Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Uruguay - Entrevista a Ricardo "Chango" Cajigas, secretario general de la Unión Ferroviaria (UF)

7 Septiembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

2997924180_98ed031aec.jpg
 
 "Nosotros somos independientes del gobierno"
 
 
En Lucha Nº 2
Agosto-Setiembre 2011
periodicoenlucha.enlucha@gmail.com
 
 
Para el gobierno, lo principal en AFE es "hacer negocios" y no las "relaciones laborales". Lo declaró el ministro Enrique Pintado (Entrevista en Búsqueda, 11-8-2011). Imposible una mejor fotografía del "progresismo". Y de sus intenciones. Aunque haya puesto un "negociador" para "contemplar" las demandas de los trabajadores. Es que los antecedentes de Julio Baraibar (actual "embajador itinerante" del presidente Mujica) como Director Nacional de Trabajo y ministro de Trabajo y Seguridad Social, no permiten abrir una carta de crédito. Bastaría recordar una categórica afirmación suya para saber de qué lado está: "Si en este momento les entregáramos los medios de producción a los trabajadores, fundiríamos el país". (Entrevista en Crónicas Económicas, 10-11-2008). Los trabajadores ferroviarios lo tienen claro, como dice el compañero Cajigas. En Lucha conversó con él para conocer de primera mano la realidad de AFE, el balance de las movilizaciones, y las propuestas del sindicato. No sólo para impedir el avance del proyecto privatizador, sino en cuanto a las perspectivas de AFE como empresa pública. 
 
-Desde el primer gobierno de Sanguinetti recordamos intentos de desmantelamiento de AFE, ¿cuáles son las principales carencias que actualmente tiene el Ente para desarrollar plenamente su rol?
 
Primero la falta de voluntad política. Ahora les entró el apuro en el tren de carga por varias razones: aumento de la producción nacional que debe sacarse a puerto, lo mismo del lado brasilero y les queda más cerca los puertos uruguayos que los suyos propios, colapso del transporte por carreteras (debido tanto a lo caro de mantenerlas como a la saturación de camiones sobre las rutas); aumento de la accidentalidad (producto de lo anterior); ahorro de divisas en combustible a lo que los precios de éste suben constantemente. En el de pasajeros no quieren invertir por eso las exploraciones de los argentinos. Segundo la falta de inversión.  No existe ninguna empresa (independientemente del derecho en que trabaje, público o privado) que pueda desarrollarse y competir sin inversión en material, tecnificación, capacitación, etc. Y AFE es una empresa en competencia en contra de la creencia común que dicen que es monopólica.  La carta orgánica de AFE dice que debe transportar carga, pasajeros y encomiendas.  En eso está en competencia con los camiones y los ómnibus.  En AFE hace 30 años que no se hace inversiones serias.    
       
-¿Qué dimensión tienen en AFE el transporte de cargas (ya sea para otros organismos públicos o para privados) y el de pasajeros? ¿Cuál sería su potencial si se solucionaran las carencias anteriormente mencionadas?
 
Actualmente transporta entre 1:000.000 y 1:200.000 toneladas anuales. La demanda para el 2012 es aproximadamente el doble.  Para el 2013 o 2014 el triple, es decir tres millones y medio de toneladas.  En el área metropolitana de Montevideo vive la mitad de la población de Uruguay.  El boleto de tren tiene un costo que es aproximadamente el 60 % del de ómnibus.  Imaginen ustedes el mercado potencial si se invirtiera para modernizar y proveer de servicios ésta área.   
 
-La reestructura que pretende realizar el gobierno, ¿satisface esas necesidades? ¿cómo interpreta la UF los planes del gobierno para AFE?
 
No. La reestructura del gobierno apunta sólo a la carga. Lo hace pensando sólo en la demanda existente que es con pocas excepciones sólo explotación extractiva.  No se imagina trenes corriendo con tarifas baratas para apoyar una industria nueva, ni siquiera como un incentivo limitado en el tiempo.   Además pretende hacer todo esto privatizando a través de la tercerización por áreas de AFE.  
 
-¿Qué instancias se realizaron entre los trabajadores para arribar a estas conclusiones y cuál fue el proceso por el cual la UF llegó a estar en conflicto?
 
Asambleas de delegados y giras de la directiva con asambleas por sección recorriendo todo el país cada dos o tres meses.  Boletines informativos cada tres o cuatro meses y hojas informativas cada vez que fue necesario.  Y el 21 de julio una gran asamblea de todos los ferroviarios, todos, no sólo los delegados.  Pusimos ómnibus desde todos los puntos del país, nos movilizamos por 18 de julio y luego nos reunimos en asamblea unos 600 trabajadores en un gremio que tiene 800 afiliados y 1.044 funcionarios en total.
 
-¿Es posible conocer los principales lineamientos que tienen aprobados los trabajadores para desarrollar la lucha?
 
La modificación del texto del artículo 166 de la rendición de cuentas que crea la reguladora en el ámbito del Ministerio de Transportes y Obras Públicas (MTOP).  La fijación de un número permanente y mínimo de trabajadores para la infraestructura de AFE, tal manera de conservar una plantilla de empleados públicos y atenuar los efectos de la tercerización. El rechazo y oposición a la creación de la sociedad anónima en las condiciones que plantea el gobierno, es decir el derecho privado.
 
