Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

URUGUAY EL PAIS DE LA "CORRUPCIÓN PERFECTA"

28 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

La Columna de Elliot Ness

SEGUNDA PARTE: LA SUJECIÓN DEL PODER JUDICIAL A LOS INMORALES DESIGNIOS DE LOS GOBERNANTES CORRUPTOS.

      La honrosa colocación de Uruguay, durante algunos años, como uno de los países latinoamericanos  con menores índices de corrupción en los Gobiernos, fue una de las más grandes equivocaciones de TRANSPARENCIA INTERNACIONAL. Hoy comenzaremos a develar las causas de tan craso error.
      Los gobernantes corruptos se sustentan en 4 pilares fundamentales:

a) el control de la Justicia;

b) el control de los medios de comunicación;

c) en el desconocimiento a los organismos nacionales de control y en la interferencia en la información que se eleva a organismos internacionales como Transparencia; y

d) en el fomento de la corrupción en todos los estamentos de poder a fin de crear una pirámide de involucrados que amalgamados por la complicidad, sean garantía del necesario silencio.


      En cada uno de estos items se necesita, para su mayor efectividad, el apoyo de grupos de presión que por sus procedimientos podemos calificar de mafias. Estas pueden estar manejadas por individuos ajenos al poder político y que simplemente están a su servicio a cambio de protección e inmunidad, o en otros casos, estas mafias han sido creadas por los propios políticos. Un ejemplo claro y muy conocido -a nivel nacional e internacional- de mafias creadas y dirigidas por políticos, lo tenemos en el Uruguay. Este tipo de organización será analizado en próximas notas. Ahora vamos a limitarnos a desarrollar el primer punto que expusimos como sustento fundamental de la impunidad de los gobernantes corruptos.


      El control de la Justicia
      Se ejerce a través de una multiplicidad de formas operativas. La mejor manera de exponerlas es dando algunos ejemplos, y no necesitaremos alejarnos de nuestro país para ir en su busca:

a) La negación de recursos.  Nada puede ser más peligroso para los gobernantes corruptos que una Justicia independiente y dotada de recursos financieros y técnicos. En las últimas décadas los dineros públicos que no se robaron fueron dilapidados infamemente y la Justicia fue la destinataria de las moneditas sobrantes. Hoy tampoco hay recursos financieros suficientes para este Poder del Estado, pero no es porque se le nieguen para salvaguardar impunidades, sino porque, simplemente, después del saqueo de los gobiernos anteriores no quedó un solo peso. Recibimos en herencia una deuda externa que no sabemos ni como se generó ni a donde fueron a para esos dineros, aunque hace unos años Mr. O´Neil, Secretario del Tesoro de los EE.UU., nos aclaró bastante sobre el tema al denunciar que los “gobernantes corruptos de Argentina, Brasil y Uruguay que se llevaron  a sus cuentas privadas los dineros prestados a los pueblos“ fueron los causantes de la actual realidad de pobreza y miseria . Y gracias al legado de vacío absoluto  que Sanguinetti le deja a Batlle en el 2000 y que éste no puede revertir, el Uruguay llegó al extremo (paradoja risible sino fuera tan trágica) de tener un Poder Judicial enjuiciado por deudas, como lo denunció hace 2 años el entonces Presidente de la Suprema Corte, el Dr. Gervasio Guillot.

b) Desconocimiento y afrenta al Poder Judicial. En la mayoría de los casos por parte de  quienes se amparan en sus fueros para cometer toda clase de atropellos, y lo que es peor (y va un ejemplo) cuando son citados por la Justicia se presentan ante ella para burlarla olímpicamente, como lo hizo Julio Luis Sanguinetti cuando al ser citado para una pericia oral.... presentó un escrito.

c) Obstrucción desde los otros poderes del Estado. En el Uruguay se ha llegado al extremo de obstruir al Poder Judicial en forma manifiesta y desembozada. Un ejemplo. Esta denuncia fue publicada –hace 11 años- en el diario “El País”, y efectuada –nada menos- que por el Dr. Raúl Alonso De Marco, Presidente, en ese entonces, de la Suprema Corte de Justicia. Transcribo: “Las oficinas del Estado muchas veces, desgraciadamente, no colaboraron como debería esperarse; es notorio que algo así ocurrió en el caso del BANCO COMERCIAL. Las propias oficinas del Estado, se negaron a prestar auxilio a la Justicia”. Hasta aquí la cosa es grave, pero nada más. Pero más adelante agrega, reiterando el ejemplo y enfatizando: “Teóricamente no se pueden negar; pero de hecho ocurrió en el caso del BANCO COMERCIAL. No uno, sino varios organismos del Estado se negaron a contestar”. En cualquier parte del mundo –realmente libre y respetuoso del sistema democrático republicano- declaraciones de tan grave tenor hechas por un Presidente de la Suprema Corte de Justicia, habrían tenido tremendas repercusiones. Porque a la gravedad de lo explícito en las denuncias del Dr. Alonso De Marco –obstrucción a la Justicia por parte de organismos del Estado- debemos sumarle la gravedad de lo implícito. Porque no se acusó a un solo organismo del Estado. En ese caso, los denunciados serían exclusivamente sus jerarcas, y por lo tanto podrían ser los únicos responsables de la obstrucción; pero las cosas cambian cuando el Presidente de la Suprema Corte denuncia que “no uno, sino VARIOS organismos del Estado se negaron a contestar”. Y salvo que a tal entente se haya llegado por inspiración Divina, de no ser así, deberíamos buscar a quien –o quienes- por encima de las jerarquías de esos varios organismos, hubieren tenido el poder de sugerir u ordenar esa negativa de colaboración. Creo que es importante que la ciudadanía llegue a conocer, algún día, el nombre de ese “QUIEN”, o “esos quienes”, que abusando de su poder intervinieron en desmedro del libre accionar de nuestra Justicia, obstruyéndola en un caso de presunta –en aquel momento- corrupción, y que hoy, COMPROBADA LA MISMA, hubo afectado a miles de ahorristas, y por generaciones, a todos los uruguayos. Reitero, estas denuncias fueron publicadas hace 11 años (el 4 de Agosto de 1995) en el diario “El País”. No hubo repercusiones. Como siempre, se silenciaron las respuestas, la forma más eficaz de que las cosas se diluyan prontamente en la frágil memoria de un pueblo permanentemente adoctrinado en la conveniencia de no mirar el pasado, de no tener ojos en la nuca, de tener “memoria corta” etc. etc..

