hegemónicas.

 

    Concretamente, muchos uruguayos, entre los que me incluyo, ya no aceptamos más el "modelo Sanguinetti". No postulamos la cacerola permanente, pero creemos que toda conquista social tiene gente movilizada atrás: en la calle, en textos, en las conversaciones contidianas. No postulamos el infantilismo, la improvisación, el facilismo, la demagogia o el criticar desde el pedestal de los impoluto esclarecidos. Bien por el contrario, creemos que nada es más maduro y responsable que convocar gente,  sumirse en el barro y darse baños de realidad, humildad. Pues creemos que la PARTICIPACION efectiva de la gente- insisto, por el modo y vía que sea, por la que cada uno pueda aportar - es una de las llaves para abrir camino a una nueva sociedad.

 

167716_1770169183103_1505442787_1863458_34712_n.jpg    Por ello, sin descuidar nunca "las cosas", querido lector, resulta de muy buen criterio tener  a mano una buena cacerola. Y si es necesario, sacrificarla en pos de una excelente causa: hacer oír, aunque sea por un rato, a quienes los micrófonos rehuyen, no pocos líderes desprecian, y la cultura hegemónica, lisa y llanamente ignora.

Compartir este post

Comentar este post

Gonzalo Perera 02/03/2011 03:05



Querido compañero Néstor: el día que no nos dé bronca cuando no nos salen las cosas del todo bien en la militancia, será que nos transformamos en burócratas de la política y dejamos de ser
luchadores sociales. Bienvenida sea la capacidad de indignarse y sentir bronca, más cuando hay ya años de pelearla, creo que no hay mayor señal de juventud espiritual que la capacidad de
indignarse por lo injusto y abyecto. A veces jóvenes de edad no tienen esa capacidad, anestesiados por escapismos varios (ser barra brava de un club, la vida fácil, la pasta, idiotizarse con la
TV...hay mil maneras) y ese es uno de los problemas de nuestros días: que no se nos envejezcan espiritualmente los gurises. Pero en fin, estas cuestiones generales no se resuelven ni en una ni en
dos movilizaciones, son procesos.


Sobre la movilización en sí, en mi barrio (El Pinar) estuvo bastante bien, pero por lo que he visto fueron varios barrios en los que pasó lo que contás. Creo que para el tiempo con que se
convocó, y por los medios que se hizo (sin ningún medio masivo haciéndose eco, faltaba más), mucho más no se podía esperar. Pero al menos tuvieron que sacar en los informativos tomas de la Plaza
Liber Seregni y ya el PIT-CNT está convocando a una movilización por la temática, con más tiempo y organización.


Por lo tanto, sin exitismos baratos que no conducen a nada, creo que el balance no es negativo. Fue un paso adelante. Quizás más corto de lo que  vos y yo hubiéramos deseado, pero fue
pa´lante.


Hay que seguir. Como vos decís: tanto va el cántaro a la fuente......


Te agradezco haber comentado mi nota.


 


Abrazo fraternal


Gonzalo


 



Néstor 02/02/2011 09:52



Estimado compañero Gonzalo, suscribo tu articulo, pero en lo puntual sobre la caceroleada convocada, debo decirte que no tuvo la respuesta que muchos esperábamos, y te describo en forma breve la
experiencia, dado que con mi compañera vivimos en zona de chacras próximo a Pajas Blancas, se nos ocurrió subirnos al cachilo y movernos cacerola en ristre hacia el Cerro y de allí a La teja, por
supuesto todo esto entre las 20 y 30 y las 21...que dos zonas no es cierto?, bueno para frustración nuestra, no oímos en ninguna de las dos zonas el más leve sonido de protesta ante esta nueva
despótica bravuconada de los gorilas nostalgiosos.


Por cierto que volvimos a nuestra casa con sentimientos y sensaciones de tristeza, y pensando en el  porqué, sobretodo en esta segunda oportunidad nos fué como nos fué con la votación de la
"rosada", en fin, ya con mis 66 años encima y después de presenciar la gestación y el alumbramientode aquella fuerza política tan prometedora, donde siendo jóvenes acompañamos, militamos y
participamos con el mayor de los entusiasmos, y ver hoy esta realidad, debo confesar que muchas veces me gana el abatimiento y la pena, por suerte siempre termino como ahora, "embroncado", y la
bronca es señal de que aún nos quedan restos para seguir peleando por un país mejor, dentro de un mundo más justo y más solidario.


En fin.... "tanto va el cántaro a la fuente, que al final....."