-El Gobierno cambia los interlocutores con la UF colocando a Baraibar como su elemento de confianza; el sindicato resuelve suspender las medidas a partir del 9 de agosto; ¿qué elementos valoraron los trabajadores para ello?
                                                               
 
El conflicto no fue levantado. Solo fueron suspendidas las medidas mientras dure la negociación. El gobierno no decide el cambio de negociador porque sí. Lo hace porque nosotros, luego de 20 días sin medidas porque estábamos negociando con el MTOP y ante el trancazo de la negociación, retomamos las mismas y le paramos el tren argentino y toda la operación ferroviaria durante tres días. Y lo hicimos con solo un paro de 4 horas y el corte de horas extras y descansos trabajados. Julio Baraibar es un negociador y quedó demostrado, pero no es nuestro hombre de confianza. Tenemos bien claro que es el hombre de confianza del gobierno. Hoy, 16 de agosto, seguimos negociando, hoy vamos a discutir la necesidad de la Sociedad Anónima y el derecho en el que funcionará. Hoy puede arreglarse o pudrirse
de nuevo, no tenemos la bola de cristal. Pero tenemos una resolución de asamblea, de una asamblea que no sé cuantos gremios pueden hacer (70% de la plantilla de trabajadores reunidos juntos en un sindicato nacional), que nos mandata a no aceptar el pasaje de los trabajadores al derecho privado ni negociar un solo trabajador excedente.
    
-Una importante cantidad de trabajadores opinan que las mayorías predominantes en los sindicatos y por extensión en el PIT-CNT son afines a los gobiernos del Frente Amplio; ¿qué valoraciones tomaron en cuenta los trabajadores de AFE afiliados a la UF al momento de declararse en conflicto justamente contra ese gobierno?
 
Coincidimos en la caracterización.  Es lógica.  Si la mayoría de la población del país vota por el FA, algo de eso seguramente se refleja en el sindicalismo. Nosotros siempre dijimos que somos independientes del gobierno. También ayudó que nuestro patrón es el gobierno y siempre recordamos eso.  
 
-¿Cuál es la actual composición de la dirección de la UF?; la misma, ¿influyó en algo en el desarrollo del conflicto?
 
Políticamente son todos o casi todos votantes del FA. Solo dos o tres compañeros son militantes orgánicos.  Sindicalmente en las últimas elecciones se presentaron tres listas. Comenzamos un trabajo de preparación desde mucho tiempo atrás. Al principio había resistencias a lanzar el conflicto, tanto dentro del consejo como en el conjunto de los trabajadores.  Pero una política de la dirección apuntando a la unidad del gremio para luchar mejor, basada en la consulta permanente y la incentivación de la participación, lograron que se cerrara filas.  Ayudó también algunos aciertos de las tácticas y estrategias que nos trazamos para la lucha.  
        
-¿Cómo han acompañado el conflicto de la UF la Mesa Sindical Coordinadora de Entes y la Mesa Representativa (MSCE)?
 
La MSCE con mucho apoyo  desde el principio.  Sus dos ejes fueron la oposición a la ley de Proyecto Público-Privado (PPP) y el apoyo a la UF. Se manifestó en declaraciones de apoyo, acompañamiento de mociones en la Mesa Representativa, participación en alguna movilización, invitaciones a explicar nuestro conflicto a sus asambleas, ayuda económica, logística, etc.  En la Mesa Representativa al principio no se entendía nuestro conflicto. Hoy creo que se entiende y eso explica los apoyos que se multiplican.  
  
-A principios de Agosto FANCAP decidió impulsar un plebiscito contra la ley de asociación público-privada llevando la iniciativa a la MSCE, ¿qué posición tiene la UF respecto a estas "asociaciones" y al factible plebiscito?
 
Todavía no hemos tomado posición como sindicato.  Le vemos ventajas y desventajas pero no lo hemos analizado aún.  Es un debe que tenemos. 
 
-Eres un militante sindical de muchos años (décadas), ¿podrías definirnos tu orientación sindical?
 
Soy ante todo un convencido marxista.  Creo que no existe ninguna posibilidad de emancipación de la clase obrera mientras exista el capitalismo. Es esta convicción lo que me llevó a ser sindicalista y no al revés. Creo porfiadamente en la democracia obrera.  Mi tarea como militante político-sindical es educar y convencer, no sustituir.  La vida de un militante y dirigente sindical esta llena de tentaciones.  Creo que la forma de combatirlas son el respeto siempre de la democracia obrera y el trabajo siempre pegado a la base. Mi padre decía que para ser delegado no sólo había que ser honesto, sino que además había que parecerlo. Yo siempre me guie, entre otros por ese principio. Digo lo que pienso y actúo como digo.
 
-Finalmente, y dejando de lado el motivo principal de esta entrevista, cuéntanos un poco de tu historia personal.
 
Tengo 59 jóvenes años.  Una compañera, y recalco sólo una, la mejor.  Dos hijos propios más los postizos, los de mi compañera.  Mi vida laboral llevaría tres páginas.  Sinteticemos diciendo que desde cargar camiones de 10 metros a pala, pasando por ser oficinista. He hecho casi todo. Pero el mayor tiempo trabajé como mecánico industrial en distintas industrias.  Milito desde el liceo,  fui delegado de clase, milité en la FEUU antes de la dictadura. Me afilié al sindicato por cuanto laburo pasé y cuando no había lo creaba. Fui delegado o integré las directivas en casi todos ellos.  Fui militante sindical independiente por un tiempo, luego milite en el FA muy joven, en el Comité de Base Cordón y en el Julio Espósito. Ingrese al 26 de Marzo y luego a los CAT (Comandos de Apoyo Tupamaros) del MLN.  En el exilio milité en el MAS (Movimiento al Socialismo) de Argentina y me eduque en los ideales trotskistas, de ahí mi obsesión en la democracia obrera y la independencia de clase. De vuelta al Uruguay milité en Convergencia Socialista y hasta el día de hoy sigo ligado con algunos de éstos compañeros.

Compartir este post

Comentar este post