d) Rotación de jueces y fiscales. En la mayoría de los casos en que han estado involucrados importantes personajes de la política, ya fuere graves asuntos de corrupción e incluso crímenes, es fácilmente comprobable la rotación, en algunos casos muy numerosa y vertiginosa, de los jueces y/o fiscales asignados. Hubo un caso, el crimen del empresario González -aún no resuelto- que ha estado a estudio de 7 jueces, uno de los cuales abandonó la investigación por decisión de su señora esposa, la cual, instigada por no se sabe quien, una noche lo incineró en su propio lecho. Nunca se sabrá a ciencia cierta quien decidió los otros cambios (podría ser el mismo que instigó a la dama piromaníaca) aunque en los ámbitos judiciales se tiene plena certeza de su nombre.

e) El apoyo de las mafias.  Aquí solo diremos que muchos de los denunciantes de casos que involucraban a personajes de la política, ni siquiera pudieron acercarse a las puertas de los Juzgados en virtud de la “amable sugerencia” a retirarse efectuada por estos grupos de presión. Este punto lo analizaremos en la nota sobre las mafias creadas por el poder corrupto.

f) Sustentar la permanencia de jueces y fiscales venales. Se ordena a los servicios de inteligencia la investigación del accionar de jueces y fiscales. Todos aquellos que son descubiertos en actos de soborno siguen en sus puestos y pasan a integrar la lista de chantajeados servidores de los gobernantes corruptos.


      Hemos expuesto algunas de las formas operativas del poder corrupto para mantener su impunidad, pero solo las atinentes a  la sujeción del Poder Judicial a sus inmorales designios.
Y ahora nos preguntamos: ¿como podemos pedirle a nuestra Justicia que investigue los crímenes y atentados contra la integridad física o síquica o moral de quienes se atrevieron a denunciar los actos de corrupción de los poderosos?; ¿Cómo podemos llegar a esclarecer tantos gravísimos delitos si tenemos una Justicia no solo vendada, sino maniatada y amordazada?. De todas maneras, este sombrío panorama tiene una gran ventaja, no sé si para el país, pero sí con seguridad para quienes fueron los más grandes corruptos de nuestra política: figuramos entre los países de menor corrupción en Sudamérica. Y no podía ser de otra forma, porque donde no hay Justicia –por estar obstruida o inhibida de actuar con eficiencia por falta de recursos- y donde los dueños de los grandes medios de comunicación son cómplices de estos inmorales al silenciar sus desmanes, solo pueden llegarle a los controladores internacionales de la corrupción, la versión de que somos un país santificado (y quizás lo crean, tuvimos dos veces por presidente a San Guinetti). Y todo esto sin tener en cuenta que sustituimos una ONG como “TRANSPARENCIA URUGUAYA”, valiente informadora de probadas verdades (por ello desapareció) por una dócil y manejable “Uruguay Transparente” creada por los corruptos con los fines espurios de filtrar todo informe que los pudiera perjudicar. Y si bien en esta Institución hay hombres muy honestos, solo son los suficientes y necesarios para hacernos creer que el resto (los que impiden que se divulgue la pudrición) son de igual estatura moral. Esto me trae a la memoria una frase de Wilson Ferreira Aldunate (éste sí, un gran estadista) proferida hace más de 30 años: “lo único que extiende la podredumbre es el afán ciego que algunos tienen de ocultarla, simplemente tapándola”. Y el afán más grande, entre los muchos “afanes” de un ex gobernante uruguayo hoy defenestrado por el pueblo, ha sido ese: tapar su pudrición y la de su grupúsculo. Y por ahora ha tenido éxito.... por ahora. Sobre este punto, el pueblo uruguayo mantiene la gran esperanza de que el actual Gobierno del Encuentro Progresista cumpla con sus promesas pre electorales y actúe con el coraje y la dignidad demostrada en el tratamiento de los casos de violación a los derechos humanos durante la dictadura cívico militar. En estos casos se avanzó muchísimo al hacer aparecer los restos de las personas desaparecidas, aunque los responsables no hayan recibido el merecido castigo. En relación a las violaciones a los derechos humanos cometidas por los grandes corruptos que advinieron al gobierno luego de la dictadura, solo podemos decir que si bien los dineros desaparecidos no habrán de aparecer jamás (no se dude),  por lo menos castiguemos a los responsables, aunque solo sea sometiéndolos a la repulsa del pueblo. Y de esta forma, estaremos librando a los actuales gobernantes de que la Historia los juzgue como cómplices.

Autor: Miguel Liard
Tomado de BPP Color

Compartir este post

Comentar este post

Néstor 10/28/2010 15:40



Excelente y valiente artículo, cuanta injusticia, cuanta impunidad de todo tipo campea en el paisito, cuando será la hora que los uruguayos por lo menos podamos saber quienes son los responsables
de tanta "podredumbre" al decir de Wilson.


Este gobierno prometió muchas cosas, y el anterior también....me parece que nos están mintiendo,...... será tal vez que forme parte de la mafia a la cual se refiere el artículo?